El pin­tor ho­lan­dés que no tie­ne pre­cio

Vi­da y obra. Exis­ten ape­nas 36 cua­dros de Ver­meer, pe­ro el au­tor de “La jo­ven de la per­la” se pu­so de mo­da. Hoy, su pe­que­ña ciu­dad na­tal, Delft, en un atrac­ti­vo tu­rís­ti­co.

Clarin - Económico - - PORTADA - Es­cri­be Luis Vin­ker.

La in­creí­ble his­to­ria de la va­lua­ción de las obras de Johan­nes Ver­meer.

Fue tan ex­plo­si­vo el cre­ci­mien­to del mer­ca­do del ar­te en los úl­ti­mos años —allí no hay Leh­mann Brot­hers ni cri­sis tur­ca que le afec­te—que los nú­me­ros ya no asom­bran. El in­gre­so de mag­na­tes ru­sos, chi­nos y ára­bes des­pla­zó a los an­ti­guos me­ce­nas y por eso sur­gen con cier­ta fre­cuen­cia las subas­tas de cua­dros que su­pe­ran los

US$100 mi­llo­nes. Y así se dis­pa­ra­ron a las nu­bes la co­ti­za­ción de Pi­cas­so o Van Gogh, Ce­zan­ne o Gau­guin o, de épo­cas más re­cien­tes, nom­bres igual­men­te fa­mo­sos: Po­llock, War­hol, Freund, De Groo­ning

Pe­ro una cues­tión es la va­lo­ri­za­ción co­mer­cial y algún ca­pri­cho —el je­que

qa­ta­rí que pa­gó US$200 mi­llo­nes por un cua­dro de Ce­zan­ne pa­ra su pro­pio mu­seo— y otra, la ca­te­go­ría fi­ja­da por los crí­ti­cos. En ese sen­ti­do ¿có­mo in­gre­sa­ría al mer­ca­do un Ver­meer, por ejem­plo? Pro­ba­ble­men­te, no su­ce­da nun­ca. Del pin­tor ho­lan­dés ape­nas se

con­ser­van 36 obras, au­tén­ti­ca­men­te re­co­no­ci­das. Só­lo tres pa­sa­ron por el cir­cui­to de ven­tas y no ha­brá otras dis­po­ni­bles pa­ra eso. Su­ce­de que Johan­nes Ver­meer fue prác­ti­ca­men­te ig­no­ra­do des­pués de su muer­te (1675) y re­cién a co­mien­zos del si­glo pa­sa­do lo “re­des­cu­brie­ron”.

Cuan­do las tro­pas alia­das in­gre­sa­ron en un re­fu­gio na­zi en Aus­tria y ha­lla­ron 1.200 pie­zas de ar­te, allí es­ta­ba el “Cris­to y la mu­jer adúl­te­ra”, un Ver­meer por el que el Füh­rer se ha­bía ob­se­sio­na­do. Pe­ro, en dis­tin­tas sa­las, los je­rar­cas na­zis ha­bían co­lo­ca­do otras su­pues­tas obras del pin­tor ho­lan­dés que, po­co des­pués, se su­po que eran de un fal­so Ver­meer: un re­me­do de pin­tor lla­ma­do Hans van Mee­ge­ren que hi­zo de la fal­si­fi­ca­ción un cul­to. Al fi­nal de la Gue­rra lo juz­ga­ron en Ho­lan­da por co­la­bo­ra­cio­nis­ta y tam­bién trans­for­mó ese pro­ce­so en un show. Al es­cu­char la sen­ten­cia —le die­ron ape­nas un año de cár­cel, que no lle­gó a cum­plir por­que mu­rió en­se­gui­da— ex­cla­mó: “Pue­do ase­gu­rar­les que nun­ca sa­brán con se­gu­ri­dad cuá­les Ver­meer son au­tén­ti­cos y cuá­les pin­té yo”.

