LOS LI­DE­RAZ­GOS PO­LÍ­TI­COS Y EL FMI

Clarin - Económico - - POLÍTICA ECONÓMICA - Je­sús Ro­drí­guez Eco­no­mis­ta

La de­ci­sión del go­bierno del pre­si­den­te Ma­cri de for­ma­li­zar un acuer­do con el Fon­do Monetario In­ter­na­cio­nal (FMI) re­abrió la dis­cu­sión so­bre la in­fluen­cia y el desem­pe­ño de esa ins­ti­tu­ción mul­ti­la­te­ral de cré­di­to.

Uno de los ob­je­ti­vos de la crea­ción del FMI, que ini­ció sus ope­ra­cio­nes fi­nan­cie­ras en 1947, fue el de po­ner a dis­po­si­ción de los paí­ses miembros con di­fi­cul­ta­des de ba­lan­za de pa­gos, tem­po­ral­men­te y con ga­ran­tías ade­cua­das, los re­cur­sos ge­ne­ra­les de la ins­ti­tu­ción.

Ese acuer­do, el dé­ci­mo en los úl­ti­mos trein­ta y cin­co años, lle­ga lue­go del pa­go an­ti­ci­pa­do de los ven­ci­mien­tos pro­gra­ma­dos de 9.800 mi­llo­nes de dó­la­res, en el año 2006 con Nés­tor Kirch­ner en la Ca­sa Ro­sa­da.

Los cues­tio­na­mien­tos al FMI, em­pa­ren­ta­dos con los que se for­mu­lan al pro­ce­so de glo­ba­li­za­ción, tie­nen orí­ge­nes di­ver­sos y no dis­cri­mi­nan por ideo­lo­gía y tam­po­co por na­cio­na­li­dad.

En los Es­ta­dos Uni­dos, por ca­so, hay cen­tros de pen­sa­mien­to que ob­je­tan la per­ti­nen­cia de los apor­tes de sus con­tri­bu­yen­tes al ca­pi­tal del FMI, el más in­flu­yen­te de los paí­ses miembros con al­go me­nos del 20 % de los vo­tos to­ta­les. Más aún, los sec­to­res ul­tra­con­ser­va­do­res lle­gan a im­pug­nar su pro­pia exis­ten­cia.

En nues­tro país, pa­ra va­rios agru­pa­mien­tos po­lí­ti­cos —co­mo la iz­quier­da in­ter­na­cio­na­lis­ta y ex­tra­par­la­men­ta­ria y el más ran­cio na­cio­na­lis­mo mo­vi­mien­tis­ta— to­dos los pro­ble­mas de la Ar­gen­ti­na se explican por la in­fluen­cia y el ac­cio­nar del Fon­do.

Es­ta in­ter­pre­ta­ción sim­ple y su­per­fi­cial, ade­más de in­com­ple­ta, de la his­to­ria de re­tro­ce­so se­cu­lar de nues­tro país omi­te pon­de­rar la con­tri­bu­ción de las in­te­rrup­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les al fra­ca­so ar­gen­tino —ini­cia­das con el de­rro­ca­mien­to de Hi­pó­li­to Yri­go­yen y clau­su­ra­das con el pre­si­den­te Raúl Al­fon­sín en 1983—; las no­ci­vas de­ri­va­cio­nes so­bre la for­ta­le­za ins­ti­tu­cio­nal oca­sio­na­das por los re­gí­me­nes po­pu­lis­tas y, tam­bién, las per­ju­di­cia­les con­se­cuen­cias es­truc­tu­ra­les de la im­ple­men­ta­ción de pro­gra­mas que, con­ta­mi­na­dos de fa­ci­lis­mo eco­nó­mi­co, só­lo prio­ri­zan el cor­tí­si­mo pla­zo.

Es útil, en­ton­ces, com­ple­ji­zar el aná­li­sis con in­for­ma­ción com­ple­men­ta­ria. Pa­ra em­pe­zar, en to­dos los en­cuen­tros del G20 —par­ti­cu­lar­men­te des­de que par­ti­ci­pan los je­fes de Es­ta­do de las na­cio­nes que lo in­te­gran, lue­go de la gran cri­sis glo­bal ini­cia­da en el año 2008— ha si­do una cons­tan­te el reconocimiento a la ne­ce­si­dad de ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras mul­ti­la­te­ra­les, sin per­jui­cio de las sus­tan­cia­les re­for­mas re­co­men­da­das.

