HA­CIEN­DO LO QUE HAY QUE HA­CER

Clarin - Económico - - POLÍTICA ECONÓMICA - Dia­na Mon­dino Do­cen­te Uni­ver­si­dad del CEMA

Si los gas­tos es­tu­vie­ran cons­tan­tes y el PBI cre­cie­ra, la re­cau­da­ción au­men­ta­ría y el dé­fi­cit des­apa­re­ce­ría. ¡Fan­tás­ti­co! ¿Por qué no lo lo­gra­mos? Por múl­ti­ples ra­zo­nes, al­gu­nas inevi­ta­bles y otras pro­ve­nien­tes de un error de diag­nós­ti­co.

Hay mu­chas op­cio­nes y du­das so­bre el me­jor ca­mino pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos que te­ne­mos. Si hay du­das quie­re de­cir que hay va­rias so­lu­cio­nes po­si­bles, aun­que nin­gu­na per­fec­ta. O tam­bién pue­de que­rer de­cir que hay diag­nós­ti­cos di­fe­ren­tes y, por lo tan­to, las so­lu-

cio­nes se­rían di­fe­ren­tes. Por ello lo pri­me­ro que de­bié­ra­mos te­ner es un diag­nós­ti­co cla­ro de la

esen­cia del pro­ble­ma ar­gen­tino. Pa­ra mu­chos, el pro­ble­ma se ma­ni­fies­ta en el dé­fi­cit fis­cal, en gas­tar más de lo que te­ne­mos, aun­que ra­ra vez se dis­cu­te por qué te­ne­mos es­te dé­fi­cit. Las dis­cu­sio­nes os­ci­lan en có­mo re­cau­dar más y ape­nas en có­mo gas­tar me­nos. Tam­po­co se ha­bla de có­mo ha­cer más efi­cien­te el gas­to. Y mu­cho me­nos de gas­tar só­lo en aque­llo que sea pro­pio de las fun­cio­nes del Es­ta­do.

¿Por qué te­ne­mos dé­fi­cit fis­cal? La re­cau­da­ción so­bre em­pre­sas y per­so­nas ya ha su­pe­ra­do el lí­mi­te de lo acep­ta­ble y, sin em­bar­go, los gas­tos son di­fí­ci­les de aco­tar. Las ne­ce­si­da­des hu­ma­nas son ili­mi­ta­das, y en Ar­gen­ti­na cree­mos que gran par­te de ellas de­be sa­tis­fa­cer­las el Es­ta­do.

Vea­mos en­ton­ces tres te­mas: en qué gas­tar, có­mo ha­cer más efi­cien­te el gas­to, y có­mo re­cau­dar más.

Pa­ra de­ci­dir en qué gas­tar, ca­da mi­nis­te­rio (aho­ra am­plia­dos en sus al­can­ces) de­bie­ra con­cen­trar­se en aque­llas fun­cio­nes que le re­sul­tan

esen­cia­les, pa­san­do al sec­tor pri­va­do las que no lo sean. ¿Có­mo de­ci­dir cuá­les fun­cio­nes man­te­ner, sin en­trar en te­rre­nos fi­lo­só­fi­cos, ya que hay cien­tos de opi­nio­nes? Lo más fá­cil es apli­car el cri­te­rio de fac­ti­bi­li­dad de co­bro por ese ser­vi­cio: si se pue­de co­brar, pues tam­bién pue­de co­brar un pri­va­do y brin­dar ese ser­vi­cio. Hay mu­chos ca­sos don­de no se de­bie­ra co­brar. Hay tres ejem­plos cla­ros. La Jus­ti­cia ha de ser pa­ra to­dos igual pe­ro, aun­que no se pue­da de­cir en voz al­ta, no es gra­tui­ta en Ar­gen­ti­na: los pro­ce­sos son len­tos, hay ta­sas de jus­ti­cia, los abo­ga­dos co­bran ho­no­ra­rios. Es im­pres­cin­di­ble re­du­cir los cos­tos ha­cién­do­la más efi­cien­te. La De­fen­sa de agre­sio­nes ex­ter­nas tam­bién de­be ser pa­ra to­dos por igual, y di­fí­cil­men­te pue­da de­le­gar­se. Tris­te­men­te la Se­gu­ri­dad que de­be pro­te­ger a los ciu­da­da­nos en mu­chos ca­sos se brin­da en for­ma pri­va­da.

Jus­ta­men­te esas son las tres fun­cio­nes esen­cia­les e ines­cin­di­bles del Es­ta­do, pre­sen­tes des­de el ma­tón en la cue­va prehis­tó­ri­ca, pa­san­do por el Rey de la Edad Me­dia y lle­gan­do a las De­mo­cra­cias Oc­ci­den­ta­les. Esas fun­cio­nes son de­fen­sa de ata­ques de otros paí­ses, se­gu­ri­dad pa­ra que no ha­ya vio­len­cia en­tre ciu­da­da­nos, y jus­ti­cia pa­ra re­sol­ver los con­flic­tos en­tre par­ti­cu­la­res. La­men­ta­ble­men­te, nin­gu­na de es­tas tres fun­cio­nes esen­cia­les del Es­ta­do es de bue­na ca­li­dad, ni cu­bre a to­dos los ar­gen­ti­nos ni mu­cho me­nos es gra­tui­ta. En otras pa­la­bras, las fun­cio­nes más bá­si­cas del Es­ta­do no se es­tán cum­plien­do.

