Pro­gra­mas pen­sa­dos pa­ra gen­te re­ti­ra­da de la ac­ti­vi­dad

So­cia­bi­li­dad. Los pro­yec­tos de via­jes con­tem­plan to­das las ne­ce­si­da­des. Pe­ro siem­pre ha­cien­do eje en la so­cia­bi­li­dad de los par­ti­ci­pan­tes.

Clarin - Económico - - NUEVOS NEGOCIOS - Pau­la An­cery Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

“To­kio y Kio­to son ciu­da­des que hay que ca­mi­nar­las. Pe­ro la úni­ca que vol­vía can­sa­da era yo”. El co­men­ta­rio no lla­ma­ría la aten­ción en boca de cual­quier par­ti­ci­pan­te de un city tour, pe­ro quien ha­bla es Lud­mi­la Mar­co­te, una trein­ta­ñe­ra que or­ga­ni­za via­jes pa­ra per­so­nas se­nior y que, en ese mé­tier, tie­ne cui­da­dos ta­les co­mo des­ti­nar cua­tro ho­ras a pa­seos a los que las com­pa­ñías tu­rís­ti­cas “nor­ma­les” les asig­nan dos. “No quie­ro que se can­sen ni que al vol­ver que­den con­fun­di­dos so­bre los lu­ga­res don­de es­tu­vie­ron”, di­ce la em­pren­de­do­ra. “Pe­ro la ver­dad es que tie­nen más ener­gía ellos que no­so­tros”.

Su em­pre­sa Via­jes en Com­pa­ñía atrae ma­yo­ri­ta­ria­men­te a un público de en­tre 60 y 70 años de edad, aun­que los res­pec­ti­vos ex­tre­mos lle­gan a 55 y 85 años. Y si bien no des­de­ña los des­ti­nos tí­pi­ca­men­te aso­cia­dos a los tours pa­ra ju­bi­la­dos, co­mo las Ter- mas de Río Hon­do, es­te em­pren­di­mien­to es la con­fir­ma­ción de que re­ti­rar­se de la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va no es si­nó­ni­mo de per­der vi­ta­li­dad, sino de ga­nar el tiem­po que an­tes es­ta­ba blo­quea­do por las obli­ga­cio­nes la­bo­ra­les. “Y les en­can­ta ha­cer ac­ti­vi­da­des que no­so­tros te­ne­mos aso­cia­das con la gen­te jo­ven. Só­lo que les fal­tan pro­pues­tas”, aña­de Mar­co­te, quien úl­ti­ma­men­te tam­bién or­ga­ni­za en­cuen­tros ti­po after of­fi­ce pa­ra el mis­mo gru­po de per­so­nas.

En 2009 y jun­to con una so­cia, Mar­co­te creó En Com­pa­ñía, pa­ra ofre­cer­le a es­te seg­men­to eta­rio ac­ti­vi­da­des co­mo ta­lle­res dic­ta­dos por pro­fe­sio­na­les es­pe­cia­li­za­dos —ci­ne, mú­si­ca, im­pro­vi­sa­ción, his­to­ria, po­lí­ti­ca, etc.— pa­ra ha­cer una es­pe­cie de “gim­na­sia men­tal” que es­ti­mu­la­ra sus ca­pa­ci­da­des cog­ni­ti­vas y fí­si­cas, y tam­bién en­tre­tu­vie­ra. Ya por en­ton­ces ha­cían sa­li­das gru­pa­les, co­mo ex­cur­sio­nes a mu­seos y tea­tros o es­ca­pa­das de fin de se­ma­na. Lle­gó a te­ner se­des, que hoy man­tie­ne, en Re­co­le­ta, Bel­grano, Ca­ba­lli­to, Vi­cen­te López y Ave­lla­ne­da.

