El fu­tu­ro de la alian­za Cam­bie­mos: en di­ciem­bre de­ci­de Elisa Ca­rrió

Tur­bu­len­cias. El pe­di­do de Elisa Ca­rrió de jui­cio po­lí­ti­co pa­ra el mi­nis­tro Ga­ra­vano pu­so a Cam­bie­mos en cri­sis. Pe­ro na­die cree en se­rio que la dipu­tada va­ya a rom­per con la alian­za de go­bierno. No­ve­da­des en la Jus­ti­cia.

Clarin - Económico - - PORTADA - Es­cri­be Ig­na­cio Zu­le­ta.

Den­tro y fue­ra del Go­bierno se si­gue de cer­ca la pe­lea en­tre la dipu­tada y el mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Germán Ga­ra­vano. Po­si­bles con­se­cuen­cias.

El en­fren­ta­mien­to de Elisa Ca­rrió con el Go­bierno, por su sos­pe­cha de que ha­ya una tra­ma política de­trás de una cadena de fa­llos y de­cla­ra­cio­nes, pu­so a la alian­za Cam­bie­mos en el pun­to de cri­sis más agu­da que se co­noz­ca des­de su cons­ti­tu­ción. “En di­ciem­bre voy a to­mar una de­ci­sión”, le di­jo la dipu­tada a quie­nes ha­bla­ron con ella el fin de se­ma­na. Los le­gis­la­do­res de su blo­que asis­tie­ron el jue­ves a una reunión con Mar­cos Pe­ña y Ro­ge­lio Fri­ge­rio, pa­ra dis­cu­tir el pre­su­pues­to 2019. La char­la in­clu­yó el anun­cio de Ca­rrió de pe­dir el jui­cio po­lí­ti­co de Germán Ga­ra­vano por ha­ber cri­ti­ca­do al­gu­nas pri­sio­nes pre­ven­ti­vas (di­ce que ha­bló en teo­ría, no de Cristina de Kirch­ner). El je­fe de Ga­bi­ne­te des­li­zó al­go así co­mo “ya se le va a pa­sar”. Los dipu­tados le di­je­ron que eso no lo pue­de ase­gu­rar na­die. La di­fe­ren­cia con cri­sis an­te­rio­res es que ocu­rre des­pués de la re­for­ma del Ga­bi­ne­te, de

don­de han desaparecido los ra­di­ca­les —Luis Nai­de­noff y Ma­rio Ne­gri in­te­gra­ban las reunio­nes del an­te­rior, in­te­gra­do por 22 mi­nis­tros. Es­to cor­tó la in­ter­lo­cu­ción de la me­sa Pro con los so­cios, y de­jó las re­la­cio­nes li­bra­das al con­tac­to per­so­nal de los pro­ta­go­nis­tas. Así, se po­ne a prue­ba la efi­ca­cia de los al­muer­zos de Los Abro­jos co­mo me­ca­nis­mo de re­la­ción con Ca­rrió. Que­dó ex­pre­sa­do por Li­li­ta en su car­ta abier­ta a Ma­cri, cuan­do se que­ja del si­len­cio del “vo­ce­ro del ra­di­ca­lis­mo” so­bre su de­nun­cia con­tra Ga­ra­vano. Na­die ati­na a afir­mar de quién se tra­ta, aun­que se­gu­ra­men­te se re­fi­rió a Al­fre­do Cor­ne­jo, pre­si­den­te del partido, que en un an­te­rior des­en­cuen­tro ama­gó con una mi­sión pu­ni­ti­va con­tra ella, a la que na­die se pren­dió.

Fue­ros, el vér­ti­ce que une las cau­sas Me­nem y Cristina

Ca­rrió en­tien­de que hay un vér­ti­ce que une el fa­llo Me­nem con las de­cla­ra­cio­nes de Ga­ra­vano con­tra las pre­ven­ti­vas a los ex­pre­si­den­tes. No cree en las ca­sua­li­da­des —im­po­si­ble ha­cer­lo— por­que ese vér­ti­ce se lla­ma “fue­ros”, que es lo que se de­ba­te hoy en la agen­da política. Co­mo en las tor­men­tas po­lí­ti­cas per­fec­tas, ca­da uno tie­ne su ra­zón, des­de su pun­to de vis­ta. Ga­ra­vano di­ce que no es bueno que los ex­pre­si­den­tes es­tén pre­sos. La Ar­gen­ti­na ha man­da­do al ca­la­bo­zo a to­dos los pre­si­den­tes, de fac­to y ele­gi­dos, del úl­ti­mo me­dio si­glo, con só­lo dos ex­cep­cio­nes, Raúl Al­fon­sín y Fer­nan­do de la Rúa. Es ho­rri­ble por don­de se mi­re: o los ar­gen­ti­nos son una ra­za que eli­ge a los ré­pro­bos, o los ele­gi­dos no pue­den evi­tar la ten­ta­ción de de­lin­quir, o hay un sis­te­ma que no

