BAI­LAN­DO CON LOS IM­PUES­TOS EN LA CU­BIER­TA DEL TI­TA­NIC

Cam­bios. Se de­be cam­biar el ac­tual es­que­ma tri­bu­ta­rio por otro que fo­men­te el cre­ci­mien­to.

Clarin - Económico - - REFORMA IMPOSITIVA - Os­car Lam­ber­to Miem­bro de la AGN

Los im­pues­tos, a lo lar­go de la his­to­ria, han si­do cau­sa de re­vo­lu­cio­nes y re­be­lio­nes en ma­yor

me­di­da que las ideo­lo­gías. Pa­ra ci­tar los ejem­plos más em­ble­má­ti­cos va­le re­cor­dar el im­pues­to al té en los cau­sa­les de la in­de­pen­den­cia de Es-

ta­dos Uni­dos o el im­pues­to al pan, uno de los dis­pa­ra­do­res im­por­tan­tes de la re­vo­lu­ción fran­ce­sa.

Apli­car im­pues­tos, sin es­tu­diar el con­tex­to so­cial y eco­nó­mi­co, pue­de ge­ne­rar efec­tos con­tra­rios a los es­pe­ra­dos. Siem­pre que exis­te un pro­ble­ma fis­cal, inevi­ta­ble­men­te el par­la­men­to in­cre­men­ta­rá al­gún im­pues­to y si es po­si­ble con al­gún bar­niz ideo­ló­gi­co: hay que “gra­var a los ri­cos, des­alen­tar vi­cios o cui­dar el me­dio am­bien­te”.

En la prác­ti­ca siem­pre hay un lí­mi­te has­ta el cual el con­tri­bu­yen­te es­tá dis­pues­to a pa­gar, más allá de lo que con­si­de­ra ra­zo­na­ble, asu­me el ries­go de la desobe­dien­cia que en ge­ne­ral apa­re­ce ba­jo

la for­ma de la eva­sión, sea por­que no se pue­de pa­gar o de pu­ra avi­va­da crio­lla.

Nues­tro país tie­ne una eva­sión cró­ni­ca y enor­me, que no ha ba­ja­do ni en­du­re­cien­do le­yes, ni si­quie­ra con la ley pe­nal, don­de la eva­sión se con­de­na con la cár­cel. El re­cien­te blan­queo que se pre­sen­tó co­mo el más exi­to­so de la his­to­ria mos­tró la cuan­tía de la eva­sión.

Hoy la eco­no­mía es­tá en re­ce­sión, cae la re­cau­da­ción real, y el Go­bierno as­pi­ra al dé­fi­cit cero; co­mo el gas­to es muy rí­gi­do a la ba­ja, se plan­tea au­men­tar im­pues­tos en me­dio del de­ba­te pre­su­pues­ta­rio.

Na­da ga­ran­ti­za que los nuevos im­pues­tos se­rán re­cau­da­dos, pe­ro si se gas­ta­ra a cuen­ta de esa ma­yor re­cau­da­ción hi­po­té­ti­ca y el ima­gi­na­rio dé­fi­cit cero —que se ase­me­ja al arco iris —, por más que ca­mi­ne­mos nun­ca lo po­de­mos al­can­zar.

Im­pues­tos in­ter­nos , al ta­ba­co, al­cohol o com­bus­ti­bles, con ta­sas al­tas y sin acuer­do tri­bu­ta­rio con paí­ses ve­ci­nos, cons­ti­tu­ye el fes­tín de los

con­tra­ban­dis­tas, que lle­gan al col­mo de ex­por­tar sin im­pues­tos a paí­ses li­mí­tro­fes y lue­go in­gre­sar de con­tra­ban­do los pro­duc­tos ar­gen­ti­nos.

Ta­sas al­tas del im­pues­to al va­lor agre­ga­do au­men­tan la ten­ta­ción de las ven­tas en ne­gro, so­bre to­do en la eta­pa mi­no­ris­ta; fe­nó­meno pa­re­ci­do ocu­rre con el em­pleo en ne­gro, cuan­do los im­pues­tos al tra­ba­jo son muy al­tos.

In­clu­so im­pues­tos de mu­cho vo­lu­men y fá­cil re­cau­da­ción co­mo el im­pues­to a los com­bus­ti­bles han si­do ob­je­to de ma­nio­bras de­lic­ti­vas al

usar el tributo pa­ra fi­nan­ciar ne­go­cios pri­va­dos.