Por su­pues­to, hay mu­chas otras fun­cio­nes del Es­ta­do. En esas de­be­mos fo­ca­li­zar­nos pa­ra re­du­cir el cos­to y me­jo­rar sus re­sul­ta­dos. Edu­ca­ción y sa­lud de­ben op­ti­mi­zar no­ta­ble­men­te sus re­sul­ta­dos y pue­den ser gra­tui­tas pa­ra cier­tos gru­pos,

lu­ga­res o pres­ta­cio­nes, y las res­tan­tes pue­den ser brin­da­das con cos­to. Ya es­tá ocu­rrien­do, aun­que es muy di­fí­cil sis­te­ma­ti­zar­lo.

Cuan­do se di­ce que no se pue­de re­du­cir el gas­to, so­bre­to­do por­que es­tá ra­zo­na­ble­men­te in­de­xa­do, o no es­tán da­das las con­di­cio­nes pa­ra dis­mi­nuir la can­ti­dad de per­so­nal, es­ta­mos asu­mien­do que “lo que es­tá se­gui­rá es­tan­do” y nos que­da en­ton­ces la op­ción de ha­cer más efi­cien­te ese gas­to.

Se di­ce fá­cil: ¡De­be­mos me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad! El ejem­plo más ob­vio es que un sa­la­rio muy ba­jo que se pa­ga por una ta­rea que no se pres­ta es, en de­fi­ni­ti­va, ca­rí­si­mo. Es lo mis­mo que si se com­pra­ra una la­ta de du­raz­nos en el su­per­mer­ca­do muy ba­ra­ta, pe­ro se la de­ja­ra lue­go de pa­gar en ca­ja. Es­to no obs­ta al de­re­cho a huel­ga, re­cla­mo o ex­pli­ci­tar los múl­ti­ples pro­ble­mas que hay, pe­ro no de­ja de sor­pren­der que ha­ya tan­tas más huel­gas y días caí­dos en el sec­tor pú­bli­co que en el pri­va­do. Una po­si­ble ra­zón, su­pon­go que no la úni­ca, es que de to­das ma­ne­ras se co­bra. Asi­mis­mo, aun­que la ta­rea de al­gu­nos fue­ra muy bue­na, no es po­si­ble re­co­no­cer­lo.

Res­pec­to a au­men­tar in­gre­sos, só­lo po­drá ha­cer­se con au­men­tos de pro­duc­ti­vi­dad. Si se qui­tan re­gu­la­cio­nes que en­tor­pe­cen y se sis­te­ma­ti­za la car­ga fis­cal, re­du­cien­do la can­ti­dad ven­ci­mien­tos y de im­pues­tos (¡más de 100 en Ar­gen­ti­na!), po­drían man­te­ner­se los mis­mos mon­tos de re­cau­da­ción, pe­ro fa­ci­li­tan­do la vi­da a las em­pre­sas.

Con per­dón del lec­tor, si­go ha­blan­do de los in­gre­sos del Es­ta­do, que son los im­pues­tos que pa­ga­mos to­dos. Por de­fi­ni­ción, los im­pues­tos des­in­cen­ti­van ac­ti­vi­da­des o des­vían re­cur­sos de una ac­ti­vi­dad a otra. Son ne­ce­sa­rios pa­ra man­te­ner una cier­ta ca­li­dad de vi­da pa­ra el con­jun­to de la po­bla­ción, pe­ro a na­die le gus­ta pa­gar­los. Por ello lo im­por­tan­te es se­lec­cio­nar qué im­pues­tos son los me­nos da­ñi­nos. En Ar­gen­ti­na te­ne­mos el pro­ble­ma de gra­var lo que se ga­na, que es un flu­jo, con lo que la gen­te gas­ta. Y hay im­pues­tos al con­su­mo, y si se aho­rra tam­bién hay im­pues­tos. Vis­to de esa ma­ne­ra, pa­ga­mos dos ve­ces por to­do: por los in­gre­sos y por lo que ha­ce­mos con esos in­gre­sos.

Las em­pre­sas tie­nen, a su vez, alí­cuo­tas dis­tin­tas si ven­den a clien­tes lo­ca­les o ex­tran­je­ros (por las re­ten­cio­nes), si ven­den en su pro­pia pro­vin­cia o en otra (por in­gre­sos bru­tos), si son gran­des o chi­cas (por los po­cos be­ne­fi­cios que hay pa­ra py­mes), si ven­den a prin­ci­pio o al fi­nal del año (por los an­ti­ci­pos y efec­to de la in­fla­ción). No se pro­du­ce en­ton­ces lo me­jor po­si­ble, sino lo que me­jor ren­ta­bi­li­dad des­pués de im­pues­tos ten­ga.

Reor­de­nar to­dos es­tos te­mas es muy di­fí­cil. ¡Y hay que ha­cer­lo al mis­mo tiem­po que el país si­gue fun­cio­nan­do! Pe­ro po­de­mos lo­grar­lo si ca­da área del Go­bierno de­ja de ha­cer lo que siem­pre se hi­zo y de una bue­na vez “ha­ce lo que hay que ha­cer”.

El Es­ta­do de­be cen­trar­se en ha­cer las ta­reas que le son in­de­le­ga­bles.

Im­pres­cin­di­ble. La edu­ca­ción es una de las áreas que el Es­ta­do de­be pro­te­ger.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.