La vi­sión de un gran his­to­ria­dor ar­gen­tino

La­zos. El his­to­ria­dor de la eco­no­mía ar­gen­ti­na sos­tie­ne que na­da de lo que su­ce­de aho­ra es to­tal­men­te iné­di­to. Hay fuer­tes víncu­los con ex­pe­rien­cias an­te­rio­res.

Clarin - Económico - - FRONT PAGE - Es­cri­be Os­car Mar­tí­nez.

Pa­ra Ro­ber­to Cor­tés Con­de, el desacuer­do fun­da­men­tal en el país es que “to­do el mun­do cree que tie­ne de­re­cho a to­do. Pe­ro na­die es­tá de acuer­do en quién de­be pa­gar esos de­re­chos”.

Na­da pa­re­ce más ale­ja­do de las ur­gen­cias del pre­sen­te que re­vi­sar las pá­gi­nas del pa­sa­do. Sin em­bar­go, pa­ra Ro­ber­to Cor­tés Con­de, al­go más que un his­to­ria­dor eco­nó­mi­co, re­sul­ta un es­fuer­zo cen­tral pa­ra po­der com­pren­der los fe­nó­me­nos de la eco­no­mía del pre­sen­te. Un con­cep­to que jus­ti­fi­ca la apa­ri­ción del li­bro Nue­va His­to­ria Eco­nó­mi­ca de la Ar­gen­ti­na, que di­ri­gió jun­to a Gerardo De­lla Pao­le­ra y la ac­ti­va par­ti­ci­pa­ción de Ja­vier Or­tíz Ba­ta­lla. Un tex­to que reúne ar­tícu­los que, en su ma­yo­ría, fue­ron pu­bli­ca­dos pri­me­ro en el ex­te­rior.

¿Por qué se de­be es­tu­diar la his­to­ria eco­nó­mi­ca de un país? Es ne­ce­sa­rio es­tu­diar la his­to­ria eco­nó­mi­ca no só­lo por la na­tu­ral cu­rio­si­dad so­bre lo que su­ce­dió an­tes de no­so­tros, sino por un te­ma cen­tral: es­tu­diar el pa­sa­do sir­ve pa­ra com­pren­der, y es­tu­diar, el pre­sen­te.

Y ex­hi­be un ejem­plo: “Du­ran­te mu­chos años, la Ar­gen­ti­na se fi­nan­ció con los de­re­chos de im­por­ta­ción. Ese era una es­pe­cie de acuer­do bá­si­co. Pe­ro lue­go eso cam­bió y se co­men­zó a emi­tir por­que el di­ne­ro no al­can­za­ba”. Por eso di­ce que “el des­ajus­te co­men­zó en los 30, con el fin del con­sen­so fis­cal so­bre el fi­nan­cia­mien­to del gas­to pú­bli­co”.

Sos­tie­ne que la Ar­gen­ti­na no es una fo­to o un fe­nó­meno es­tá­ti­co: “Es un pro­ce­so y no se pue­de sa­ber o en­te­der qué pa­sa hoy sin una mi­ra­da a lo que pa­só ayer. Se­ría co­mo lle­gar a un tea­tro en el ter­cer ac­to de una obra y que­jar­se por­que no se en­tien­de la tra­ma. Aquí ve­mos, siem­pre, una reite­ra­ción de pro­ce­sos, no exac­ta­men­te igua­les, pe­ro con el mis­mo fon­do”.

Cor­tés Con­de es pro­fe­sor emé­ri­to del de­par­ta­men­to de Eco­no­mía de la Uni­ver­si­dad de San An­drés y pre­si­den­te ho­no­ra­rio de la Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal de His­to­ria Eco­nó­mi­ca.

Tie­ne un ejem­plo per­ti­nen­te pa­ra ilus­trar la ne­ce­si­dad de co­no­cer el pa­sa­do. “Ben Ber­nan­ke, ex ti­tu­lar de la Fed, es­tu­dió mu­cho la Gran De­pre­sión del 30. Y ese co­no­ci­mien­to le per­mi­tió apli­car me­di­das con­tra­cí­cli­cas, no las que re­co­men­da­ban otros eco­no­mis­tas, en la cri­sis de 2008-2009. Por eso Es­ta­dos Uni­dos sa­lió pri­me­ro de ese pro­ble­ma”.

Fi­gu­ri­tas re­pe­ti­das

Na­da pa­re­ce ser to­tal­men­te nue­vo en la eco­no­mía ar­gen­ti­na. “Hoy apa­re­ce co­mo al­go nue­vo las re­ten­cio­nes a la ex­por­ta­ción, pe­ro en 1955 ya se im­pu­so un de­re­cho a las ex­por­ta­cio­nes ‘de emer­gen­cia’”. Re­cuer­da, tam­bién, que los ti­pos de cam­bio di­fe­ren­cia­les se inau­gu­ra­ron en la dé­ca­da de los 30 y el im­pues­to a los ré­di­tos, hoy Ga­nan­cias, fue “tem­po­ra­rio”, co­mo el ac­tual im­pues­to al che­que, en­tre tan­tos otros ejem­plos.

