EL AJUS­TE A LOS JU­BI­LA­DOS QUE­DÓ EN MA­NOS DE LA COR­TE

Clarin - Económico - - PREVISIONAL - Adrián Tróc­co­li Abo­ga­do. Es­pe­cia­lis­ta en De­re­cho Pre­vi­sio­nal

La AN­SeS pre­ten­de que, al dic­tar sus sen­ten­cias fa­vo­ra­bles a los ju­bi­la­dos pa­ra el re­ajus­te de ha­be­res, la Jus­ti­cia cam­bie el ín­di­ce que usa des­de ha­ce 9 años pa­ra la ac­tua­li­za­ción del va­lor his­tó­ri­co de las re­mu­ne­ra­cio­nes, que se to­ma de ba­se pa­ra es­ti­mar el pri­mer ha­ber ju­bi­la­to­rio.

El pro­ble­ma es sim­ple, pa­ra cal­cu­lar la ju­bi­la­ción se to­ma el suel­do pro­me­dio de los úl­ti­mos 10 años de apor­tes, si al ha­cer el pro­me­dio no se com­pen­sa la in­fla­ción, el pri­mer co­bro no guar­da re­la­ción con los suel­dos en ac­ti­vi­dad.

El ín­di­ce que bus­ca im­po­ner el Go­bierno fue adul­te­ra­do en los tiem­pos en que Ama­do Bou­dou as­cen­día co­mo di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la AN­SeS. Aho­ra, esos mé­to­dos les son úti­les a los ac­tua­les fun­cio­na­rios que no du­dan de ati­bo­rrar los tri­bu­na­les de pa­pe­les y ar­ti­lu­gios de to­do ti­po pa­ra lo­grar su ob­je­ti­vo.

En 2007, Bou­dou pre­sen­tó en el Con­gre­so un pro­yec­to com­ple­jo, que in­cluía va­rias mo­di­fi­ca­cio­nes al sis­te­ma ju­bi­la­to­rio y fue pre­sen­ta­do por Nés­tor Kirch­ner co­mo la op­ción pa­ra la vuel­ta al sis­te­ma de re­par­to. En ese mar­co y pa­ra que ce­rra­ran las cuen­tas del sis­te­ma, se mo­di­fi­có un ín­di­ce sa­la­rial que se ha­bía crea­do en la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad So­cial y has­ta en­ton­ces no se usa­ba pa­ra na­da: el RIPTE (Re­mu­ne­ra­ción Im­po­ni­ble Pro­me­dio de los Tra­ba­ja­do­res Es­ta­bles).

Eso se hi­zo por­que la Cor­te Su­pre­ma de­bía de­ci­dir qué ha­ría con la fal­ta de mo­vi­li­dad de los ha­be­res en­tre 2002 y 2006 y elGo­bierno en­ton­ces te­mía que el Tri­bu­nal uti­li­za­ra ese ín­di­ce pa­ra dar la mo­vi­li­dad. En­ton­ces, des­de el Go­bierno se hi­zo lo usual pa­ra la épo­ca: se ma­ni­pu­ló el ín­di­ce. Un po­co co­mo con­se­cuen­cia de man­te­ner con­ge­la­das las ju­bi­la­cio­nes y otro po­co, di­rec­ta­men­te fal­sean­do da­tos que el RIPTE tie­ne una qui­ta del 47% pa­ra ese pe­río­do. Lo no­ve­do­so es que el Go­bierno ac­tual in­ten­te uti­li­zar­lo aho­ra pa­ra pa­liar el gas­to.

La mo­vi­li­dad fue de­ci­di­da en el ca­so “Ba­da­ro”, si­guien­do otro ín­di­ce. Y eso no es­tá en jue­go. La mo­vi­li­dad fue lue­go en­ca­mi­na­da por ley.

Exis­te, en cam­bio, un stock im­por­tan­te de jui­cios que se ini­cia­ron en los úl­ti­mos años en don­de se de­ci­de prin­ci­pal­men­te có­mo se cal­cu­la el pri­mer ha­ber. Ha­ce me­ses que el Po­der Eje­cu­ti­vo ha­bla de mo­di­fi­car las ju­bi­la­cio­nes de pri­vi­le­gio. Y ca­be pre­gun­tar­se si ese es só­lo un men­sa­je des­ti­na­do a los jue­ces. En la prác­ti­ca, se de­ci­dió re­vi­sar las ta­reas di­fe­ren­cia­les, es de­cir aque­llas que son de­ter­mi­nan­tes de ve­jez pre­ma­tu­ra (ac­ti­vi­da­des in­sa­lu­bres en ge­ne­ral, cho­fe­res, em­bar­ca­dos) y no los re­gí­me­nes es­pe­cia­les (co­mo el del Po­der Ju­di­cial o el de do­cen­tes). Por suer­te.

