Paul Volc­ker, mí­ti­co je­fe de la Fed de EE.UU., an­ti­ci­pa nue­vas cri­sis

El ex ti­tu­lar de la Re­ser­va Fe­de­ral se mos­tró en­fren­ta­do a la po­lí­ti­ca y al go­bierno de Trump.

Clarin - Económico - - ECONOMICO - An­drew Ross Sor­kin The New York Ti­mes Es­pe­cial pa­ra Cla­rín

Du­ro con Trump. “Es­ta­mos en me­dio de un gran des­pe­lo­te en to­das las di­rec­cio­nes” le di­jo a The New York Ti­mes. Crí­ti­cas pa­ra los po­lí­ti­cos y la jus­ti­cia de su país. “Cuan­do vas a una es­cue­la de po­lí­ti­ca pú­bli­ca no apren­dés a ma­ne­jar un go­bierno”, sen­ten­ció.

Con su bu­zo azul y cal­ce­ti­nes de ves­tir ne­gros, Paul Volc­ker se arre­lla­nó en su si­llón re­cli­na­ble una tar­de de do­min­go en el es­tu­dio del de­par­ta­men­to don­de vi­ve en Man­hat­tan. Su ex­ten­so cuer­po de 2,01 m ex­ce­día el fi­nal del ex­tre­mo pa­ra apo­yo de las pier­nas. Volc­ker agre­gó una oto­ma­na pa­ra des­can­sar los pies.

“No es­toy bien”, co­men­tó a sus 91 años el ex di­rec­tor de la Re­ser­va Fe­de­ral, que ad­qui­rió par­ti­cu­lar no­to­rie­dad al re­cu­rrir a ta­sas de in­te­rés

im­pre­sio­nan­te­men­te al­tas pa­ra ayu­dar a ter­mi­nar con la in­fla­ción ga­lo­pan­te de fi­nes de la dé­ca­da de 1970

y prin­ci­pios de la de 1980. Rey ma­go de las finanzas du­ran­te lar­go tiem­po, es­tá en­fer­mo des­de ha­ce va­rios me­ses.

Pe­ro pre­fie­re no ha­blar de sí mis­mo. Volc­ker quie­re, en cam­bio, ha­blar del país, de la eco­no­mía y el go­bierno. Y si bien cuan­do lle­gué pa­re­cía al­go le­tár­gi­co, se pu­so vi­vaz al em­pe­zar a que­jar­se: “Es­ta­mos en me­dio de un gran des­pe­lo­te en to­das las di­rec­cio­nes”, di­jo.

Cien­tos de li­bros lo ro­dea­ban —lle­nan­do los es­tan­tes y en gran­des pi­las so­bre ca­si cual­quier su­per­fi­cie pla­na— al igual que ho­jas de co­lor sal­món del Fi­nan­cial Ti­mes, ple­ga­das con for­mas de ori­ga­mi. “El res­pe­to por el go­bierno, el res­pe­to por la Cor­te Su­pre­ma, el res­pe­to por el pre­si­den­te, to­do eso ha des­apa­re­ci­do”, di­jo. “Has­ta el res­pe­to por la Re­ser­va Fe­de­ral”.

“Y es­tá real­men­te mal. Por lo me­nos las fuer­zas ar­ma­das to­da­vía tie­nen to­do el res­pe­to. Pe­ro no lo sé, ¿có­mo se pue­de go­ber­nar una de­mo­cra­cia cuan­do na­die cree en la di­ri­gen­cia del país?”.

An­tes de caer en­fer­mo, Volc­ker ter­mi­nó su au­to­bio­gra­fía, Kee­ping at It: The Quest for Sound Mo­ney and Good

Go­vern­ment (al­go así co­mo: Se­guir in­ten­tan­do: La bús­que­da del di­ne­ro sen­sa­to y el buen go­bierno). El li­bro iba a pu­bli­car­se a fi­nes de no­viem­bre, pe­ro da­da la sa­lud de Volc­ker, la edi­to­rial Pu­bli­cAf­fairs, una división de Ha­chet­te, ade­lan­tó el lan­za­mien­to al 30 de oc­tu­bre.