fun­cio­na. Ga­ra­vano di­jo que ha­bló co­mo un

téc­ni­co. ¿Quién le pi­dió que hi­cie­ra cá­te­dra des­de el ministerio, que es una ofi­ci­na política del pre­si­den­te? Pu­do ca­llar si ha­bía lle­ga­do a esa con­clu­sión de ran­go aca­dé­mi­co. Tam­bién tie­ne ra­zón Ca­rrió cuan­do ad­vier­te que en un ca­so co­mo el de Me­nem o el de Cristina de Kirch­ner, la exis­ten­cia de los fue­ros hace la di­fe­ren­cia en­tre ellos y el res­to de los mor­ta­les. El ca­so de la ex­pre­si­den­te de­pen­de de la doc­tri­na Cam­bie­mos de que el desafue­ro de­be em­pren­der­se só­lo si el pe­di­do del juez re­ci­be una con­fir­ma­ción de la Cá­ma­ra, al­go que no ha ocu­rri­do en el ca­so de los cua­der­nos. Si a la doc­tri­na Pi­chet­to de que los fue­ros son só­lo de de­ten­ción, y que el pro­ce­so pue­de avan­zar pe­se a los fue­ros, se le agre­ga la doc­tri­na Ga­ra­vano, hay ra­zo­nes pa­ra el enojo de Ca­rrió. Tam­bién pa­ra la ac­ti­tud del blo­que ra­di­cal y el de la Coa­li­ción, que anun­cia­ron que la acom­pa­ña­rán en el pe­di­do de jui­cio po­lí­ti­co. El Pro de­fen­de­rá al mi­nis­tro, pe­ro la su­ma de los vo­tos de la UCR y la CC, más la opo­si­ción, que es­tá siem­pre obli­ga­da a ha­cer­le da­ño al ofi­cia­lis­mo, pue­de dar­le un dis­gus­to a Ga­ra­vano. Y a Ma­cri, si es cier­to lo que Ca­rrió cree en es­tas ho­ras, que la mano que es­tá de­trás de una cons­pi­ra­ción pa­ra evi­tar pri­sio­nes de em­pre­sa­rios y algún fa­mi­liar en la cau­sa cua­der­nos no es la de Da­niel An­ge­li­ci, sino la del je­fe de to­dos. Por eso di­ce Ca­rrió que en di­ciem­bre to­ma­rá una de­ci­sión. Quie­nes la es­cu­cha­ron di­cen que su in­dig­na­ción su­pera an­te­rio­res mar­cas. Na­die cree en se­rio que va­ya a rom­per con Cam­bie­mos, for­ma­ción que ella fun­dó y de cu­ya es­tra­te­gia fue res­pon­sa­ble. Ca­rrió sue­le te­ner rap­tos de fu­ria, pe­ro tam­bién de ra­cio­na­li­dad que des­mien­ten su le­yen­da co­mo fac­tor di­sol­ven­te.

Pi­chet­to ig­no­ra­ba acuer­do por co­mi­sión Ca­rrió

No ayu­dó a es­tos áni­mos la de­ci­sión del pe­ro­nis­mo del Congreso de boi­co­tear la asunción de Ca­rrió co­mo pre­si­den­te de la Co­mi­sión Bi­ca­me­ral de Se­gui­mien­to y Con­trol del Ministerio Pú­bli­co. La opo­si­ción desai­ró de ma­ne­ra vio­len­ta

