Una car­ni­ce­ría que ca­be en la pal­ma de la mano

Trans­ver­sal. El em­pren­di­mien­to ven­de car­ne va­cu­na y por­ci­na por in­ter­net. Tie­ne dis­tri­bu­ción pro­pia.

Clarin - Económico - - NUEVOS NEGOCIOS - Pau­la An­cery Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

Des­de la Vi­lla 31 has­ta un po­lí­ti­co que vi­ve en Re­co­le­ta. Los clien­tes de Carneaunclick.com es­tán en to­dos los ba­rrios por­te­ños, en par­te gra­cias a lo que Pablo Are­ces, uno de los so­cios, lla­ma sim­ple­men­te “el fe­nó­meno de la car­ne en la Ar­gen­ti­na”, que es trans­ver­sal a to­dos los es­tra­tos so­cia­les. Pe­ro tam­bién, en vir­tud de un sis­te­ma de dis­tri­bu­ción por el cual a la fir­ma no le interesa más un ba­rrio por­te­ño que otro.

Es que Carneaunclick, es­pe­cia­li­za­da en la co­mer­cia­li­za­ción on­li­ne de cor­tes de car­ne pre­mium, es una unidad de ne­go­cio del fri­go­rí­fi­co HT SRL. A su vez, és­te fue fundado por Ho­ra­cio Tó­fa­lo en abril de 2011, des­pués de 30 años de ex­pe­rien­cia en la dis­tri­bu­ción de pro­duc­tos cár­ni­cos. HT es un es­ta­ble­ci­mien­to bou­ti­que que abas­te­ce a mu­chos de los me­jo­res res­tau­ran­tes y pa­rri­llas de Bue­nos Ai­res. El fri­go­rí­fi­co tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra dis­tri­buir 30 to­ne­la­das de cor­tes de ter- ne­ra y cer­do por mes, lo que ha­ce en ca­mio­ne­tas pro­pias ha­bi­li­ta­das por el SENASA y de un ta­ma­ño por el cual pue­den me­ter­se en —por ejem­plo— Pa­ler­mo a las dos de la tar­de. De ahí la “trans­ver­sa­li­dad” de Carneaunclick.

Ami­gos des­de la se­cun­da­ria, Are­ces y Tó­fa­lo con­ci­bie­ron la idea de co­mer­cia­li­zar car­ne por In­ter­net al con­su­mi­dor fi­nal char­lan­do so­bre las di­fe­ren­cias de precios en­tre car­ni­ce­rías, que po­dían lle­gar a 40%, se­gún los ba­rrios don­de es­tu­vie­ran ubi­ca­das. Are­ces —que es con­ta­dor y foo­die, pe­ro cu­ya ca­rre­ra es­tu­vo en­fo­ca­da so­bre to­do en po­si­cio­nes re­la­cio­na­das con tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y de­sa­rro­llo de ope­ra­cio­nes— con­ci­bió un mo­de­lo de ne­go­cios en el que des­pués se aso­cia­ron, ba­sa­do en la co­mo­di­dad y los precios com­pe­ti­ti­vos.

“Va­mos a un pú­bli­co que no busca el pre­cio más ba­ra­to pe­ro que sí va­lo­ra una bue­na re­la­ción en­tre ca­li­dad y pre­cio”, ex­pli­ca Are­ces. “Pe­ro so­bre to­do, a quien le interesa la co­mo­di- dad de en­trar a la pá­gi­na a las 12 de la no­che, ha­cer el pe­di­do y re­ci­bir­lo al día si­guien­te, en­va­sa­do al va­cío, cum­plien­do to­dos los re­qui­si­tos sa­ni­ta­rios y a un pre­cio que sí es in­fe­rior al de las car­ni­ce­rías más top.” Por ca­so, el ki­lo de ti­ra de asa­do le cues­ta al con­su­mi­dor fi­nal $215.

Se pue­de pa­gar has­ta en 12 cuo­tas —el en­vío es gra­tis— y se ad­mi­ten to­dos los me­dios de pa­go. El úni­co re­qui­si­to es ha­cer un pe­di­do mí­ni­mo de 8 ki­los —lo que im­pli­ca un im­por­te pro­me­dio de $1.500—, aun­que al­gu­nos clien­tes que quie­ren com­prar me­nos van di­rec­ta­men­te al fri­go­rí­fi­co —ubi­ca­do en Ma­ta­de­ros—, don­de tam­bién es­tán las ofi­ci­nas de Carneaunclick.

Pe­ro en ge­ne­ral los pe­di­dos se ha­cen de ma­ne­ra on­li­ne y se en­tre­gan den­tro de las 24 ho­ras pos­te­rio­res. En el in­te­rin, el clien­te re­ci­be un lla­ma­do te­le­fó­ni­co o un men­sa­je de what­sapp pa­ra acor­dar el mo­men­to de la en­tre­ga. El pe­di­do se frac­cio­na y se en­va­sa al va­cío se­gún la ne­ce­si­dad del clien­te. En el ca­so de cua­tro bi­fes de cho­ri­zo pa­ra dos per­so­nas, se en­va­san en dos pa­que­tes de un ki­lo, ca­da uno de ellos cor­ta­do en dos bi­fes; y el clien­te los abre cuan­do los ne­ce­si­ta.

Jus­ta­men­te es aquí don­de se di­ri­me gran par­te del mo­de­lo de ne­go­cios de Carneaunclick: la ex­pe­rien­cia de com­pra. Are­ces pu­so es­pe­cial én­fa­sis en “que sea un pro­ce­so, que no de­pen­da de quién es el em­plea­do que atien­de”. Por eso la fir­ma tie­ne su ma­nual de es­ti­lo, pa­ra con­tes­tar a las con­sul­tas siem­pre de la mis­ma ma­ne­ra (por ejem­plo, al clien­te se lo lla­ma por el nom­bre de pi­la y se lo tu­tea). “Si al­guien me pi­dió una vez las mi­la­ne­sas de nal­ga bien fi­ni­tas, ese da­to se guar­da y en ade­lan­te se le en­vían así”, in­di­ca. “Sa­be­mos que no le va­mos a cam­biar la vi­da a na­die ven­dién­do­le un com­bo de car­ne, pe­ro cum­plir con el ser­vi­cio y aten­der bien ayu­da a que la per­so­na ten­ga un día más tran­qui­lo”.

Con una in­ver­sión ini­cial de US$31 mil, Carneaunclick ini­ció sus ac­ti­vi­da­des en oc­tu­bre de 2017 y en los pri­me­ros nue­ve me­ses de ope­ra­cio­nes tu­vo in­gre­sos por US$30 mil. “No pre­ten­de­mos con­ver­tir­nos en el prin­ci­pal pro­vee­dor de car­ne pa­ra los ho­ga­res de la Ciudad de Bue­nos Ai­res, pe­ro sí que el ne­go­cio sea es­ca­la­ble”, con­clu­ye Are­ces.

La com­pra sue­le ser más cara que en un ne­go­cio tra­di­cio­nal, pe­ro es más ba­ra­ta que en cual­quier car­ni­ce­ría top.

Sa­tis­fac­ción. El ob­je­ti­vo es me­jo­rar la ex­pe­rien­cia de com­pra, sos­tie­ne Are­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.