FRAN­QUI­CIAS

Con nue­vos ru­bros cre­cen las low cost

Clarin - Económico - - FRONT PAGE - Da­mián Kan­tor dkan­tor@cla­rin.com

En­fren­tar la cri­sis. Los ne­go­cios to­man nue­va for­ma de la mano de me­nor in­ver­sión ini­cial. En to­dos los ru­bros se en­fo­can ha­cia los sec­to­res de me­no­res in­gre­sos. Una sa­li­da la­bo­ral pa­ra tiempos di­fí­ci­les.

Las fran­qui­cias tie­nen su pro­pia es­tra­te­gia an­ti­cri­sis: el for­ma­to low cost, un con­cep­to que im­pli­ca una ba­ja in­ver­sión ini­cial, pro­duc­tos eco­nó­mi­cos y has­ta se­gun­das mar­cas.

Un ca­so re­cien­te es El No­ble, que lan­zó al mer­ca­do “Bien de cam­po”, una lí­nea de em­pa­na­das y chi­pás pa­ra­le­la, mu­cho más ba­ra­ta y en­fo­ca­da en los seg­men­tos de me­no­res in­gre­sos.

“En las cri­sis, la gen­te se vuel­ca a las se­gun­das mar­cas“, re­su­me Ma­riano Cas­tag­na­ro, CEO, pre­si­den­te y uno de los ac­cio­nis­tas de la em­pre­sa.

El in­te­rés por es­ta va­rian­te de fran­qui­cias se in­cre­men­ta por­que se po­tu­la co­mo una al­ter­na­ti­va fren­te al des­em­pleo. “En épo­cas de cri­sis no exis­te el in­ver­sor de fran­qui­cias sino

el que busca una sa­li­da la­bo­ral. Por es­ta vía es po­si­ble re­in­ser­tar­se en el mer­ca­do y tam­bién pa­ra aque­llos que

no quie­ren tra­ba­jar más en re­la­ción de dependencia”, ex­pli­ca la ti­tu­lar de la con­sul­to­ra GS Mar­cas y Fran­qui-

cias, Ga­brie­la Sa­pio. En lí­neas ge­ne­ra­les, las low cost son ne­go­cios con po­co per­so­nal, sin es­truc­tu­ra, con al­to ni­vel de ven­tas y po­co mar­gen.

Se­gún la Guía Ar­gen­ti­na de Fran­qui­cias (el ca­tá­lo­go ofi­cial de la Aso­cia­ción de Mar­cas y Fran­qui­cias), la mo­da­li­dad abar­ca 952 mar­cas y ca­na­li­za el 22% de la fac­tu­ra­ción por ven­tas mi­no­ris­tas. Esas ca­de­nas tie­nen ac­tual­men­te un to­tal de 34.189 lo­ca­les y 209.605 em­plea­dos. A pe­sar de la con­trac­ción de la eco­no­mía y la caí­da, el es­tu­dio es­pe­cia­li­za­do Ca­nu­das pre­vé que el sec­tor su­ma­rá es­te año 100 nue­vas mar­cas (10% de cre­ci­mien­to), 2.500 lo­ca­les (7%) y 10.000 em­plea­dos (6%). En los úl­ti­mos 12 me­ses, la fran­qui­cia que más cre­ció fue Ra­pi­pa­go, con 600 nue­vos pun­tos de ven­ta, pre­ci­sa­men­te bajo la pre­mi­sa del low cost.

Bá­si­ca­men­te, Ra­pi­pa­go es una em­pre­sa de co­bran­za de ser­vi­cios del gru­po Gi­re, cu­yos due­ños son tres ban­cos: San­tan­der, Ci­ti­bank y HSBC. A di­fe­ren­cia de las fran­qui­cias tra­di­cio­na­les, aso­ciar­se al sis­te­ma no im­pli­ca de­di­ca­ción ex­clu­si­va. “Un co­mer­cio pue­de ane­xar el ser­vi­cio y en es­te con­tex­to eco­nó­mi­co, los co­mer­cian­tes es­tán a la bús­que­da de al­ter­na­ti­vas pa­ra in­cre­men­tar la fac­tu­ra­ción y atraer nue­vos clien­tes”, ex­pli­ca Alejandro Pin­gi­to­re, ge­ren­te de Re­tail de la mar­ca.

