Cre­ce la con­tra­ta­ción de in­ge­nie­ros ve­ne­zo­la­nos

Per­fi­les. Cu­bren la de­man­da de in­ge­nie­ros ci­vi­les, eléc­tri­cos y me­cá­ni­cos. Y via­jan a las pro­vin­cias.

Clarin - Económico - - RECURSOS HUMANOS -

Des­de 2015, se ra­di­ca­ron en la Ar­gen­ti­na unos 120.000 ve­ne­zo­la­nos. Em­pu­ja­dos ha­cia afue­ra de sus fron­te­ras por la cri­sis, mu­chos vie­ron en nues­tro país la po­si­bi­li­dad de me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da.

La ma­yor par­te de quie­nes lle­ga­ron en es­tos úl­ti­mos dos años son pro­fe­sio­na­les: re­pre­sen­tan el 56% de los in­gre­sos to­ta­les (in­clui­dos ni­ños), se­gún los da­tos de la Di­rec­ción Na­cio­nal de Mi­gra­cio­nes (DNM). Pe­ro, ade­más, “en­tre los pro­fe­sio­na­les, los in­ge­nie­ros son el gru­po más nu­me­ro­so”, di­ce Fe­de­ri­co Agus­ti, di­rec­tor de Asun­tos In­ter­na­cio­na­les del or­ga­nis­mo. Y pre­ci­sa el nú­me­ro: 7.000. Diez ve­ces más que los mé­di­cos lle­ga­dos des­de ese país en el mis­mo pe­río­do, por ejem­plo.

En agos­to, la DNM jun­to con el Cen­tro Ar­gen­tino de In­ge­nie­ros (CAI), la Aso­cia­ción de In­ge­nie­ros Ve­ne­zo­la­nos en la Ar­gen­ti­na (Ing­ve­nar) y la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal pa­ra las Mi­gra­cio­nes (OIM), or­ga­ni­za­ron una jor­na­da pa­ra in­ge­nie­ros ve­ne­zo­la­nos en la Ar­gen­ti­na. “De los lle­ga­dos en la ola mi­gra­to­ria de los úl­ti­mos tres años, el 85% no te­nía tra­ba­jo en la pro­fe­sión”, se­ña­la Marcelo Bróc­co­li, pre­si­den­te del De­par­ta­men­to Téc­ni­co del CAI. La idea fue “orien­tar­los pa­ra la bús­que­da de tra­ba­jo”, se­ña­la.

Una de las cues­tio­nes es que “to­da la gen­te vie­ne di­rec­to a Bue­nos Ai­res, les cues­ta en­con­trar tra­ba­jo y no co­no­cen la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va del país”, ob­ser­va Bróc­co­li. En la jor­na­da par­ti­ci­pa­ron re­pre­sen­tan­tes de las pro­vin­cias de Neu­quén, San Juan, Ju­juy y Río Ne­gro, quie­nes jun­to con el CAI die­ron un pa­no­ra­ma de qué es­pe­cia­li­da­des se re­quie­ren y qué pro­yec­tos se es­tán rea­li­zan­do.

De acuer­do a un cen­so que reali­zó Ing­ve­nar, que al­can­zó a 2.000 in­ge­nie­ros ve­ne­zo­la­nos, el 89% es­tá dis­pues­to a mu­dar­se a las pro­vin­cias si en­cuen­tran una po­si­bi­li­dad en su pro­fe­sión.

“Ac­tual­men­te, la de­man­da más re­pre­sen­ta­ti­va es­tá vin­cu­la­da con in­ge­nie­ros ci­vi­les e in­ge­nie­ros eléc­tri­cos, en pla­nes via­les del Go­bierno y te­mas de ener­gía eléc­tri­ca, re­no­va­ble o tér­mi­ca”, in­for­ma Bróc­co­li. Por otro la­do, “unos 150 in­ge­nie­ros ve­ne­zo­la­nos fue­ron con­tra­ta­dos por YPF”.

