Las fin­tech desafían a ban­cos y fi­nan­cie­ras: ¿una pe­lea des­pa­re­ja?

Re­glas cla­ras. Cre­ce la po­lé­mi­ca por el avan­ce de Mer­ca­do Li­bre y tec­no­ló­gi­cas que dan prés­ta­mos y op­cio­nes de in­ver­sión. ¿Ha­ce fal­ta una ley?

Clarin - Económico - - TECNOLOGÍA - Da­mián Kan­tor dkan­tor@cla­rin.com

Mer­ca­do Li­bre, la cria­tu­ra crea­da en 2000 por Mar­cos Gal­pe­rín, pro­fun­di­zó la se­ma­na pa­sa­da su in­cur­sión en la in­dus­tria fi­nan­cie­ra. A tra­vés de su bi­lle­te­ra di­gi­tal Mer­ca­do Pa­go, le ofre­ce a clien­tes y po­ten­cia­les clien­tes la po­si­bi­li­dad de in­ver­tir sal­dos, con la mi­ra pues­ta es­pe­cial­men­te en el pú­bli­co no ban­ca­ri­za­do. La ju­ga­da ex­po­ne cla­ra­men­te el desafío de las fin­tech so­bre ne­go­cios tra­di­cio­na­les de ban­cos, fi­nan­cie­ras, agen­tes de bol­sa y ase­gu­ra­do­ras, tal co­mo ocu­rrió en otros ru­bros con Uber y Airbnb.

Ta­les cam­bios pro­du­cen rui­dos ya que las fi­nan­zas es una in­dus­tria muy re­gu­la­da y pro­te­gi­da a tra­vés de en­ca­jes, to­pe a las co­mi­sio­nes y ni­vel de ta­sas. Y el pro­ble­ma cre­ce ya

que en el país exis­ten 133 com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas que ofre­cen dis­tin­tos ser­vi­cios fi­nan­cie­ros (cré­di­tos, me- dios de pa­go, tar­je­tas de cré­di­to pre­pa­gas, se­gu­ros de vi­da y ven­ta de ac­cio­nes, en­tre otros), se­gún da­tos pre­li­mi­na­res de un es­tu­dio pri­va­do fi­nan­cia­do por el BID.

Es­te uni­ver­so fin­tech es tan di­ver­so y am­plio que abar­ca a Mer­ca­do Pa­go, Pa­yU, Pa­yPal, Afluen­ta, Mo­ni, Ya­ca­ré, 123Se­gu­ro, In­ver­tir On­li­ne, Ua­lá, Nu­bi, Quie­na y El Ca­llao, en­tre otros. A es­te pe­lo­tón ha­bría que su­mar los ban­cos di­gi­ta­les, uno de los cua­les ya co­men­zó a ope­rar: Wi­lo­bank, el pri­me­ro que tra­ba­ja sin su­cur­sa­les fí­si­cas. Los otros dos son el Bru­bank (del ex pre­si­den­te del Ci­ti Juan Bru­chou), que ya tie­ne la au­to­ri­za­ción del BCRA y el Open Bank, que per­te­ne­ce al San­tan­der. En sen­ti­do in­ver­so, el Ga­li­cia lan­zó Mo­ve en 2015, su pro­pio ban­co di­gi­tal.

Aun­que la mo­vi­da es di­ver­sa, la prin­ci­pal preo­cu­pa­ción de los ban­cos es Mer­ca­do Li­bre, una pla­ta­for­ma que tie­ne 30 mi­llo­nes de usua-

rios y que fac­tu­ró en el pri­mer se­mes­tre del año US$8.600 mi­llo­nes.

Mer­ca­do Pa­go es el 30% del ne­go­cio. “Es­ta­mos al tan­to de los cues­tio­na­mien­tos re­gu­la­to­rios, pe­ro los fon­dos los ca­na­li­za­mos a tra­vés del BIND (Ban­co In­dus­trial), que es­tá ba­jo su­per­vi­sión de la Co­mi­sión Na­cio­nal de Va­lo­res”, jus­ti­fi­có Os­val­do Giménez, vi­ce­pre­si­den­te de Mer­ca­do Pa­go.

