Ma­cri 2.0, o el nue­vo Go­bierno

Con­tro­les. El nue­vo for­ma­to de la Je­fa­tu­ra de Ga­bi­ne­te les dio más li­ber­tad de ac­ción a los mi­nis­tros. Tam­bién des­apa­re­cie­ron las me­sas de char­las con los alia­dos ra­di­ca­les. Pa­tri­cia Bull­rich se pre­pa­ra pa­ra ga­ran­ti­zar la calle al G20.

Clarin - Económico - - ECONOMICO - Es­cri­be Ig­na­cio Zuleta.

Cuál fue la or­den que cam­bió el fun­cio­na­mien­to de los mi­nis­tros. Ade­más, el jue­go de Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta y la ta­rea que se pro­po­ne Eli­sa Ca­rrió pa­ra es­tos días. Pa­tri­cia Bul­rich, más es­cu­cha­da y en un nue­vo rol.

Se pre­gun­tan al­gu­nos si Mau­ri­cio Ma­cri abo­lió la Je­fa­tu­ra de Ga­bi­ne­te. Des­de el achi­ca­mien­to del Ga­bi­ne­te, que sur­gió de la cum­bre de Oli­vos del 2 de se­tiem­bre, el nue­vo for­ma­to del Go­bierno per­mi­tió no­ve­da­des no­ta­bles

en las úl­ti­mas ho­ras. Co­mo que el miér­co­les Ro­ge­lio Fri­ge­rio y Mi­guel Pi­chet­to ne­go­cia­sen la le­tra fi­nal del nue­vo pre­su­pues­to sin que el mi­nis­tro hi­cie­ra las con­sul­tas de va­li­da­ción de ca­da de­ci­sión, que eran obli­ga­das cuan­do do­mi­na­ban los “ojos” del pre­si­den­te. Lo que Fri­ge­rio ne­go­ció en esa me­sa, en la que se sen­ta­ron tam­bién el de­le­ga­do de Juan Ma­nuel Ur­tu­bey, Pa­blo Ko­si­ner, y el de Emi­lio Mon­zó, Ni­co­lás Mas­sot, se ce­rró sin ne­ce­si­dad de

con­sul­tas arri­ba. Era la úl­ti­ma lí­nea de de­ci­sión. Un rol que an­tes no te­nía. Ma­cri ha de­le­ga­do el principal pro­gra­ma del Go­bierno —el pre­su­pues­to— en Fri­ge­rio y Ni­co­lás Du­jov­ne, el po­lí­ti­co y el téc­ni­co, y ha des­mon­ta­do la com­ple­ja re­lo­je­ría de con­tro­les que de­to­nó con el achi­ca­mien­to a diez car­te­ras. Es­ta Je­fa­tu­ra es otra, y el Mar­cos Pe­ña que la ocu­pa es tam­bién otro. No es el úni­co cam­bio del Nue­vo Go­bierno, que ha gi­ra­do de me­tas y ob­je­ti­vos. La pri­me­ra eta­pa es­tu­vo cen­tra­da en el pro­yec­to de un cam­bio del sis­te­ma he­re­da­do del go­bierno pe­ro­nis­ta, en to­dos los terrenos, el eco­nó­mi­co, el po­lí­ti­co, el cul­tu­ral. La eta­pa que na­ció el 2 de se­tiem­bre, jor­na­da de un in­ten­to de gol­pe de pa­la­cio, tie­ne otro pro­pó­si­to. Es el de un go­bierno de emer­gen­cia, que bus­ca ase­gu­rar el buen fi­nal del man­da­to pre­si­den­cial, con re­elec­ción o sin ella. A ese pro­pó­si­to se aco­mo­dan to­dos, y eso ex­pli­ca las no­ve­da­des que sur­gen día a día.