En ca­da una de las do­ce reunio­nes, el do­cu­men­to fi­nal apro­ba­do con la fir­ma de los je­fes de Es­ta­do, el ar­gen­tino in­clui­do, tie­ne ape­la­cio­nes y con­vo­ca­to­rias a la ac­ción del FMI. Por ca­so, en la pri­me­ra que tu­vo lu­gar en Washington, en no­viem­bre de 2008, se re­cla­ma que “el FMI de­bie­ra tra­ba­jar pa­ra iden­ti­fi­car vul­ne­ra­bi­li­da­des, an­ti­ci­par po­ten­cia­les si­tua­cio­nes de es­trés y ac­tuar rá­pi­da­men­te pa­ra te­ner un pa­pel cla­ve en la res­pues­ta a la cri­sis”, al tiem­po que se pi­de co­mo me­di­das de me­diano pla­zo que “el FMI re­fuer­ce su ase­so­ra­mien­to

en po­lí­ti­cas ma­cro­fi­nan­cie­ras”.

Po­cos me­ses más tar­de, en Lon­dres, du­ran­te abril, cuan­do los efec­tos de la cri­sis glo­bal se ex­ten­dían por el mun­do, los pre­si­den­tes y je­fes de Go­bierno in­for­ma­ron que “apo­ya­re­mos aho­ra y en el fu­tu­ro la su­per­vi­sión sin­ce­ra, equi­li­bra­da e in­de­pen­dien­te por par­te del FMI de nues­tras eco­no­mías y nues­tros sis­te­mas fi­nan­cie­ros”.

Ese mis­mo año, pe­ro en Pit­ts­burg (EE.UU.) en sep­tiem­bre, los lí­de­res ra­ti­fi­ca­ron que “pe­di­rán al FMI que ayu­de con sus aná­li­sis so­bre có­mo con­ju­gar los res­pec­ti­vos es­que­mas de po­lí­ti­cas na­cio­na­les y regionales”.

Así, los go­ber­nan­tes de paí­ses de to­das las geo­gra­fías, con las más di­ver­sas orien­ta­cio­nes ideo­ló­gi­cas, tra­di­cio­nes y cul­tu­ras, coin­ci­die­ron en au­men­tar los fon­dos pres­ta­bles del FMI a tra­vés del in­cre­men­to de las cuo­tas de los paí­ses miembros —en nues­tro ca­so cum­pli­do a tra­vés de la Ley 26849 san­cio­na­da en abril de 2013 que ele­vó el apor­te ar­gen­tino al ca­pi­tal del FMI a cer­ca de 5.000 mi­llo­nes de dó­la­res— y en au­men­tar y fa­ci­li­tar los pro­ce­di­mien­tos de sus lí­neas cre­di­ti­cias.

En otro plano, en es­te ca­so re­fe­ri­do a la di­ná­mi­ca política en paí­ses ve­ci­nos, son re­ve­la­do­ras las ac­ti­tu­des de las fuer­zas po­lí­ti­cas de opo­si­ción en cir­cuns­tan­cias eco­nó­mi­cas com­ple­jas y con­flic­ti­vas que, por no ser ha­bi­tua­les en nues­tra vi­da pú­bli­ca, son mo­ti­vo de asom­bro y, tam­bién, de sana en­vi­dia.

En Uru­guay, por ca­so, en la cri­sis del año 2002 el Fren­te Am­plio fa­ci­li­tó en el Con­gre­so la apro­ba­ción de, en­tre otras, la ley de re­pro­gra­ma­ción de la deu­da fren­te a las pre­sio­nes do­més­ti­cas e in­ter­na­cio­na­les pa­ra que el go­bierno de­cla­ra­ra la ce­sa­ción de pa­gos. Al de­cir del ex vi­ce­pre­si­den­te y ac­tual Mi­nis­tro de Eco­no­mía Da­ni­lo As­to­ri, el Fren­te pu­do “pren­der fue­go la pra­de­ra” pe­ro, en cam­bio, tu­vo una ac­ti­tud “cons­truc­ti­va”.

