¿Cuán­to tar­da­rá el país en su­pe­rar la re­ce­sión?

Clarin - Económico - - PORTADA - Es­cri­ben Da­mián Kan­tor, An­na­be­lla Quiroga, Dan­te Si­ca, Is­mael Ber­mú­dez, Lo­ren­zo Si­gaut Gra­vi­na y Da­niel Fer­nán­dez Ca­ne­do.

Có­di­go “VUL”. Em­pre­sa­rios y eco­no­mis­tas dis­cu­ten si la sa­li­da de la cri­sis se­rá rá­pi­da (con for­ma de “V”), si se pro­lon­ga­rá has­ta me­dia­dos del año pró­xi­mo (una es­pe­cie de “U”) o si se­rá una “L” abar­can­do to­do 2019. ¿Cuá­les son los sec­to­res que ha­rán pun­ta en la me­jo­ra?

En una re­cien­te char­la an­te em­pre­sa­rios, el eco­no­mis­ta Miguel Bein gra­fi­có con dos ci­fras la caí­da de la economía ar­gen­ti­na es­te año: el PBI que co­men­zó en US$ 630.000 mi­llo­nes pa­sa­ría a US$410.000 el año pró­xi­mo.

Una suba del dó­lar su­pe­rior a 110% en lo que va de 2018 tras­to­có to­dos los va­lo­res del país, de la va­lua­ción de las em­pre­sas y del po­der de com­pra de la po­bla­ción. Y aho­ra el Go­bierno in­ten­ta la re­cons­truc­ción.

Una de las dis­cu­sio­nes del mun­do eco­nó­mi­co gi­ra en torno a la ne­ce­si­dad de es­ta­bi­li­zar el dó­lar pa­ra en­ca­rar algún pro­ce­so de es­ta­bi­li­dad de los pre­cios des­pués de que los pro­nós­ti­cos ya ha­blan de una suba del ín­di­ce del cos­to de vi­da del or­den del 45%.

Pa­ra es­ta­bi­li­zar­lo —y tu­vo un in­di­cio de cal­ma los pri­me­ros días de la se­ma­na pa­sa­da— la es­tra­te­gia ofi­cial es la de sa­car la ma­yor can­ti­dad de pe­sos del mer­ca­do y fa­vo­re­cer una suba de la ta­sa de in­te­rés.

La ta­sa de re­fe­ren­cia, de las le­tras de li­qui­dez (Le­liq) que el Ban­co Cen­tral co­lo­ca en los ban­cos, es­tá en torno

a un al­tí­si­mo 73% anual que, cla­ra­men­te, ac­túa co­mo un freno pa­ra la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca.

La res­pues­ta ofi­cial, en me­dio de la cri­sis y con una tác­ti­ca de ir “pa­so a pa­so”, es que hoy lo más reac­ti­van­te es con­se­guir la es­ta­bi­li­dad cam­bia­ria. Es muy cla­ro en la Ar­gen­ti­na que cuan­do el dó­lar se mue­ve, las de­ci­sio­nes eco­nó­mi­cas se re­traen a la es­pe­ra de que de­je de mo­ver­se.

En es­ta eta­pa de la ca­rre­ra “dó­lar-ta­sa”, par­te del ar­gu­men­to lo es­cri­bi­rán las de­ci­sio­nes que to­men los te­ne­do­res de dó­la­res tan­to gran­des co­mo chi­cos.

El Go­bierno de­be­rá de­mos­trar­les que tam­bién pue­den per­der por ha­ber apos­ta­do al dó­lar y que esa po­si­bi­li­dad de pér­di­da sea sos­te­ni­ble por un tiem­po. ¿Lo lo­gra­rá?

El es­ce­na­rio de ta­sas en pe­sos al­tas ( los pla­zos fi­jos ofre­cen 47% anual pa­ra de­pó­si­tos me­dia­nos y has­ta 57% por mon­tos gran­des) de­be­rá de­mos­trar su efec­ti­vi­dad pa­ra cal­mar al dó­lar y abrir el ca­mino a al­gu­na es­ta­bi­li­za­ción y a des­pe­jar las dis­cu­sio­nes re­la­cio­na­das con cuán­to le cos­ta­rá a la Ar­gen­ti­na sa­lir de la re­ce­sión en la que in­gre­só a par­tir del se­gun­do tri­mes­tre del año.

El “có­di­go VUL” re­su­me las po­si­cio­nes en torno a si la sa­li­da de la re­ce­sión se­rá una rá­pi­da “V”, to­can­do fon­do a fin de año y des­pe­gan­do de la mano de los dó­la­res de las ex­por­ta­cio­nes agro­pe­cua­rias.

O si ten­drá for­ma de “U”, pro­lon­gán­do­se has­ta bien en­tra­do el pri­mer se­mes­tre y apos­tan­do a una re­cu­pe­ra­ción de las ex­por­ta­cio­nes de ener­gía y pren­dien­do una ve­la pa­ra que no suba más la ta­sa de in­te­rés en EE.UU. y que Bra­sil lo­gre al­gu­na re­cu­pe­ra­ción y eso me­jo­re las po­si­bi­li­da­des ex­por­ta­do­ras de la in­dus­tria lo­cal.

Los que creen que la re­ce­sión se pro­lon­ga­rá (que la evo­lu­ción de la ac­ti­vi­dad ten­drá for­ma de “L”) dan por per­di­do 2019 en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos y ahí sur­ge otra pre­gun­ta: ¿có­mo ju­ga­rá la economía en el año elec­to­ral?

El Go­bierno sa­be que el me­jor re­sul­ta­do al que pue­de as­pi­rar es que no le jue­gue en con­tra y po­der tran­si­tar el “puen­te” que co­men­zó a re­co­rrer la se­ma­na pa­sa­da con la “ban­da de dó­lar con un pi­so de $34 y un te­cho de $44” pa­ra es­ta­bi­li­zar a la di­vi­sa y que tie­ne co­mo ho­ri­zon­te la lle­ga­da de los dó­la­res de las ex­por­ta­cio­nes del sec­tor agro­pe­cua­rio. Es­te “puen­te” en­fren­ta otra vez la ame­na­za ex­ter­na que re­pre­sen­ta la suba de la ta­sa de in­te­rés en EE.UU., que en los úl­ti­mos días en vez de acer­car, ale­jó los ca­pi­ta­les de los paí­ses emer­gen­tes.

Pa­ra el Go­bierno no hay otra de­ci­sión más reac­ti­van­te que la de es­ta­bi­li­zar el mer­ca­do cam­bia­rio a pe­sar del al­to ni­vel de las ta­sas de in­te­rés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.