Las me­to­do­lo­gías ági­les ya se in­te­gra­ron a las ca­rre­ras de gra­do

Ges­tión. Pen­sa­mien­to de di­se­ño, scrum y otras se en­se­ñan en in­ge­nie­rías y ca­rre­ras tec­no­ló­gi­cas pa­ra desa­rro­llo de pro­yec­tos.

Clarin - Económico - - CAMPUS - Ga­brie­la Sa­me­la gsa­me­la@clarin.com

Pro­ve­nien­tes del mun­do del soft­wa­re, las lla­ma­das me­to­do­lo­gías ági­les, que mo­di­fi­ca­ron la for­ma de ges­tio­nar el desa­rro­llo de pro­duc­tos in­for­má­ti­cos, fue­ron ga­nan­do es­pa­cio en el mun­do de los ne­go­cios. Pa­ra crear pro­duc­tos, pa­ra ar­mar pla­nes de ne­go­cios, pa­ra ges­tio­nar pro­yec­tos, las me­to­do­lo­gías co­mo de­sign thin­king (pen­sa­mien­to de di­se­ño) o scrum (que ha­ce alu­sión a la for­ma­ción en el rugby) acor­ta­ron tiem­pos y per­mi­tie­ron una me­jor adap­ta­ción de los re­sul­ta­dos a las ne­ce­si­da­des de los clien­tes o al con­tex­to.

Su in­cor­po­ra­ción a las cu­rrí­cu­las de las ca­rre­ras uni­ver­si­ta­rias no se hi­zo es­pe­rar. En las tec­no­ló­gi­cas y de ne­go­cios, en ma­te­rias de in­for­má­ti­ca o de em­pren­de­do­ris­mo, los alum­nos apren­den có­mo usar­las, usán­do­las. “En el ca­so de las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y la co­mu­ni­ca­ción (TIC) es ca­si obli­ga­do en­se­ñar­las. Hoy en día la gran ma­yo­ría de las em­pre­sas que se de­di­can a desa­rro­llo de soft­wa­re usan me­to­do­lo­gías ági­les”, di­ce Hernán Mo­re­llo, di­rec­tor de In­ge­nie­ría en In­for­má­ti­ca y de la li­cen­cia­tu­ra en Ges­tión de TI de la UADE.

Es­tas me­to­do­lo­gías se ca­rac­te­ri­zan por el tra­ba­jo en equi­po y la pre­sen­ta­ción de avan­ces en ci­clos cor­tos, que per­mi­ten de­tec­tar en eta­pas tem­pra­nas erro­res o in­te­grar rá­pi­da­men­te cam­bios.

“Son una res­pues­ta al mun­do cam­bian­te e in­cier­to”, se­ña­la Juan Vi­da­gu­ren, de­cano de la Es­cue­la de In­ge­nie­ría y Ges­tión del ITBA. “Es­ta­mos en una cul­tu­ra de lo ágil, en el sen­ti­do de que ya no es ma­lo equi­vo­car­se, no es ma­lo errar y vol­ver a arre­glar, ni son ma­las las ite­ra­cio­nes (re­pe­ti­cio­nes) cor­tas y los ajus­tes de re­sul­ta­dos a las res­pues­tas que vas ob­te­nien­do”, agre­ga.

En el ITBA, las me­to­do­lo­gías ági­les se in­clu­yen en ca­rre­ras co­mo la li­cen­cia­tu­ra en Ad­mi­nis­tra­ción y Sis­te­mas e In­ge­nie­ría In­for­má­ti­ca. Aun­que, di­ce Vi­da­gu­ren, “las usa­mos siem­pre que po­de­mos”. Por ejem­plo, in­cor­po­ra­ron una me­to­do­lo­gía ágil pa­ra in­no­va­ción en star­tups, que vie­ne de Har­vard. “Es una ma­ne­ra de crear un ne­go­cio rá­pi­da­men­te, que se usa mu­cho en el en­torno del em­pren­de­do­ris­mo, re­em­pla­zan­do el plan de ne­go­cios tra­di­cio­nal”, cuen­ta Vi­da­gu­ren.