De es­te mo­do, Ra­pi­pa­go se po­si­cio­na hoy co­mo la prin­ci­pal fran­qui­cia del país, con una red de 4.175 lo­ca­les, de los cua­les 75 son pro­pios. De­trás apa­re­cen La­ve-Rap, la fran­qui­cia pio­ne­ra en la Ar­gen­ti­na (abrió la pri­me­ra en 1981), con 1.447 pun­tos de ven­ta y Gri­do (1.404), la fá­bri­ca de he­la­dos de ori­gen cor­do­bés, cu­yo mo­de­lo de ne­go­cios es­tá ba­sa­do en el pro­duc­to ba­ra­to y de ca­li­dad (ver recuadro). “Gri­do nos mos­tró otro mun­do y hoy es el 5° fa­bri­can­te mun­dial de he­la­dos”, di­ce Cas­tag­na­ro, de El No­ble.

Hay que re­vi­sar el ca­so de La­veRap, la ma­yor ca­de­na de la­van­de­rías au­to­má­ti­cas. Su ge­ren­te, Gui­ller­mo Loiá­cono, se­ña­la que “ya pa­sa­mos por va­rias cri­sis, hi­per­in­fla­cio­nes y re­ce­sio­nes. Y es­ta­mos pen­san­do en al­gún mo­de­lo el con­tex­to ac­tual, que re­quie­ra una in­ver­sión ba­ja”. El mo­de­lo La­ve-Rap es­tá es­truc­tu­ra­do co­mo una red de ven­ta y man­te­ni­mien­to de equi­pos (la­va­do­ras, se­ca­do­ras y plan­cha­do­ras) y re­po­si­ción de in­su­mos (ja­bón, quí­mi­cos, bol­sas, per­chas y sua­vi­zan­tes). “En el país te­ne­mos unos 70.000 la­va­rro­pas fun­cio­nan­do”, alar­dea Loiá­cono.

En ri­gor, la fran­qui­cia es co­pia fiel del mo­de­lo de la­van­de­rías self-ser­vi­ce nor­te­ame­ri­cano. Y a ni­vel lo­cal, la mar­ca es dis­tri­bui­do­ra ex­clu­si­va de Allian­ce Laundry, uno de los prin­ci­pa­les fa­bri­can­tes del mun­do, cu­ya ca-

sa ma­triz es­tá en Wis­con­sin, Es­ta­dos Uni­dos. Loiá­cono coin­ci­de en que tiempos de cri­sis “La­ve-Rap es una al­ter­na­ti­va la­bo­ral, ya que re­quie­re una in­ver­sión re­la­ti­va­men­te ba­ja, que par­te des­de los US$15.000”.

Co­mo ya se di­jo, el fe­nó­meno de las se­gun­das mar­cas tam­bién lle­gó a las fran­qui­cias. Al ci­ta­do ca­so de El No­ble (Bien de cam­po) se agre­gan los de Chun­go (Yo­las), Al­ma­cén de Piz­zas (Piz­za Ya), Mo­ri­ta (Kios­co de em­pa­na­das) y Ba­kery (Fan de pan). Den­tro de es­te es­que­ma, de seg­men­tar las fran­qui­cias por ran­gos de in­ver­sión,

se con­ta­bi­li­zan los casos de Sus­hi Club, que lan­zó un for­ma­to ex­prés, y Ca­fé Mar­tí­nez, la ca­fe­te­ría gour­met, que su­mó va­rios mo­de­los: el tra­di­cio­nal, au­to­ser­vi­cio, gón­do­la, trucks y ba­rras pa­ra even­tos. “Son va­ria­bles más eco­nó­mi­cas, con me­nos in­ver­sión en al­qui­ler, per­so­nal y con ser­vi­cios más aco­ta­dos”, di­ce Sa­pio.