Pe­ro el hom­bre que ha­bía res­ca­ta­do el va­lor ar­tís­ti­co de Johan­nes Ver­meer era un his­to­ria­dor: Theop­hi­le Tho­ré. Y la fa­ma “me­diá­ti­ca” lle­ga­ría re­cién so­bre fin de la dé­ca­da del 90, cuan­do la no­ve­la “La jo­ven de la per­la”, de Tra­cey Che­va­lier, se con­vir­tió en un bes­tse­ller. El di­rec­tor Pe­ter Web­ber la lle­vó al ci­ne, des­cri­bien­do re­la­ción en­tre el pin­tor (in­ter­pre­ta­do por Co­lin Firth) y su pre­sun­ta mu­sa (Scar­lett Johans­son co­mo “la chi­ca de la per­la”).

Un com­po­si­tor ho­lan­dés con­tem­po­rá­neo, Luis An­dries­sen, le de­di­có una ópe­ra (“Es­cri­bien­do a Ver­meer”) con tex­tos de Pe­ter Green­way: “Es el pin­tor que fi­ja so­bre su te­la los pe­que­ños mo­men­tos que son tan be­llos pa­ra lle­gar a la eter­ni­dad”. A esa al­tu­ra, el nom­bre de Johan­nes Ver­meer ya so­na­ba con ma­yor fre­cuen­cia en el cir­cui­to del ar­te, el Lou­vre con­vo­có a una de sus prin­ci­pa­les ex­po­si­cio­nes y Tas­chen le de­di­có un mag­ní­fi­co li­bro con tex­tos de Karl Schütz.

Las obras de Ver­meer, des­de en­ton­ces, ins­pi­ra­ron tra­ba­jos cien­tí­fi­cos, do­cu­men­ta­les co­mo el del es­ta­dou­ni­den­se Tim Je­ni­son, que des­cri­be los sor­pren­den­tes de­ta­lles óp­ti­cos cap­ta­dos por el pin­tor, o cuen­tos de Ma­nuel Rivas, en­tre otros. Po­co se sa­be de la vi­da de Ver­meer aun­que se le de­fi­ne co­mo “un pro­duc­to del Si­glo de Oro” de la pin­tu­ra ho­lan­de­sa. Es­pe­cí­fi­ca­men­te, la lla­ma­da pin­tu­ra de gé­ne­ro que des­lum­bró en­tre 1650 y 1680:

con­jun­tos de pe­que­ños for­ma­tos, in­ti­mis­tas y aus­te­ros que re­fle­ja­ban la vi­da co­ti­dia­na. Y Ver­meer la ex­pu­so co­mo na­die.

Hi­jo del dueño de una taberna, tam­po­co hay pre­ci­sión so­bre sus es­tu­dios y maes­tros. Pue­de ser que ha­ya to­ma­do al­gu­nas cla­ses en Ita­lia, o con Ca­rel Fa­bri­tius, el gran pin­tor de la épo­ca.

Ab­sor­bió las ten­den­cias de la pin­tu­ra fla­men­ca y ho­lan­de­sa.

El da­to con­cre­to es que Ver­meer se ca­só jo­ven, ve­nía de fa­mi­lia pro­tes­tan­te y a los 20 años se con­vir­tió al ca­to­li­cis­mo. Y tu­vo la di­cha de vi­vir en un am­bien­te ideal pa­ra su épo­ca: tolerancia (des­pués de las san­grien­tas gue­rras de re­li­gión), co­mer­cio prós­pe­ro y el ar­te ho­lan­dés en su es­plen­dor. Le pro­te­gie­ron al­gu­nos me­ce­nas —en­tre ellos su sue­gra— y go­zó de cier­to pre­di­ca­men­to en Delft, ya que fue vi­ce­de­cano del Co­le­gio de pin­to­res, lla­ma­do el Gre­mio de San Lucas. Pe­ro a su muer­te en 1675, con ape­nas 42 años, só­lo de­jó deu­das a su viu­da Catalina y a sus más de diez hi­jos.

