Ca­zar star­tups, una vía pa­ra in­no­var más rá­pi­do y ba­ra­to

Con con­cur­sos, in­cu­ba­do­ras y ace­le­ra­do­ras, las cor­po­ra­cio­nes cap­tan nue­vas ideas y pro­yec­tos li­ga­dos a las áreas cla­ve de sus or­ga­ni­za­cio­nes.

Clarin - Económico - - EMPRESAS Y NEGOCIOS - Da­mián Kan­tor dkan­tor@cla­rin.com

Las gran­des em­pre­sas es­tán de ca­ce­ría. Ba­jo la pre­mi­sa de ge­ne­rar in­no­va­ción rá­pi­da y a ba­jo cos­to, pro­li­fe­ran las ini­cia­ti­vas pa­ra cap­tar star­tups (jó­ve­nes em­pren­di­mien­tos), con car­na­das de to­do ti­po: con­cur­sos, hac­ka­to­nes, ace­le­ra­do­ras, in­cu­ba­do­ras y fon­dos de in­ver­sión de ries­go. Se cal­cu­la que en el país hay más de

40 com­pa­ñías pro­mo­vien­do es­ta cla­se de ac­cio­nes, en ru­bros tan di­ver­sos co­mo la ban­ca (San­tan­der, BBVA, Ma­cro, Itaú), se­gu­ros (San­cor Se­gu­ros, San Cris­to­bal), ali­men­ta­ción (Mo­li­nos, Quil­mes, Ar­cor, Mon­de­lez y Gri­do), tec­no­ló­gi­cas (IBM, Glo­bant y Goo­gle) y te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes (Te­le­com), en­tre mu­chos otros.

Por de­fi­ni­ción aca­dé­mi­ca, in­no­var im­pli­ca in­tro­du­cir me­jo­ras en cual­quier área del ne­go­cio, des­de la pro­duc­ción a la co­mer­cia­li­za­ción. Se­gún los ex­per­tos, esos cam­bios son di­fí­ci­les de ins­tru­men­tar en las cor­po­ra­cio­nes, atra­ve­sa­das por ri­gu­ro­sos con­tro­les y en­go­rro­sos trá­mi­tes de apro­ba­ción. Las star­tups son más ági­les y tie­nen tiem­pos muy cor­tos pa­ra ex­pe­ri­men­tar y ob­te­ner re­sul­ta­dos. “Un em­pren­di­mien­to tie­ne dos ven­ta­jas cla­ve. Por un la­do, des­tra­ban pro­ce­sos bu­ro­crá­ti­cos. Y por otro, ace­le­ran los me­ca­nis­mos de la in­no­va­ción ya que las prue­bas se efec­túan en la pro­pia star­tup”, ex­pli­ca Wal­ter Abrigo, CEO de In­cu­tex, una in­cu­ba­do­ra de ori­gen cor­do­bés.

“Tra­ba­jar con star­tups pro­du­jo un cam­bio cul­tu­ral. Me­jo­ra­ron las me- to­do­lo­gías de tra­ba­jo, se acor­ta­ron los tiem­pos de lan­za­mien­to de pro­duc­tos y la ma­ne­ra de ha­cer las co­sas”, in­tro­du­ce Fe­de­ri­co Es­pi­no­sa, di­rec­tor del área de Dis­rup­ción del gru­po cer­ve­ce­ro Ab In­bev, due­ño de Quil­mes. Ha­ce 3 años, la com­pa­ñía im­pul­só Eklos, una ace­le­ra­do­ra de star­tups, que ya pro­du­jo re­sul­ta­dos. Es­pi­no­sa cuen­ta que ha­ce po­co lan­za­ron un pro­duc­to “con el 5% de una in­ver­sión

tra­di­cio­nal y nos de­man­dó 4 me­ses, cuan­do lo ha­bi­tual son 2 años”, di­jo. Es­te acercamiento en­tre cor­po­ra­cio­nes y em­pren­de­do­res es in­ci­pien­te, pe­ro ga­na te­rreno. Se­gún un in­for­me del Pro­dem, fi­nan­cia­do por el BID y Way­ra (Te­le­fó­ni­ca), en La­ti­noa­mé­ri­ca “ya hay 155 gran­des em­pre­sas tra­ba­jan­do con más de 2.000 star­tups”, con Bra­sil li­de­ran­do (64 ejem­plos),