a la dipu­tada, que fue a la asunción asu­mien­do que exis­tía un acuer­do fir­me en­tre Se­na­do y Dipu­tados pa­ra que la co­mi­sión per­ma­ne­cie­se en la Cá­ma­ra ba­ja. Lo que ha­bía era, se­gún se sa­be aho­ra, una con­ver­sa­ción en­tre las au­to­ri­da­des de las cá­ma­ras y los blo­ques, pe­ro no era un acuer­do po­lí­ti­co. Es­ta co­lum­na di­jo en la edi­ción del do­min­go pa­sa­do que “El pe­ro­nis­mo par­ti­ci­pa de es­te acuer­do, por­que el sal­te­ño Ro­dol­fo Ur­tu­bey man­ten­drá el con­trol de la Bi­ca­me­ral Es­pe­cial de Mo­ni­to­reo e Im­ple­men­ta­ción del Nue­vo Có­di­go Pro­ce­sal Pe­nal”. Miguel Pi­chet­to sa­lió a de­cir que él no ha­bía acor­da­do na­da so­bre la co­mi­sión de Ur­tu­bey, y se de­sen­ten­dió del fi­nal. Es­to hi­zo que el pe­ro­nis­mo de las dos cá­ma­ras no apa­re­cie­se el mar­tes en la asunción. Pi­chet­to nie­ga que su ac­ti­tud ha­ya te­ni­do al­go que ver con Ca­rrió, por­que en­tien­de que si la co­mi­sión es de Cam­bie­mos, pue­de po­ner a quien quie­ra. Cre­yó que ese trá­mi­te he­ría su con­trol del blo­que del pe­ro­nis­mo fe­de­ral, el lu­gar ins­ti­tu­cio­nal más im­por­tan­te de su partido en el Congreso. Des­de esa po­si­ción, jue­ga en tán­dem con la Li­ga de Go­ber­na­do­res, dia­lo­ga de par a par con Fri­ge­rio, y pro­du­jo el acuer­do más im­por­tan­te: la apro­ba­ción del Pre­su­pues­to. Esa po­si­ción no re­sis­te fo­tos mo­vi­das.

Bien­ve­ni­do Mr. Ro­zen­krantz

El es­ta­lli­do del su­per­jue­ves ju­di­cial, día del cie­rre de cau­sas so­bre Me­nem, Ma­cri y otros, ocu­rre en la se­ma­na del de­but de Car­los Ro­zen­krantz co­mo pre­si­den­te de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia. Su­ce­de a Ricardo Lo­ren­zet­ti, que ejer­ció el car­go co­mo je­fe de la cor­po­ra­ción ju­di­cial con un ran­go de do­mi­nio que só­lo ha­bía te­ni­do en los años 90 un Ju­lio Na­za­reno. La pro­lon­ga­ción en el tiem­po de cau­sas co­mo la de Me­nem (ar­mas) y la de Ma­cri (ya des­pro­ce­sa­do por las es­cu­chas) ocu­rrió du­ran­te el man­da­to de Lo­ren­zet­ti. No fue el res­pon­sa­ble di­rec­to de que se ex­ce­die­se del “pla­zo ra­zo­na­ble” en el ex­pe­dien­te del rio­jano, o que du­ran­te años se man­tu­vie­ra abier­to un ex­pe­dien­te que aho­ra se de­cla­ra “inexis­ten­te”, y que le com­pli­có la vi­da a Ma­cri y a otros. Pe­ro eso ocu­rrió ba­jo su man­da­to. El úni­co he­cho ins­ti­tu­cio­nal que se pue­de re­la­cio­nar con es­tas no­ve­da­des, que en­re­da­ron más el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co, es el cam­bio en la con­duc­ción de la Cor­te. A es­ta acu­mu­la­ción de de­ci­sio­nes ju­di­cia­les con tan­gen­te política obe­de­ce el

cam­bio en la Cor­te. Le sa­ca pro­ble­mas a Ro­zen­krantz, en­car­ga­do de con­du­cir es­ta nue­va eta­pa de la jus­ti­cia que se abre con se­ña­les no­ve­do­sas. Pri­me­ro: el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra ha­rá pú­bli­co el vier­nes 12 de oc­tu­bre el re­sul­ta­do de la Au­di­to­ría so­bre Cau­sas de Co­rrup­ción, que se hi­zo so­bre to­dos los tri­bu­na­les fe­de­ra­les del país. Los ma­gis­tra­dos tu­vie­ron vis­ta de los re­sul­ta­dos y res­pon­die­ron acla­ran­do los mo­ti­vos de la len­ti­tud de la jus­ti­cia, y de la ba­ja can­ti­dad de con­de­nas. El fa-

