Ro­pa di­se­ña­da pa­ra usar de­ba­jo de la ro­pa

Fa­mi­lia. Un em­pren­di­mien­to co­men­za­do por la ma­dre su­mó, a po­co de an­dar, a dos hi­jas.

Clarin - Económico - - ECONOMICO - Pau­la An­cery Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

Lle­gan­do a sus 60 años de edad, Gra­cie­la, que era con­fec­cio­nis­ta y ha­bía “he­re­da­do” el ofi­cio de su ma­dre, ya ha­bía he­cho to­do lo que po­día ha­cer­se en el ru­bro in­du­men­ta­ria: des­de ro­pa pa­ra ni­ños has­ta ves­ti­dos de no­via, que es lo más cer­ca que se pue­de es­tar de la al­ta cos­tu­ra. Bueno, ca­si to­do. Ha­bía al­go que a “Gra­ce”, co­mo la lla­man sus co­no­ci­dos, le fal­ta­ba: la len­ce­ría.

De mo­do que un día de 2011 Gra­ce se di­jo “voy a ha­cer un cor­pi­ño y una bom­ba­cha, a ver qué pa­sa”. Lo que pa­só fue que a las ami­gas de su hi­ja Ca­mi­la —di­se­ña­do­ra de in­du­men­ta­ria— les en­can­ta­ron las pren­das, en­ton­ces és­ta se ani­mó a sa­lir a ven­der­las en una ca­de­na de gim­na­sios.

Ésos fue­ron los comienzos de To­do so­bre Mí (TSM), tal co­mo los cuen­ta Sil­vi­na Co­ria, la hi­ja ma­yor de Gra­ce. Gra­dua­da en Mar­ke­ting por la Uni­ver­si­dad de El Sal­va­dor, ya te­nía una lar­ga ex­pe­rien­cia en em­pre­sas de con­su­mo ma­si­vo; y su par­ti­ci­pa­ción en el em­pren­di­mien­to, al prin­ci­pio, con­sis­tió en “dar­le a la mar­ca la vuel­ta de la co­mu­ni­ca­ción”, ex­pli­ca. Mien­tras se­guía tra­ba­jan­do en la mul­ti­na­cio­nal Nestlé pa­ra los he­la­dos Fri­gor, por otro la­do se sen­tó con una agen­cia de pren­sa pa­ra po­ner­se a es­cri­bir “quién era esa chi­ca”, la even­tual con­su­mi­do­ra de las pren­das de ro­pa in­te­rior que su her­ma­na y su ma­má di­se­ña­ban y con­fec­cio­na­ban y que ella da­ría a co­no­cer.

A fi­na­les de 2011 las con­tac­tó su pri­me­ra clien­ta ma­yo­ris­ta, una mu­jer que te­nía un lo­cal mul­ti­mar­ca en Us­huaia, Tie­rra del Fue­go. Al po­co tiem­po re­ci­bie­ron pe­di­dos de las pro­vin­cias de En­tre Ríos y de Bue­nos Ai­res; y ve­loz­men­te em­pe­za­ron a cre­cer en el ca­nal ma­yo­ris­ta, que hoy to­da­vía re­pre­sen­ta 70% de sus ven­tas ($6 mi­llo­nes anua­les, a ju­nio de 2018).

Sin em­bar­go, el pun­to de in­fle­xión fue otro. En 2012, se es­ta­ba emi­tien­do la te­le­no­ve­la Sos mi hom­bre, pro­ta­go­ni­za­da por Ce­les­te Cid. “El per­so­na­je de Ce­les­te ne­ce­si­ta­ba ba­tas, y no- so­tras ha­bía­mos he­cho una de sa­tén, muy co­lo­ri­da, con la idea de te­ner un pro­duc­to es­tre­lla”, di­ce Sil­vi­na. “La ves­tua­ris­ta se enamo­ró del pro­duc­to y Ce­les­te tam­bién se en­gan­chó con po­ner­se to­das nues­tras ba­tas. Ése fue el boom, no só­lo de los pe­di­dos ma­yo­ris­tas sino tam­bién de las con­su­mi­do­ras fi­na­les, que se me­tían en el per­fil de Fa­ce­book de TSM pa­ra mi­rar los pro­duc­tos.