En la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de La Ma­tan­za tam­bién se en­se­ñan me­to­do­lo­gías ági­les en la ma­te­ria In­no­va­ción y Em­pren­de­do­ris­mo, de In­ge­nie­ría In­dus­trial. “Tra­ba­ja­mos con re­so­lu­ción de pro­ble­mas, ba­sa­dos en desafíos y pro­yec­tos, en vez de dar so­lu­cio­nes teó­ri­cas con pa­sos in­ven­ta­dos. Se tra­ta de lle­var a los es­tu­dian­tes a la reali­dad y no so­la­men­te en cues­tio­nes tec­no­ló­gi­cas, sino en cual­quier ti­po de in­no­va­ción. Es­tas me­to­do­lo­gías po­nen en el cen­tro a quién es­tá des­ti­na­do el pro­yec­to y qué ne­ce­si­dad es­ta­mos cu­brien­do”, ex­pli­ca Hernán Ma­vrom­ma­tis, pro­fe­sor en esa ca­rre­ra.

“Desa­rro­lla­mos un per­fil pro­fe­sio­nal de in­ge­nie­ro in­te­gral, no de un in­ge­nie­ro que tra­ba­ja den­tro de un la­bo­ra­to­rio pen­san­do so­lu­cio­nes téc­ni­cas”, agre­ga.

En la UADE, es­tas me­to­do­lo­gías se in­te­gran a las ca­rre­ras de In­ge­nie­ría en In­for­má­ti­ca, li­cen­cia­tu­ra en Ges­tión de Tec­no­lo­gía de­la In­for­ma­ción y en las tec­ni­ca­tu­ras en Desa­rro­llo de Soft­wa­re y Desa­rro­llo de Vi­deo­jue­gos. “Los alum­nos tie­nen un pri­mer acer­ca­mien­to a la me­to­do­lo­gía en las ma­te­rias Teo­rías de Sis­te­mas y Me­to­do­lo­gías de Desa­rro­llo. Lue­go vuel­ven a te­ner un si­guien­te acer­ca­mien­to en los se­mi­na­rios de in­te­gra­ción pro­fe­sio­nal, en los que se rea­li­za una in­te­gra­ción de los co­no­ci­mien­tos ad­qui­ri­dos y de­ben rea­li­zar co­mo pro­yec­to un pro­to­ti­po fun­cio­nal”, ex­pli­ca Mo­re­llo.

Los pro­fe­so­res de­fi­nen a es­tas me­to­do­lo­gías co­mo un con­jun­to de téc­ni­cas de ges­tión que prio­ri­zan el tra­ba­jo en equi­po. “An­tes, ha­bía lar­gos pro­ce­sos de do­cu­men­ta­ción pa­ra el desa­rro­llo de un soft­wa­re. Aho­ra, se prio­ri­za a las per­so­nas an­tes que a la do­cu­men­ta­ción”, se­ña­la Mo­re­llo.

Ade­más, se pla­ni­fi­can ci­clos cor­tos du­ran­te los cua­les se re­suel­ven ta­reas pla­ni­fi­ca­das pa­ra en­tre­gar al clien­te “una fun­cio­na­li­dad en fun­cio­na­mien­to”, di­ce. Es­to “per­mi­te iden­ti­fi­car de ma­ne­ra tem­pra­na cual­quier ti­po de error o des­vío en­tre lo que ha­cés y lo que el clien­te quie­re. Per­mi­te ha­cer las co­rrec­cio­nes de an­te­mano e in­vo­lu­crar al clien­te en el pro­ce­so”, des­cri­be el pro­fe­sor de la UADE. Ade­más, las me­to­do­lo­gías ági­les “se ba­san en la co­mu­ni­ca­ción cons­tan­te, usan ta­ble­ros don­de se vi­sua­li­zan ta­reas y el tra­ba­jo es más ho­ri­zon­tal que ver­ti­cal”, agre­ga.

Es­tas me­to­do­lo­gías per­mi­te ha­cer co­rrec­cio­nes tem­pra­nas in­vo­lu­cran­do a los clien­tes.

En equi­po. Las me­to­do­lo­gías ági­les prio­ri­zan el tra­ba­jo en equi­po y la prue­ba y error.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.