“Yo no te­nía in­ten­ción de es­cri­bir un li­bro, pe­ro ha­bía al­go que me irri­ta­ba”, di­jo. “Real­men­te me preo­cu­pa es­ta cues­tión de la ges­tión pú­bli­ca”. Es­cri­to por Volc­ker con Ch­ris­ti­ne Har­per, edi­to­ra je­fe de Bloom­berg Mar­kets, el li­bro es una au­to­bio­gra­fía re­ve­la­do­ra acer­ca de un hom­bre que no so­lo re­de­fi­nió el rol del di­rec­tor de la Re­ser­va Fe­de­ral sino que, des­pués de la cri­sis fi­nan­cie­ra, con­ci­bió una re­gla que lle­va su nom­bre y que eli­mi­nó par­te de las to­mas de ries­gos más des­ca­ra­das por par­te de los ban­cos de Wall Street. La Re­gla de Volc­ker vie­ne sien­do so­ca­va­da por los re­pu­bli­ca­nos, a quie­nes Volc­ker no les cae bien.

“No hay fuer­za en la tie­rra que pue­da man­te­ner­se efi­caz­men­te, año tras año, con­tra los mi­les de in­di­vi­duos y los cien­tos de mi­llo­nes de dó­la­res del pan­tano de Washington des­ti­na­dos a in­fluir en el pro­ce­so le­gis­la­ti­vo y ju­di­cial”, es­cri­be.

Por mo­men­tos, la bio­gra­fía es un re­la­to bue­ní­si­mo so­bre los años de Volc­ker en Washington. Por ejem­plo, aun­que ha­ce po­cos me­ses el pre­si­den­te Trump se ha que­ja­do de los pla­nes de la Fed res­pec­to del au­men­to de las ta­sas de in­te­rés, no es el pri­me­ro que tra­ta de in­fluir so­bre la in­de­pen­dien­te Re­ser­va Fe­de­ral. Los re­la­tos de Volc­ker se re­mon­tan al en­cuen­tro con el pre­si­den­te Ro­nald Rea­gan y su je­fe de gabinete, Ja­mes Ba­ker, en la biblioteca del pre­si­den­te jun­to al Sa­lón Oval en 1984.

Rea­gan “no di­jo una pa­la­bra”, es­cri­be Volc­ker. “En cam­bio, Ba­ker en­tre­gó un men­sa­je cla­ro: ‘El pre­si­den­te le or­de­na que no au­men­te las ta­sas de in­te­rés an­tes de las elec­cio­nes’”. Volc­ker no pla­nea­ba au­men­tar las ta­sas en ese mo­men­to. “Me que­dé pas­ma­do”, es­cri­be. “Lue­go su­pu­se que se ha­bría ele­gi­do la biblioteca co­mo lu­gar de reunión por­que, a di­fe­ren­cia del Sa­lón Oval, pro­ba­ble­men­te ca­re­cie­ra de un sis­te­ma de gra­ba­ción”. Sin em­bar­go, el li­bro no se li­mi­ta a

re­la­tos del pa­sa­do. Tra­ta cues­tio­nes po­lí­ti­cas ac­tua­les, co­mo el ob­je­ti­vo de 2 por cien­to de in­fla­ción que se ha con­ver­ti­do en me­ta de la Re­ser­va Fe­de­ral.

“Me des­con­cier­ta el fun­da­men­to”, es­cri­be Volc­ker. “Un ob­je­ti­vo, o lí­mi­te, del 2 por cien­to no fi­gu­ra­ba años atrás en mis ma­nua­les. No co­noz­co nin­gu­na fun­da­men­ta­ción teó­ri­ca”.

Rién­do­se, me di­jo que ha­bía pen­sa­do que la me­di­da po­día es­tar mo­ti­va­da por te­mo­res de de­fla­ción. “¡Y en es­te país no he­mos te­ni­do de­fla­ción en 90 años!”

Pe­ro “por en­ci­ma del mie­do hay al­go más in­quie­tan­te que afec­ta a la po­lí­ti­ca”, me di­jo. El di­ne­ro. Por so­bre el ba­ru­llo del trá­fi­co que lle­ga­ba des­de una ven­ta­na abier­ta, la voz ron­ca de Volc­ker so­na­ba co­mo una alar­ma acer­ca del po­der que da mo­de­lar nues­tra cul­tu­ra y nues­tra po­lí­ti­ca.

“El pro­ble­ma cen­tral es que va­mos con­vir­tién­do­nos en una plu­to­cra­cia”, di­jo. “Te­ne­mos una can­ti­dad enor­me de per­so­nas enor­me­men­te ri­cas que es­tán con­ven­ci­das de que son ri­cas por­que son in­te­li­gen­tes y cons­truc­ti­vas. Y no les gus­tan los go­bier­nos, y no les gus­ta pa­gar im­pues­tos”.

