Gi­no­bi­li, el im­pac­to eco­nó­mi­co de un ícono la­tino

Tra­yec­to­ria. Fue uno de los ído­los más re­pre­sen­ta­ti­vos para la comunidad la­ti­na. Tam­bién uno de los ar­gen­ti­nos que más fac­tu­ró en las can­chas

Clarin - Económico - - DEPORTES Y NEGOCIOS - Luis Vin­ker lvin­ker@cla­rin.com

Ha­ce ca­si dos dé­ca­das, cuan­do Ema­nuel Gi­nó­bi­li era un bas­quet­bo­lis­ta que se con­so­li­da­ba co­mo una fi­gu­ra en Ita­lia —pri­me­ro en Reg­gio Ca­la­bria, lue­go en Bo­lo­nia— su elec­ción por par­te de San An­to­nio Spurs para lle­gar (al­gún día) a la NBA in­gre­sa­ba den­tro de las pre­vi­sio­nes. La ma­yor y más pro­fe­sio­na­li­za­da li­ga del bás­quet mun­dial era ri­gu­ro­sa en esas elec­cio­nes co­no­ci­das co­mo “draft”. Pe­ro lo que nin­guno po­día ima­gi­nar era la pro­yec­ción que to­ma­ría su cam­pa­ña, có­mo ha­ría his­to­ria en esa mis­ma li­ga y có­mo se iba a con­ver­tir en uno de los mejores de­por­tis­tas ar­gen­ti­nos de to­dos los tiem­pos.

El bás­quet es un de­por­te don­de abun­dan las es­ta­dís­ti­cas, y las de “Manu”, en una tra­yec­to­ria en Es­ta­dos Uni­dos que atra­vie­sa des­de el 2002 has­ta ha­ce po­cos días, son abru­ma­do­ras. Lo que es in­du­da­ble, aun­que más di­fí­cil de me­dir en nú­me­ros, es su in­fluen­cia. En to­do ca­so se tra­ta de un de­por­tis­ta que hi­zo im­pac­to, so­bre to­do en­tre los his­pa­nos de aquel país, que hoy pa­san de 40 mi­llo­nes (7 mi­llo­nes só­lo en el es­ta­do de Te­xas). Cuan­do su re­ti­ro to­da­vía pa­re­cía le­jano, fue el pro­pio vi­ce­pre­si­den­te de ne­go­cios de la NBA para nues­tra re­gión, Jo­sé Es­ca­mi­lla, quien de­fi­nió: “Las em­pre­sas la­ti­noa­me­ri­ca­nas que quie­ren ac­cio­nes con la NBA siem­pre pi­den por Manu”.

Su in­fluen­cia tras­cen­dió aque­llos lo­gros de­por­ti­vos con los Spurs o la Se­lec­ción Ar­gen­ti­na de bás­quet. Pu­do com­pa­rar­se, igua­lar y has­ta su­pe­rar en ese sen­ti­do a los fa­mo­sos en los deportes más po­pu­la­res de EE.UU. co­mo el béis­bol, el bo­xeo o el fútbol ame­ri­cano. O con nues­tra pro­pia ver­sión del fútbol que allí lla­man “soc­cer” y que res­ca­tan­do a Pe­lé de su re­ti­ro en 1975 —lo lle­va­ron al Cos­mos— nun­ca ter­mi­nó de asen­tar­se en la pri­me­ra lí­nea de la po­pu­la­ri­dad.

Aper­tu­ra tar­día

La NBA du­da­ba en abrir­se al mun­do. Re­cién a prin­ci­pios de los 90, in­cor­po­ró a los mejores ju­ga­do­res eu­ro­peos co­mo el li­tuano Ar­vi­das Sa­bo­nis y el croa­ta Dra­zen Pe­tro­vic. Gi­nó­bi­li li­de­ró la pre­sen­cia la­ti­na des­de su lle­ga­da

en 2002. Una pre­sen­cia que se hi­zo más no­to­ria en tiem­pos re­cien­tes, cuan­do 30 bas­quet­bo­lis­tas, en­tre la­ti­noa­me­ri­ca­nos y es­pa­ño­les, se dis­tri­bu­ye­ron en­tre los equi­pos de la li­ga.

