FUE­GO AMI­GO, MÁS RIES­GO EN UNA ECO­NO­MÍA SIN PI­SO

Clarin - Económico - - ENTRETELAS DE LA POLÍTICA - Os­car Mar­tí­nez omar­ti­nez@cla­rin.com

Nue­va­men­te hu­bo rui­dos en el Ban­co Cen­tral. Su pre­si­den­te, Luis Capu­to, “el Ma­go” pa­ra los ami­gos, sin­tió el fuerte reto de Ch­ris­ti­ne La­gar­de, la ti­tu­lar del FMI, di­cen en la ca­lle Re­con­quis­ta. En una en­tre­vis­ta pu­bli­ca­da en el Fi­nan­cial Ti­mes, la bi­blia de las fi­nan­zas glo­ba­les, sos­tu­vo que la política mo­ne­ta­ria ar­gen­ti­na de­be te­ner “cla­ri­dad, trans­pa­ren­cia e in­for­ma­ción apro­pia­da pa­ra los ope­ra­do­res de mer­ca­do y una co­mu­ni­ca­ción me­jo­ra­da”. La­gar­de, tam­bién, tu­vo al­gu­nas pa­la­bras di­ri­gi­das a Mauricio Ma­cri res­pec­to a la ne­ce­si­dad de una ma­yor cohe­ren­cia y sus­ten­ta­bi­li­dad en la política eco­nó­mi­ca ofi­cial.

Tam­po­co ayu­da­ron los ope­ra­do­res fi­nan­cie­ros, co­le­gas de Ni­co­lás Du­jov­ne y de Capu­to en otros tiempos. En la úl­ti­ma li­ci­ta­ción de Letras del Te­so­ro (Le­tes), ape­nas se pu­do re­no­var el 69% de los US$1.100 mi­llo­nes que ven­cían. Y eso a pe­sar de que la­car­na­da fue pa­gar 7% anual, en dó­la­res, una de las ta­sas más al­tas del mun­do, por co­lo­ca­cio­nes a 196 días. La im­por­tan­cia del da­to es que re­ve­la­ría el pre­cio que po­drían pe­dir los in­ver­so­res por fu­tu­ras re­no­va­cio­nes (“roll over”) de la deu­da lo­cal.

Con es­tos da­tos, la mi­sión del FMI ya tra­ba­ja en Bue­nos Ai­res en los de­ta­lles del nue­vo con­ve­nio que se fir­ma­ría en la semana, y que ser­vi­ría, jun­to con el acuer­do po­lí­ti­co por el pre­su­pues­to 2019, pa­ra cal­mar la tor­men­ta que agi­ta el mer­ca­do lo­cal.

Pe­ro ha­ber rui­dos, los hay. En me­dio, una de­cla­ra­ción que sir­ve, cuan­do me­nos, pa­ra me­dir el espíritu de los tiempos. Larry Kud­low, di­rec­tor del Con­se­jo Eco­nó­mi­co Na­cio­nal del go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos, afir­mó que la sa­li­da pa­ra la eco­no­mía ar­gen­ti­na es “una nue­va con­ver­ti­bi­li­dad” y re­ma­tó di­cien­do que “el Te­so­ro (de Es­ta­dos Uni­dos) es­tá muy in­vo­lu­cra­do en el te­ma”. Fue des­men­ti­do lue­go, pe­ro Kud­low lo­di­jo.

Con to­do es­to en las al­for­jas, la suba en el pre­cio de dó­lar pa­ga­ba “dos pe­sos”, co­mo di­ce la me­tá­fo­ra tur­fís­ti­ca.

Y mien­tras to­do es­to su­ce­de en la bur­bu­ja fi­nan­cie­ra, la eco­no­mía lo­cal si­gue bus­can­do un pi­so. El ni­vel de ac­ti­vi­dad vie­ne en pi­ca­da y uno de sus me­jo­res re­fle­jos es la ca­pa­ci­dad ocio­sa en la in­dus­tria, que en el úl­ti­mo da­to del INDEC mar­có 39,91% pa­ra ju­lio. Es de­cir: la in­dus­tria te­nia ca­si 40% de su ma­qui­na­ria sin usar. El da­to es el me­nor re­gis­tra­do en ca­si un año y me­dio y sig­ni­fi­ca, por ca­so, una caí­da de cin­co pun­tos res­pec­to de igual pe­río­do del año pa­sa­do.

Otro sín­to­ma de la re­ce­sión es la caí­da en el con­su­mo du­ran­te agos­to: 2,3% se­gún una con­sul­to­ra pri­va­da. Y el pro­nós­ti­co pa­ra los pró­xi­mos me­ses no es bueno.

Por su par­te, la in­fla­ción no da res­pi­ro y mar­có otro pi­co: anua­li­za­da es la más al­ta des­de las hí­per y su­pe­raría la de 2002. Y pa­ra se­tiem­bre ya se es­ti­ma un 5% de au­men­to en los precios. Y fal­tan au­men­tos de ta­ri­fas de mag­ni­tud, y los com­bus­ti­bles se­gui­rán au­men­tan­do por la per­sis­ten­te de­va­lua­ción del pe­so y el au­men­to del pre­cio del pe­tró­leo en el mer­ca­do mun­dial. El pro­pio BCRA, en el in­for­me de su Co­mi­te de Política Mo­ne­ta­ria, fun­da­men­tó la de­ci­sión de man­te­ner la ta­sa en el 60% (¡60%!) has­ta di­ciem­bre por lo me­nos, de­bi­do a las pre­sio­nes in­fla­cio­na­rias.

Los precios nue­vos con sa­la­rios vie­jos desata­ron pe­di­dos de reaper­tu­ra de pa­ri­ta­rias que, igual­men­te, co­rre­rían por de­trás de esos au­men­tos. La pér­di­da del poder ad­qui­si­ti­vo (se­ría del 10% pa­ra es­te año) les pe­ga de lleno a los tra­ba­ja­do­res for­ma­les y la caí­da de los in­gre­sos del res­to de la so­cie­dad achi­ca las po­si­bi­li­da­des de los sec­to­res in­for­ma­les. Así, la Ar­gen­ti­na tan­tea un nue­vo equi­li­brio ma­cro­eco­nó­mi­co a la ba­ja, con un dó­lar muy al­to, precios en un es­ca­lón su­pe­rior, un ra­tio deu­da/PBI preo­cu­pan­te, una re­ce­sión que no ter­mi­na y un se­rio au­men­to de la po­bre­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.