Se­cre­tos de la im­por­ta­ción y ven­ta de mue­bles de ofi­ci­na

So­cios. Dos ami­gos se con­vir­tie­ron en mi­no­ri­tas on­li­ne y ma­yo­ris­tas de mue­bles que traen de Chi­na.

Clarin - Económico - - NUEVOS NEGOCIOS - Pau­la An­cery Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

Pa­ra aque­llos que se pre­gun­tan qué tal fun­cio­na el ne­go­cio de co­mer­cia­li­zar ar­tícu­los por Mer­ca­do Li­bre, el ca­so de Newmo pue­de ser in­tere­san­te. Aun­que en reali­dad los so­cios Da­mián Kal­cic y Joa­quín Gán­da­ra no se lo plan­tea­ron así cuan­do con­ci­bie­ron el pro­yec­to de ven­der mue­bles de ofi­ci­na, ha­ber al­can­za­do en tres me­ses la ca­te­go­ría de Mer­ca­do Líder Gold es uno de los sig­nos de que les es­tá yen­do bien.

Es­tos dos ami­gos sen­tían que se de­bían ha­cer un ne­go­cio jun­tos, pe­ro no te­nían idea de en qué sec­tor de ac­ti­vi­dad. Pri­me­ro pen­sa­ron que po­día ser una fran­qui­cia, así que se fue­ron a la co­rres­pon­dien­te fe­ria pa­ra ver qué los con­vo­ca­ba. “Pe­ro des­pués de char­lar pen­sa­mos que se­ría me­jor im­por­tar y ven­der pro­duc­tos, en­tre co­mi­llas, pro­pios”, cuen­ta Kal­cic, quien ya ve­nía con una im­por­tan­te tra­yec­to­ria pre­via en em­pre­sas de ecom­mer­ce.

Fru­to de esa ex­pe­rien­cia, él sa­bía que los ru­bros que más “ren­dían” en Mer­ca­do Li­bre (ML) eran ho­gar, mue­bles y jar­dín. “Nos de­ci­di­mos por mo­bi­lia­rio, un po­co por co­ra­zo­na­da y otro po­co por­que nos gus­ta­ron los pro­duc­tos que en­con­tré…”. Eso fue en un via­je a Chi­na, en bus­ca de fa­bri­can­tes cu­yos ar­tícu­los im­por­tar. Con­cre­ta­men­te, la idea era con­ver­tir­se en mi­no­ris­tas on­li­ne y ma­yo­ris­tas

de mue­bles de ofi­ci­na que im­por­ta­rían ellos di­rec­ta­men­te.

Co­rría 2016 y la pri­me­ra di­fi­cul­tad fue que ellos per­so­nal­men­te nun­ca ha­bían im­por­ta­do na­da. “Ele­gi­mos tres pro­vee­do­res chi­nos, a ca­da uno de los cua­les le com­pra­mos un con­te­ne­dor de si­llo­nes pa­ra es­cri­to­rio y si­llas y ban­que­tas de ofi­ci­na”, di­ce Kal­cic. “Tar­da­ron mu­cho en lle­gar. To­do lo ma­lo que po­día pa­sar, pa­só. En mi­tad del pro­ce­so se nos ven­ció la li­cen­cia de im­por­ta­ción por­que la mer­ca­de­ría no lle­ga­ba más. Son tre­men­das las ba­rre­ras que hay que sor­tear cuan­do sos un im­por­ta­dor sin his­to­ria, pe­ro al fi­nal lo lo­gra­mos”, re­pa­sa.

Lo cual, a su vez, de­ter­mi­nó que tu­vie­ran que sa­lir rá­pi­do a bus­car una lo­ca­ción que fun­cio­na­ra no só­lo co­mo de­pó­si­to sino tam­bién co­mo cen­tro de pick up pa­ra los com­pra­do­res que qui­sie­ran ha­cer los re­ti­ros per­so­nal­men­te. La ha­lla­ron en el ba­rrio por­te­ño de Boe­do, don­de co­men­za­ron a ven­der a prin­ci­pios de 2018.

Los ar­tícu­los se ofre­cen tan­to en la pá­gi­na web pro­pia de Newmo co­mo en la de ML; pe­ro es­ta se­gun­da, cla­ro, tie­ne un trá­fi­co mu­chí­si­mo ma­yor.

Los com­pra­do­res que no op­tan por re­ti­rar sus pro­duc­tos per­so­nal­men­te, los re­ci­ben gra­tis a tra­vés de Co­rreo Ar­gen­tino, “que es la bo­ca que nos to­ca por­que es la más cer­ca­na a no­so­tros”, in­di­ca Kal­cic.

La in­ver­sión ini­cial fue de $10 mi­llo­nes a fi­nes de 2017, que se des­ti­na­ron ca­si ín­te­gra­men­te a stock. Los so­cios aún es­tán ven­dien­do si­llas de esa par­ti­da ini­cial “por­que pa­ra po­der pu­bli­car un pro­duc­to te­nés que ser ca­paz de des­pa­char­lo al día si­guien­te; en­ton­ces no po­dés pu­bli­car ar­tícu­los que to­da­vía no com­pras­te”, ex­pli­ca Kal­cic.

Sin em­bar­go, ya hi­cie­ron otro pe­di­do a Chi­na, que se aca­ba de em­bar­car. “Ya nos apro­ba­ron la li­cen­cia, así que es­ta vez es­tá sa­lien­do más rá­pi­do”, apun­ta Kal­cic.

Otra di­fi­cul­tad pa­ra la re­po­si­ción, cla­ro, es la co­ti­za­ción del dó­lar. “Hace seis me­ses, te­nía­mos to­dos los pre­cios a la mi­tad que aho­ra. Nos afec­ta no só­lo la de­pre­cia­ción del pe­so, sino tam­bién la re­ce­sión que eso con­lle­va”, se­ña­la el em­pren­de­dor.

Hoy, su pro­duc­to más ven­di­do es una si­lla fi­ja api­la­ble “sú­per bá­si­ca, co­mo pa­ra re­cep­ción”: su pre­cio a con­su­mi­dor fi­nal es de $1.800. No obs­tan­te, Newmo si­gue man­te­nien­do su ob­je­ti­vo de fac­tu­rar $10 mi­llo­nes a di­ciem­bre pró­xi­mo.

“Has­ta agos­to ve­nía­mos bien pa­ra al­can­zar­lo; aho­ra hay que ver có­mo in­ci­de el si­guien­te pa­so”, ade­lan­ta Kal­cic.

Es­te pa­so con­sis­te en ven­der tam­bién pro­duc­tos he­chos en el país. “Sa­li­mos a re­co­rrer fá­bri­cas locales de mue­bles de me­la­ni­na que vie­nen en ca­jas, pa­ra ar­mar, ti­po Ikea”, es­pe­ci­fi­ca. “Ele­gi­mos dos y ya les hi­ci­mos pri­me­ra com­pra de es­cri­to­rios y al­gu­nos mue­bles pa­ra el ho­gar. Des­de el prin­ci­pio, la idea era lle­gar a ofre­cer un mix de mer­ca­de­ría ex­tran­je­ra y lo­cal, pe­ro el con­tex­to nos hi­zo ace­le­rar”, con­clu­ye.

“No po­dés pu­bli­car ar­tícu­los que to­da­vía no com­pras­te. Te­nés que ser ca­paz de des­pa­char­los al día si­guien­te”.

FO­TO: MA­RIO QUIN­TE­ROS.

Pa­ra sen­tar­se. El pro­duc­to más ven­di­do es una si­lla fi­ja api­la­ble, que cues­ta $1.800.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.