A pe­sar de los al­ti­ba­jos de la eco­no­mía ar­gen­ti­na, “te­ne­mos ne­ce­si­dad de in­ge­nie­ros”, ase­gu­ra Bróc­co­li. Ade­más, mu­chos pro­fe­sio­na­les ve­ne­zo­la­nos to­ma­ron tra­ba­jos de ba­ja ca­li­fi­ca­ción por ne­ce­si­dad. “La idea es ayu­dar­los a que tra­ba­jen se­gún la ca­pa­ci­ta­ción que tie­nen pa­ra que no com­pi­tan por el em­pleo con per­so­nas de me­nor ca­li­fi­ca­ción”, di­ce Bróc­co­li.

El au­men­to del nú­me­ro de in­ge­nie­ros ve­ne­zo­la­nos en la Ar­gen­ti­na re­dun­dó en un cre­ci­mien­to de su con­tra­ta­ción en em­pre­sas. Se­gún Nu­man, una con­sul­to­ra es­pe­cia­li­za­da en la se­lec­ción de per­fi­les pa­ra em­pre­sas in­dus­tria­les, el 10% de las bús­que­das de in­ge­nie­ros pa­ra cu­brir man­dos me­dios y al­tos se­rán cu­bier­tas por los pro­fe­sio­na­les de ese país en to­do 2018. “Eran el 8% el año pa­sa­do y es­ti­ma­mos que al­can­za­rán el 15% en 2020”, di­ce Lean­dro di Nar­do, di­rec­tor de la con­sul­to­ra.

“Por la fal­ta de pro­fe­sio­na­les de in­ge­nie­ría en el mer­ca­do, de­bi­do al ba­jo nú­me­ro de gra­dua­dos, la de­man­da no ten­dría que mer­mar”, es­ti­ma el con­sul­tor. “De to­das for­mas, las bús­que­das se dan por dos ra­zo­nes: por re­em­pla­zo o por cre­ci­mien­to. Hoy ca­si la to­ta­li­dad del mer­ca­do se mue­ve por re­em­pla­zos”, acla­ra.

“To­ma­mos va­rios pro­fe­sio­na­les ve­ne­zo­la­nos y la gen­te que se acer­có a las bús­que­das tie­ne muy bue­na for­ma­ción, bue­nos es­tu­dios y ex­pe­rien­cia, in­clu­si­ve”, cuen­ta Ca­ro­li­na Ro­drí­guez, coor­di­na­do­ra de Em­pleos de la fa­bri­can­te de neu­má­ti­cos Fa­te. Quie­nes fue­ron se­lec­cio­na­dos, se in­cor­po­ra­ron co­mo ana­lis­tas den­tro de la plan­ta y, en me­nor me­di­da, en po­si­cio­nes de coor­di­na­ción.

Di Nar­do apun­ta que al­gu­nos es­tán dis­pues­tos a “fle­xi­bli­zar su se­nio­rity: an­te la ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa de en­con­trar tra­ba­jo en el cor­to pla­zo, hay pro­fe­sio­na­les con per­fi­les de ge­ren­te que es­tán abier­tos has­ta ni­ve­les de coor­di­na­ción, dos es­ca­lo­nes más aba­jo. Hay com­pa­ñías que se apro­ve­chan, pe­ro eso es cor­to­pla­cis­ta, pro­que el in­ge­nie­ro a los po­cos me­ses se da cuen­ta de su po­ten­cial y bus­ca un nue­vo tra­ba­jo”, di­ce.

Por su par­te, Bróc­co­li se­ña­la que los abu­sos en es­te sen­ti­do “no de­pen­den del que vie­ne, sino del que se apro­ve­cha de la si­tua­ción”.

