La es­tre­lla de Queen bri­lla más que nun­ca

De pe­lí­cu­la. Con Rapsodia Bohe­mia, la ban­da vuel­ve a los pri­me­ros pla­nos, con re­edi­cio­nes de dis­cos, pro­duc­cio­nes y gi­ras de “ban­das clo­nes” de Queen.

Clarin - Económico - - CONTRATAPA - Luis Vin­ker lvin­ker@cla­rin.com

La pe­lí­cu­la que nos de­vuel­ve a Fred­die Mer­cury y a Queen a los pri­me­ros pla­nos aca­ba de es­tre­nar­se con el mis­mo tí­tu­lo de uno de los te­mas cen­tra­les de la ban­da, Rapsodia

Bohe­mia. De la muer­te del lí­der y vo­ca­lis­ta se es­tán por cum­plir 27 años,

un 24 de no­viem­bre de 1991 en su man­sión de Ken­sing­ton, po­cas ho­ras des­pués de que –a tra­vés de un co­mu- ni­ca­do- le con­fe­sa­ra al mun­do que pa­de­cía HIV. La pro­duc­ción del film de­man­dó ca­si una dé­ca­da y es, al fin y al ca­bo, una ma­ni­fes­ta­ción más del in­ten­to por man­te­ner el le­ga­do de Mer­cury, jun­to con la re­edi­ción de dis­cos, pro­duc­ción de otros y gi­ras mun­dia­les ba­jo el nom­bre de Queen.

La for­tu­na de Fred­die, al mo­men­to de su muer­te, se cal­cu­ló en US$100

mi­llo­nes, de los cua­les le de­jó la mi­tad a su gran ami­ga Mary Aus­tin, su acom­pa­ñan­te has­ta el úl­ti­mo día y a

quien tam­bién le de­di­ca­ra una de sus más dul­ces can­cio­nes: Lo­ve of my li­fe. El res­to se re­par­tió en­tre su pa­re­ja, fa­mi­lia­res y alle­ga­dos. Queen Pro­duc­tions se re­es­truc­tu­ró, pe­ro las ga­nan­cias de Queen no de­cre­cie­ron. Las ci­fras de ven­tas en la mú­si­ca son múl­ti­ples y con­fu­sas, y más aún des­de el ver­ti­gi­no­so cam­bio en esa in­dus­tria. Pe­ro, por ejem­plo, ha­ce po­cos años el or­ga­nis­mo que re­gis­tra las ven­tas de dis­cos en el Reino Uni­do pre­ci­só que Queen fue el pri­mer gru­po en la his­to­ria

que al­can­zó los 6 mi­llo­nes por un so­lo tí­tu­lo (su “Gran­des Exi­tos” de 1981). Pa­ra Da­ta Co­llec­tor, Queen es

el 7° gru­po o can­tan­te con ma­yor can­ti­dad de ven­tas (180 mi­llo­nes de dis­cos sin­gles) en una lis­ta que li­de­ran los Beatles (333 mi­llo­nes) y Mi­chael Jack­son (235 mi­llo­nes).

Pe­ro si es­to se­ría ha­bi­tual en cual­quie­ra de las gran­des ban­das, tam­bién su mar­ke­ting pa­re­ce in­ter­mi­na­ble: una tien­da on­li­ne don­de has­ta ven­den el dis­fraz de Fred­die a 56 eu­ros, la ver­sión Queen del Mo­no­poly, es­ta­tuas en dis­tin­tas ciu­da­des, ban­das tri­bu­tos, avio­nes que lle­van la ima­gen de Mer­cury. Un as­te­roi­de que or­bi­ta al­re­de­dor de Jú­pi­ter fue bau­ti­za­do con el nom­bre del can­tan­te y en va­rias ciu­da­des se ins­ti­tu­yó el Fred­die Mer­cury Day.

Des­de el mo­men­to en que Queen se con­vir­tió en la ma­yor ban­da de la mú­si­ca en el mun­do –un 13 de ju­lio de 1985- aquel in­mi­gran­te de Zan­zí­bar que en su ado­les­cen­cia se ga­na­ba la vi­da aten­dien­do una tien­da de dis­cos en un ba­rrio de Lon­dres, se trans­for­mó en un hom­bre ri­co. Lo mis­mo, sus tres com­pa­ñe­ros.

Al­re­de­dor de Mer­cury ya se es­cri­bie­ron más de 10 bio­gra­fías bas­tan­te ri­gu­ro­sas, y to­das coin­ci­den en aque­lla sín­te­sis de gla­mour y des­bor­des: los fas­tuo­sas fies­tas y los cum­plea­ños de Fred­die. En 1981 com­pró pa­sa­jes en el Con­cor­de pa­ra to­dos sus ami­gos y se los lle­vó al Wils­hi­re de Be­verly Hills, don­de los fes­te­jos se pro­lon­ga­ron du­ran­te cin­co días. Co­mo de­fi­nió al­guien, “Queen fue gla­mour, de­ca­den­cia su­rrea­lis­mo y ex­ce­sos, en do­sis equi­pa­ra­bles”.

