CLA­VES DEL NUE­VO PLAN ECO­NÓ­MI­CO FIR­MA­DO CON EL FMI

El fra­ca­so del pri­mer acuer­do obli­gó a una re­ne­go­cia­ción con po­co mar­gen pa­ra dis­cu­tir.

Clarin - Económico - - ENTRETELAS DE LA POLÍTICA - Ma­ri­na Dal Pog­get­to Eco­no­mis­ta. Di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Eco Go Con­sul­to­res

Ape­nas tres me­ses des­pués el pri­mer acuer­do con el FMI, con un BCRA que per­dió prác­ti­ca­men­te to­das las re­ser­vas que in­gre­sa­ron en el

pri­mer des­em­bol­so, más de US$25.000 mi­llo­nes des­de que arran­có la co­rri­da, y con un dó­lar su­peran­do los $40, se avan­zó con un nue­vo pro­gra­ma.

El nue­vo acuer­do in­clu­ye un au­men­to en el mon­to y un ade­lan­to de los des­em­bol­sos (que es­ta vez no son pre­cau­to­rios, sino efec­ti­vos) que ase­gu­ran el re­pa­go de la deu­da has­ta el fi­nal del man­da­to, des­pe­jan­do las preguntas so­bre el pro­gra­ma fi­nan­cie­ro. Preguntas que se ha­bían es­pi­ra­li­za­do en los úl­ti­mos dos me­ses a me­di­da que se usa­ron los dó­la­res pa­ra in­ten­tar fre­nar la pre­sión cam­bia­ria y que lle­va­ron al ries­go país a ni­ve­les de 783 pun­tos bá­si­cos a prin­ci­pios de sep­tiem­bre en mi­tad del contagio ori­gi­na­do por la cri­sis tur­ca y que hoy en me­dio de los anun­cios se re­du­jo por de­ba­jo de los 600 pun­tos bá­si­cos. El acuer­do in­clu­ye ade­más un au­men­to en el

mon­to del pro­gra­ma de US$7.100 mi­llo­nes, ele­van­do el pa­que­te com­ple­to a US$57.100 mi­llo­nes. Un mon­to iné­di­to pa­ra Ar­gen­ti­na que que­dó des­lu­ci­do fren­te a las ex­pec­ta­ti­vas que tras­cen­die­ron unos días an­tes res­pec­to a que el mon­to adi­cio­nal se­ría el do­ble o el tri­ple y que se uti­li­za­ría pa­ra apun­ta­lar las re­ser­vas del BCRA. El acuer­do con­tie­ne el com­pro­mi­so de dé­fi­cit

ce­ro an­tes de in­tere­ses el pró­xi­mo año. Com­pro­mi­so ya anun­cia­do cuan­do se re­to­ma­ron las ne­go­cia­cio­nes con el FMI, con un sec­tor pú­bli­co “apro­pián­do­se” en­tre $3 y $4 de los $20 que sal­tó el ti­po de cam­bio des­de que arran­có la co­rri­da vía re­ten­cio­nes a las ex­por­ta­cio­nes y un freno a la ba­ja de las con­tri­bu­cio­nes pa­tro­na­les. El au­men­to en los re­cur­sos tri­bu­ta­rios se pro­du­ce a la par de una ba­ja muy agre­si­va en el gas­to co­rrien­te no in­de­xa­do (el 40% del gas­to de la Na­ción) equi-

valente a 1 p.p. del PBI en el gas­to co­rrien­te y 0,6% del PBI en el gas­to de ca­pi­tal.

Y un pa­que­te mo­ne­ta­rio que com­bi­na un es­que­ma muy rí­gi­do de la can­ti­dad de di­ne­ro con un es­que­ma de flo­ta­ción del ti­po de cam­bio en­tre ban­das bas­tan­te am­plias ($34 - $44) que ajus­tan en for­ma dia­ria al 3% men­sual has­ta fin de año.

