El Pre­su­pues­to man­tie­ne al Go­bierno en la ini­cia­ti­va política

Avan­ces. Con la pre­sen­ta­ción del pre­su­pues­to 2019,el Go­bierno ex­hi­be el pun­to más de su ini­cia­ti­va política, a pe­sar de los tum­bos eco­nó­mi­cos. Otra vez, unas mo­ne­das pue­den ha­cer per­der el te­so­ro. Lo­ren­zet­ti, ¿opo­si­tor?

Clarin - Económico - - FRONT PAGE - Ig­na­cio Zu­le­ta Pe­rio­dis­ta. Con­sul­tor po­lí­ti­co

La pre­sen­ta­ción del pre­su­pues­to ma­ña­na es el pun­to más al­to de un pro­ce­so que el Go­bierno no ha apro­ve­cha­do pa­ra el pro­se­li­tis­mo, que es ha­ber re­cu­pe­ra­do la ini­cia­ti­va en el úl­ti­mo mes. La co­rri­da cam­bia­ria lo arras­tró al cam­bio de agen­da, y del Ga­bi­ne­te. Esa co­rri­da no le dio la ini­cia­ti­va a la opo­si­ción, que ha­bría si­do un da­ño po­co fá­cil de re­pa­rar, a un año de las elecciones. Con el pro­gra­ma de en­cap­su­lar en el nue­vo pre­su­pues­to al acuer­do con el FMI, el Go­bierno su­je­tó to­das las con­duc­tas en torno a esa ini­cia­ti­va. Eso es ini­cia­ti­va política, aun­que sea en la des­gra­cia. Ade­más, por­que la ma­lan­dan­za pro­pia no es ma­yor que la que tran­si­ta un peronismo que no en­cuen­tra so­sie­go en di­vi­sio­nes sin re­me­dio.

Lo prue­ba el ges­to fie­ro con el cual se en­fren­ta­ron las tri­bus, en las que se di­vi­de la li­ga de go­ber­na­do­res, en las reunio­nes pa­ra tra­tar el acuer­do pre­su­pues­ta­rio en el CFI, ese or­ga­nis­mo que el peronismo des­en­fun­da cuan­do es opo­si­ción, con tan­to en­tu­sias­mo co­mo con que lo cie­rra cuan­do es ofi­cia­lis­mo. Allí dispu­taron po­si­cio­nes per­so­na­les los go­ber­na­do­res dia­lo­guis­tas —la lí­nea Schia­ret­ti-Ur­tu­bey— con los fie­ros Ver­na y Man­zur. Sin fre­nos, lle­ga­ron ca­si a las ma­nos, cuan­do el go­ber­na­dor de La Pam­pa lo se­ña­ló al sal­te­ño por los bajos sa­la­rios de sus em­plea­dos pú­bli­cos. Ur­tu­bey, que es una pin­tu­ri­ta de mo­de­ra­ción, lle­gó a tra­tar­lo de “vie­jo ch...”. Un agra­vio que Ver­na res­pon­dió ac­ti­van­do en ple­na reunión el al­ta­voz de su ce­lu­lar con el vi­deo con crí­ti­ca a los co­la­bo­ra­cio­nis­tas (”Hay go­ber­na­do­res pe­ro­nis­tas que es­tán más cer­ca de Ma­cri que de Pe­rón”).