El con­sul­tor Ca­nu­das de­fi­ne mo­da­li­dad low cost a las fran­qui­cias que re­quie­ren de una in­ver­sión me­nor a los US$20.000. “El fran­qui­cian­te ofre­ce otras po­si­bi­li­da­des y pue­de apro­ve­char la eco­no­mía de es­ca­la. Una se­gun­da mar­ca atien­de otro pú­bli­co, lo mis­mo que las op­cio­nes de cór­ners y gón­do­las, en los cua­les el fran­qui­cian­te ope­ra den­tro de un lo­cal co­mer­cial ya ins­ta­la­do con una pro­pues­ta in­de­pen­dien­te”, re­mar­ca.

“Las fran­qui­cias low cost sur­gie­ron en mu­chos paí­ses, no só­lo en la Ar­gen­ti­na. Tie­nen al­gu­nas ventajas con res­pec­to a las tra­di­cio­na­les, co­mo el rá­pi­do re­cu­pe­ro de la in­ver­sión y un me­nor ries­go pa­ra el fran­qui­cia­do. Por lo ge­ne­ral, en la ma­yo­ría de los casos, tie­nen gas­tos re­du­ci­dos”, di­ce Ro­ber­to Rus­so, di­rec­tor de la Guía Ar­gen­ti­na de Fran­qui­cias. Con res­pec­to al per­fil pro­me­dio del fran­qui­cian­te, Rus­so se­ña­la que “sue­len ser em­pren­de­do­res que bus­can su

au­to­em­pleo, es de­cir, es­tar ellos mis­mos al fren­te del ne­go­cio”.

Tal co­mo di­jo Cas­tag­na­ro, de El No­ble, el mo­de­lo low cost re­mi­te a Gri­do, la ca­de­na de he­la­de­rías cor­do­be­sa sur­gi­da en 2000 y que per­te­ne­ce al gru­po He­la­cor, de la fa­mi­lia Santiago. Con 1.404 lo­ca­les, la em­pre­sa es pio­ne­ra en el con­cep­to de “he­la­dos de ca­li­dad a bajo pre­cio” y ya se ex­pan­dió a Chi­le, Pa­ra­guay y Uru­guay. En su úni­ca plan­ta, Gri­do pro­du­ce 75.000 to­ne­la­das anua­les, tie­ne 750 em­plea­dos di­rec­tos y cer­ca de 8.000 in­di­rec­tos, que tra­ba­jan prin­ci­pal­men­te en las fran­qui­cias.

Tam­bién es no­to­rio que, den­tro del uni­ver­so de las fran­qui­cias, sur­jan pro­yec­tos y nue­vos ru­bros, prin­ci­pal­men­te vin­cu­la­dos a los ser­vi­cios. Un ejem­plo es In­fo­pan, una em­pre­sa que en­tre­ga gra­tui­ta­men­te en pa­na­de­rías bol­sas re­ci­cla­bles con pu­bli­ci­dad. La em­pre­sa, hoy, tie­ne 1.200 pa­na­de­rías aso­cia­das a la red y pro­du­ce men­sual­men­te 1,5 mi­llo­nes de bol­sas.

Más no­to­rio es el de Co­lor­pop, una em­pre­sa que ofre­ce ser­vi­cios de ma­ni­cu­ría, ba­sa­dos en la im­pre­sión de uñas. “Es una im­pre­so­ra di­gi­tal, que cuen­ta con una ba­se de 800 plan­ti­llas con lo­gos, fo­tos y di­bu­jos, que lue­go se im­pri­men en las uñas”, ex­pli­ca Lau­ra Medina, di­rec­to­ra y so­cia del em­pren­di­mien­to. Na­ci­da en fe­bre­ro de es­te año, Co­lor­pop arran­có con una fran­qui­cia. Hoy tie­nen 5 lo­ca­les, 3 pro­pios y 2 fran­qui­cias, una en Men­do­za y otra en Chi­le.

Ra­pi­pa­go. La em­pre­sa de co­bran­zas de ser­vi­cios to­ta­li­za 4.175 lo­ca­les, la ma­yo­ría son fran­qui­cias.

El No­ble. Lan­zó “Bien de cam­po”, una se­gun­da mar­ca pa­ra fran­qui­cias.

Des­de Cór­do­ba. “Ca­li­dad a bajo pre­cio”, el mo­de­lo Gri­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.