Chi­le (28), Mé­xi­co (24) y la Ar­gen­ti­na (23). Pe­ro el Eco­nó­mi­co iden­ti­fi­có otros ca­sos que no fi­gu­ran en el es­tu­dio, en­tre ellos Gri­do, Per­so­nal, Ar­cor, Ban­co Itaú, IBM, Chi­vas y la Uni­ver­si­dad si­glo XXI.

El in­for­me del Pro­dem sub­ra­ya que “el 68% de las em­pre­sas del top 100 del For­bes Glo­bal 500 ya es­tán co­la­bo­ran­do con em­pren­de­do­res” y men­cio­na los ca­sos de Dis­ney, Mi­cro­soft, Bar­clays, John­son & John­son, Vi­sa, Amex y Co­ca-Co­la y Syn­gen­ta. En­tre los di­ver­sos pro­gra­mas fi­gu­ran, en un es­ca­lón ini­cial, los even­tos úni­cos (com­pe­ten­cias o hac­ka­to­nes) y los es­pa­cios de co-wor­king. Des­pués es­tán las ace­le­ra­do­ras o in­cu­ba­do­ras. Y en ni­ve­les más ele­va­dos, las alian­zas pa­ra el “co-desa­rro­llo­de pro­duc­tos, la in­ver­sión de ries­go y, por úl­ti­mo, la ad­qui­si­ción de star­tups”, se­ña­la­ron los in­ves­ti­ga­do­res.

Ins­tru­men­ta­do con In­cu­tex, Per­so­nal abrió una con­vo­ca­to­ria pa­ra star­tups (Ga­ra­ge Per­so­nal) pa­ra se­lec­cio­nar 5 pro­yec­tos en te­má­ti­cas li­ga­das a la com­pa­ñía: en­tre­te­ni­mien­to, agro, ener­gía, smart ci­ties y conectividad. “La bús­que­da es­tá orien­ta­da a me­jo­rar y agre­gar va­lor a los ser­vi­cios que ofre­ce­mos”, ex­pli­ca Fer­nan­do Frey­tes, ge­ren­te de Nuevos Ne­go­cios e In­no­va­ción de la em­pre­sa. Co­mo con­tra­par­te, Per­so­nal pro­me­te in­ver­tir $875.000 en las star­tups se­lec­cio­na­das y brin­dar­les ase­so­ra­mien­to le­gal, en mar­ke­ting y de ne­go­cios. “A es­ca­la lo­cal es di­fí­cil la in­ver­sión en I+D, por eso es­ta cla­se de alian­zas son vi­ta­les”, aña­dió. Frey­tes cal­cu­la que acor­ta­rán los pla­zos de in­no­va­ción “en­tre 3 y 5 años”.

Las otras pres­ta­do­ras de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes tie­nen sus pro­pias pla­ta­for­mas. La es­pa­ño­la Te­le­fó­ni­ca apues­ta por Way­ra, una ace­le­ra­do­ra de star­tups que ope­ra en 10 paí­ses y Cla­ro, a tra­vés de un pro­gra­ma de part­ners, con el que “bus­ca­mos aso­ciar­nos con em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das en ciu­da­des in­te­li­gen­tes, mi­ne­ría y ener­gía, au­tos, agro ban­ca y go­bierno”, ex­pli­can. “La in­no­va­ción abier­ta

es al­go nue­vo en el país. No tan­to pa­ra las mul­ti­na­cio­na­les, que res­pon­den a di­rec­ti­vas de sus ca­sas ma­tri­ces”, acla­ró Abrigo.

