Do­la­ri­zar, una op­ción que no pa­re­ce bue­na idea

Clarin - Económico - - FRONT PAGE - Mar­tín Te­taz Eco­no­mis­ta. Es­pe­cia­lis­ta en eco­no­mía del com­por­ta­mien­to

Vol­vie­ron las re­co­men­da­cio­nes de do­la­ri­zar. Ventajas y des­ven­ta­jas de una al­ter­na­ti­va que im­pli­ca­ría gran­des cos­tos.

Mu­chos paí­ses con dé­fi­cit no tie­nen cri­sis cam­bia­rias o in­fla­ción. Pe­ro po­cos tie­nen un ro­jo del 7% del PBI y un aho­rro de só­lo 14 pun­tos del pro­duc­to.

Muer­to el pe­rro, se aca­bó la ra­bia, di­ce el re­frán. Con la úl­ti­ma de­va­lua­ción del pe­so, que per­dió 50% de su va­lor en el año, re­apa­re­cie­ron las pro­pues­tas de aca­dé­mi­cos co­mo Ste­ve Hank, del CATO Ins­ti­tu­te, pro­po­nien­do la do­la­ri­za­ción de

la eco­no­mía y pa­ra su­mar­le un po­co de le­ña al fue­go, la co­lum­nis­ta del Wall Street Jour­nal, Mary O’Grady, aca­ba de es­cri­bir un ar­tícu­lo, su­gi­rien­do que nues­tra mo­ne­da se de­rrum­bó una vez más, por­que “Ar­gen­ti­na to­da­vía tie­ne un Ban­co Cen­tral”.

El pri­mer pun­to que quie­ro ha­cer al res­pec­to es que la enor­me ma­yo­ría de los sis­te­mas mo­ne­ta­rios del mun­do fun­cio­nan bien. En 171 de las 191 eco­no­mías lis­ta­das por el FMI hu­bo me­nos de 10% de in­fla­ción en el 2017 y en­tre las vein­te que aún con­vi­ven con el fla­ge­lo, mu­chas co­rres­pon­den a paí­ses que se de­ba­ten en gue­rras ci­vi­les o es­tán hun­di­dos en la ab­so­lu­ta mi­se­ria. Co­no­ce­mos la me­di­ci­na pa­ra cu­rar la in­fec­ción, no ne­ce­si­ta­mos ampu­tar la pier­na del pa­cien­te pa­ra fre­nar la in­fec­ción.

Pros y con­tras de do­la­ri­zar

Di­cho es­to, ha­ble­mos so­bre las ventajas de do­la­ri­zar. Ir ha­cia una mo­ne­da fuerte, co­mo po­dría ser el eu­ro, el yen, el dó­lar o in­clu­so el real, tie­ne la ven­ta­ja de que per­mi­te ba­jar la in­fla­ción y re­du­cir dra­má­ti­ca­men­te el ries­go de de­va­lua­ción, aun­que siem­pre exis­te la po­si­bi­li­dad de sa­lir­se de la unión mo­ne­ta­ria, co­mo cuan­do se abandonó la con­ver­ti­bi­li­dad en el 2002. Ma­tan­do el fan­tas­ma de una cri­sis cam­bia­ria, cae el ries­go país. Sin esos pe­li­gros a la vis­ta, au­men­ta el aho­rro do­més­ti­co y se aba­ra­ta el cré­di­to, po­ten­cian­do la in­ver­sión. Ade­más, ba­jan los cos­tos de transac­ción aso­cia­dos al co­mer­cio in­ter­na­cio­nal. Com­bi­na­dos, to­dos es­tos efec­tos po­ten­cian el cre­ci­mien­to de lar­go pla­zo de la eco­no­mía.

Pe­ro el pro­ble­ma, al igual que du­ran­te la con­ver­ti­bi­li­dad, es que per­de­mos uno de los prin­ci­pa­les precios de la eco­no­mía y los precios no es­tán de adorno. En par­ti­cu­lar, el ti­po de cam­bio re­fle­ja la es­ca­sez de di­vi­sas, de suer­te tal que cuan-

do un país se que­da sin dó­la­res sube, pa­ra que los que con­su­men co­sas que cues­tan mo­ne­da ex­tran­je­ra ajus­ten el cin­tu­rón y de­jen de gas­tar di­ne­ro en esas co­sas, al tiem­po que les in­di­ca a los que in­di­rec­ta­men­te fa­bri­can di­vi­sas (co­mo los ex­por­ta­do­res o los que ela­bo­ran bie­nes que com­pi­ten con las im­por­ta­cio­nes) que tie­nen que po­ner ma­nos a la obra y au­men­tar su pro­duc­ción.

Pa­ra mues­tra de lo que pa­sa cuan­do fal­tan dó­la­res y no sube su pre­cio, te­ne­mos la cri­sis de 1995 que hi­zo sal­tar el des­em­pleo al 18,6% y le cos­to a la eco­no­mía una caí­da del PBI del 5%.