Aho­ra que Gi­nó­bi­li anun­cia su des­pe­di­da,

a los 41 de edad y sien­do el segundo ju­ga­dor más ve­te­rano en ac­ti­vi­dad, y aho­ra que se mul­ti­pli­can los ho­me­na­jes o se aven­tu­ra qué se­rá de su fu­tu­ro fue­ra de las can­chas, que­dan aque­llas con­quis­tas: la me­da­lla de oro de la Se­lec­ción Ar­gen­ti­na en los Jue­gos Olím­pi­cos de Ate­nas 2004 (y bron­ce en los Jue­gos si­guien­tes), el sub­cam­peo­na­to mun­dial de 2002 en In­dia­ná­po­lis, sus cua­tro tí­tu­los con los Spurs en la NBA, sus 1.057 par­ti­dos en esa li­ga y su cons­tan­te pre­sen­cia en las ron­das fi­na­les, su elec­ción en dos opor­tu­ni­da­des al Jue­go de las Es­tre­llas. Y mu­cho más. Se­rá su le­ga­do, así co­mo sus do­tes de­por­ti­vas, su vi­ta­li­dad, su vi­gen­cia y su ima­gen.

Nun­ca men­cio­nó, ni lo ha­rá, los otros nú­me­ros: los nú­me­ros en bi­lle­tes que lo co­lo­can con Mes­si y Del Po­tro co­mo los de­por­tis­tas ar­gen­ti­nos me­jor re­com­pen­sa­dos. A la al­tu­ra de es­ta épo­ca.

Tal vez tam­po­co lo ima­gi­na­ba en sus pri­me­ras an­dan­zas pro­fe­sio­na­les en An­dino de La Rio­ja, cuan­do per­ci­bía un sa­la­rio de mil pe­sos men­sua­les (equi­va­len­tes a mil dó­la­res épo­ca del 1 a 1), que ra­ra vez po­día co­brar, da­das las ali­caí­das fi­nan­zas del bás­quet de en­tre­ca­sa. Al de­jar las tó­rri­das tar­des del ve­rano rio­jano, su equi­po se tras­la­da­ba en mi­cros vie­jos —no te­nían para avio­nes— y la deu­da con su jo­ven ju­ga­dor al­can­za­ba los 3.500 dó­la­res. Vol­vió a su Bahía Blan­ca na­tal y re­cién su pa­so a la li­ga ita­lia­na le cam­bió el des­tino: 750 mil dó­la­res por tres años con el Ca­la­bria, 2.800.000 al in­cor­po­rar­se al Bo­lo­nia, don­de se con­sa­gró cam­peón ita­liano, cam­peón de la Eu­ro­li­ga y ju­ga­dor más va­lio­so de las fi­na­les.

Des­de allí sal­tó a la NBA, don­de de­bió cum­plir con la eta­pa más du­ra de adap­ta­ción: nue­vas re­glas, sis­te­mas de en­tre­na­mien­to y nor­mas in­ter­nas de pro­fe­sio­na­lis­mo. Los suel­dos de la NBA se en­cuen­tran en­tre los más ren­ta­bles en el de­por­te mo­derno, con ci­fras que asom­bran, que van a es­tre­llas des­de Mi­chael Jor­dan has­ta LeB­ron Ja­mes. Pe­ro se de­be te­ner en cuen­ta que, so­bre esos sa­la­rios, las de­duc­cio­nes su­pe­ran el 50% por im­pues­tos fe­de­ra­les, es­ta­ta­les (en Ca­li­for­nia lle­ga al 10%), el por­cen­ta­je que co­rres­pon­de a sus agen­tes (sin su­pe­rar el 4%) y la con­tri­bu­ción al Fon­do de Ju­bi­la­cio­nes. Ejem­plos: Step­hen Curry, la es­tre­lla de Golden Sta­te, fue el ju­ga­dor de me­jor con­tra­to en la úl­ti­ma tem­po­ra­da, con 34,6 mi­llo­nes de dó­la­res. De esa ci­fra, per­ci­bió 15,2 mi­llo­nes. Lo mis­mo su­ce­dió con LeB­ron, quien se que­dó con 16,7 mi­llo­nes de los 33,2 mi­llo­nes de con­tra­to.