Las re­la­cio­nes en­tre las cor­po­ra­cio­nes y las star­tups son va­ria­das. El ca­so de Gri­do (del gru­po He­la­cor) es ilus­tra­ti­vo. Ha­ce dos me­ses lan­za­ron una con­vo­ca­to­ria pa­ra star­tups, co­mo par­te de su nue­vo pro­gra­ma de in­no­va­ción abier­ta. “Se pre­se­lec­cio­na­ron 20 pro­yec­tos, de los cua­les va­mos a in­cu­bar 10”, se­ña­la Sebastián San­tia­go, so­cio y di­rec­tor co­mer­cial de la ca­de­na de he­la­de­rías low cost, que hoy cuen­ta con 1.550 fran­qui­cias en el país y otras 150 dis­tri­bui­das por Chi­le, Uru­guay y Pa­ra­guay.

El em­pre­sa­rio agre­ga que la pro­pues­ta a las star­tups con­tem­pla 3 po­si­bi­li­da­des: re­ci­bir una in­ver­sión, una so­cie­dad o ser pro­vee­dor de la fir­ma. “Lo sus­tan­cial de la ofer­ta es la po­si­bi­li­dad de que pue­dan con­cre­tar su pro­yec­to em­pre­sa­rio y apli­car­lo en la ca­de­na”, re­mar­ca San­tia­go. De es­te mo­do, la mi­ra es­tá pues­ta en me­jo­rar tres áreas: ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble, nuevos ne­go­cios y ca­na­les de

ven­ta. La prio­ri­dad de Per­so­nal, se­gún Frey­tes, “es en­con­trar so­lu­cio­nes y po­ten­ciar ideas”. Pa­ra Abrigo, el po­dio lo in­te­gran el “de­li­very, la co­bran­za y la co­mer­cia­li­za­ción”.

En el fon­do, esas ini­cia­ti­vas per­mi­ten el ar­ma­do de eco­sis­te­mas de em­pren­de­do­res, lo que im­pli­ca el ar­ma­do de una ba­se de da­tos con un me­nú de po­ten­cia­les so­lu­cio­nes, ideas no­ve­do­sas y apli­ca­cio­nes dis­rup­ti­vas pa­ra gran par­te de las áreas de las or­ga­ni­za­cio­nes. La ma­yo­ría de los pro­gra­mas, in­clu­so, no exi­gen ex­clu­si­vi­dad a sus star­tups. “Lo im­por­tan­te es es­tar cer­ca de ellas pa­ra reac­cio­nar rá­pi­do fren­te a una idea in­no­va­do­ra”, di­jo Li­neu An­dra­de, res­pon­sa­ble del Cu­bo Itaú, la ace­le­ra­do­ra de la prin­ci­pal en­ti­dad ban­ca­ria de Bra­sil.

Tam­bién hay ac­cio­nes de mar­ke­ting. Un ca­so no­to­rio es The Ven­tu­re, un con­cur­so glo­bal or­ga­ni­za­do por Chi­vas (del gru­po Per­nod Ri­card), que se rea­li­za en 27 paí­ses, en­tre ellos la Ar­gen­ti­na. “En ca­da uno de ellos sur­ge un ga­na­dor, que com­pi­te en una fi­nal, con el pre­mio ma­yor que pue­de al­can­zar los US$150.000”, ex­pli­ca Ig­na­cio Forno, brand ma­na­ger de la mar­ca. “¿Cuál es el ob­je­ti­vo del con­cur­so? Pre­miar el im­pac­to so­cial del pro­yec­to, que tie­ne que ver con nues­tras raí­ces”, fi­na­li­zó.

Cria­de­ro de ideas. Ima­gen de Cu­bo Itaú, la ace­le­ra­do­ra de star­tups que pro­mue­ve el ma­yor ban­co de Bra­sil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.