DES­CON­CIER­TO E INAC­CIÓN EN LA CRI­SIS TUR­CA

Clarin - Económico - - MIRADA GLOBAL - Jor­ge Cas­tro Analista in­ter­na­cio­nal

La li­ra tur­ca ha caí­do más de 40%

en los úl­ti­mos 6 me­ses, y el go­bierno del pre­si­den­te Re­cep Er­do­gan ne­ce­si­ta US$218.000 mi­llo­nes pa­ra fi­nan­ciar el dé­fi­cit de cuen­ta co­rrien­te (6% del PBI) el pró­xi­mo año. Ade­más de los re­que­ri­mien­tos fi­nan­cie­ros de la deu­da de las em­pre­sas tur­cas en el ex­te­rior (los ban­cos de­ben afron­tar pa­gos por US$76.000 mi­llo­nes). Tur­quía cuen­ta con re­ser­vas por US$130.875 mi­llo­nes (ma­yo de 2018), en una eco­no­mía de US$900.000 mi­llo­nes y una po­bla­ción de 81 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes.

El PBI tur­co ha cre­ci­do 7% anual en los úl­ti­mos 10 años, con un in­gre­so per cá­pi­ta que se ha ex­pan­di­do 3,5% anual (US$18.000 anua­les en 2017), con una in­fla­ción de 16% en el año, a par­tir del al­za de 5% que ex­pe­ri­men­tó en 2016.

Tur­quía tie­ne un acuer­do de li­bre co­mer­cio ma­nu­fac­tu­re­ro con la Unión Eu­ro­pea/UE des­de 1995, y ha mul­ti­pli­ca­do por 3 sus ex­por­ta­cio­nes a par­tir de en­ton­ces. La in­dus­tria ex­por­ta­do­ra im­por­ta más de 80% de sus in­su­mos y la to­ta­li­dad de los bie­nes de ca­pi­tal. De ahí el dé­fi­cit

de cuen­ta co­rrien­te, el ba­jo ni­vel de aho­rro in­terno (16% del PBI), la de­pen­den­cia del fi­nan­cia­mien­to ex­tran­je­ro, y la ten­den­cia a la apre­cia­ción de la li­ra.

Su ca­pa­ci­dad ex­por­ta­do­ra, así co­mo el ta­ma­ño del PBI y el re­la­ti­va­men­te ele­va­do ni­vel de ex­pan­sión, han trans­for­ma­do a Tur­quía en un ver­da­de­ro imán de la in­ver­sión ex­tran­je­ra/IED, an­te to­do ale­ma­na. La IED anual fue de US$13.000 mi­llo­nes en la úl­ti­ma dé­ca­da, con un ré­cord de US$22.000 mi­llo­nes en 2007.

Los va­lo­res de los ban­cos tur­cos en la bol­sa de Estambul han caí­do es­te año 33%. Por eso se han re­ti­ra­do US$771 mi­llo­nes en el 1° tri­mes­tre y 3 ve­ces más en­tre abril y ju­nio.

La deu­da pú­bli­ca es re­du­ci­da (28,4% del pro­duc­to), y el en­deu­da­mien­to pri­va­do es to­da­vía me­nor (17,4% del PBI), lo que in­di­ca que la re­so­lu­ción de la cri­sis es­tá a la vis­ta y es re­la­ti­va­men­te fá­cil de eje­cu­tar.

Lo ver­da­de­ra­men­te ries­go­so de la cri­sis tur­ca no son sus da­tos es­truc­tu­ra­les, sino la inac­ción y el des­con­cier­to que mues­tra el go­bierno del pre­si­den­te Er­do­gan (“Hay un so­lo error es­tra­té­gi­co le­tal, y es no ac­tuar”, di­ce Clau­se­witz).

La cri­sis se ace­le­ra y la li­ra se de­pre­ció más de 20% en la úl­ti­ma se­ma­na, ca­si me­dia par­te de la devaluación del úl­ti­mo se­mes­tre, al tiem­po que se ex­tien­de al res­to del mun­do emer­gen­te: el rand sud­afri­cano ca­yó 10% en un so­lo día; y la ru­pia in­dia, 1,1%, en tan­to que dis­mi­nu­yó 1,5% la di­vi­sa in­do­ne­sia, el me­nor ni­vel en 3 años.