Fred­die pa­só ver­ti­gi­no­sa­men­te por esa vi­da, mu­rió jo­ven. Dos de sus com­pa­ñe­ros (Brian May, tam­bién des­ta­ca­do cien­tí­fi­co, y Ro­ger Tay­lor) son quie­nes man­tie­nen vi­gen­te aquel ne­go­cio, mien­tras el ba­jis­ta John Dea­con se ale­jó. Queen Pro­duc­tions es el em­po­rio ba­jo el cual si­gue ade­lan­te ese le­ga­do, abar­can­do a la vez una de­ce­na de em­pre­sas, más re­du­ci­das, pa­ra dis­tin­tos ru­bros. Hi­jo de un fun­cio­na­rio in­dio de la ad­mi­nis­tra­ción co­lo­nial bri­tá­ni­ca en Zan­zí­bar (hoy Tan­za­nia), Mer­cury –Fa­rrakh Bul­sa­ra era su ver­da­de­ro nom­bre­na­ció el 5 de sep­tiem­bre de 1945 en Sto­ne Town. Su familia era de raí­ces per­sas, se­gui­do­res de Zo­roas­tro, cul­to que acom­pa­ñó a Mer­cury has­ta

su muer­te. Un do­cu­men­tal de TN, pre­sen­ta­do por Be­be Con­te­po­mi ha­ce al­gún tiem­po, ex­hi­bió aque­lla in­fan­cia de Fred­die en tie­rras afri­ca­nas y su pos­te­rior co­mien­zo en el “Swin­ging Lon­don” de los 60.

Cuan­do for­ma­ron la ban­da a prin­ci­pios de los 70, re­ci­bie­ron es­ca­sa aten­ción y sus dos pri­me­ros dis­cos, en los es­tu­dios Tri­dent, pa­sa­ron inad­ver­ti­dos. Re­cién triun­fa­ron con el ter­ce­ro (Ki­ller Queen), que po­pu­la­ri­zó

su es­té­ti­ca in­no­va­do­ra so­bre las prin­ci­pa­les ban­das roc­ke­ras de los 90. El es­tre­lla­to lle­gó con Rapsodia Bohe­mia, en 1975, un te­ma de 6 mi­nu­tos, el do­ble de lo ha­bi­tual. El vi­deo­clip ya exis­tía, pe­ro Queen lo lle­vó a otra di­men­sión. Se­gún es­cri­bió Ser­gio Mar­chi “a par­tir de ese dis­co se mo­di­fi­có to­da la es­truc­tu­ra del rock y has­ta su mo­do de co­mer­cia­li­za­ción”.

Pe­ro lo que con­vir­tió a Queen en la ban­da más im­por­tan­te de su épo­ca fue aquel ci­ta­do 13 de ju­lio: el “Li­ve Aid” en el Es­ta­dio Wem­bley, 75.000 es­pec­ta­do­res, con el prín­ci­pe Car­los y Lady Di en pri­me­ra fi­la. El eje de la con­vo­ca­to­ria era re­unir fon­dos pa­ra en­fren­tar el ham­bre y allí es­ta­ban las gran­des fi­gu­ras de la mú­si­ca pop: Jag­ger, McCart­ney, Ma­don­na, U2, The Who y Led Zep­pe­lin. Los 20 mi­nu­tos de Queen eclip­sa­ron a to­dos. “Era el es­ce­na­rio per­fec­to pa­ra Fred­die. Su au­dien­cia, el mun­do en­te­ro”, de­fi­nió el or­ga­ni­za­dor, Bob Gel­dof.

Se te­le­vi­só en di­rec­to a 72 paí­ses, y fue vis­to por unos 1.500 mi­llo­nes de

es­pec­ta­do­res. Al­gu­nos ca­li­fi­ca­ron a ese set co­mo “el me­jor con­cier­to de la his­to­ria”, aun­que –en ar­te- se tra­ta de un jui­cio re­la­ti­vo. Queen vol­ve­ría a Wem­bley exac­ta­men­te un año des­pués pa­ra otro show elec­tri­zan­te du­ran­te la gi­ra de lan­za­mien­to de Kind

of Ma­gic. Es­ta abar­có 26 con­cier­tos, mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res y un pa­so

inol­vi­da­ble por Bu­da­pest, en lo que fue el pri­me­ro de una me­ga­ban­da por el área so­cia­lis­ta.

Su vi­da se fue apa­gan­do, pe­ro su crea­ti­vi­dad no se de­tu­vo si­quie­ra en sus úl­ti­mos días. Gra­bó con Mon­tse­rrat Ca­ba­llé el “Bar­ce­lo­na”, sím­bo­lo de los Jue­gos Olím­pi­cos del 92. Y en ju­nio de 1991, pro­du­jo su úl­ti­ma can­ción The­se are the days of our li­ves. Al acer­car­se su fi­nal, Fred­die le pi­dió a su ma­na­ger: “Po­drás ha­cer lo que quie­ras cuan­do me ha­ya ido. Pe­ro por fa­vor, no me ha­gas pa­re­cer abu­rri­do”.

Inol­vi­da­ble. A 27 años de su muer­te, Fred­die Mer­cury ra­ti­fi­ca su vi­gen­cia en la in­dus­tria del rock.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.