En Bra­sil, por su par­te, en se­tiem­bre de 2002, el go­bierno del Fer­nan­do Hen­ri­que Cardoso fir­mó un acuer­do con el FMI por el cual el 80% de los des­em­bol­sos, de un to­tal de 30.000 mi­llo­nes de dó­la­res, ocu­rrían du­ran­te el turno pre­si­den­cial que se ini­cia­ba a prin­ci­pios del año si­guien­te. El acuer­do con­tem­pla­ba la san­ción de nor­mas le­ga­les —pa­ra do­tar de ma­yo­res gra­dos de au­to­no­mía a la au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria y pro­mo­ver cambios en el ré­gi­men pre­vi­sio­nal— y pro­yec­ta­ba un re­sul­ta­do fis­cal pri­ma­rio su­per­avi­ta­rio de 3,75% del PBI.

En esas cir­cuns­tan­cias, el can­di­da­to de la coa­li­ción opo­si­to­ra y lue­go dos ve­ces pre­si­den­te, Lu­la, ofi­cia­li­zó su po­si­ción de “respetar to­dos los com­pro­mi­sos asu­mi­dos”, man­tu­vo un en­cuen­tro pú­bli­co en la se­de del go­bierno con Cardoso y, ya co­mo pre­si­den­te en ejer­ci­cio, co­rri­gió al al­za el su­pe­rá­vit fis­cal pre­su­pues­ta­do y avan­zó en la san­ción de las le­yes com­pro­me­ti­das.

Es­te bre­ve re­pa­so mues­tra que los go­ber­nan­tes de las más in­flu­yen­tes na­cio­nes, en­tre los que se en­cuen­tran Oba­ma, Mer­kel, Xi Jin­ping y Pu­tin, han con­si­de­ra­do que los as­pec­tos ne­ga­ti­vos de la glo­ba­li­za­ción, par­ti­cu­lar­men­te la au­sen­cia de re­glas en los mer­ca­dos de ca­pi­ta­les, re­quie­ren de ac­cio­nes coor­di­na­das a es­ca­la glo­bal y que en ese di­se­ño las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras in­ter­na­cio­na­les tie­nen un pa­pel des­ta­ca­do que in­clu­ye, por cier­to, la asis­ten­cia fi­nan­cie­ra a los paí­ses miembros.

Del mis­mo mo­do, la ob­ser­va­ción de la his­to­ria re­cien­te de nues­tros ve­ci­nos en­se­ña que el diálogo cons­truc­ti­vo en­tre el go­bierno y la opo­si­ción no con­di­cio­na la au­to­no­mía de sus de­ci­sio­nes; que la vo­lun­tad de coo­pe­ra­ción en­tre los ac­to­res no afec­ta sus con­di­cio­nes com­pe­ti­ti­vas y, más im­por­tan­te, que las coin­ci­den­cias en­tre los ac­to­res es la con­di­ción ne­ce­sa­ria pa­ra su­pe­rar los li­mi­ta­dos ho­ri­zon­tes de los tiempos elec­to­ra­les.

Se tra­ta de evi­tar la in­cer­ti­dum­bre que es —se­gún el Pro­fe­sor Ju­lio Oli­ve­ra, tal vez el úni­co ar­gen­tino que pu­do ser Pre­mio No­bel de Eco­no­mía— “an­tes que el error, lo que pro­du­ce efec­tos más du­ra­de­ros y per­ni­cio­sos”

En su­ma, resulta evi­den­te que los acuer­dos sus­tan­ti­vos en­tre los par­ti­dos po­lí­ti­cos son, al pro­veer de cer­te­zas y pre­vi­si­bi­li­dad a los ac­to­res eco­nó­mi­cos y so­cia­les so­bre las nor­mas y las re­glas, el in­su­mo im­pres­cin­di­ble pa­ra una aso­cia­ción vir­tuo­sa en­tre el ca­pi­ta­lis­mo y la de­mo­cra­cia.

Los paí­ses más gran­des ava­la­ron la ne­ce­si­dad de te­ner en­ti­da­des fi­nan­cie­ras in­ter­na­cio­na­les, co­mo el FMI.

AFP

In­có­mo­do, pe­ro ne­ce­sa­rio. La exis­ten­cia del FMI fue re­for­za­da por los paí­ses más gran­des du­ran­te la cri­sis de 2008.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.