To­do es­to ocu­rre mien­tras se ob­ser­va una apre­cia­ción ex­cep­cio­nal del dó­lar es­ta­dou­ni­den­se (15% en so­lo 6 me­ses), que si­gue el rit­mo de la no­ta­ble ex­pan­sión de la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na, que tre­pó 5% anual en el se­gun­do tri­mes­tre del año.

La va­lo­ri­za­ción del dó­lar gol­pea a to­dos los paí­ses emer­gen­tes sin ex­cep­ción, que de­pen­den del flu­jo de dó­la­res pa­ra fi­nan­ciar una ele­va­da ta­sa de im­por­ta­cio­nes, y ase­gu­rar así un al­to y sos­te­ni­do ni­vel de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co.

La som­bra del de­fault

La ló­gi­ca es la si­guien­te: a me­di­da que el dó­lar se apre­cia, la ma­sa de ca­pi­ta­les en dó­la­res que fi­nan­cia a los paí­ses emer­gen­tes los aban­do­nan y se di­ri­gen a EE.UU., lo que pro­vo­ca una de­pre­cia­ción sig­ni­fi­ca­ti­va de sus mo­ne­das, y des­pier­ta en el ho­ri­zon­te - en Tur­quía en pri­mer lu­gar - la som­bra omi­no­sa del de­fault.

La fu­ga de ca­pi­ta­les afec­ta de ma­ne­ra di­rec­ta a las 2.300 gran­des em­pre­sas tur­cas que son ti­tu­la­res de 85% del to­tal de la deu­da ex­ter­na pri­va­da. En to­das ellas, fir­mes sos­te­ne­do­ras del pre­si­den­te Er­do­gan,

el te­mor a un po­si­ble de­fault ha ad­qui­ri­do ca­rac­te­rís­ti­cas de pá­ni­co en los úl­ti­mos 10 días. La Ar­gen­ti­na es mu­cho más vul­ne­ra­ble

que Tur­quía en tér­mi­nos del pro­ce­so im­pa­ra­ble de apre­cia­ción del dó­lar. Tur­quía de­va­luó 40% su mo­ne­da des­de enero de es­te año, y la Ar­gen­ti­na más de 60%. Al mis­mo tiem­po, el ries­go país ar­gen­tino tre­pó a 723 pun­tos bá­si­cos (p.b.) la se­ma­na pa­sa­da, el ma­yor en­tre las 3 do­ce­nas de paí­ses emer­gen­tes.

Es­ta ex­cep­cio­na­li­dad se de­be a que la Ar­gen­ti­na es el país más do­la­ri­za­do del mun­do, con ac­ti­vos mo­ne­ta­rios y fi­nan­cie­ros en dó­la­res por US$350.000 mi­llo­nes, en tan­to los ac­ti­vos en pe­sos mo­ne­da na­cio­nal al­can­zan a US$90.000 mi­llo­nes.

No hay di­fe­ren­cia en­tre el aden­tro y el afue­ra en el dé­fi­cit de cuen­ta co­rrien­te de la Ar­gen­ti­na (7% del PBI). En uno y otro ca­so la mo­ne­da en que aho­rran e in­vier­ten los ar­gen­ti­nos es el dó­lar es­ta­dou­ni­den­se.

Con­clu­sión: la cri­sis tur­ca se agra­va y se trans­for­ma en una ame­na­za glo­bal por el evi­den­te des­con­cier­to del pre­si­den­te Er­do­gan an­te “la sú­bi­ta irrup­ción de lo nue­vo”, acen­tua­da al com­bi­nar­se con un en­fren­ta­mien­to con EE.UU. en el mo­men­to en que ha re­to­ma­do el li­de­raz­go mun­dial.

La Ar­gen­ti­na, en cam­bio, sa­be lo que hay que ha­cer, y lo es­tá ha­cien­do, y cuen­ta con el res­pal­do inequí­vo­co y pleno de los Es­ta­dos Uni­dos y del pre­si­den­te Do­nald Trump en for­ma di­rec­ta.

La reali­dad es­tá a la vis­ta: lo que es di­fí­cil es ver­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.