El di­se­ño de un sis­te­ma im­po­si­ti­vo ra­cio­nal , que ase­gu­re re­cau­da­ción y per­mi­ta el desa­rro­llo pro­duc­ti­vo, su­po­ne po­cos im­pues­tos de ba­se ge­ne­ral y sos­te­ni­ble en el tiem­po. Es­to re­quie­re un de­ba­te pro­fun­do y par­ti­ci­pa­ti­vo, sin las ur­gen­cias de la apro­ba­ción pre­su­pues­ta­ria.

No po­de­mos pe­dir que to­dos los le­gis­la­do­res sean es­pe­cia­lis­tas en tri­bu­ta­ción, pe­ro al me­nos que los im­pues­tos de­jen de apli­car­se con es­ló­ga­nes de­ri­va­dos de pre­jui­cios ideo­ló­gi­cos.

El úni­co im­pues­to que no se pue­de eva­dir, pe­ro que es el más inequi­ta­ti­vo, es la in­fla­ción.

Des­de ha­ce dé­ca­das ha si­do el re­cur­so más usa­do y el que más po­bres ha ge­ne­ra­do.

Co­mo so­mos in­cu­ra­bles y vol­ve­mos a cho­car con la mis­ma pie­dra, una ge­ne­ra­ción des­tru­ye la mo­ne­da y la que si­gue el cré­di­to; cuan­do na­die nos fía to­ca­mos las puer­tas del FMI, cu­yas re­ce­tas siem­pre agra­van la si­tua­ción, más im­pues­tos, más ta­ri­fas, más in­fla­ción, más po­bres.

La lo­cu­ra es ha­cer siem­pre las mis­mas co­sas y es­pe­rar re­sul­ta­dos dis­tin­tos. ¿Por qué las con­se­cuen­cias de la ta­bli­ta de Du­jov­ne van a re­sul­tar dis­tin­tas de las de Mar­tí­nez de Hoz?

Los gran­des ju­ga­do­res fi­nan­cie­ros tie­nen ga­nan­cias ase­gu­ra­das que no se re­gis­tran en otras par­tes del pla­ne­ta, pe­ro co­mo no hay cre­ci­mien­to, sus ga­nan­cias son la pér­di­da de otros , en ge­ne­ral los que tie­nen in­gre­sos fi­jos, asa­la­ria­dos, ju­bi­la­dos, pen­sio­na­dos y los que re­ci­ben pla­nes asis­ten­cia­les.

Se­gu­ra­men­te al­guien di­rá que en la emer­gen­cia hay que to­mar de­ci­sio­nes de emer­gen­cia y los im­pues­tos que au­men­ta­rán o se crean du­ra­rán po­co tiem­po, he­cho que des­mien­te nues­tra his­to­ria: los im­pues­tos de emer­gen­cia atra­vie­san los si­glos.

Lo ra­zo­na­ble, y ade­más pre­vis­to por la ley de ad­mi­nis­tra­ción fi­nan­cie­ra, es se­pa­rar el tra­ta­mien­to de los im­pues­tos de la ley de pre­su­pues­to y me­dir en un de­ba­te abier­to el im­pac­to en la eco­no­mía real. De tan­to par­che, nues­tro sis­te­ma ha de­ve­ni­do en un ade­fe­sio in­sos­te­ni­ble; pa­ra los que quie­ren cum­plir es el ca­mino a la rui­na, y un ne­go­cio muy ren­ta­ble pa­ra los eva­so­res mi­li­tan­tes ,y con re­cau­da­ción in­su­fi­cien­te pa­ra afron­tar el gas­to del Es­ta­do. Un pri­mer acuer­do se­rio, de go­ber­na­bi­li­dad, de­be­ría pa­sar por de­fi­nir un sis­te­ma tri­bu­ta­rio que pon­ga eje en el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía,

y ter­mi­nar con vie­jos y reite­ra­dos ca­mi­nos que con­du­cen inevi­ta­ble­men­te al fra­ca­so. Y no de­be­ría ser una des­hon­ra pa­ra el Con­gre­so es­cu­char las opi­nio­nes de los es­tu­dio­sos en la ma­te­ria.

JUANO TESONE

A fa­vor. La Cá­ma­ra de Dipu­tados ya le dio me­dia san­ción al Pre­su­pues­to 2019, que in­cor­po­ra ma­yor pre­sión im­po­si­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.