CO­NO­CER LA HIS­TO­RIA PA­RA TE­NER UN ME­JOR FU­TU­RO

Bá­si­ca. Con la his­to­ria eco­nó­mi­ca se pue­den apro­ve­char ex­pe­rien­cias de otras ge­ne­ra­cio­nes.

Clarin - Económico - - HISTORIA ECONÓMICA - Ja­vier Or­tíz Ba­ta­lla Eco­no­mis­ta. Pre­si­den­te del Ban­co Ciu­dad

Uno de los más in­flu­yen­tes eco­no­mis­tas del si­glo XX, John May­nard Key­nes, una vez re­fi­rió que el pro­fe­sor Max Planck, pos­te­rior­men­te pre­mio No­bel de Fí­si­ca y uno de los ori­gi­na­do­res de la Teo­ría Cuán­ti­ca, le ha­bía co­men­ta­do que cuan­do jo­ven ha­bía con­si­de­ra­do es­tu­diar eco­no­mía, pe­ro que ha­bía desis­ti­do por en­con­trar­la de­ma­sia­do di­fí­cil. Key­nes re­fle­xio­na­ba que cier­ta­men­te el pro­fe­sor Planck po­día con co­mo­di­dad do­mi­nar el cuer­po prin­ci­pal de lo que se co­no­ce co­mo eco­no­mía ma­te­má­ti­ca en unos po­cos días, así que no era allí don­de re­si­día la di­fi­cul­tad. Sino que el pro­ble­ma ra­di­ca­ba en la “amal­ga­ma de ló­gi­ca e in­tui­ción y el am­plio co­no­ci­mien­to de los he­chos, la ma­yo­ría de los cua­les no son pre­ci­sos, to­dos ele­men­tos que re­sul­tan ne­ce­sa­rios pa­ra una co­rrec­ta in­ter­pre­ta­ción de los he­chos eco­nó­mi­cos”.

Hoy, que el es­tu­dio de la eco­no­mía ha rea­li­za­do enor­mes pro­gre­sos apo­ya­do en una cre­cien­te so­fis­ti­ca­ción tan­to en el cam­po de la teo­ría eco­nó­mi­ca, ba­sa­da en he­rra­mien­tas ma­te­má­ti­cas ca­da vez más avan­za­das, co­mo en los mé­to­dos pa­ra re­co­lec­tar y ana­li­zar con pre­ci­sión can­ti­da­des ma­si­vas de da­tos, di­chas re­fle­xio­nes rea­li­za­das por el eco­no­mis­ta in­glés pa­re­cen no ha­ber per­di­do ac­tua­li­dad.

Y es de­bi­do a es­ta ra­zón que el es­tu­dio de his­to­ria eco­nó­mi­ca se si­gue man­te­nien­do co­mo una dis­ci­pli­na cen­tral en el es­tu­dio de la Eco­no­mía,

aun cuan­do la im­por­tan­cia asig­na­da a es­ta ma­te­ria en los pro­gra­mas de los prin­ci­pa­les cen­tros edu­ca­ti­vos del mun­do no se ha man­te­ni­do cons­tan­te a lo lar­go del tiem­po. En­tre tan­tos otros, exis­ten dos po­de­ro­sos ar­gu­men­tos pa­ra el es­tu­dio de los he­chos pa­sa­dos, tal co­mo se­ña­la­ra re­cien­te­men­te uno de los más no­ta­bles his­to­ria­do­res y po­le­mis­tas de la ac­tua­li­dad, el doc­tor Niall Fer­gu­son, pro­fe­sor de las Fa­cul­ta­des de His­to­ria y tam­bién de la Es­cue­la de Ne­go­cios de la Uni­ver­si­dad de Har­vard. El pri­mer ar­gu­men­to, que las per­so­nas muer­tas su­pe­ran a

las vi­vas en una pro­por­ción de ca­tor­ce a una, por lo que re­sul­ta un ver­da­de­ro des­per­di­cio ig­no­rar

la ex­pe­rien­cia acu­mu­la­da de una ma­yo­ría tan abru­ma­do­ra, la po­bla­ción mun­dial ac­tual re­pre­sen­ta só­lo un 7% de to­dos los se­res hu­ma­nos que al­gu­na vez vi­vie­ron. El se­gun­do, que el pa­sa­do, en pa­la­bras del his­to­ria­dor es­co­cés, es nues­tra úni­ca fuen­te de co­no­ci­mien­to, en re­la­ción con un pre­sen­te efí­me­ro (lo que Jean Paul Sar­tre de­fi­nió ma­gis­tral­men­te di­cien­do que “el pre­sen­te no es”) y a los múl­ti­ples po­si­bles fu­tu­ros de los cua­les uno so­lo ocu­rri­rá.