Washington, cuan­do él lle­gó, “era una ciu­dad lle­na de bu­ró­cra­tas”, se­gún di­jo. “Eso, en sí, no los ha­cía ma­los”. En aque­lla épo­ca, los fun­cio­na­rios pú­bli­cos —co­mo su padre, ge­ren­te mu­ni­ci­pal de Tea­neck, es­ta­do de Nue­va Jer­sey— eran res­pe­ta­dos. “Cre­cí en un mun­do en el que el buen go­bierno era al­go va­lio­so”, di­jo.

Pe­ro las co­sas han cam­bia­do. Hoy, di­jo, Washington es­tá in­va­di­da por lo­bis­tas y think tanks. Volc­ker, que ha crea­do una or­ga­ni­za­ción no lu­cra­ti­va pa­ra me­jo­rar la edu­ca­ción pú­bli­ca, sos­tie­ne que nues­tro sis­te­ma edu-

ca­ti­vo ha si­do per­ver­ti­do por el di­ne­ro.

Ins­ti­tu­cio­nes co­mo la Es­cue­la de Go­bierno John F. Ken­nedy de Har­vard y la Es­cue­la Woo­drow Wil­son de Asun­tos Pú­bli­cos de Prin­ce­ton, afir­mó, no han lo­gra­do for­mar ade­cua­da­men­te a una nue­va ge­ne­ra­ción de

fun­cio­na­rios pú­bli­cos. Di­jo que ya no en­se­ñan ad­mi­nis­tra­ción gu­ber­na­men­tal sino po­lí­ti­ca: cam­bio que, se­gún Volc­ker, les per­mi­te com­par­tir fo­ros y con­ver­sa­cio­nes con ge­ne­ra­les y sub­se­cre­ta­rios.

“A los ri­cos —di­jo—les gus­ta la vía li­bre”. De­no­mi­nó el asun­to co­mo “ven­ta ma­yo­ris­ta en­tre pa­res”. Y si­guió: “Pue­den dis­cu­tir so­bre gue­rra, paz, po­bre­za y to­do lo de­más”, di­jo. “Pe­ro cuan­do vas a una es­cue­la de po­lí­ti­ca pú­bli­ca no apren­dés a ma­ne­jar el mal­di­to go­bierno. Apren­dés a de­ba­tir pro­ble­mas po­lí­ti­cos”.

A di­fe­ren­cia del pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma, que lo in­vi­tó pa­ra con­sul­tar­lo so­bre po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas y re­gu­la­do­ras —y le pre­gun­tó si que­ría ser se­cre­ta­rio del Te­so­ro, se­gún di­jo— es­ta Ca­sa Blan­ca no lo ha lla­ma­do.

Volc­ker no es un fa­ná­ti­co del pre­si­den­te, pe­ro ad­mi­te que Trump ha re­co­no­ci­do con as­tu­cia las preo­cu­pa­cio­nes eco­nó­mi­cas de los obre­ros.

Trump “ad­vir­tió al­gu­nos de los pro­ble­mas que la éli­te ig­no­ra­ba”, di­jo. “Creo que no hay du­das so­bre eso, de una ma­ne­ra errá­ti­ca, pe­ro así es”.

Hoy Paul Volc­ker ya es­tá em­pe­zan­do a preo­cu­par­se por la pró­xi­ma cri­sis fi­nan­cie­ra. Al pre­gun­tar­le acer­ca de la es­ta­bi­li­dad de los ban­cos, di­jo: “Es­tán en una po­si­ción más fuer­te que an­tes, pe­ro la res­pues­ta sin­ce­ra es que no sé cuán­to es­tán ma­ni­pu­lan­do”.

Aun cuan­do nues­tra con­ver­sa­ción lle­ga­ba a su fin, pa­re­cía que Volc­ker po­día se­guir ha­blan­do du­ran­te ho­ras. Le di­je que, en vez de ver­se en­fer­mo o de­pri­mi­do por la si­tua­ción del mun­do, pa­re­cía re­vi­ta­li­za­do. O al me­nos, le di­je, ésa era la im­pre­sión que da­ba. “De­jé­mos­lo así”, di­jo.

AP

Per­ga­mi­nos. Volc­ker, fa­mo­so por ha­ber aca­ba­do con la in­fla­ción, mi­ra más le­jos que otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.