Con­tra re­loj, con­tra otra se­sión opo­si­to­ra

La prue­ba fi­nal de la di­si­den­cia fue la fir­ma del pe­di­do de se­sión es­pe­cial en Dipu­tados, que pro­mo­vió Man­zur pa­ra tra­tar un pro­yec­to que les re­po­ne a los in­ten­den­tes los di­ne­ros del fon­do so­je­ro, que de­ro­gó el Go­bierno. Cam­bie­mos lo­gró las fir­mas pa­ra sos­te­ner en la co­mi­sión bi­ca­me­ral el DNU que lo de­ro­ga. La se­sión es­pe­cial no es pa­ra re­po­ner­lo, sino pa­ra que les ase­gu­ren a los in­ten­den­tes los di­ne­ros en­tre aho­ra y fin de año. Los go­ber­na­do­res acep­tan que ese Fon­do Fe­de­ral So­je­ro sea de­ro­ga­do en el nue­vo pre­su­pues­to. Con­sis­tía en una de­trac­ción del 30% de las re­ten­cio­nes a las ex­por­ta­cio­nes de so­ja, con des­tino a pa­gar obras pú­bli­cas en los mu­ni­ci­pios. En el nue­vo pre­su­pues­to esos fon­dos son de­vuel­tos a la ma­sa co­par­ti­ci­pa­ble, o sea que se lo sacan a los in­ten­den­tes pa­ra dár­se­los a los go­ber­na­do­res. El tra­to lo ha­bían ne­go­cia­do más o me­nos en paz, pe­ro pa­ra el año que vie­ne. Pe­ro, en la vuelta de tuer­ca pa­ra am­pliar el acuer­do con el FMI, el DNU man­dó a cor­tar­lo des­de aho­ra mis­mo. Son unos $3.000 mi­llo­nes que, si se con­ge­lan, pa­ra­li­zan obras que ya es­tán en marcha. El pe­di­do de se­sión es­pe­cial que hi­zo el peronismo con fir­mas co­mo las del Agus­tín Ros­si — cristinista—, Die­go Bos­sio —un fe­de­ral— y Miguel Zot­tos, ex vi­ce­go­ber­na­dor de Ur­tu­bey. Fal­ta­ría só­lo una fir­ma del Fren­te Re­no­va­dor de S er­gio Mas­sa pa­ra que el ar­co pe­ro­nis­ta abar­ca­ra a to­dos. Es otro ca­so de fue­go ami­go: mien­tras los ne­go­cia­do­res lo­gra­ban el vo­to opo­si­tor pa­ra el pre­su­pues­to, en la ofi­ci­na de al la­do po­nen en pe­li­gro to­do por unas mo­ne­das.

El peronismo se or­ga­ni­za me­jor en Dipu­tados

El Go­bierno se de­di­có el fin de semana a ge­ne­rar el me­ca­nis­mo que ha­ga apa­re­cer esos $3.000 mi­llo­nes, pa­ra im­pe­dir que la se­sión ten­ga quó­rum. El jue­ves, con un te­ma tan ven­de­dor co­mo el fon­do so­je­ro, que es la edu­ca­ción, la se­sión es­pe­cial pe­di­da por la opo­si­ción lle­gó a te­ner 122 dipu­tados. No lle­ga­ron al quó­rum por un pe­lo. Es­te miér­co­les pue­de ha­ber nú­me­ro. Pa­ra de­ro­gar el DNU ne­ce­si­ta­rían 2/3 de los vo­tos por­que no ha­brán pa­sa­do los 10 días del dic­ta­men. Pe­ro con só­lo abrir una se­sión, la opo­si­ción le pue­de ha­cer un da­ño se­rio al Go­bierno, cuan­do le ha cos­ta­do tan­to ar­mar la ma­yo­ría, pa­ra tra­tar un pre­su­pues­to acor­da­do. Los ne­go­cia­do­res del ofi­cia­lis­mo ya lo­gra­ron que se de­ro­ga­se el de­cre­to que eli­mi­na­ba pa­gos por zo­na en las asig­na­cio­nes fa­mi­lia­res. Pu­die­ron im­pe­dir así otra se­sión es­pe­cial. En Dipu­tados la opo­si­ción se or­ga­ni­za me­jor que en el Se­na­do, adon­de ha­ce 10 días lla­mó a una se­sión es­pe­cial pa­ra tra­tar ese de­cre­to de asig­na­cio­nes, pe­ro lo­gra­ron jun­tar ape­nas 17 se­na­do­res.

