El Im­pe­rio Beyoncé

Sis­te­ma. La apa­ri­ción de la can­tan­te y su ubi­ca­ción en el po­dio de la mú­si­ca co­men­zó en su in­fan­cia. Ob­se­sión por la ima­gen y con­trol to­tal.

Clarin - Económico - - CONTRATAPA - Luis Vin­ker lvin­ker@cla­rin.com

Si bien la mú­si­ca es su prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos, ob­tie­ne di­ne­ro tam­bién por la in­dus­tria de la mo­da y la per­fu­me­ra.

Ha­ce al­gu­nos me­ses Beyoncé y su es­po­so, otro su­pers­tar, el ra­pe­ro Jaz-Z, des­em­bar­ca­ron pa­ra la fil­ma­ción de su vi­deo­clip en una lo­ca­ción inima­gi­na­da: el Lou­vre de Pa­rís. Ni la To­rre Eif­fel, ni Ver­sai­lles; eli­gie­ron co­mo es­ce­na­rio uno de los mu­seos más pres­ti­gio­sos del mun­do. Se es­ti­ma que pa­ga­ron unos 25.000 dó­la­res dia­rios por el al­qui­ler du­ran­te una se­ma­na, sim­ple­men­te una pro­pi­na pa­ra ellos. Ca­da vez son más los mu­seos en el mun­do que acep­tan ese ti­po de apor­tes pa­ra com­pen­sar otras ba­jas.

Beyoncé y Jay-Z no só­lo cons­ti­tu­yen la so­cie­dad ar­tís­ti­ca (y tam­bién la pa­re­ja en la vi­da co­ti­dia­na) más co­no­ci­da del mun­do, sino tam­bién la más re­di­tua­ble. La for­tu­na del ma­tri­mo­nio su­pera los 1.400 mi­llo­nes de dó­la­res y la in­tér­pre­te te­xa­na, en so­li­ta­rio, en­ca­be­zó la lis­ta For­bes de can­tan­tes en la úl­ti­ma tem­po­ra­da con in­gre­sos de 105 mi­llo­nes so­la­men­te por su ac­ti­vi­dad mu­si­cal: el

lan­za­mien­to del dis­co “Le­mo­na­de” y la gi­ra “For­ma­tion World Tour”. Ade­le, la se­gun­da en la mis­ma lis­ta, acu­mu­la­ba 69 mi­llo­nes de dó­la­res en la tem­po­ra­da y lue­go se co­lo­ca­ron la más ju­ve­nil Tay­lor Swift (lí­der del ran­king an­te­rior), Ce­li­ne Dion y la aún vi­gen­te Jen­ni­fer Ló­pez, las tres so­bre los 40 mi­llo­nes.

Más allá de los nú­me­ros asom­bro­sos, las ex­cen­tri­ci­da­des del ma­tri­mo­nio o sus vir­tu­des ar­tís­ti­cas, la pro­yec­ción de Beyoncé sim­bo­li­za el rol de la mu­jer en la in­dus­tria mu­si­cal

con­tem­po­rá­nea. Un re­cien­te es­tu­dio de la ra­dio es­ta­dou­ni­den­se NPR Mu­sic, ci­ta­do por El País, pre­ci­sa que “el pa­pel de la mu­jer es esen­cial pa­ra en­ten­der el so­ni­do de nues­tros tiem­pos”. Des­pués de ana­li­zar los éxi­tos mu­si­ca­les des­de prin­ci­pios de si­glo has­ta hoy, con­clu­ye que “las mu­je­res son más in­flu­yen­tes y de­ter­mi­nan­tes que los hom­bres en la crea­ción mu­si­cal, al desafiar to­das las ca­te­go­rías ar­tís­ti­cas y em­pu­jar el so­ni­do en nue­vas di­rec­cio­nes”. Beyoncé en al­gún sen­ti­do —su in­fluen­cia en la mo­vi­da pop,

su po­pu­la­ri­dad glo­bal o has­ta su con­ver­sión en un ícono de la mo­da— re­pre­sen­ta una con­ti­nui­dad con lo que

sig­ni­fi­có Ma­don­na, aun cuan­do és­ta, a sus 60 años re­cién cum­pli­dos, man­tie­ne su es­ta­tu­ra de di­va.

Na­ci­da en Hous­ton en 1981, Beyoncé se re­ve­ló con ape­nas sie­te años en un con­cur­so de ta­len­tos in­ter­pre­tan­do ese himno ti­tu­la­do “Ima­gi­ne”, de Len­non. Tam­bién des­de esa edad sus pa­dres fue­ron cla­ve pa­ra el ma­ne­jo de su ca­rre­ra. Matt­hew Know­les, su pa­dre, de­jó un pues­to co­mo ven­de­dor de Xe­rox pa­ra con­ver­tir­se en ma­na­ger de Des­tiny’s Child, el gru­po que pro­yec­tó a Beyoncé a la fa­ma. Y su ma­dre Ti­na, de as­cen­den­cia fran­ce­sa, fue la ves­tua­ris­ta. A la di­so­lu­ción de las po­pu­la­res Des­tiny’s, le si­guió un bre­ve pe­río­do le­jos de las lu­ces cen­tra­les; Beyoncé can­tó co­mo te­lo­ne­ra de Ch­ris­ti­na Agui­le­ra y otras in­tér­pre­tes que do­mi­na­ban a co­mien­zos del 2000. Pe­ro su irrup­ción co­mo so­lis­ta fue im­pac­tan­te y su pri­mer su­ce­so en 2003, con “Crazy in Lo­ve”, le per­mi­tió en­ca­be­zar los ran­kings de

ven­tas de dis­cos en Es­ta­dos Uni­dos y Gran Bre­ta­ña si­mul­tá­nea­men­te.