El acuer­do de que la ba­se mo­ne­ta­ria cre­ce al 0% has­ta ju­nio del pró­xi­mo año lu­ce muy ra­di­cal en una eco­no­mía que tie­ne no po­cos pre­cios in­de­xa­dos al pa­sa­do (in­clu­yen­do las pres­ta­cio­nes pre­vi­sio­na­les que re­pre­sen­tan el 60% del gas­to de la Na­ción) sin me­diar un desagio de con­tra­tos, una muy rí­gi­da ne­go­cia­ción sa­la­rial y que no se es­ca­pe el dó­lar.

El me­ca­nis­mo de re­gu­la­ción mo­ne­ta­ria es­tá da­do por li­ci­ta­cio­nes dia­rias de Le­liqs, un ins­tru­men­to al que só­lo pue­den ac­ce­der los ban­cos y que ten­drá a par­tir de aho­ra un pi­so de ta­sa de in­te­rés en 60% has­ta fin de año. Da­do el ob­je­ti­vo mo­ne­ta­rio, la ta­sa de in­te­rés re­sul­tan­te de es­ta ope­ra­to­ria pue­de su­bir de es­tos ni­ve­les ase­gu­ran­do una con­trac­ción ma­yor del cré­di­to en la eco­no­mía en los pró­xi­mos me­ses. Suba en la ta­sa de in­te­rés que es­ta­ría amor­ti­gua­da en par­te por el ma­ne­jo de los en­ca­jes no re­mu­ne­ra­dos (va­le re­cor­dar que la ba­se mo­ne­ta­ria in­clu­ye cir­cu­lan­te más en­ca­jes) y re­mu­ne­ra­dos de los ban­cos .

Es­tos úl­ti­mos no en­tra­rían en la me­ta de ba­se mo­ne­ta­ria in­clui­da en el acuer­do y se usa­rían pa­ra ter­mi­nar de ab­sor­ber el desar­me re­ma­nen­te

de Le­bacs en ma­nos de no ban­cos. Pe­ro si bien el ca­nal de co­ne­xión al cré­di­to es in­me­dia­to, no lo es el ca­nal a la ta­sa de in­te­rés que re­mu­ne­ra el aho­rro. Hoy los pla­zos fi­jos y las Le­caps (que emi­tió el Te­so­ro pa­ra re­ci­bir par­te de los pe­sos del desar­me de Le­bacs) pa­gan en­tre 20 y 15 p.p. por de­ba­jo de las Le­liqs, y si bien de­be­ría pro­du­cir­se al­gún ar­bi­tra­je a es­tas ta­sas, és­te no es ins­tan­tá­neo mo­de­ran­do el ca­nal de co­ne­xión de la ta­sa de in­te­rés al ti­po de cam­bio.

Res­pec­to al es­que­ma cam­bia­rio, en­tre ban­das el BCRA no es­tá au­to­ri­za­do a in­ter­ve­nir (só­lo pue­de ope­rar el BCRA en el mer­ca­do de fu­tu­ros y el Te­so­ro ven­dien­do dó­la­res pa­ra ha­cer­se de pe­sos que ne­ce­si­ta pa­ra fi­nan­ciar su ope­ra­to­ria, en prin­ci­pio a tra­vés de subas­tas). El BCRA só­lo pue­de com­prar dó­la­res y ex­pan­dir pe­sos por en­ci­ma de los lí­mi­tes del pro­gra­ma mo­ne­ta­rio en el pi­so de la ban­da si se coor­di­na in­gre­so de ca­pi­ta­les y la di­vi­sa to­ca $34. Y es­tá au­to­ri­za­do a ven­der has­ta US$150 mi­llo­nes dia­rios si to­ca los $44, con­tra­yen­do el equi­va­len­te en pe­sos en ca­da in­ter­ven­ción. En el te­cho, el BCRA pue­de in­ter­ve­nir, pe­ro no tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra de­fen­der.