Coaching del ofi­cia­lis­mo

Es­tos ar­ma­dos ha­cen ne­ce­sa­rio un con­trol de los blo­ques por­que asig­na­cio­nes, fon­dos edu­ca­ti­vos o los di­ne­ros so­je­ros pa­ra in­ten­den­tes, con­vo­can a le­gis­la­do­res de to­dos los par­ti­dos, por la ca­pa­ci­dad trans­ver­sal que tie­nen las efec­ti­vi­da­des con­du­cen­tes, es de­cir la pla­ta. El Go­bierno se ocu­pó de ha­cer coaching en to­dos los ni­ve­les, no só­lo en la reunión del Ga­bi­ne­te am­plia­do del mar­tes pa­sa­do en el CCK, adon­de Ma­rio Ne­gri fue ja­lea­do cuan­do di­jo: “No hay vie­ja política ni nue­va política; hay política bue­na y política ma­la”. Ma­cri aplau­dió y des­au­to­ri­zó así la con­de­na a la vie­ja política que salía de la me­sa de los CEO, hoy en la clan­des­ti­ni­dad. Es­to di­cho por­que Ma­rio Quin­ta­na y Gus­ta­vo Lo­pe­te­gui si­guen ase­so­ran­do al Go­bierno, aun­que con an­te­ojos ahu­ma­dos, pa­ra mi­ti­gar su rol de ojos del pre­si­den­te. El blo­que de la UCR de Dipu­tados se­sio­nó el miér­co­les por la ma­ña­na en el Co­mi­té Na­cio­nal, y es­cu­chó el re­la­to de Alfredo Cor­ne­jo del “Gran Her­mano” de Oli­vos de ha­ce dos se­ma­nas. In­sis­tió en que los ra­di­ca­les que fue­ron a la re­si­den­cia nun­ca lle­va­ron nom­bres pa­ra el Ga­bi­ne­te, y que el de Al­fon­so Prat Gay lo pu­so so­bre la me­sa Mar­cos Peña. Res­pon­dió lo mis­mo so­bre Mar­tín Lous­teau, que apa­re­ce en esa tra­ma co­mo can­di­da­to ra­di­cal, cuan­do no per­te­ne­ce al blo­que del par­ti­do, al que sí es­tá afi­lia­do. Tam­bién tu­vo jui­cios Cor­ne­jo so­bre có­mo ve al Go­bierno. Humberto Schia­vo­ni ese mis­mo día, a me­dio­día, ha­bi­li­tó el quin­cho de la se­de del Pro, en el ba­rrio de San Tel­mo, pa­ra coachear, jun­to a Ro­ge­lio Fri­ge­rio y Mar­cos Peña, a los le­gis­la­do­res de su par­ti­do, que la­men aún las he­ri­das que dejó abier­to el es­pi­no­so de­ba­te so­bre el abor­to.

Lo­ren­zet­ti, li­be­ra­do pa­ra ju­gar co­mo opo­si­tor

En esas dos reunio­nes les sa­ca­ron pun­ta a los cambios en la Cor­te, un cam­po pre­di­lec­to de los po­lí­ti­cos que, en su ma­yo­ría, son abo­ga­dos o que­rrían ser­lo. La elec­ción de Car­los Rozenkrantz des­tra­ba si­tua­cio­nes pen­dien­tes. ¿Aca­so no te­nía de­re­cho Ma­cri, des­pués de dos años y me­dio de go­bierno, a te­ner un pre­si­den­te de la Cor­te, si no pro­pio, que ha­ya si­do de­sig­na­do bajo su man­da­to? No avan­zar en eso fue mé­ri­to de la re­si­lien­cia —co­mo di­cen las cur­sis— de Lo­ren­zet­ti en el car­go. Nun­ca lo qui­so mu­cho el go­bierno de Cam­bie­mos, y tar­dó en to­mar­le el tiem­po. La mar­tin­ga­la sor­pre­si­va que ac­ti­vó el Go­bierno el mar­tes — apro­ve­chó el es­la­bón dé­bil de Ele­na High­ton de No­las­co, que ejer­ce el car­go con pa­pe­les de ex­cep­ción, que la vuel­ven frá­gil. Lo­ren­zet­ti se adap­tó en mi­nu­tos a la nue­va si­tua­ción y ape­nas de­mo­ró la se­sión del tri­bu­nal, pa­ra que la de­sig­na­ción de Rozenkrantz fue­ra con el vo­to de los otros cua­tro jue­ces. Ama­gó con un cuar­to in­ter­me­dio, pe­ro Juan Car­los Ma­que­da no cam­bió su vo­to. Son to­das se­ña­les, co­mo que Lo­ren­zet­ti y Ma­que­da se apre­su­ra­sen ese mis­mo día a co­mu­ni­car­le al CEO del peronismo en el Con­gre-

