LA CREA­CIÓN DE UNA NUE­VA ERA BA­JO LAS RE­GLAS DE TRUMP

Clarin - Económico - - MIRADA GLOBAL - Jor­ge Castro Ana­lis­ta in­ter­na­cio­nal

El acuer­do EE.UU, Mé­xi­co, Ca­na­dá (USMCA) se­lla­do por Do­nald Trump es­ta se­ma­na, trans­for­ma a Nor­tea­mé­ri­ca en la re­gión más in­te­gra­da y de ma­yor ni­vel tec­no­ló­gi­co del ca­pi­ta­lis­mo del si­glo XXI. Tam­bién con­vier­te a las ca­de­nas de pro­duc­ción au­to­mo­triz que re­co­rren los 3 paí­ses en la ba­se es­truc­tu­ral de esa in­te­gra­ción, al au­men­tar las re­glas de ori­gen de los in­su­mos que uti­li­zan de 62,5% a 75%, ex­clu­yen­do vir­tual­men­te a los ter­ce­ros paí­ses, so­bre to­do Chi­na, iden­ti­fi­ca­da co­mo la com­pe­ti­do­ra es­tra­té­gi­ca de la re­gión.

El al­za de ca­si 13 pun­tos en las re­glas de ori­gen do­més­ti­co im­pli­ca nue­vas in­ver­sio­nes de US$30.000 mi­llo­nes / US$40.000 mi­llo­nes en la in­dus­tria au­to­mo­triz re­gio­nal. Asi­mis­mo, se pre­vé un ma­yor con­su­mo de ace­ro y alu­mi­nio de la re­gión, que pue­de al­can­zar has­ta el 30% res­pec­to de los ni­ve­les ac­tua­les. Se eli­mi­na en ade­lan­te pa­ra to­dos los paí­ses de la re­gión (esen­cial­men­te Mé­xi­co) la ven­ta­ja com­pa­ra­ti­va de los ba­jos ni­ve­les sa­la­ria­les co­mo ele­men­to de­ci­si­vo de los cos­tos de pro­duc­ción, y se fi­ja que 40% / 45% de la pro­duc­ción re­gio­nal de­be rea­li­zar­se con sa­la­rios mí­ni­mos de US$16 por ho­ra, que re­pre­sen­tan in­gre­sos no in­fe­rio­res a US$30.000 anua­les.

Sig­ni­fi­ca que la pro­duc­ción au­to­mo­triz me­xi­ca­na, que es apro­xi­ma­da­men­te 30% de la es­ta­dou­ni­den­se, se in­cor­po­ra por el acuer­do, sú­bi­ta­men­te, en un so­lo tra­zo his­tó­ri­co, al mun­do de la pro­duc­ción ca­pi­ta­lis­ta de al­ta tec­no­lo­gía a in­ten­si­dad de ca­pi­tal. En lo que se re­fie­re a la pro­duc­ción au­to­mo­triz, Mé­xi­co de­ja de ser un país emer­gen­te.

Tam­bién se tor­nan re­gio­na­les las re­glas de tec­no­lo­gía di­gi­tal y pro­pie­dad in­te­lec­tual de EE.UU., lo que ase­gu­ra que el pro­ce­so de con­ver­gen­cia de los 3 paí­ses se rea­li­za con los es­tán­da­res nor­te­ame­ri­ca­nos. Es una con­ver­gen­cia de EE.UU. so­bre sí mis­ma, pro­yec­tan­do el des­plie­gue de to­das sus po­ten­cia­li­da­des en el res­to del si­glo. USMCA es un ade­lan­to de lo que vie­ne en el sis­te­ma glo­bal.

El in­ter­cam­bio in­tra­rre­gio­nal as­cien­de a US$1,2 bi­llo­nes, el ma­yor del mun­do, y se pre­vé que au­men­te más de 50% en los pró­xi­mos 5 años. El rit­mo de al­za de las ex­por­ta­cio­nes es el que es­ta­ble­ce la in­ten­si­dad del pro­ce­so de in­te­gra­ción. USMCA es el 2° acuer­do que lo­gra Trump (el 1° fue con Co­rea del Sur) con su política “uni­la­te­ral” de im­po­ner san­cio­nes a las na­cio­nes con que ne­go­cia has­ta el mo­men­to que acep­ten lo esen­cial de sus re­cla­mos. El cri­te­rio del man­da­ta­rio nor­te­ame­ri­cano es el de “re­ci­pro­ci­dad” en las transac­cio­nes co­mer­cia­les.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, el “uni­la­te­ra­lis­mo” de Trump ace­le­ra la in­te­gra­ción del sis­te­ma, en un pro­ce­so de ho­ri­zon­ta­li­za­ción en el que só­lo va­len las ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas de in­no­va­ción y pro­duc­ti­vi­dad, que son las pro­pias de los Estados Uni­dos

