Cla­ves, le­tra chica y ries­gos del nue­vo es­que­ma eco­nó­mi­co que arran­ca ma­ña­na

Clarin - Económico - - ECONOMICO - Es­cri­ben Ma­ri­na Dal Pog­get­to, Os­car Mar­tí­nez y Da­niel Fer­nán­dez Ca­ne­do.

El de­but de la ban­da de flo­ta­ción del dó­lar en­tre $34 y $44 des­pier­ta in­quie­tud en un mer­ca­do que es­pe­ra me­nos pe­sos y una suba de la ta­sa de in­te­rés. Las consecuencias.

La eco­no­mía es­tá en la puer­ta de una nue­va eta­pa con mu­chas más preguntas que res­pues­tas ca­te­gó­ri­cas.

A par­tir de ma­ña­na el dó­lar, los pre­cios, los salarios, el co­mer­cio ex­te­rior, la ta­sa de in­te­rés y un sin­nú­me­ro de va­ria­bles y consecuencias pa­ra la po­bla­ción co­men­za­rán a mo­ver­se den­tro de un nue­vo mar­co .

Ese mar­co tie­ne co­mo ejes cua­tro de­fi­ni­cio­nes cla­ve a par­tir del acuer­do en­tre el Go­bierno y el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal.

Uno de esos ejes es que Ni­co­lás Du­jov­ne, mi­nis­tro de Eco­no­mía, tie­ne el res­pal­do pa­ra cum­plir con los com­pro­mi­sos de la deu­da de es­te y el pró­xi­mo año.

Ese dato (los US$ 57.100 mi­llo­nes del FMI) ya pro­vo­có la suba de los bo­nos ar­gen­ti­nos va­lua­dos en dó­la­res al des­pe­jar­se la po­si­bi­li­dad de un de­fault de la deu­da en el man­da­to de Mau­ri­cio Ma­cri.

El otro pun­to des­ta­ca­do es que des­de ma­ña­na el Ban­co Cen­tral no ven­de­rá dó­la­res en el mer­ca­do con­ta­do si la di­vi­sa os­ci­la en­tre la ban­da que tie­ne un “pi­so” de $34 y un “te­cho” de $44. Esa ban­da, a su vez y pa­ra evi­tar que el dó­lar se atra­se, su­birá 3% por mes.

Pe­ro que el Cen­tral no ven­da dó­la­res no im­pli­ca que no lo va­ya a ha­cer el Go­bierno.

Co­mo lo di­jo Du­jov­ne des­pués de la fo­to con la ti­tu­lar del FMI al lan­zar el nue­vo plan, el Te­so­ro usa­rá los dó­la­res que le con­ce­dió Ch­ris­ti­ne La­gar­de pa­ra fi­nan­ciar el dé­fi­cit. Por lo tan­to, le di­rá al Ban­co Na­ción que ven­da esas di­vi­sas pa­ra con­se­guir los pe­sos y des­ti­nar­los al pa­go de salarios, ju­bi­la­cio­nes u obras pú­bli­cas.

Ese pun­to es im­por­tan­te pa­ra la nue­va po­lí­ti­ca cam­bia­ria en la que el Cen­tral só­lo po­drá ven­der al con­ta­do US$150 mi­llo­nes dia­rios si el dó­lar supera los $44 pe­ro el Na­ción po­drá ven­der den­tro de la “ban­da” en cual­quier mo­men­to.

Des­de ya que es­te es­que­ma es po­si­ble por­que el dó­lar lle­va subido más de 100% en el año y, por lo tan­to, su­po­nen en el Go­bierno que le que­da me­nos re­co­rri­do al­cis­ta en el corto pla­zo.

Du­jov­ne ya ade­lan­tó que en ju­nio y di­ciem­bre, cuan­do se pa­gan los agui­nal­dos, ven­de­rá dó­la­res pa­ra aten­der esas ne­ce­si­da­des de efec­ti­vo y eso con­tri­bui­rá a au­men­tar la ofer­ta de di­vi­sas.

Pe­ro la cla­ve, en la vi­sión ofi­cial, es­tá en la pro­me­sa de se­car en for­ma con­sis­ten­te el mer­ca­do de di­ne­ro has­ta ju­nio del año pró­xi­mo.

El fla­man­te pre­si­den­te del Cen­tral, Gui­do Sand­le­ris, fue ca­te­gó­ri­co al de­fi­nir sus ob­je­ti­vos: lu­cha con­tra la in­fla­ción y que esa lu­cha se­rá por la vía de la con­trac­ción mo­ne­ta­ria.

En otras pa­la­bras, que la fal­ta de pe­sos fa­vo­rez­ca la vi­gen­cia de ta­sas de in­te­rés muy al­tas (la de re­fe­ren­cia de las le­tras de li­qui­dez, Leliq, ya es­tá en 60% anual) pa­ra ayu­dar, a su vez, a que la gen­te y las em­pre­sas ven­dan dó­la­res.

La teo­ría sos­tie­ne que el cos­to del di­ne­ro al­to fa­vo­re­ce la ven­ta de dó­la­res y la re­ba­ja de stocks por par­te de las em­pre­sas pe­ro eso sue­le com­pro­bar­se en tiem­pos de es­ta­bi­li­dad. En los ines­ta­bles, la ecua­ción pue­de en­trar en du­das.

El FMI con­si­guió que el Go­bierno ha­ga pre­va­le­cer la flo­ta­ción cam­bia­ria y la no in­ter­ven­ción del Cen­tral en el mer­ca­do por en­ci­ma de la an­sia­da es­ta­bi­li­dad cam­bia­ria.

¿Si la ban­da del dó­lar sube 3% por mes y Sand­le­ris no po­drá in­ter­ve­nir pa­ra aquie­tar los pre­cios en una ban­da que tie­ne diez pe­sos de os­ci­la­ción más allá de po­der ven­der US$150 mi­llo­nes dia­rios, se avan­za­rá en la es­ta­bi­li­za­ción del dó­lar y, por tan­to, de la in­fla­ción?

La res­pues­ta ofi­cial apa­re­ce ro­tun­da: to­do es­ta­rá ata­do a que la ba­se mo­ne­ta­ria (que es la su­ma de los pe­sos que cir­cu­lan más los que es­tán en cuen­ta co­rrien­te y ca­ja de aho­rro) se man­ten­ga sin cam­bios des­de aho­ra has­ta me­dia­dos del año pró­xi­mo.

Un cin­tu­rón muy ajus­ta­do y re­ce­si­vo pa­ra una eco­no­mía que via­ja a un rit­mo in­fla­cio­na­rio su­pe­rior al 40% anual y que vie­ne de un vio­len­to cam­bio de pa­no­ra­ma a par­tir de una co­rri­da cam­bia­ria que no de­ja de de­rra­mar consecuencias di­fí­ci­les, muy di­fí­ci­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.