Có­mo y cuán­to im­pac­tan fi­nal­men­te las re­ten­cio­nes a las ex­por­ta­cio­nes del cam­po

Clarin - Económico - - FRONT PAGE - Pablo Adrea­ni Fun­da­dor de Gu­ruMar­ket

Co­mo en to­das las cri­sis es el Cam­po, con ma­yús­cu­las, el sec­tor que po­drá sal­var nue­va­men­te al país y co­la­bo­rar en una rá­pi­da re­cu­pe­ra­ción de los in­di­ca­do­res eco­nó­mi­cos. El cam­po es pro­duc­ción, tec­no­lo­gía, agroin­dus­tria, ele­va­do­res por­tua­rios, acei­te­ras, aco­pios, fá­bri­cas de ba­lan­cea­dos, car­nes y lác­teos, en­tre otros . En de­fi­ni­ti­va, el cam­po es el país agroin­dus­trial. Es la Ar­gen­ti­na.

En es­te sen­ti­do, el mi­ni­plan de emer­gen­cia, desa­rro­lla­do en un fin de semana, no es otra co­sa que echar mano al in­gre­so de los pro­duc­to­res re­du­cien­do sus már­ge­nes de ga­nan­cia, y en al­gu­nos casos pu­dien­do pro­vo­car már­ge­nes ne­ga­ti­vos.

Fi­nal­men­te, lle­gó lo que na­die que­ría es­cu­char, con el anun­cio de las nue­vas me­di­das eco­nó­mi­cas anun­cia­das ha­ce un par de se­ma­nas: el Go­bierno lo­gró un au­men­to en­cu­bier­to de las re­ten­cio­nes. Con es­ta me­di­da el Go­bierno lle­vo la presión im­po­si­ti­va al cam­po a ni­ve­les im­pen­sa­dos se­ma­nas atrás.

No es­tá en dis­cu­sión el ac­tual

mo­men­to de cri­sis ter­mi­nal que en­fren­ta el Go­bierno, con­se­cuen­cia de la ma­la pra­xis de los fun­cio­na­rios y la fal­ta de reac­ción an­te el avan­ce de los he­chos. Lo que sí ame­ri­ta cier­ta dosis de dis­cu­sión es el mo­do en que se im­ple­men­tó la me­di­da, sin ha­cer una eva­lua­ción pre­via sec­tor

por sec­tor, cul­ti­vo por cul­ti­vo, sin me­dir los da­ños co­la­te­ra­les que po­drían cau­sar es­tas me­di­das.

El Go­bierno sa­lió co­mo bom­be­ro a im­ple­men­tar un plan eco­nó­mi­co de fin de semana y en el apre­mio por mos­trar­le al FMI ( y de fre­nar el dó­lar) el Ex­cel con el in­gre­so pro­yec­ta­do pa­ra el 2019 de US$7.000 mi­llo­nes, pro­pu­so una idea crea­ti­va de im­ple­men­tar re­ten­cio­nes mó­vi­les.

Pe­ro im­ple­men­tar una me­di­da “al ba­rrer” pa­ra to­da ac­ti­vi­dad orien­ta­da a la ex­por­ta­ción, po­drá cau­sar mu­cho da­ño a los cul­ti­vos tra­di­cio­na­les. Pe­ro en el ca­so de cul­ti­vos de eco­no­mías regionales, en mu­chos casos pue­de te­ner con­se­cuen­cias le­ta­les. Di­cho en crio­llo, mu­chos pro­duc­to­res de le­gum­bres, por ejem­plo, no po­drán pro­du­cir pues de­be­rán en­fren­tar már­ge­nes de ga­nan­cia ne­ga­ti­vos o muy re­du­ci­dos con re­la­ción al al­to ries­go cli­má­ti­co y de mer­ca­do que de­ben en­fren­tar. En el ca­so del maíz pi­sin­ga­llo, o pop corn, la com­bi­na­ción de ins­ta­la­ción de las re­ten­cio­nes y la qui­ta de los rein­te­gros im­pli­ca un cos­to ex­tra pa­ra los pro­duc­to­res y el sec­tor pro­ce­sa­dor/ex­por­ta­dor de ca­si US$60 por to­ne­la­da. De es­ta for­ma per­de­mos com­pe­ti­ti­vi­dad y le es­ta­mos sir­vien­do el mer­ca­do en ban­de­ja a los ex­por­ta­do­res de Bra­sil, sien­do la Ar­gen­ti­na el pri­mer ex­por­ta­dor mun­dial de pop corn.

