GA­RA­VANO, DU­JOV­NE Y... LA COR­TE

Clarin - Económico - - SECRETOS EMPRESARIOS - Silvia Naish­tat snaish­tat@cla­rin.com

Des­pués de la abrup­ta sa­li­da de Ri­car­do Lo­ren­zet­ti y su re­em­pla­zo por Car­los Ro­zen­krantz cam­bia­ron las cos­tum­bres en la Cor­te. Y aun­que los mi­nis­tros nun­ca fue­ron ami­gos per­so­na­les, su­pie­ron cul­ti­var cier­ta con­vi­ven­cia que pa­re­ce ha­ber que­da­do ro­ta al me­nos con el des­pla­za­do Lo­ren­zet­ti, se­gún de­jan tras­cen­der quie­nes fre­cuen­tan el má­xi­mo tri­bu­nal, que man­tie­ne el ri­to de la reunión men­sual con el mi­nis­tro de Jus­ti­cia Ger­mán Ga­ra­vano. Aun­que úl­ti­ma­men­te se su­mó Ni­co­lás Du­jov­ne, en otra evi­den­cia por la preo­cu­pa­ción ofi­cial de dos po­si­bles fa­llos de los má­xi­mos res­pon­sa­bles de la ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia. Se tra­ta de los que de­fi­nen el ajus­te a los ju­bi­la­dos y el pa­go de Ga­nan­cias por par­te del Po­der Ju­di­cial. La de­ci­sión ten­drá fuer­te in­ci­den­cia en las cuen­tas pú­bli­cas. Ro­sen­krantz, que re­co­no­ce co­mo su men­tor na­da me­nos que al ge­nial fi­ló­so­fo del De­re­cho Car­los Nino, es­tá acor­tan­do drás­ti­ca­men­te el tiem­po. Y al me­nos tres de sus pa­res (Ho­ra­cio Ro­sat­ti, Ele­na High­ton y Juan Car­los Ma­que­da) ya se adap­ta­ron. En el ca­so de los ju­bi­la­dos, el fa­llo que sal­dría an­tes de fin de año se re­fie­re na­da me­nos que al cálcu­lo de la fór­mu­la de ajus­te y eso su­po­ne, si es ad­ver­so a lo que pro­pu­so el Es­ta­do, una mer­ma mul­ti­mi­llo­na­ria que na­die se atre­ve a cal­cu­lar. La Cor­te to­mó la de­ci­sión de ace­le­rar “ya que los ju­bi­la­dos no pue­den ha­cer­lo”, se­gún co­men­tó un alle­ga­do al má­xi­mo tri­bu­nal. En cuan­to a si los jue­ces de­ben pa­gar Ga­nan­cias, al­go que se efec­ti­vi­zó a par­tir de los de­sig­na­dos en 2016, sur­gió un ca­so por una cau­te­lar pre­sen­ta­da por la Aso­cia­ción de Ma­gis­tra­dos. El juez Es­te­ban Fur­na­ri fa­lló en con­tra de esa po­si­bi­li­dad y lue­go lo con­fir­mó la Cá­ma­ra. El Go­bierno ape­ló y lle­gó a la Cor­te. La no­ve­dad es que la Cor­te dio pla­zo has­ta el 20 de no­viem­bre pa­ra que la Pro­cu­ra­ción se ex­pi­da. Y si no se de­fi­ne, lo ha­rá por su par­te. Se sa­be al me­nos de un vo­to a fa­vor de que pa­guen el im­pues­to y es el de Ro­sat­ti. Ac­tual­men­te, un juez de pri­me­ra ins­tan­cia tie­ne un sa­la­rio de $200.000 y por Ga­nan­cias le res­ta­rían $ 50.000. En el ca­so de un ca­ma­ris­ta, a los $260.000 men­sua­les le co­rres­pon­den $70.000 de Ga­nan­cias y en el de un Su­pre­mo, que co­bra $400.000, la qui­ta lle­ga­ría a $120.000.