Re­cal­cu­lan­do

Los erro­res en el di­se­ño del pri­mer plan, y la ne­ce­si­dad de acu­dir de nue­vo en tan corto pla­zo al FMI, de­ja­ron po­co mar­gen pa­ra la ne­go­cia­ción. Al ajus­te ga­ti­lla­do por el mer­ca­do se su­ma una po­lí­ti­ca fis­cal y mo­ne­ta­ria muy rí­gi­da co­mo con­di­ción ne­ce­sa­ria pa­ra ac­ce­der al prestamista de úl­ti­ma ins­tan­cia (el FMI) que nos ale­ja del ries­go del de­fault. Pe­ro en el me­dio, si bien el es­que­ma nos ale­ja del ries­go de es­pi­ra­li­za­ción de la in­fla­ción, no de­ja de ser

muy re­ce­si­vo; la co­se­cha, los de­más sec­to­res ex­por­ta­do­res que re­ci­bie­ron una enor­me se­ñal de pre­cio (in­clu­yen­do al tu­ris­mo re­cep­ti­vo) y los sec­to­res ener­gé­ti­cos don­de el desagio de con­tra­tos in­ten­ta man­te­ner las se­ña­les a la in­ver­sión, no al­can­zan pa­ra com­pen­sar la re­trac­ción del mer­ca­do in­terno.

Es­to só­lo po­dría amor­ti­guar­se si Ar­gen­ti­na vuel­ve a los mer­ca­dos de cré­di­to, se coor­di­na in­gre­so de ca­pi­ta­les y el BCRA pue­de ex­pan­dir por la com­pra de dó­la­res en el lí­mi­te in­fe­rior de la ban­da. Si es­to no ocu­rre, la per­sis­ten­cia de ta­sas de in­te­rés muy al­tas no só­lo pue­de agra­var la ca­de­na de pa­gos y la mo­ro­si­dad de los ban­cos, sino vol­ver a ge­ne­rar una bo­la de nie­ve, es­ta vez de Le­liqs y de bo­nos en pe­sos del Te­so­ro da­do el de­ven­ga­mien­to de ta­sa.

Por lo pron­to, y co­mo con­tra­ca­ra del ajus­te de shock, Ar­gen­ti­na no só­lo avan­za al equi­li­brio fis­cal y ex­terno, sino que en la fo­to se vol­vió

muy com­pe­ti­ti­va: los salarios en dó­la­res son 30% in­fe­rio­res a los de fi­nes de 2015 con pre­cios de los bie­nes y ser­vi­cios en dó­la­res 43% me­no­res y ta­ri­fas 32% más al­tas con cláu­su­las de in­de­xa­ción di­rec­tas o in­di­rec­tas al dó­lar, ge­ne­ran­do un cam­bio en el sen­ti­do co­rrec­to de los pre­cios re­la­ti­vos pe­ro con una ve­lo­ci­dad pe­li­gro­sa en de­mo­cra­cia.

La cer­te­za del prestamista de úl­ti­ma ins­tan­cia que ase­gu­ra la ca­pa­ci­dad de pa­go de la deu­da, su­ma­do a un ajus­te de shock im­pen­sa­do po­cos me­ses atrás, de­be­rían ayu­dar a des­tra­bar la vuel­ta a

los mer­ca­dos. Los co­le­ta­zos po­lí­ti­cos de una re­ce­sión muy pro­nun­cia­da y un mun­do muy vo­lá­til don­de el cré­di­to a emer­gen­tes em­pie­za a com­pe­tir con las ne­ce­si­da­des de fi­nan­cia­mien­to del mun­do desa­rro­lla­do, pue­den com­pli­car­lo.

Los salarios en dó­la­res son 30% in­fe­rio­res a los de fi­nes de 2015, los pre­cios un 43% me­no­res en dó­la­res y las ta­ri­fas 32% más al­tas.

EFE

De a dos. La­gar­de y Du­jov­ne anun­cia­ron el miér­co­les el nue­vo pro­gra­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.