Si va­mos a per­der un pre­cio im­por­tan­te de la eco­no­mía, la cla­ve tie­ne que pa­sar por iden­ti­fi­car la mo­ne­da que me­jor co­pie a ni­vel mun­dial nues­tros ci­clos eco­nó­mi­cos, de ma­ne­ra tal de no que­dar ata­dos a la suer­te de una eco­no­mía que no ten­ga na­da que ver con la nues­tra. Pon­dré un ejem­plo sim­ple: si soy ex­por­ta­dor de ali­men­tos me con­vie­ne que mi mo­ne­da es­té vin­cu­la­da a la de un país que tam­bién sea pro­vee­dor mun­dial de co­sas pa­re­ci­das, por­que si me ato a la suer­te de un im­por­ta­dor de so­ja, cuan­do el pre­cio in­ter­na­cio­nal de esa olea­gi­no­sa cai­ga, ha­brá me­nos dó­la­res en mi eco­no­mía, pe­ro pa­ra el país im­por­ta­dor se­rá una bue­na no­ti­cia y su mo­ne­da se for­ta­le­ce­rá en el mun­do. Pue­de que, pa­ra un país cen­troa­me­ri­cano co­mo El Sal­va­dor, sea una bue­na idea do­la­ri­zar­se, por­que de he­cho su eco­no­mía de­pen­de fun­da­men­tal­men­te de la nor­te­ame­ri­ca­na, pe­ro en nues­tro ca­so, tal vez se­ría me­jor idea adop­tar el real bra­si­le­ño, da­do que nues­tras eco­no­mías van mas de la mano. Con­ver­ger a la mo­ne­da de nues­tro prin­ci­pal so­cio en el Mer­co­sur, ade­más de ser po­lí­ti­ca­men­te más via­ble que do­la­ri­zar, for­ta­le­ce­ría el blo­que y le per­mi­ti­ría re­cu­pe­rar li­de­raz­go al Pre­si­den­te.

Al­ter­na­ti­va­men­te, po­dría­mos do­la­ri­zar si tu­vié­ra­mos un sis­te­ma de precios ab­so­lu­ta­men­te

fle­xi­ble, que per­mi­tie­se que los sa­la­rios subie­sen cuan­do au­men­te la pro­duc­ti­vi­dad de la eco­no­mía, pe­ro que ba­jen cuan­do nues­tro de­sa­rro­llo se fre­ne res­pec­to del res­to del mun­do. Pon­ga­mos un ejem­plo: su­pon­ga­mos que los ar­gen­ti­nos y los bra­si­le­ños ne­ce­si­ta­mos 1000 ho­ras hom­bre de tra­ba­jo pa­ra fa­bri­car un au­to y que ca­da ho­ra se pa­ga 10 dó­la­res. Si en Bra­sil cre­ce más la pro­duc­ti­vi­dad y ne­ce­si­tan so­lo 900 ho­ras de tra­ba­jo por au­to, po­drán ven­der los au­tos mas ba­ra­tos que en Ar­gen­ti­na, de­rrum­ban­do nues­tras ex­por­ta­cio­nes y por en­de nues­tra pro­duc­ción, sal­vo que los sa­la­rios ba­jen en nues­tro país a 9 dó­la­res la ho­ra.

Acep­tan­do que no es po­si­ble ba­jar sa­la­rios no­mi­na­les en Ar­gen­ti­na, que­da to­da­vía una po­si­bi­li­dad, y es la mi­gra­ción ma­si­va de tra­ba­ja­do­res ha­cia el país que emi­te la mo­ne­da a la cual nos es­ta­mos atan­do, pe­ro to­dos sa­be­mos que pa­ra los nor­te­ame­ri­ca­nos una co­sa es el libre co­mer­cio y otra co­sa la li­ber­tad de cir­cu­la­ción de per­so­nas.

Lo que quie­ro de­cir es que, si no adop­ta­mos la mo­ne­da de un país al que le pa­sen las mis­mas co­sas que no­so­tros, que ne­ce­si­te de­va­luar cuan­do en ca­sa tam­bién nos vie­ne bien ha­cer­lo y que for­ta­lez­ca su mo­ne­da cuan­do acá so­bran las ex­por­ta­cio­nes, el re­sul­ta­do se­rá ca­tas­tró­fi­co, sal­vo que nos ban­que­mos un sis­te­ma de sa­la­rios fle­xi­bles o que es­te­mos dis­pues­tos a emi­grar en las épo­cas ma­las.

Los pro­ble­mas fis­ca­les

Por otro la­do, ce­rrar el Ban­co Cen­tral no con­vier­te al Te­so­ro en un alumno pro­li­jo. Si el Go­bierno con­ti­núa gas­tan­do por en­ci­ma de sus in­gre­sos, la deu­da pú­bli­ca se­gui­rá cre­cien­do y so­bre­ven­drá una cri­sis de to­dos mo­dos. Lo que cambia es que no se po­drá sa­lir de la mis­ma de­va­luan­do, pe­ro co­mo vi­mos en el ca­so re­cien­te de Gre­cia, eso pue­de ter­mi­nar sien­do mu­cho más do­lo­ro­so.

Es cier­to, co­mo di­cen al­gu­nos co­le­gas, que hay mu­chos paí­ses que tie­nen dé­fi­cit y no pre­sen­tan ni in­fla­ción ni cri­sis cam­bia­rias, pe­ro hay po­cos que com­bi­nen un ro­jo de 7% del PBI con un aho­rro do­més­ti­co de só­lo 14 pun­tos del pro­duc­to, don­de bue­na par­te de ese con­su­mo que se pos­ter­ga, se es­ta­cio­na sis­te­má­ti­ca­men­te en dó­la­res.

El desafío des­pués de ba­ñar al ne­ne, es va­ciar so­lo el agua su­cia, sin que por la ca­ñe­ría se va­ya tam­bién el be­bé.

GER­MÁN GARCÍA ADRASTI CREDITO

Sin mez­clar. Do­la­ri­zar pue­de te­ner al­gu­nas ventajas, pe­ro pa­ra la Ar­gen­ti­na se­ría un error.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.