Es­te pro­ce­so de “des­truc­ción crea­do­ra”, que es la es­pe­cia­li­dad del man­da­ta­rio nor­te­ame­ri­cano, ya ha co­men­za­do a eje­cu­tar­se con la Unión Eu­ro­pea, y Ja­pón es el pró­xi­mo can­di­da­to. Se tra­ta de la 3ª economía del mun­do (PBI: US$4,6 bi­llo­nes) y el país más ce­rra­do y pro­tec­cio­nis­ta en­tre los avan­za­dos.

Lo que ha per­sua­di­do al pre­mier Shin­zo Abe de la con­ve­nien­cia de abrir la economía ja­po­ne­sa ha si­do la ad­ver­ten­cia de Trump de im­po­ner un aran­cel de 30% en las ex­por­ta­cio­nes au­to­mo­tri­ces ni­po­nas al mer­ca­do nor­te­ame­ri­cano. Es una ofer­ta im­po­si­ble de rehu­sar.

El si­guien­te en la lis­ta es Bra­sil, la 6ª economía del mun­do, con un PBI de US$2,06 bi­llo­nes. Bra­sil im­po­ne a los au­to­mo­to­res nor­te­ame­ri­ca­nos un aran­cel de 35%, mien­tras que es una ta­ri­fa de 2,5% la “re­cí­pro­ca”. Trump re­cha­za la ca­te­go­ría de “país emer­gen­te” en los con­flic­tos co­mer­cia­les de EE.UU.

El pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano es­tá re­es­truc­tu­ran­do el co­mer­cio y la in­ver­sión mun­dial, y quie­bra el sta­tu quo en to­das par­tes y al mis­mo tiem­po. Es un pro­ce­so que se ace­le­ra a me­di­da que se in­ten­si­fi­ca el boom eco­nó­mi­co de EE.UU, mien­tras des­plie­ga to­da la po­ten­cia­li­dad de la nue­va re­vo­lu­ción in­dus­trial.

El sis­te­ma que emer­ge se ba­sa en el ca­pi­tal in­tan­gi­ble y la pro­pie­dad in­te­lec­tual, an­tes que en el in­ter­cam­bio de bie­nes fí­si­cos. Y en él pro­li­fe­ran las ini­cia­ti­vas con aran­cel 0% y sin sub­si­dios. En el nue­vo sis­te­ma, los re­duc­tos del pro­tec­cio­nis­mo —Unión Eu­ro­pea, Ja­pón, Bra­sil, en­tre otros— pier­den to­da ini­cia­ti­va, y ven apro­xi­mar­se, omi­no­sa­men­te, la ho­ra de la ex­tin­ción.

Des­pués de cum­pli­da la 1ª fa­se de la re­es­truc­tu­ra­ción glo­bal, vie­ne el con­flic­to cen­tral —y la ne­go­cia­ción— con Chi­na, la otra su­per­po­ten­cia. En él no se di­ri­me el li­de­raz­go de EE.UU., que es un va­lor ad­qui­ri­do y la pre­mi­sa de la nue­va fa­se del ca­pi­ta­lis­mo, sino la re­la­ción de fuer­zas en­tre las dos su­per­po­ten­cias y el nue­vo equi­li­brio del po­der mun­dial.

El con­flic­to EE.UU.-Re­pú­bli­ca Po­pu­lar es un sal­to cua­li­ta­ti­vo en la in­te­gra­ción mun­dial del sis­te­ma, y de es­ta ma­ne­ra se apro­xi­ma —con­flic­ti­va­men­te— la crea­ción de un nue­vo or­den de con­duc­ción del po­der en el mun­do.

Con­flic­to/com­pe­ten­cia/in­te­gra­ción son si­nó­ni­mos en el ca­pi­ta­lis­mo de la “era Trump”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.