Ima­gi­ne­mos que un ma­gis­tra­do de Cá­ma­ra se ju­bi­la­ra se­gún el ré­gi­men co­mún: su ju­bi­la­ción pa­sa­ría a ser me­nos del 25% de su sa­la­rio, cuan­do el ré­gi­men es­pe­cial ac­tual le otor­ga el 82% del in­gre­so en ac­ti­vi­dad. Así, sin ta­pu­jos: si los jue­ces pa­sa­ran al ré­gi­men ge­ne­ral, un ca­ma­ris­ta pa­sa­ría de co­brar el 82% de su sa­la­rio al 25%.

Es pe­li­gro­so que un juez es­té preo­cu­pa­do por es­ta cues­tión mien­tras es­tá ad­mi­nis­tran­do jus­ti­cia. Se pue­de ana­li­zar una suba del apor­te, in­cre­men­tar los años re­que­ri­dos u otra me­di­da pa­ra equi­li­brar el ré­gi­men. La Jus­ti­cia va a es­tar de acuer­do.

Mien­tras el te­ma de las ju­bi­la­cio­nes de los jue­ces es­tá en el ai­re, se les pi­de que re­vi­sen el cri­te­rio uti­li­za­do pa­ra los ju­bi­la­dos por ley co­mún.

El mé­to­do que la AN­SeS pi­de que se apli­que es

el dis­pues­to por la Ley de Re­pa­ra­ción His­tó­ri­ca.

Esos pa­rá­me­tros die­ron co­mo re­sul­ta­do que so­la­men­te la mi­tad de los 2,4 mi­llo­nes de ca­sos ana­li­za­dos re­ci­bie­ran efec­ti­va­men­te un au­men­to. Al res­to, na­da. Y ten­ga­mos en cuen­ta que en­tre quie­nes re­ci­bie­ron in­cre­men­tos, un ter­cio de los ju­bi­la­dos ob­tu­vo in­cre­men­tos in­fe­rio­res a $600.

La con­se­cuen­cia de un cam­bio de cri­te­rio por par­te de los mi­nis­tros de la Cor­te en cuan­to al ín­di­ce se­ría es­ta: que por los jui­cios ya re­suel­tos du­ran­te es­tos 9 años se co­bre el do­ble en com­pa­ra­ción con la ma­yo­ría de los ca­sos en los cua­les la Cor­te to­da­vía no re­sol­vió, cuan­do los tra­ba­ja­do­res co­bra­ban lo mis­mo en ac­ti­vi­dad.

Des­ta­que­mos que de las 23 sa­las de las Cá­ma­ras Fe­de­ra­les de ape­la­cio­nes, 22 han re­cha­za­do

los ar­gu­men­tos del Es­ta­do. En los úl­ti­mos me­ses, en es­ta ins­tan­cia se re­sol­vió sos­te­ner la pos­tu­ra fa­vo­ra­ble a los ju­bi­la­dos, con fuer­tes pro­nun­cia­mien­tos. La AN­SeS sos­tie­ne que su cri­te­rio es­tá ava­la­do por los dipu­tados que vo­ta­ron la Re­pa­ra­ción His­tó­ri­ca, por lo que aho­ra to­do de­pen­de de los cin­co mi­nis­tros de la Cor­te.

Así, des­pués del re­cha­zo que pro­vo­có en la so­cie­dad en ge­ne­ral el cam­bio de la Ley de Mo­vi­li­dad —que es­te año per­de­rá 15 pun­tos con­tra la in­fla­ción—, el Po­der Eje­cu­ti­vo pre­ten­de pa­sar­les

el cos­to po­lí­ti­co a los jue­ces, mien­tras ame­na­za con re­for­mas a su sis­te­ma de ju­bi­la­ción.

¿Cuán­to va­le es­te cam­bio de cri­te­rio? Pa­ra el Go­bierno, $70.000 mi­llo­nes de pe­sos que, pa­ga­de­ros en 6 años —al rit­mo ac­tual de can­ce­la­ción de sen­ten­cias—, son $12.000 mi­llo­nes por año. Te­ne­mos que recordar que la Jus­ti­cia or­de­na que las deu­das con los ju­bi­la­dos re­ci­ban so­lo un 16% de in­te­rés anual. En los úl­ti­mos 3 años la in­fla­ción al­can­za un 150% y la ta­sa que pa­ga la AN­SeS es de 71%; en de­fi­ni­ti­va, es­ta su­ma se de­pre­cia­rá a fu­tu­ro.