Lan­za­mien­tos de ál­bu­mes, vi­deos o gi­ras se su­ce­die­ron des­de en­ton­ces con éxi­tos si­mi­la­res, só­lo in­te­rrum­pi­dos por sus ocu­pa­cio­nes fa­mi­lia­res. Ca­sa­da una dé­ca­da atrás con Jay-Z, son los pa­dres de Blue-Ivy (6 años) y, des­de ha­ce un año, de los me­lli­zos Sir y Ru­mi. En 2012, Peo­ple la pro­cla­mó “la mu­jer más be­lla del mun­do”, Ti­me la ubi­có en­tre “las cien per­so­na­li­da­des más in­flu­yen­tes” de la ac­tua­li­dad y den­tro de la in­dus­tria acu­mu­la to­do ti­po de ré­cords, con 63 no­mi­na­cio­nes a los pre­mios Grammy o el ca­si mi­llón de co­pias en un so­lo día que ven­dió por iTu­nes en el lan­za­mien­to de su quin­to ál­bum, lla­ma­do… “Beyoncé”.

La for­tu­na del ma­tri­mo­nio pro­vie­ne, prin­ci­pal­men­te, de aque­llas ac­ti­vi­da­des mu­si­ca­les. Pe­ro con la can­tan­te con­ver­ti­da en ícono de mo­da, las prin­ci­pa­les mar­cas pe­lean día a día pa­ra ves­tir­la en to­da ga­la o en cual­quier apa­ri­ción me­diá­ti­ca. Se la ve, así, con sus Zim­mer­mann, Guc­ci, Ca­va­lli, Puc­ci o Bal­main, y has­ta su hi­ja lu­ció un ves­ti­do de 4.200 dó­la­res de Mish­ka Mo­ri en una de sus re­cien­tes apa­ri­cio­nes. Ce­lo­sa al lí­mi­te en el cui­da­do de su ima­gen y del de­ta­lle, ra­ra vez con­ce­de una en­tre­vis­ta. Su apa­ri­ción en la ta­pa de la úl­ti­ma edi­ción de Vo­gue fue tan me­ticu­losa que ter­mi­nó por ori­gi­nar un do­cu­men­tal. Se tra­ta de una edi­ción es­pe­cial de mil pá­gi­nas de la re­vis­ta di­ri­gi­da por otra ar­chi­fa­mo­sa, An­na Win­tour. Dis­tri­bu­ye­ron allí a 600 anun­cian­tes y la ti­ra­da so­bre­pa­só el mi­llón de ejem­pla­res. Beyoncé no só­lo par­ti­ci­pó en la edi­ción y en la edi­ción grá­fi­ca, sino que has­ta eli­gió al fo­tó­gra­fo, Ty­ler Mit­chell, de 23 años, quien así se con­vir­tió en el pri­me­ro de ra­za ne­gra en pro­du­cir la ta­pa de la re­vis­ta.

Los ne­go­cios ex­tra­mu­si­ca­les de Beyoncé abar­can des­de su pro­pia lí­nea de ro­pa, Hou­se of De­reon (de­no­mi­na­da así en ho­nor a su abue­la) has­ta un ser­vi­cio de me­nús ve­ga­nos (“22 days nu­tri­tion”), que pro­mue­ve con su en­tre­na­dor per­so­nal. Y don­de co­se­chó otra for­tu­na fue con su pro­pia fra­gan­cia, con ven­tas su­pe­rio­res a los 200 mi­llo­nes de dó­la­res. El “Beyoncé” es el per­fu­me más ven­di­do de cual­quier ce­le­bri­dad, aun cuan­do tam­bién par­ti­ci­pa en el “True Star” de Tommy Hil­fi­ger o en el “Dia­monds” de Ar­ma­ni, que fue­ron crea­dos es­pe­cial­men­te pa­ra ella. En cam­bio, re­sul­tó un fias­co la pla­ta­for­ma di­gi­tal Tidal, im­pul­sa­da por Jay-Z, a quien has­ta aho­ra se con­si­de­ra­ba un vi­sio­na­rio hom­bre de ne­go­cios.

La po­pu­la­ri­dad de Beyoncé cre­ce con sus gi­ras y gran­des re­ci­ta­les, pe­ro tam­bién par­ti­ci­pa en even­tos es­pe­cia­les —co­mo lo fue la asun­ción de Ba­rack Oba­ma— y en ac­ti­vi­da­des so­li­da­rias. Por ejem­plo, su Fun­da­ción Sur­vi­vors, con ayu­da a las víc­ti­mas del Ka­tri­na, y la cam­pa­ña de vo­lun­ta­ria­do Bey Good, re­clu­ta­dos en­tre sus pro­pios fans. En el ya men­cio­na­do “Le­mo­na­de” le arro­jó unos cuán­tos dar­dos a su ma­ri­do por una pre­sun­ta in­fi­de­li­dad y el dis­co si­guien­te del ra­pe­ro (“4.44”) se in­ter­pre­tó co­mo un pe­di­do de dis­cul­pas. ¿Ope­ra­ción de mar­ke­ting o la vi­da real? Jun­tos, aho­ra, em­pren­die­ron la gi­ra por “Everyt­hing is Lo­ve”, tras aque­lla fil­ma­ción de su pri­mer cor­te en las sa­las del Lou­vre, en­tre las obras maes­tras de Leo­nar­do y Ca­ra­vag­gio.

So­cie­dad per­fec­ta. Beyoncé y Jay-z en el Lou­vre. Una pa­re­ja en el ho­gar y so­cios en un em­pren­di­mien­to mu­si­cal glo­bal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.