Ya en 2013, co­mo ca­da vez cre­cía más la par­te de via­jes, de­bió cons­ti­tuir­se co­mo agen­cia de tu­ris­mo y pa­só a lla­mar­se Via­jes en Com­pa­ñía, si bien si­gue ha­cien­do las ac­ti­vi­da­des ta­lle­rís­ti­cas con que ha­bía em­pe­za­do. Pa­ra en­ton­ces, la so­cia de Mar­co­te se ha­bía re­ti­ra­do de la em­pre­sa pa­ra de­di­car­se a la ma­ter­ni­dad. “Fue peor que una rup­tu­ra sen­ti­men­tal”, se ríe hoy Mar­co­te. “Y yo ade­más no ve­nía del mun­do del tu­ris­mo, no me or­ga­ni­za­ba ni mis pro­pias va­ca­cio­nes”. Pe­ro sa­bía que el fuer­te del pro­yec­to ter­mi­na­ría sien­do la par­te tu­rís­ti­ca, aun­que siem­pre con el fo­co pues­to en la so­cia­bi­li­za­ción, por­que lo que so­bre­vie­ne con el re­ti­ro la­bo­ral sue­le ser la fal­ta de re­la­cio­nes.

Y así fue. “Un clien­te, co­mo mí­ni­mo, me ha­ce dos via­jes al año, por ejem­plo, uno a Es­pa­ña y otro a Asun­ción del Pa­ra­guay”, in­di­ca Mar­co­te. “Y pi­den pro­pues­tas pa­ra Año Nue­vo o Na­vi­dad, pe­ro tam­bién se arre­glan en­tre ellos. Es lin­do ver per­so­nas que se co­no­cie­ron en un via­je mío ha­ce tres me­ses, com­bi­nar pa­ra pa­sar jun­tas las fies­tas”.

Los des­ti­nos al ex­te­rior que se ha­cen to­dos los años son Es­pa­ña, Ita­lia y Es­ta­dos Uni­dos. Los lo­ca­les que siem­pre se re­pi­ten, Sal­ta, Tan­dil y Río Hon­do. “To­dos los iti­ne­ra­rios los ar­ma­mos no­so­tros es­pe­cial­men­te. La com­bi pa­ra los tras­la­dos es ex­clu­si­va pa­ra nues­tro con­tin­gen­te, así po­de­mos pa­rar las ve­ces que sea ne­ce­sa­rio”, de­ta­lla Mar­co­te. “Tam­bién es im­por­tan­te que el ho­tel sea cén­tri­co. Y la co­mi­da es cla­ve: si es bue­na, 80% del éxi­to del via­je es­tá ga­ran­ti­za­do. En la cu­ra­ción de las ex­cur­sio­nes cui­da­mos es­tar fo­ca­li­za­dos en una zo­na: el via­je a Ita­lia no es a to­da Ita­lia, sino a una re­gión”.

En cuan­to a los pre­cios, ocho no­ches y alo­ja­mien­to en Nue­va York o Mia­mi le cues­tan al clien­te US$3.000. Cin­co no­ches en las Ter­mas —un des­tino muy ami­ga­ble pa­ra per­so­nas con mo­vi­li­dad re­du­ci­da— $22.000, con fa­ci­li­da­des de pa­go (Se in­clu­yen los pa­sa­jes, tras­la­dos y lo­ca­cio­nes; no las co­mi­das).

Los in­gre­sos de Via­jes en Com­pa­ñía en 2017 fue­ron de $2,7 mi­llo­nes. La in­ver­sión ha­bía si­do de $20.000, a los que se aña­die­ron $30.000 más a fi­nes de 2013, al cons­ti­tuir­se la agen­cia de tu­ris­mo.

Los des­ti­nos al ex­te­rior más ele­gi­dos son Es­pa­ña, Ita­lia y Es­ta­dos Uni­dos. En el país, ga­nan Sal­ta, Tan­dil y Río Hon­do.

DA­VID FER­NÁN­DEZ

Su­mas. Mar­co­te ase­gu­ra que sus tours pri­vi­le­gian las ne­ce­si­da­des de los via­je­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.