Ase­gu­ra que la Ar­gen­ti­na tie­ne dos pro­ble­mas cen­tra­les, muy re­la­cio­na­dos: la in­fla­ción y el dé­fi­cit fis­cal. Y sos­tie­ne que no siem­pre fue así. “En el si­glo XIX hu­bo mu­cha in­fla­ción, en to­do ca­so siem­pre por la emi­sión de di­ne­ro. Ca­si to­das las pro­vin­cias, so­bre to­do la de Bue­nos Ai­res, im­pri­mía mo­ne­da. Sin em­bar­go, en 1890, con la cri­sis de la deu­da, el sis­te­ma cam­bió. Y has­ta los años 40, la Ar­gen­ti­na fue un país con muy po­ca in­fla­ción, me­nos que la de Es­ta­dos Uni­dos. Pa­ra los ar­gen­ti­nos aho­rrar era muy im­por­tan­te y po­si­ble y, la ver­dad, es que tu­vo ra­zón Juan Pe­rón cuan­do pre­gun-

Hay un desacuer­do fun­da­men­tal en la Ar­gen­ti­na. To­do el mun­do cree que tie­ne de­re­cho a to­do. Pe­ro na­die es­tá de acuer­do en quién de­be pa­gar to­dos esos de­re­chos.

tó en la Pla­za de Ma­yo quién ha­bía vis­to al­gu­na vez un dó­lar. Las mo­ne­das ex­tran­je­ras no le im­por­ta­ban a la gen­te y el pe­so ser­vía co­mo uni­dad de cuen­ta y res­guar­do de va­lor”.

Cor­tés Con­de es miem­bro de nú­me­ro de la Aca­de­mia Na­cio­nal de Cien­cias Eco­nó­mi­cas y de la Aca­de­mia Na­cio­nal de la His­to­ria. Tam­bién fue pro­fe­sor vi­si­tan­te de la cá­te­dra Ro­bert Ken­nedy de Har­vard y en la Uni­ver­si­dad de Chica­go.

El me­ca­nis­mo que per­mi­tió tan­tos años de es­ta­bi­li­dad co­men­zó a cam­biar con el fin del pa­trón oro y la fun­da­ción del Ban­co Cen­tral, en 1935, que mo­no­po­li­zó la emi­sión. “La Ar­gen­ti­na lle­gó a la Se­gun­da Gue­rra con una bue­na y una ma­la: la bue­na era que acu­mu­la­ba ex­ce­den­tes de oro, re­ser­vas, que po­día acom­pa­ñar el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía. La ma­la era que el de­rrum­be de las im­por­ta­cio­nes im­pli­có una fuer­te caí­da de los re­cur­sos fis­ca­les, ya que la gran fuen­te de in­gre­sos al fis­co eran por los de­re­chos de im­por­ta­ción”.

Y es­to de­to­na la otra ca­ra del fra­ca­so ma­cro­eco­nó­mi­co de la Ar­gen­ti­na: el dé­fi­cit fis­cal, ya que an­te la fal­ta de re­cur­sos, el BCRA co­mien­za a emi­tir pa­pel mo­ne­da pa­ra fi­nan­ciar el gas­to pú­bli­co. “Por eso fra­ca­san los pla­nes de es­ta­bi­li­za­ción, ya que los dé­fi­cits se fi­nan­cian con emi­sión. Y es­to es más po­lí­ti­co que eco­nó­mi­co”.

Res­pec­to al pre­sen­te, ase­gu­ra que “con la es­ta­bi­li­dad del dó­lar se evi­tó una hi­per­in­fla­ción. Por eso, ade­más, la ape­la­ción al FMI fue im­pres­cin­di­ble. Y a la ho­ra de ha­blar de la raíz de los des­equi­li­brios ma­cro­eco­nó­mi­cos, Cor­tés Con­de ase­gu­ra que “hay un desacuer­do fun­da­men­tal en la so­cie­dad ar­gen­ti­na: to­do el mun­do cree que tie­ne de­re­cho a to­do. Pe­ro na­die es­tá de acuer­do en quién de­be pa­gar to­dos esos de­re­chos”.

DA­VID FER­NÁN­DEZ

Se­gu­ro. Ro­ber­to Cor­tés Con­de no du­da en se­ña­lar que la Ar­gen­ti­na es un pro­ce­so con si­tua­cio­nes nue­vas, pe­ro que ya exis­tie­ron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.