Ini­cial­men­te, por es­ta nue­va mo­da­li­dad los clien­tes de Mer­ca­do Pa­go po­drán in­ver­tir el sal­do de sus cuen­tas (des­de un mí­ni­mo de $2) y ob­te­ner una renta en for­ma pa­re­ci­da a los fon­dos co­mu­nes de in­ver­sión de los ban­cos, to­do a tra­vés de una app. Giménez ex­pli­ca que “esos fon­dos no que­dan in­mo­vi­li­za­dos y se pue­den usar ins­tan­tá­nea­men­te”, pa­ra con­su­mir den­tro y fue­ra del sis­te­ma. Pe­ro la alian­za Mer­ca­do Li­bre - BIND va por más. El pró­xi­mo pa­so, se­gún de­ja­ron tras­cen­der, es lan­zar una op­ción pa­ra aho­rros do­la­ri­za­dos que es­tán fue­ra

del sis­te­ma. “Va­mos por los dó­la­res del col­chón”, alar­deó una fuen­te de la alian­za em­pre­sa­ria.

¿Es tan sen­ci­llo? Los agen­tes fi­nan­cie­ros (ban­cos, bro­kers bur­sá­ti­les, etc.) ope­ran ba­jo nor­mas es­tric­tas, cu­yo ob­je­ti­vo es pro­te­ger el di­ne­ro de la gen­te. El Ban­co Cen­tral apli­ca la “doc­tri­na del to­ma­te”, por la cual la úni­ca li­mi­ta­ción de una fin­tech es to­mar de­pó­si­tos. Se­gún ex­pli­ca­ba su au­tor fi­lo­só­fi­co, el ex vi­ce­pre­si­den­te del BCRA Lu­cas Llach, “to­do lo de­más se pue­de ha­cer”, por­que a las se­mi­llas (fin­tech) hay que de­jar­las cre­cer pa­ra ver si son to­ma­tes o ma­le­za. Só­lo en úl­ti­ma ins­tan­cia se de­be re­gu­lar. Pa­ra al­gu­nos, “la doc­tri­na del to­ma­te” su­ma nue­vos ju­ga­do­res, fa­vo­re­ce la com­pe­ten­cia y ba­ja los cos­tos. Pa­ra otros, es una en­sa­la­da que per­mi­te la com­pe­ten­cia des­leal.

La en­cru­ci­ja­da, lo que se de­ba­te, es si las fin­tech co­rren con ven­ta­jas por las me­no­res (o nu­las re­gu­la­cio­nes). Al­gu­nas de esas pla­ta­for­mas, in­clu­so, tra­ban alian­zas con en­ti­da­des tra­di­cio­na­les, co­mo Wi­lo­bank, Ua­lá y tam­bién Mer­ca­do Pa­go con Mas­ter­card, pa­ra ofre­cer tar­je­tas de cré­di­to pre­pa­gas. Tam­bién des­pun­ta el ne­go­cio de otor­gar cré­di­tos a tra­vés del crowd­fun­ding (fi­nan­cia­mien­to co­lec­ti­vo), un ne­go­cio en el cual Afluen­ta tie­ne lar­go re­co­rri­do.

Ale­jan­dro Co­sen­tino, su CEO y fun­da­dor, acla­ra que Afluen­ta “es una pla­ta­for­ma que co­nec­ta in­ver­so­res con so­li­ci­tan­tes de cré­di­to” y que no to­ma de­pó­si­tos. Igual, el em­pre­sa­rio pro­cla­ma ta­jan­te: “Yo soy par­ti­da­rio de re­gu­lar to­dos los ne­go­cios fin­tech, pe­ro to­dos”, re­mar­có. El ar­gu­men­to es que eso “brin­da­ría mar­cos ju­rí­di­cos cla­ros pa­ra desa­rro­llar y es­truc­tu­rar la ofer­ta de ser­vi­cios y tam­bién pa­ra pro­te­ger a los usua­rios”.