Cuer­nos y po­li­amo­res, o la ex­pul­sión de alia­dos de to­das las me­sas

Una de ellas es la abo­li­ción de las me­sas de debate con los alia­dos de la coa­li­ción, que se­sio­na­ban en di­ver­sos ni­ve­les del Go­bierno. Es­to equi­va­le a la ex­pul­sión de los ra­di­ca­les de to­das las de­li­be­ra­cio­nes. Des­pués de aque­lla no­che del 26 de ju­lio, cuan­do se reunie­ron el Go­bierno con el pe­ro­nis­mo a es­pal­das de los so­cios de la UCR y la Alian­za, Ma­cri bus­có la re­con­ci­lia­ción de esa cri­sis de po­li­amo­res — di­ría­se pa­ra es­tar a la mo­da— su­man­do a los go­ber­na­do­res, je­fes par­ti­da­rios y al lí­be­ro Er­nes­to Sanz, en va­rias ins­tan­cias de de­li­be­ra­ción. Ese par­che no du­ró na­da, y se ex­tin­guió a los dos me­ses en el debate de Oli­vos, del cual sa­lió la re­for­ma del Ga­bi­ne­te. Los ra­di­ca­les han vuel­to a en­te­rar­se por la TV de las gran- des de­ci­sio­nes de su go­bierno, co­mo la re­nun­cia de Luis Capu­to. Cuan­do lla­ma­ron pa­ra sa­ber qué ha­bía ocu­rri­do, Pe­ña les res­pon­dió que era una no­ti­cia vie­ja, que es­ta­ba de­ci­di­do des­de an­tes y que no ha­bía que ex­pli­car na­da. El pá­ni­co de los so­cios les re­cuer­da los días cuan­do el Go­bierno de­ci­dió en fe­bre­ro del año pa­sa­do, en pleno debate de la ley de ART, cam­biar la fór­mu­la de ac­tua­li­za­ción de ju­bi­la­cio­nes, sin avi­sar­les a sus le­gis­la­do­res. Tam­bién se han re­sen­ti­do las re­la­cio­nes con Eli­sa Ca­rrió, que car­gó es­ta se­ma­na con­tra Dan­te Si­ca, a quien in­ti­mó por TV a que le cum­pla el com­pro­mi­so con­traí­do con ella en la cum­bre de El Mi­ra­sol de Tor­tu­gas en la no­che del 23 de ju­nio, de lle­var­le a los em­pre­sa­rios pyme de to­do el país a ver­lo a Ma­cri. Ya lo ha­bía ati­za­do en aque­lla char­la en la CAME de ha­ce un mes, adon­de lo mor­ti­fi­có con lo mis­mo, y con al­gu­na iro­nía. Di­jo ese día: “Es­tá es­te nue­vo, el chi­qui­ti­to es­te, Dan­te. Chi­qui­ti­to Dan­te. Lo abra­za­ban to­dos en el Mi­ra­sol y él no sa­bía, y to­dos le de­cían ‘sa­ca­te fo­to’. Pa­re­cía mi hi­jo Dan­te. Tie­ne que en­gor­dar un po­co por­que yo pa­rez­co enor­me al la­do de él”. An­te los co­men­ta­rios ha­bía di­cho que no sa­bía que es­ta­ban re­gis­tran­do por TV sus di­chos. Es­ta se­ma­na lo re­pi­tió en “A dos vo­ces”, en el pri­me ti­me.