El ex ti­tu­lar de la Agen­cia de In­ver­sio­nes, Juan Pro­cac­ci­ni, se su­mó a Pri­ce Wa­ter­hou­se (PWC), una de las big four a ni­vel mun­dial, pa­ra una pla­ta­for­ma inédita que guía y sir­ve de ten­ta­dor imán a quie­nes bus­quen opor­tu­ni­da­des de in­ver­sión en la Ar­gen­ti­na. Con la com­pra de Booz Allen, PWC que­dó más fir­me en la ci­ma de las con­sul­to­ras glo­ba­les y desa­rro­lló el ase­so­ra­mien­to en es­tra­te­gia. Pro­cac­ci­ni, jun­to al nú­me­ro uno de PWC en el país, Nor­ber­to Mon­te­ro, ya tie­ne su pri­mer pro­yec­to: un am­bi­cio­so plan de irri­ga­ción lla­ve en mano en Río Ne­gro con equi­pos de EE.UU. que abar­ca 90.000 hec­tá­reas, a 100 kilómetros del puer­to, y que per­mi­ti­ría pro­du­cir unas 400.000 to­ne­la­das ex­tras de pro­duc­to agrí­co­la. Cuan­do se les con­sul­ta por los sec­to­res de in­te­rés, ase­gu­ran que in­fra­es­truc­tu­ra con el pro­gra­ma público pri­va­do (PPP) aca­pa­ra las in­quie­tu­des. Y que ya se pre­pa­ran des­em­bar­cos en agroin­dus­tria, ener­gía re­no­va­ble, mi­ne­ría y real es­ta­te.

Na­ci­da en 1923, Pa­la­di­ni si­gue en ma­nos de la mis­ma familia. Con­ser­va su co­ra­zón en Ro­sa­rio y con­ta­bi­li­za sie­te plan­tas, lo­gís­ti­ca pro­pia y su­cur­sa­les en to­do el país. Li­de­ra en el ne­go­cio de fiam­bres y bus­ca ex­pan­dir­se ve­loz­men­te a los ali­men­tos pa­ra una ca­nas­ta de pro­duc­tos más am­plia. Siem­pre, con el con­cep­to de in­te­gra­ción pro­duc­ti­va. Por eso mi­ra con aten­ción el pro­ce­so de ven­ta de los ac­ti­vos de BRF, la bra­si­le­ña que es la due­ña de Paty, Vie­nís­si­ma, Wil­son, Tres Cru­ces y Goo­dMark, en­tre otras, con las que con­tro­la el 60% del mer­ca­do de ham­bur­gue­sas y el 30% del ne­go­cio de sal­chi­chas. “Nos en­can­ta­ría com­prar­los”, des­li­zan los de Pa­la­di­ni, al ad­mi­tir que con es­tas ta­sas de in­te­rés y el ries­go país que los ale­ja del fi­nan­cia­mien­to in­ter­na­cio­nal se pierden la opor­tu­ni­dad. El 31 de di­ciem­bre BRF in­for­ma­rá quién ga­nó la com­pul­sa. Co­mo po­cas ve­ces, una mul­ti­tud de fun­cio­na­rios, po­lí­ti­cos, eco­no­mis­tas y em­pre­sa­rios col­mó las ins­ta­la­cio­nes de la ba­lle­na azul del CCK el úl­ti­mo lu­nes pa­ra par­ti­ci­par del con­cier­to en el que se pre­sen­tó la re­no­va­ción del Mu­seo del Ho­lo­caus­to. El mu­seo es­tá pre­si­di­do por Marcelo Mind­lin, del gru­po Pam­pa y prin­ci­pal ope­ra­dor pri­va­do en el ne­go­cio de la ener­gía. Su pre­si­den­te ho­no­ra­rio es el ac­tual se­cre­ta­rio de De­re­chos Hu­ma­nos, Clau­dio Avruj. Se vio a Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta, Ser­gio Mas­sa y Ma­le­na Gal­ma­ri­ni, Car­los Mel­co­nian, Mi­guel Bein, Mi­guel An­gel Bro­da, Eduar­do Elsz­tain, Mar­cos Gal­pe­rin, Mi­guel An­gel Pi­chet­to, Her­nán Lom­bar­di y Gui­ller­mo Yan­co, en­tre tan­tos otros, muy conmovidos con las in­ter­pre­ta­cio­nes de Ele­na Ro­ger, Raúl La­vié y las can­cio­nes de la re­sis­ten­cia a car­go de los co­ros co­mu­ni­ta­rios.

La Cor­te tie­ne en sus ma­nos cau­sas muy im­por­tan­tes pa­ra el Go­bierno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.