Mien­tras el de­ba­te cre­ce, las fin­tech ga­nan te­rreno. La pla­ta­for­ma de pa­gos Pa­yU —per­te­ne­cien­te al gru­po sud­afri­cano Nas­per— ana­li­za sal­tar al ne­go­cio de los cré­di­tos a cor­to

pla­zo. En el país tie­ne 7.500 clien­tes (prin­ci­pal­men­te co­mer­cios) y ri­va­li­za con Pa­yPal, que ope­ra a tra­vés del Ban­co Co­ma­fi. Pa­yU im­ple­men­tó una prue­ba pi­lo­to en Co­lom­bia y tie­ne en la mi­ra a la Ar­gen­ti­na: “Es un mer­ca­do muy fuer­te en cré­di­to. El año pa­sa­do, se fi­nan­cia­ron el 85% de las ven­tas con tar­je­ta”, ex­pli­có al Eco­nó­mi­co Ra­fael Hos­pi­na Os­sio, el ge­ren­te re­gio­nal de la fir­ma. ¿Pa­ra cuán­do? “No más allá de 2020, por­que hay que re­sol­ver dos cues­tio­nes: lo tec­no­ló­gi­co y las re­gu­la­cio­nes”, di­jo. En­tre las pro­pias fin­tech exis­te un de­ba­te so­bre los mar­cos nor­ma­ti­vos vi­gen­tes. En ri­gor, es un de­ba­te glo­bal. En tal sen­ti­do, Mé­xi­co aca­ba de pro­mul­gar una ley es­pe­cí­fi­ca pa­ra tec­no­ló­gi­cas vol­ca­das al mun­do del di­ne­ro (ver re­cua­dro). “La idea de una ley fin­tech en la Ar­gen­ti­na no me gus­ta. En mu­chos ca­sos, se con­fun­de la to­ma de de­pó­si­tos con la in­ter­me­dia­ción fi­nan­cie­ra”, se­ña­ló Juan Pa­blo Bruz­zo, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Fin­tech y fun­da­dor y CEO de Mo­ni.

Mo­ni, pre­ci­sa­men­te, es “la vir­tual su­ce­so­ra de Di­ne­roMail”, una bi­lle­te­ra di­gi­tal que hoy tam­bién otor­ga prés­ta­mos has­ta 6 me­ses por mon-

tos de has­ta $20.000. A tra­vés de Mo­ni se pue­den pa­gar ser­vi­cios y tam­bién re­car­gar la SUBE, por ca­so. “Ocu­pa­mos un ni­cho des­aten­di­do por la ban­ca tra­di­cio­nal”, di­ce Bruz­zo.

Fe­de­ri­co Nano, fun­da­dor de El Ca­llao (una pla­ta­for­ma de pa­gos y mi­cro­cré­di­tos), se po­si­cio­na en la ve­re­da de en­fren­te. “Se tie­ne que re­gu­lar ab­so­lu­ta­men­te to­do. Ha­ce fal­ta aten­der el pro­ble­ma por­que la au­to­rre­gu­la­ción es muy di­fí­cil de im­ple­men­tar”; di­ce el em­pre­sa­rio. Nano tie­ne lar­ga tra­yec­to­ria en la in­dus­tria. Es co­fun­da­dor de Mo­ne­de­ro (des­pués ven­di­da a Vi­sa) y en alian­za con el gru­po Cis­ne­ros lan­zó El Ca­llao, en 2016, en alian­za con ban­cos, fi­nan­cie­ras y tar­je­tas. “Un ban­co tra­di­cio­nal tie­ne en­ca­jes (mon­to in­mo­vi­li­za­do por el Cen­tral pa­ra ga­ran­ti­zar de­pó­si­tos), to­pes a los prés­ta­mos y otras li­mi­ta­cio­nes que las fin­tech no tie­nen. Hay que ju­gar con re­glas pa­re­jas”, sen­ten­cia Nano.

AFP

Bits y pe­sos. Ban­cos di­gi­ta­les, pa­gos mó­vi­les y mi­cro­cré­di­tos, el an­cho mun­do de las fin­tech.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.