La­rre­ta con jue­go pro­pio, no arries­ga la su­ce­sión

A esos desai­res, su­ma Ca­rrió un cor­te de los te­lé­fo­nos con Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta. Du­ran­te to­do es­te año pa­re­cían in­se­pa­ra­bles en la cons­truc­ción del Cam­bie­mos por­te­ño. Des­de ha­ce un mes Li­li­ta lo tie­ne con la mu­si­qui­ta de es­pe­ra. Le re­pro­cha ha­ber­le sol­ta­do la mano a Ma­rio Quin­ta­na. ¿Quién le di­jo a ella que el ver­du­go ha­bía si­do él? To­dos mi­ran al pro­pio Ma­cri, quien pu­do atri­buir­le a Ho­ra­cio la eje­cu­ción de Ma­rio, pa­ra elu­dir el cues­tio­na­mien­to de Li­li­ta. Es­ta pe­ti­te his­to­ire re­pli­ca al­go más que una ren­ci­lla per­so­nal. Ro­drí­guez La­rre­ta ha si­do pro­ta­go­nis­ta mu­do de es­te cam­bio ha­cia el nue­vo go­bierno. Un re­pa­so de los what­sapps de aque­lla cum­bre es­ti­lo Her­mano en Oli­vos del 2 de se­tiem­bre, jus­ti­fi­ca una tra­ma que le atri­bu­ye a él un rol cen­tral en es­ta cri­sis. El debate so­bre la ne­ce­si­dad de oxi­ge­nar el Ga­bi­ne­te y cam­biar las ex­pec­ta­ti­vas dis­cu­rrió du­ran­te ho­ras por 1) una re­nun­cia de to­dos los mi­nis­tros; 2) la asun­ción de La­rre­ta co­mo je­fe de Ga­bi­ne­te; 3) la in­cor­po­ra­ción de ra­di­ca­les al equi­po de go­bierno. Puras ilu­sio­nes, por­que Ma­cri es Pe­ña y La­rre­ta lo úl­ti­mo que acep­ta­ría es de­jar la je­fa­tu­ra del go­bierno, en la que as­pi­ra a re­ele­gir, pa­ra po­ner­se opor­tu­na­men­te en el pri­mer lu­gar de la lí­nea de su­ce­sión de Mau­ri­cio. La zaranda del Ga­bi­ne­te se re­sol­vió en la sa­li­da de Quin­ta­na y Gus­ta­vo Lo­pe­te­gui, pa­ra que per­ma­ne­cie­se Pe­ña, que es Ma­cri, en el car­go. A es­ta al­tu­ra hay que ex­pli­car que el cer­co de crí­ti­cas al je­fe de Ga­bi­ne­te es una pro­yec­ción so­bre su per­so­na de re­pro­ches que és­tos nun­ca se ani­ma­rían a ha­cer­le a Mau­ri­cio. Pe­ña asu­me ese rol de vi­ca­rio y re­den­tor de su je­fe, de quien es co­ra­za de crí­ti­cas que mu­chos no se ani­man ha­cer­le al pre­si­den­te. Es­tas pe­ri­pe­cias han de­ja­do he­ri­das, cu­ya cu­ra­ción que­da a car­go de Pe­ña en un nue­vo rol, ya des­man­te­la­da la es­truc­tu­ra de vi­gi­lan­cia que ejer­cía a tra­vés de los vi­ce­je­fes. Sir­vió los pri­me­ros au­xi­lios en la reunión del vier­nes en Par­que Nor­te, adon­de re­to­ma la ge­ren­cia de la cam­pa­ña elec­to­ral. El fren­te más pro­ble­má­ti­co pa­ra aten­der es la re­la­ción en­tre Ma­cri y La­rre­ta, a quien el pre­si­den­te siem­pre ha mi­ra­do co­mo su men­tor, pe­ro a quien le ob­ser­va una exa­ge­ra­da pro­mis­cui­dad con el pe­ro­nis­mo. Nun­ca hu­bie­ra per­mi­ti­do un in­gre­so de La­rre­ta, que es por­ta­dor de mas­sis­mo y que tie­ne en desa­rro­llo un pro­yec­to na­cio­nal, con se­des y alia­dos en to­do el país, li­ga­dos tam­bién a tri­bus del pe­ro­nis­mo.

Ca­rrió, pro­cu­ra­dor vir­tual des­de el Con­gre­so

El mar­tes, Ca­rrió se ha­rá car­go de la Co­mi­sión Bi­ca­me­ral de Se­gui­mien­to y Con­trol del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co del Con­gre­so. Es la que tie­ne que vi­gi­lar el fun­cio­na­mien­to de los fis­ca­les fe­de­ra­les y tra­mi­tar, en­tre otras co­sas, el debate pa­ra la de­sig­na­ción de la re­em­pla­zan­te de Alejandra Gils Car­bó. El car­go es­tá va­can­te por con­ge­la­mien­to de las ne­go­cia­cio­nes pa­ra lo­grar los 2/3 de los votos, pa­ra nom­brar a la can­di­da­ta del Go­bierno, Inés Wein­berg de Roca. En au­sen­cia de pro­cu­ra­dor de la Na­ción, Ca­rrió ejer­ce­rá de ma­ne­ra vir­tual esa fun­ción en otra de­mos­tra­ción del po­der que tie­ne en el Go­bierno. Ella ha si­do pro­cu­ra­do­ra en su pro­vin­cia, y desem­pe­ña co­mo di­ri­gen­te una fis­ca­lía a tra­vés de de­nun­cias que pros­pe­ran, mu­chas ve­ces con­tra la len­ti­tud de la jus­ti­cia. El car­go lo te­nía Gra­cie­la Ca­ma­ño y de­bía pa­sar al Se­na­do. Ca­rrió pi­dió esa co­mi­sión y un acuer­do en­tre Mon­zó y Pi­ne­do per­mi­tió que si­ga en ma­nos de los dipu­tados, y que pa­se a sus ma­nos. El acuer­do in­clu­ye una al­ter­nan­cia en el car­go,

Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta se que­da­ría en la Ciu­dad pre­pa­ran­do su re­elec­ción y ar­man­do fuer­za pro­pia en to­do el país. Pa­tri­cia Bull­rich es la nue­va es­tre­lla de las reunio­nes de Ga­bi­ne­te aco­ta­das. Aho­ra, se pre­pa­ra pa­ra un boom de pro­tes­tas ca­lle­je­ras.

por tur­nos, con el se­na­dor de Cam­bie­mos por Co­rrien­te, Pe­dro Brai­llard Poc­card. Es fru­to de un can­je pa­ra que el Se­na­do si­ga te­nien­do al pre­si­den­te de otra co­mi­sión elec­tri­zan­te, la Bi­ca­me­ral de Fis­ca­li­za­ción de Or­ga­nis­mos y Ac­ti­vi­da­des de In­te­li­gen­cia. Se­gui­rá en ma­nos del ra­di­cal pam­peano Juan Car­los Ma­rino. El pe­ro­nis­mo par­ti­ci­pa de es­te acuer­do, por­que el sal­te­ño Ro­dol­fo Ur­tu­bey man­ten­drá el con­trol de la Bi­ca­me­ral Es­pe­cial de Mo­ni­to­reo e Im­ple­men­ta­ción del Nue­vo Có­di­go Pro­ce­sal Pe­nal. Su ta­rea es la de apli­car la tran­si­ción del sis­te­ma pe­nal in­qui­si­to­rio al acu­sa­to­rio, que les sa­ca la ins­truc­ción de las cau­sas a los jue­ces y las po­ne en ma­nos de los fis­ca­les.

Bull­rich, Pa­tri­cia, es­tre­lla que sube en el Ga­bi­ne­te

El for­ma­to del Nue­vo Go­bierno ha­bi­li­ta otras vo­ces que se es­cu­chan con el cam­bio del Ga­bi­ne­te es­ce­no­grá­fi­co de 22 mi­nis­tros, ase­so­res y tes­ti­gos —has­ta pa­ra ce­bar ma­te, co­mo Jo­sé To­re­llo—, ha­cia una me­sa chica con me­nos de diez asis­ten­tes —siem­pre fal­ta al­guno por­que ha via­ja­do o es­tá en otras ta­reas. En esas ci­tas, que dos ve­ces por se­ma­na tie­nen co­mo par­ti­ci­pan­tes a Fe­de­ri­co Pi­ne­do y Mon­zó, je­fes le­gis­la­ti­vos, ya no hay seg­men­tos te­má­ti­cos don­de na­die se me­tía en los asun­tos del otro. Ma­cri y los po­cos mi­nis­tros que le que­da­ron ha­blan de

to­do, y mu­cho de po­lí­ti­ca. En esa pe­ña tie­ne gra­vi­ta­ción cre­cien­te Pa­tri­cia Bull­rich, a quien le que­da chi­co en esos de­ba­tes el rol de je­fe de po­li­cía. Opina de to­do y la es­cu­chan. Ha re­cu­pe­ra­do la aten­ción del con­jun­to de mi­nis­tros, y de Ma­cri, co­mo nun­ca, y des­gra­na opi­nio­nes so­bre to­do y so­bre to­dos. El Go­bierno se pre­pa­ra pa­ra un re­lan­za­mien­to de cam­pa­ñas en fa­vor de la des­pe­na­li­za­ción del abor­to, ade­más del re­pu­dio al G20, el FMI, etc. Mar­cha­rán des­de la Pla­za de Ma­yo ha­cia el CCK, adon­de se re­uni­rán más de 1.000 de­le­ga­das de to­do el mun­do. Un desafío pa­ra Bull­rich, que or­de­nó un ope­ra­ti­vo es­pe­cial de in­te­li­gen­cia y se­gu­ri­dad pa­ra amor­ti­guar los efec­tos de esa vi­drie­ra, del país pa­ra to­do el mun­do. Tam­bién pa­ra Her­nán Lom­bar­di, a quien el Go­bierno le ter­mi­nó con­fian­do la coor­di­na­ción de to­da la cum­bre. Re­em­pla­za a otra víc­ti­ma de la zaranda del Ga­bi­ne­te, Na­ta­lia Zang. Se re­ti­ró des­com­pues­ta, co­mo se di­ce en las ofi­ci­nas pú­bli­cas. Ar­gu­men­tó un te­ma de sa­lud, pe­ro en reali­dad era uno de los “ojos” de Ma­rio Quin­ta­na. An­tes ha­bía si­do la CFO de Far­ma­city y la vi­ce­pre­si­den­te del fon­do de in­ver­sión Pe­ga­sus.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.