Lo que se vie­ne

Vea­mos có­mo se­rá el fu­tu­ro in­gre­so de di­vi­sas y el in­gre­so por re­ten­cio­nes, pro­yec­ta­dos pa­ra el 2019, con es­te nue­vo es­que­ma de re­ten­cio­nes mó­vi­les y ti­pos de cam­bio va­ria­bles y di­fe­ren­cia­les por sec­tor.

El Ins­ti­tu­to de Eco­no­mía del INTA pu­bli­có un tra­ba­jo don­de rea­li­za una es­ti­ma­ción de la re­cau­da­ción por nue­vos de­re­chos de ex­por­ta­ción. El aná­li­sis con­si­de­ra las ex­por­ta­cio­nes to­ta­les 2017 en ba­se a INDEC, y por sec­to­res. Se apli­có el im­pues­to de $3 y $4 por dó­lar a los va­lo­res ex­por­ta­dos por sec­tor en el año 2017 y su­po­ne un ti­po de cam­bio no­mi­nal de $40 por dó­lar.

En su in­for­me, el INTA cal­cu­la una re­cau­da­ción to­tal por de­re­chos de ex­por­ta­ción del or­den de los US$7.947 mi­llo­nes. Si des­con­ta­mos las ex­por­ta­cio­nes in­dus­tria­les y de pe­tró­leo, gas y mi­ne­ría (US$1.795 mi­llo­nes), la re­cau­da­ción por re­ten­cio­nes de to­das las ex­por­ta­cio­nes agrí­co­las y agroin­dus­tria­les po­dría lle­gar a US$6.152 mi­llo­nes.

Aná­li­sis pri­va­dos, del equi­po de ana­lis­tas de Gu­ruMar­ket, es­tán pro­yec­tan­do un in­gre­so por re­ten­cio­nes del or­den de los US$6.584 mi­llo­nes. Es in­tere­san­te des­ta­car que el aná­li­sis efec­tua­do por el INTA con­si­de­ra co­mo pun­to de par­ti­da las ex­por­ta­cio­nes del 2017; de ha­ber to­ma­do el es­ti­ma­do 2018 con la fuerte pér­di­da de pro­duc­ción y ex­por­ta­cio­nes por la se­quía y pos­te­rio­res inun­da­cio­nes, ha­bría in­du­ci­do a un error de arran­que en las pro­yec­cio­nes al 2019.

En el tra­ba­jo del INTA se pue­de apre­ciar el fuerte im­pac­to que tie­ne el cam­po en la re­cau­da­ción to­tal y en la eco­no­mía real. De arran­que la so­ja y sus de­ri­va­dos par­ti­ci­pan con el 54% de la re­cau­da­ción to­tal por ex­por­ta­cio­nes, si agre­ga­mos pro­duc­tos agro­pe­cua­rios pri­ma­rios (ex­clui­da so­ja) con el 14% y las Ma­nu­fac­tu­ras de Ori­gen Agro­pe­cua­rio (MOA), con el 9%, ve­mos que to­do el com­ple­jo agroin­dus­trial, agroex­por­ta­dor y agro­pe­cua­rio re­pre­sen­ta

el 77% de la re­cau­da­ción to­tal por sec­to­res ex­por­ta­do­res.