La coor­di­na­do­ra de Ing­ve­nar, que pi­de re­ser­va de su nom­bre por­que al­gu­nos miem­bros de la aso­cia­ción fue­ron hos­ti­ga­dos por xe­nó­fo­bos en las re­des so­cia­les, lle­gó a la Ar­gen­ti­na en fe­bre­ro del año pa­sa­do. In­ge­nie­ra en Pe­tró­leo, igual que su ma­ri­do, con 11 años de ex­pe­rien­cia en Pe­tró­leos de Venezuela, im­pul­só el ar­ma­do de un gru­po de in­ge­nie­ros pa­ra com­par­tir ofer­tas de em­pleo. “El gru­po de what­sapp se nos que­dó pe­que­ño, abri­mos una pá­gi­na en Ins­ta­gram (in­ge­nie­ros.ar) y un per­fil en Lin­ke­dIn, pa­ra com­par­tir la ma­yor can­ti­dad de ofer­tas po­si­bles con las per­so­nas que es­ta­ban lle­gan­do”, cuen­ta. “Tra­ba­jan­do de ba­che­ros, res­po­si­to­res, co­ci­ne­ros, no tie­nes tiem­po de re­vi­sar to­das las pá­gi­nas de em­pleo y, ade­más, mu­chas ofer­tas no se pu­bli­can en pá­gi­nas, sino que sus cap­ta­do­res las pu­bli­can di­rec­ta­men­te y si no tie­nes a es­tas per­so­nas de con­tac­to, no las ves”, ex­pli­ca.

Joao Cha­cón tie­ne 36 años y es in­ge­nie­ro me­cá­ni­co, gra­dua­do en la Uni­ver­si­dad del Tá­chi­ra. Tra­ba­ja­ba co­mo je­fe de Me­jo­ra Con­ti­nua en Nestlé de Venezuela. “De­bi­do a la si­tua­ción que se es­tá vi­vien­do allá, la pér­di­da de po­der ad­qui­si­ti­vo y la in­fla­ción, de­ci­dí em­pe­zar a bus­car tra­ba­jo en otro país”, cuen­ta. Así, en­con­tró que Pep­siCo es­ta­ba bus­can­do un in­ge­nie­ro de me­jo­ra con­ti­nua pa­ra su plan­ta en Mar del Pla­ta. “Que­dé se­lec­cio­na­do y me die­ron la opor­tu­ni­dad de ve­nir. A com­pa­ra­ción de otros co­le­gas míos, fui muy afor­tu­na­do de ve­nir­me con tra­ba­jo”, di­ce.

Lle­gó a la Ar­gen­ti­na en oc­tu­bre de 2016. Más tar­de, se su­mó su fa­mi­lia: su es­po­sa, li­cen­cia­da en Ad­mi­nis­tra­ción, y sus dos hi­jos: una de 18, otro de 7. “Em­pe­za­mos a vi­vir en Mar del Pla­ta, pe­ro mi hi­ja ma­yor iba a co­men­zar la fa­cul­tad, que­ría es­tu­diar medicina y op­ta­mos por la UBA”, cuen­ta Cha­cón. “Ade­más, a mi es­po­sa se le di­fi­cul­tó en­con­trar tra­ba­jo en su pro­fe­sión allá. Nues­tro pro­yec­to de vi­da cam­bió y em­pe­za­mos a bus­car tra­ba­jo cer­ca de Bue­nos Ai­res”.

Joao en­con­tró una opor­tu­ni­dad en la au­to­par­tis­ta bra­si­le­ña Mou­ra. “Me se­lec­cio­na­ron co­mo je­fe de Me­jo­ra Con­ti­nua ha­ce 6 me­ses”. En cuan­to a su adap­ta­ción al tra­ba­jo, di­ce que te­mía en­con­trar­se con al­go to­tal­men­te di­fe­ren­te. “Pe­ro son em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les y tie­nen una me­to­do­lo­gía de tra­ba­jo que es muy pa­re­ci­da a lo que yo ha­cía en Venezuela”. Ade­más, agre­ga, “la gen­te es muy ama­ble”. “Es­ta­mos muy agra­de­ci­dos”, con­clu­ye.

El 56% de to­dos los in­mi­gran­tes ve­ne­zo­la­nos son pro­fe­sio­na­les y, en­tre ellos, los in­ge­nie­ros son el gru­po más nu­me­ro­so.

Orien­ta­ción. En la jor­na­da pa­ra in­ge­nie­ros ve­ne­zo­la­nos or­ga­ni­za­da por Mi­gra­cio­nes se les in­for­mó so­bre pro­yec­tos en las pro­vin­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.