El aho­rro fis­cal es ma­go, pe­ro abre la puer­ta a una nue­va eta­pa de la in­dus­tria del jui­cio. En los úl­ti­mos años los jui­cios ini­cia­dos se re­du­je­ron sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, prin­ci­pal­men­te por­que la Ley de Mo­vi­li­dad da­ba va­lo­res ra­zo­na­bles que fue­ron tras­la­da­dos pa­ra el cálcu­lo del pri­mer ha­ber; en­ton­ces: ¿por qué vol­ver a em­pe­zar?

Ade­más, si la Cor­te le die­ra la ra­zón a la AN­SeS se ter­mi­na­rían las ape­la­cio­nes de to­dos los jui­cios en trá­mi­te, ya que a la AN­SeS no le que­da que­ja al­gu­na. En­ton­ces, to­dos los jui­cios en trá­mi­te se ter­mi­na­rían en cues­tión de me­ses. De­be­ría cum­plir­se con to­dos los jui­cios jun­tos, au­men­tan­do el gas­to en me­dio de una cri­sis.

Tam­bién es­tá en ma­nos del má­xi­mo tri­bu­nal el jui­cio por la nue­va Ley de Mo­vi­li­dad Pre­vi­sio­nal, cu­ya re­so­lu­ción afec­ta­rá en prin­ci­pio a un so­lo ju­bi­la­do. Es im­pen­sa­ble un es­ce­na­rio en el que la Cor­te de­cla­re in­cons­ti­tu­cio­nal una nor­ma que fue tan re­cha­za­da y la opo­si­ción no reac­cio­ne in­me­dia­ta­men­te. El Con­gre­so rá­pi­da­men­te tras­la­da­ría a to­dos los ju­bi­la­dos y be­ne­fi­cia­rios de pla­nes so­cia­les el cri­te­rio del Tri­bu­nal. El cos­to pa­ra el Es­ta­do en ese ca­so se­ría de 50.000 mi­llo­nes por año de im­pac­to in­me­dia­to.

El año pa­sa­do la con­sig­na fue re­du­cir el gas­to en ju­bi­la­cio­nes. En­ton­ces se di­jo que los ju­bi­la­dos iban a “per­der pla­ta, no po­der ad­qui­si­ti­vo” — la fra­se era com­ple­ja de in­ter­pre­tar ha­ce 9 me­ses; hoy es im­po­si­ble—. To­do eso su­ce­dió con el acuer­do de los go­ber­na­do­res, que prio­ri­za­ron ga­ran­ti­zar los re­cur­sos de las pro­vin­cias a cam­bio de los vo­tos ne­ce­sa­rios pa­ra la san­ción de la ac­tual Ley de Mo­vi­li­dad Ju­bi­la­to­ria. El pro­yec­to de un nue­vo sis­te­ma pre­vi­sio­nal se­gu­ra­men­te no ve­rá pron­to la luz pa­ra evi­tar otro desa­tino.

En­ton­ces, lo que no pu­do lo­grar­se des­de los otros po­de­res se le en­dil­ga aho­ra a los jue­ces su­pre­mos, las Cá­ma­ras ya opi­na­ron.

La Jus­ti­cia tie­ne la peor ima­gen ins­ti­tu­cio­nal lue­go de los sin­di­ca­tos y de ca­ra a la so­cie­dad es­te te­ma im­pli­ca un al­to cos­to po­lí­ti­co. ¿Po­drá en­ton­ces es­gri­mir ar­gu­men­tos téc­ni­cos en dos sen­ten­cias des­fa­vo­ra­bles a los ju­bi­la­dos? Los abo­ga­dos siem­pre po­de­mos en­con­trar ar­gu­men­tos téc­ni­cos.

La pre­gun­ta qui­zás sea: ¿Se­rán los ju­bi­la­dos la mo­ne­da de cam­bio o el Má­xi­mo Tri­bu­nal sos­ten­drá la es­ta­bi­li­dad de sus sen­ten­cias y la doc­tri­na de los Jue­ces fe­de­ra­les de to­do el país?

Ade­más de la de­fi­ni­ción so­bre el ín­di­ce de ac­tua­li­za­ción, la Cor­te tie­ne en sus ma­nos la nue­va Ley de Mo­vi­li­dad.

FER­NAN­DO DE LA OR­DEN

De­ci­si­vos. Los vo­tos de los miem­bros de la Cor­te ser­vi­rán pa­ra de­fi­nir el fu­tu­ro del sis­te­ma ju­bi­la­to­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.