La re­va­lo­ri­za­ción de la obra de Ver­meer ha con­ver­ti­do a la pe­que­ña Delft (una ciu­dad de 100 mil ha­bi­tan­tes) en un atrac­ti­vo tu­rís­ti­co, con sus 14 ca­na­les, 74 puen­tes y su im­po­nen­te Ca­te­dral Gó­ti­ca, des­de cu­ya to­rre se pue­den di­vi­sar Rot­ter­dam o La Ha­ya. Pe­ro, a pe­sar del fla­man­te Ver­meer Cen­trum, que or­ga­ni­za las vi­si­tas guia­das, no se con­ser­va allí nin­gu­na obra del pin­tor. Ni si­quie­ra “La ca­lle­jue­la” —un ma­ra­vi­llo­so pai­sa­je de esa ciu­dad— o la in­ti­mis­ta “La le­che­ra”, que se en­cuen­tran en el prin­ci­pal mu­seo ho­lan­dés, el Rijk­mu­seum de Áms­ter­dam.

Pa­ra ver “La jo­ven de la per­la” —que al­gu­nos se ani­man a com­pa­rar con La Gio­con­da de Da Vin­ci— hay que lle­gar has­ta el mu­seo Mau­rit­huis, en La Ha­ya. Ad­mi­ra­do por per­so­na­jes que van de Proust a Cio­ran, el cua­dro fue com­pra­do en 1881 por un co­lec­cio­nis­ta lla­ma­do Ar­nol­dus des Tom­be Ze­lor­nes, quien ape­nas pa­gó dos mo­ne­das. A su muer­te, se la do­nó al mu­seo y allí per­ma­ne­ce.

Schutz apun­ta que la fa­ma del cua­dro re­si­de “en el atrac­ti­vo in­tem­po­ral de la jo­ven, su mi­ra­da di­ri­gi­da al es­pec­ta­dor, el bri­llo hú­me­do de los ojos, los la­bios en­tre­abier­tos y el exo­tis­mo del atuen­do. Ese ideal de be­lle­za si­gue vi­gen­te has­ta hoy”. Hace po­cas se­ma­nas, fue so­me­ti­da a un tra­ba­jo de res­tau­ra­ción con las téc­ni­cas más avan­za­das. Pa­ra Tra­cey Che­va­lier, “ca­da cua­dro, ca­da mu­jer que pin­ta Ve­meer al­ber­ga tan­tos se­cre­tos, tan­tas his­to­rias la­ten­tes, pe­ro no con­ta­das, que me­re­ce­rían una no­ve­la. Son mu­je­res en­si­mis­ma­das en la in­ti­mi­dad de la al­co­ba, leen una car­ta, es­cri­ben, to­can mú­si­ca o sim­ple­men­te mi­ran por la ven­ta­na”.

So­la­men­te 3 ve­ces y en un si­glo, las obras de Ver­meer sa­lie­ron a la ven­ta. En 1921 fue la ci­ta­da “La ca­lle­jue­la”: no hu­bo nin­gún com­pra­dor, y se lo que­dó el mu­seo. En 2004, du­ran­te una subas­ta de Sot­heby’s se re­ma­tó “Mu­cha­cha sen­ta­da al vir­gi­nal” y se la lle­vó Ste­ve Wynn, un comerciante de Las Ve­gas por US$30 mi­llo­nes. Y 10 años más tar­de fue el turno pa­ra el cua­dro más an­ti­guo que se con­ser­va de Ver­meer, “San­ta Prá­xe­des”. En reali­dad, era una co­pia que hi­zo so­bre un cua­dro del ita­liano Fe­li­ce Fi­che­re­lli: nos mues­tra a la vir­gen ro­ma­na que en­te­rra­ba a los cris­tia­nos ase­si­na­dos en el si­glo II. Ese cua­dro es­ta­ba en po­der de Bar­ba­ra John­son, la due­ña del im­pe­rio far­ma­céu­ti­co John­son & John­son, y se ven­dió en US$10,6 mi­llo­nes.

No ha­brá más en subas­ta. So­la­men­te quien ten­ga la opor­tu­ni­dad de vi­si­tar al­gu­nos de los mu­seos que con­ser­van sus obras, po­drá ad­mi­rar­las. Se­rá el “ar­te de mi­rar”, tal co­mo di­jo John Berger.

La jo­ven de la per­la. Una jo­ya.

“La jo­ven de la per­la”. La obra más fa­mo­sa de Ver­meer, que al­gu­nos la equi­pa­ran con la Gio­con­da. Arri­ba: “La ca­lle­jue­la”. Aba­jo: “La le­che­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.