El blo­que ra­di­cal y el de la Coa­li­ción anun­cia­ron que acom­pa­ña­rán a Elisa Ca­rrió en el pe­di­do de jui­cio po­lí­ti­co al mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Germán Ga­ra­vano. Car­los Ro­zen­krantz, nue­vo pre­si­den­te de la Cor­te Su­pre­ma, es el en­car­ga­do de con­du­cir una “nue­va eta­pa de la jus­ti­cia que se abre con se­ña­les no­ve­do­sas”.

llo Me­nem es una es una res­pues­ta por ade­lan­ta­do a la pu­bli­ci­dad de esa au­di­to­ría, que tam­bién le im­pli­ca un desafío a Ro­zen­krantz. El otro he­cho es que, por pri­me­ra vez en años, el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra tie­ne abier­tos con­cur­sos pa­ra la pro­vi­sión de to­das las va­can­tes en tri­bu­na­les de to­do el país. El an­te­rior go­bierno de­jó 33% de los car­gos va­can­te, y la ac­tual com­po­si­ción he­re­dó de la an­te­rior el 11%. Hoy to­dos los car­gos es­tán en ca­mino de

cu­brir­se. Es­to de­ja atrás el re­cur­so de las su­bro­gan­cias que usa­ba el go­bierno has­ta 2015. A la ac­tual ges­tión le re­pro­chan el re­cur­so de los tras­la­dos de ma­gis­tra­dos de otros fue­ros y ju­ris­dic­cio­nes, pe­ro co­mo to­do en es­te te­rreno, se dis­cu­ti­rá cuan­do ha­ya un nue­vo go­bierno.

Jus­ti­cia, te­rreno de los cam­bios más pro­fun­dos

Ma­cri no ama a los abogados, pe­ro es uno de los te­rre­nos en el cual el Go­bierno pro­du­ce los cam­bios más de fon­do. El otro es la política de tra­ta­mien­to de los ex­clui­dos, en la que adop­ta la ideo­lo­gía y el pro­yec­to del pa­pa Fran­cis­co, de pro­mo­ver una nue­va ma­ne­ra de abor­dar el pro­ble­ma de los po­bres en el ca­pi­ta­lis­mo del si­glo XXI. Se re­fle­ja en los pro­yec­tos de cen­so de vi­llas, el re­co­no­ci­mien­to de do­mi­ci­lio en ba­rrios po­pu­la­res, la ley de emer­gen­cia eco­nó­mi­ca pa­ra la economía po­pu­lar, y la ley de ex­pro­pia­ción de lo­tes en vi­llas, que va al re­cin­to del Se­na­do la se­ma­na que vie­ne. Ca­lla­da­men­te, el Go­bierno

cap­tu­ró el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra, que lle­va ade­lan­te un nue­vo for­ma­to a la Jus­ti­cia, con de­sig­na­cio­nes que han cubierto po­si­cio­nes en la jus­ti­cia fe­de­ral y nacional que es­ta­ban va­can­tes o en ma­nos su­bro­gan­tes. Na­die pue­de de­cir en se­rio, además, que esas de­sig­na­cio­nes ha­yan si­do ama­ña­das o que ha­yan pro­mo­vi­do a can­di­da­tos sin je­rar­quía. Es­to lo re­co­no­cen en la opo­si­ción pe­ro­nis­ta, que com­par­te el po­der de ele­gir y de­sig­nar con el ofi­cia­lis­mo, en el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra y en la co­mi­sión de Acuer­dos de la Cá­ma­ra de Se­na­do­res. Las ca­be­zas vi­si­bles de es­te pro­ce­so son Ga­ra­vano y el se­na­dor pe­ro­nis­ta Ro­dol­fo Ur­tu­bey. De­trás de ellos ac­túan va­rias tri­bus que tie­nen re­pre­sen­tan­tes co­mo Pi­chet­to, Fa­bián Rodríguez Si­món, Jo­sé To­re­llo, Pa­blo Clu­se­llas, Ernesto Sanz y Ricardo Gil La­ve­dra. Re­pre­sen­tan a la política, pe­ro tam­bién a los sec­to­res de la pro­fe­sión abo­ga­dil. Por eso no va a fal­tar quien di­ga que de­trás de es­to hay una gue­rra de es­tu­dios, y que de­trás de las re­fle­xio­nes doc­tri­na­rias se dis­cu­ten ne­go­cios y se cuen­ta pla­ta, mu­cha pla­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.