En nues­tro país, por su par­te, el es­tu­dio de la his­to­ria eco­nó­mi­ca ha rea­li­za­do pro­gre­sos muy

sig­ni­fi­ca­ti­vos en los úl­ti­mos 50 años, con el apo­yo de los im­por­tan­tes avan­ces rea­li­za­dos tan­to en el cam­po de la teo­ría eco­nó­mi­ca co­mo en el de la eco­no­mía apli­ca­da. Aho­ra, en la Nue­va His­to­ria Eco­nó­mi­ca de la Ar­gen­ti­na, pu­bli­ca­do por edi­to­rial Ed­ha­sa, Ro­ber­to Cor­tés Con­de y Gerardo de­lla Pao­le­ra, jun­to con un gru­po ex­ten­di­do de re­nom­bra­dos his­to­ria­do­res y eco­no­mis­tas, han lle­va­do a ca­bo una pro­li­ja re­cons­truc­ción de los prin­ci­pa­les apor­tes rea­li­za­dos en es­te cam­po du­ran­te es­tos años, co­men­zan­do con los cam­bios que se pro­du­je­ran en las uni­ver­si­da­des des­pués de 1955, atra­ve­san­do los cé­le­bres En­sa­yos de Car­los Díaz Ale­jan­dro en 1970 pu­bli­ca­dos ori­gi­nal­men­te por Ya­le Uni­ver­sity Press, has­ta lle­gar a los apor­tes más re­cien­tes y no­ve­do­sos en es­te cam­po. Un apor­te que se­rá de gran in­te­rés y uti­li­dad pa­ra quie­nes quie­ran in­cur­sio­nar más pro­fun­da­men­te en es­ta área del co­no­ci­mien­to.

La Ar­gen­ti­na, y sus dis­tin­tos an­te­ce­den­tes his­tó­ri­cos, des­de la apa­ri­ción del pa­pel mo­ne­da en 1822 cuan­do se crea­ra el Ban­co de Des­cuen­tos, só­lo tu­vo du­ran­te el si­glo XIX al­go me­nos del 30% del to­tal del tiem­po trans­cu­rri­do con una mo­ne­da con­ver­ti­ble, y un 47% sin es­tar en “de­fault” de su deu­da (des­de el pri­mer em­prés­ti­to ex­terno con­traí­do por la Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res en 1824). Mien­tras que un país co­mo los Es­ta­dos Uni­dos te­nía en 1900 el mis­mo ni­vel de pre­cios que en 1774, en Bue­nos Ai­res só­lo en­tre 1836 a 1851, años de go­bierno del ge­ne­ral Ro­sas, los pre­cios cre­cie­ron un 100%, mien­tras que el ti­po de cam­bio se de­pre­cia­ba en un 250%.

A es­ta fuer­te ines­ta­bi­li­dad, la Ar­gen­ti­na le agre­gó a me­di­da que avan­za­ba el si­glo si­guien­te, un muy po­bre pa­trón de cre­ci­mien­to que, lue­go de me­dia­dos de los años se­ten­ta, se trans­for­mó en un pro­ce­so de re­tro­ce­so es­truc­tu­ral con las de­mo­le­do­ras con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas y so­cia­les que vi­vi­mos has­ta el pre­sen­te.

Es por tan­to, es­pe­cial­men­te en paí­ses co­mo el nues­tro, don­de con to­das las di­fe­ren­cias que pue­dan ocu­rrir, da­do que la his­to­ria nun­ca se re­pi­te del mis­mo mo­do, es que re­sul­ta de par­ti­cu­lar im­por­tan­cia el es­tu­dio de nues­tro pa­sa­do. De mo­do que al­gún día po­da­mos de­cir con jus­te­za que apren­di­mos de la his­to­ria y así fui­mos ca­pa­ces de mo­di­fi­car nues­tro fu­tu­ro.

Apor­te. El pa­sa­do pue­de re­pe­tir­se y es me­jor co­no­cer­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.