Sin em­bar­go, re­cién en 2015 Sil­vi­na re­nun­ció a su tra­ba­jo en re­la­ción de de­pen­den­cia pa­ra vol­car­se a pleno al em­pren­di­mien­to fa­mi­liar. Gra­ce y Ca­mi­la si­guen ocu­pán­do­se del di­se­ño, la pro­duc­ción y el tra­to con los pro­vee­do­res; Sil­vi­na, de la co­mu­ni­ca­ción de la mar­ca y del área co­mer­cial. “Ahí fue cuan­do des­pe­ga­mos con to­do el po­ten­cial que te­nía­mos, pe­ro lo lo­gra­mos tra­zán­do­nos me­tas cor­tas y con­ci­sas”, sub­ra­ya Sil­vi­na.

La em­pre­sa, que ha­bía arran­ca­do con una in­ver­sión de $30.000, ya que, “al ve­nir de una fa­mi­lia que ya te­nía tra­pos por to­dos la­dos —retazos de al­go­dón, sa­te­nes, pun­ti­llas—, só­lo tu­vi­mos que in­ver­tir en al­gu­nos avíos, bre­te­les, gan­chi­tos”, hoy es­tá pre­sen­te en 100 pun­tos de ven­ta, más un clien­te en Chi­le y otro en Uru­guay que tam­bién es­tán tra­ba­jan­do con la mar­ca.

Y en oc­tu­bre pa­sa­do, To­do So­bre Mí por fin abrió su lo­cal pro­pio, en el ba­rrio por­te­ño de Ca­ba­lli­to, pa­ra re­ci­bir a las clien­tas mi­no­ris­tas. “Ya ‘no da­ba’ se­guir aten­dién­do­las en el show­room don­de aten­día­mos a los clien­tes ma­yo­ris­tas”, tam­bién en Ca­ba­lli­to, opi­na Sil­vi­na.

La gen­te en ge­ne­ral, afir­ma Sil­vi­na, cuan­do es­cu­cha la pa­la­bra “di­se­ño” in­me­dia­ta­men­te re­mi­te a un pro­duc­to ca­ro; pe­ro To­do So­bre Mí se ubi­ca en un ran­go de pre­cios me­dios. Des­de un cor­pi­ño cu­yo pre­cio a la con­su­mi­do­ra fi­nal es de $820 has­ta la ba­ta de sa­tén, que le cues­ta $2.600.

Y ¿quién es esa clien­ta, esa con­su­mi­do­ra so­bre la cual ella se pu­so a con­je­tu­rar sie­te años atrás? “Es una mu­jer que es­tá a la mo­da y es sexy, pe­ro que tam­bién es di­ver­ti­da y pi­sa fuer­te”, res­pon­de Sil­vi­na con las evi­den­cias en la mano. “So­bre to­do, es al­guien que, cuan­do se vis­te a la ma­ña­na, eli­ge la ro­pa in­te­rior igual que eli­ge el over­wear. Co­mo nos de­cía mi abue­la: ‘la bom­ba­chi­ta, ade­más de sos­te­ner­te y que­dar­te có­mo­da, es una par­te de tu pla­card’”.

La in­ver­sión ini­cial fue de $30.000. Las ven­tas pa­ra es­te año ro­za­rían los $9 a 10mi­llo­nes. Los cos­tas va­rían en­tre cor­pi­ños a $820 y ba­tas por $2.600 .

RO­LAN­DO AN­DRA­DE

Me­tas. Sil­vi­na di­ce que aho­ra pu­die­ron des­ple­gar to­do el po­ten­cial del em­pren­di­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.