He­cha esa sal­ve­dad, hay que apun­tar que Gi­nó­bi­li acu­mu­ló 125 mi­llo­nes por sa­la­rio en to­do su ci­clo de la NBA, que ha­bía ini­cia­do con un con­tra­to de 1,3 mi­llo­nes. En la tem­po­ra­da de 2009/10 ya su­peró los 10 mi­llo­nes y al­can­zó su pi­co tres años más tar­de: con 14,1 mi­llo­nes fue el 22° ju­ga­dor me­jor pa­go de la Li­ga, per­ci­bien­do exac­ta­men­te la mi­tad que la es­tre­lla de aquel mo­men­to, Ko­be Br­yant. Lue­go, su in­gre­so anual fue des­cen­dien­do. Pe­ro an­tes de lo que se­ría su úl­ti­ma re­no­va­ción re­ci­bió una ofer­ta de Fi­la­del­fia por 16 mi­llo­nes anua­les. Pre­fi­rió que­dar en su te­rru­ño de San An­to­nio por dos mi­llo­nes me­nos y ce­rrar allí su ci­clo de bas­quet­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal.

Un pro­duc­to va­lio­so

Dis­tin­tas com­pa­ñías de mar­ke­ting, aquí y allá, lo des­ta­ca­ron co­mo el más va­lio­so “pro­duc­to” del cam­po de­por­ti­vo. Por ejem­plo —lo ci­ta es­ta semana Olé— la en­cues­ta so­bre Ima­gen en la Ar­gen­ti­na, rea­li­za­da por los es­pa­ño­les de Per­so­na­lity Me­dia, co­lo­có a Gi­nó­bi­li co­mo nú­me­ro 1 en ítems co­mo “Con­fian­za”, “Li­de­raz­go” y “Mo­de­lo a se­guir”. Y así acu­mu­ló con­tra­tos para en­gro­sar sus cuen­tas: Ae­ro­lí­neas y Ba­pro en nues­tro país; Ni­ke, Ga­to­ra­de, Gi­llet­te, Te­le­mun­do, Hon­da, Vi­sa y la clí­ni­ca Ch­ris­ties San­ta Rosa en­tre los in­ter­na­cio­na­les. O los su­per­mer­ca­dos HEB —spon­sor de los Spurs— don­de Gi­nó­bi­li apa­re­ció en una di­ver­ti­da pu­bli­ci­dad, ar­man­do un asa­do para sus com­pa­ñe­ros.

No hay nú­me­ros en to­do es­to, ni le in­tere­sa di­fun­dir­los, ni cam­bia­rán un ápi­ce su va­lía co­mo un gi­gan­te del de­por­te. Có­mo tam­po­co las hay (sal­vo ex­cep­ción) de sus in­ver­sio­nes. Por eso, cuan­do el pro­pio al­cal­de de San An­to­nio con­vo­có en la úl­ti­ma semana al ho­me­na­je po­pu­lar re­sal­tó su “ca­rác­ter, es­pí­ri­tu de­por­ti­vo y dis­fru­te del jue­go. Gra­cias Manu. Es­pe­ro que sea el día en que toda la ciu­dad es­té de­co­ra­da en ne­gro y pla­tea­do con un pu­ña­do de ca­mi­se­tas nú­me­ro 20 co­rrien­do”. R.C.Bu­ford, el di­rec­ti­vo de los Spurs que per­ci­bió en un fla­qui­to, es­pi­ga­do y jo­ven­cí­si­mo Gi­nó­bi­li a una po­ten­cial es­tre­lla du­ran­te un Mun­dial sub 22 en Aus­tra­lia, fue vi­sio­na­rio. Se­gún cuen­ta Ju­lio La­mas en El cie­lo con las ma­nos, la bio­gra­fía del ju­ga­dor es­cri­ta por Da­niel Fres­có, “Bu­ford de­tec­tó en Gi­nó­bi­li co­sas que son in­tan­gi­bles: su enor­me in­te­li­gen­cia y su co­ra­zón”. De­por­tis­ta in­te­gral, des­de el pri­me­ro has­ta el último día, ad­mi­ra­do por com­pa­ñe­ros (cen­te­na­res) y ri­va­les (mi­les) en las can­chas de to­do el mun­do, de­ja un le­ga­do irre­pe­ti­ble. En el bás­quet, en el de­por­te en­te­ro. Le es­pe­ra, me­re­ci­da­men­te, un pues­to en el Hall de la Fa­ma.

Que­ri­do. A sus do­tes de­por­ti­vas, Gí­no­bi­li les su­mó un com­pro­mi­so sin­ce­ro con sus fans.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.