Si el cli­ma acom­pa­ña y no hay pro­ble­mas en la evo­lu­ción de los cul­ti­vos, la Ar­gen­ti­na po­drá as­pi­rar a una co­se­cha glo­bal ré­cord de 140 mi­llo­nes de to­ne­la­das, y un vo­lu­men de ex­por­ta­cio­nes de 100 mi­llo­nes de to­ne­la­das. El in­gre­so de di­vi­sas pro­yec­ta­do po­drá su­pe­rar los US$31.400 mi­llo­nes, de los cua­les US$18.781 mi­llo­nes co­rres­pon­den al clus­ter so­je­ro (po­ro­to , ha­ri­na y acei­te de so­ja) y equi­va­len al 65% del to­tal. En se­gun­do lu­gar apa­re­cen con fuer­za es­te año el trigo, maíz y sor­go, con in­gre­sos por US$8.366 mi­llo­nes equi­va­len­tes al 29% cuan­do el pro­duc­tor to­da­vía man­te­nía la es­pe­ran­za de 0% de re­ten­cio­nes. Es­tos son los dos prin­ci­pa­les sec­to­res ex­por­ta­do­res de la Ar­gen­ti­na, con una par­ti­ci­pa­ción en­tre los dos en el 94% del in­gre­so de di­vi­sas to­ta­les.

En ese mis­mo tra­ba­jo, el clus­ter so­je­ro confirma su al­ta par­ti­ci­pa­ción en el in­gre­so por re­ten­cio­nes, con un in­gre­so es­ti­ma­do de US$5.443 mi­llo­nes equi­va­len­te al 83% del in­gre­so to­tal, Y muy de­trás apa­re­cen el trigo, maíz y sor­go, con US$837 mi­llo­nes, equi­va­len­tes el 13%.

Ana­li­zan­do la par­ti­ci­pa­ción del clus­ter de gi­ra­sol del 3% (US$178 mi­llo­nes) y de los cul­ti­vos es­pe­cia­les del 2% (US$126 mi­llo­nes), en el in­gre­so to­tal por re­ten­cio­nes al fis­co, nos pre­gun­ta­mos en es­te ca­so qué es más da­ñino pa­ra el país: te­ner US$300 mi­llo­nes de in­gre­so me­nos por re­ten­cio­nes o des­truir la com­pe­ti­ti­vi­dad de sec­to­res que de­ben com­pe­tir con gran­des po­ten­cia­les mun­dia­les en el ne­go­cio glo­bal.

Un ejem­plo,el ca­so del pop corn. La Ar­gen­ti­na es el pri­mer ex­por­ta­dor mun­dial, con 200.000 to­ne­la­das, lle­ga a 100 paí­ses y un va­lor FOB de US$120 mi­llo­nes. El in­gre­so por re­ten­cio­nes pa­ra el Go­bierno se­ria de US$12 mi­llo­nes. Y aquí la pre­gun­ta fi­nal, ¿jus­ti­fi­ca pa­ra el Go­bierno re­cau­dar US$12 mi­llo­nes de más si es­to im­pli­ca re­ga­lar el mer­ca­do mun­dial a los ex­por­ta­do­res de Bra­sil y per­der mer­ca­dos que cos­ta­ron a las em­pre­sas ar­gen­ti­nas mu­chos años de con­quis­tar?

Fi­nal­men­te, el Plan 4 Pe­sos fue idea­do pa­ra dar ga­ran­tías al FMI pa­ra que pue­dan co­brar los prés­ta­mos que otor­gó, y co­mo za­naho­ria adi­cio­nal, pa­ra que el or­ga­nis­mo pue­da adelantar in­gre­sos de esos prés­ta­mos, el Go­bierno le pro­me­tió dé­fi­cit 0% pa­ra 2019. Un desafío que cae­rá so­bre uno de los sec­to­res más com­pe­ti­ti­vos del país, y so­bre los pro­duc­to­res, sus fa­mi­lias y la so­cie­dad ur­bano-ru­ral de los pue­blos del in­te­rior. Es ho­ra que la so­cie­dad ur­ba­na se mues­tre or­gu­llo­sa de te­ner un país agroin­dus­trial y agro­pe­cua­rio, y que po­da­mos ex­por­tar ali­men­tos al mun­do, ge­ne­ran­do in­gre­so de dó­la­res ge­nui­nos al país.

Po­ner re­ten­cio­nes ge­ne­ra­li­za­das pue­de cas­ti­gar muy du­ro a sec­to­res que es­tán al bor­de del equi­li­brio eco­nó­mi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.