El go­ber­na­dor de Tu­cu­mán, Jua­nMan­zur, desató una tor­men­ta con un pro­yec­to me­nor. Ri­car­do Lo­ren­zet­ti, li­be­ra­do de la­pre­si­den­cia de la Cor­te, ya habló con Miguel Pi­chet­to.

so, Miguel Pi­chet­to, so­bre el nue­vo es­ce­na­rio. Ca­be pre­gun­tar­se, ¿el des­pla­za­mien­to de Lo­ren­zet­ti lo sa­ca de jue­go, o lo li­be­ra pa­ra ha­cer política sin las res­tric­cio­nes de la pre­si­den­cia? ¿Aca­so te­ner­lo en la vi­drie­ra, hos­ti­ga­do por Elisa Ca­rrió, no lo obli­ga­ba a un per­fil de ins­ti­tu­cio­na­li­dad? No se equi­vo­ca quien pien­se que el peronismo ha ga­na­do en Lo­ren­zet­ti un nue­vo so­cio. Sin el cor­sé de la pre­si­den­cia de la Cor­te, se lo ve­rá en una y mil pi­car­días.

¿Que­rrá Rozenkrantz ser je­fe po­lí­ti­co de la fa­mi­lia ju­di­cial?

La nue­va con­duc­ción abre enig­mas que da­rán mu­cha le­che: pri­me­ro, ¿tie­ne Rozenkrantz la per­so­na­li­dad pa­ra cons­truir una pre­si­den­cia de la Cor­te con den­si­dad política? La tuvieron Ju­lio Na­za­reno y Lo­ren­zet­ti. Su tra­yec­to­ria lo pre­sen­ta co­mo un hom­bre de sen­ten­cias, de li­bros, de dic­tá­me­nes, pe­ro la oca­sión ha­ce al hé­roe. Mos­tró ese cos­ta­do pe­lea­dor al can­tar flor y que­dar­se con el car­go de Lo­ren­zet­ti. Lo mos­tró, ade­más, a la ca­be­za de una cons­pi­ra­ción de al­ta pi­car­día. Ser la ca­be­za for­mal de uno de los tres poderes del Es­ta­do es la opor­tu­ni­dad pa­ra que se trans­for­me en el nue­vo hom­bre fuerte de la jus­ti­cia. Hay nue­vas pre­sio­nes pa­ra que los ma­gis­tra­dos pa­guen Ga­nan­cias. ¿Pro­mo­ve­rá el tri­bu­nal, con es­te for­ma­to, la de­ro­ga­ción de la acor­da­da 20/96, que de­cla­ró in­cons­ti­tu­cio­nal la ley 24.631 que los ex­cep­tua­ba de esos pa­gos? Otra: ¿qué ac­ti­tud ten­drá an­te los in­ten­tos del Go­bierno que lo lle­vó a es­ta dig­ni­dad de de­ro­gar pri­vi­le­gios, en el sis­te­ma de ju­bi­la­ción de los ma­gis­tra­dos? Ser je­fe de la cor­po­ra­ción ju­di­cial es re­pre­sen­tar los in­tere­ses y de­seos de esa fa­mi­lia. Es lo que ejer­ció Lo­ren­zet­ti con as­tu­cia san­ta­fe­si­na cuan­do los poderes po­lí­ti­cos avan­za­ron. En peor mo­men­to­de la re­la­ción con el go­bierno pe­ro­nis­ta, la Cor­te en pleno ame­na­zó, a me­dia­dos de 2013, con la re­nun­cia de to­dos sus miembros. Fue cuan­do Cris­ti­na de Kirch­ner los ame­na­zó con avan­zar so­bre la po­tes­tad de ma­ne­jar los fon­dos de la jus­ti­cia. La ex­pre­si­den­te re­tro­ce­dió, y ese ges­to lo de­nun­ció Elisa Ca­rrió co­mo un pac­to es­pu­rio en­tre Lo­ren­zet­ti y la ex pre­si­den­te que jus­ti­fi­có la cam­pa­ña que em­pren­dió has­ta aho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.