“No ele­gi­mos quién nos go­bier­na: nos adap­ta­mos siem­pre”

El em­pre­sa­rio re­mar­ca que fue fa­bri­can­te, im­por­ta­dor y ex­por­ta­dor, se­gún la épo­ca. “El dó­lar es prio­ri­dad pe­ro las ta­sas es­tán muy al­tas”, agre­ga.

Clarin - Económico - - INDUSTRIA - Da­mián Kan­tor dkan­tor@cla­rin.com

El iti­ne­ra­rio em­pre­sa­rio de Ru­bén Cherñajovsky es muy par­ti­cu­lar. En 1987 ins­ta­ló su pri­me­ra plan­ta en Tie­rra del Fue­go pa­ra po­si­cio­nar­se hoy co­mo el ma­yor gru­po de elec­tro­do­més­ti­cos del país, due­ño de un por­ta­fo­lio de mar­cas em­ble­má­ti­cas, co­mo No­blex, Siam, At­ma, San­yo y Phil­co. “Hu­bo eta­pas de aper­tu­ra de im­por­ta­cio­nes o de pro­mo­ción a la fa­bri­ca­ción lo­cal. Y en to­dos los ca­sos siem­pre tra­ta­mos de en­con­trar­le la vuelta”, di­ce.

De 70 años, hin­cha de Ri­ver con­ver­so (ver “Co­mo hin­cha de fútbol...), se­gún ad­mi­te con iro­nía, Cherñajovsky re­cuer­da que el im­pe­rio que con­du­ce tie­ne co­mo fi­lo­so­fía la re­con­ver­sión. En 2011, por ca­so, y fren­te a la exi­gen­cia ofi­cial de com­pen­sar ca­da dó­lar de im­por­ta­cio­nes con ex­por­ta­cio­nes , creó Newsan Food, su di­vi­sión de ali­men­tos, que hoy con­cen­tra el 20% del to­tal de las ex­por­ta­cio­nes de pes­ca­do, una flo­ta de 38 bar­cos (6 pro­pios) y que fac­tu­ró US$234 mi­llo­nes el año pa­sa­do. El gru­po aca­ba de con­cre­tar su úl­ti­ma pi­rue­ta.

En alian­za con el gi­gan­te da­nés Ves­tas, Newsan re­con­vir­tió su plan­ta de Cam­pa­na -don­de pro­du­ce pe­que­ños elec­tro­do­més­ti­cos- pa­ra en­sam­blar tur­bi­nas pa­ra mo­li­nos eó­li­cos, pa­ra apro­ve­char el au­ge de las re­no­va­bles en el país. Cherñajovsky ex­pli­ca que el acuer­do sur­gió tras la reaper­tu­ra par­cial de las im­por­ta­cio­nes. “La po­lí­ti­ca ac­tual es que los pe­que­ños elec­tró­ni­cos hoy no se pro­te­gen. Po­día­mos ven­der la plan­ta, el edi­fi­cio y las ins­ta­la­cio­nes, pe­ro lo que ana­li­za­mos es ver qué po­día­mos ha­cer con es­to, con nues­tras ca­pa­ci­da­des in­dus­tria­les y fi­nan­cie­ras y el know how. Has­ta que sur­gió lo de Ves­tas”, di­jo en char­la ex­clu­si­va con el Eco­nó­mi­co, po­co an­tes de la inau­gu­ra­ción de las nue­vas lí­neas de mon­ta­je, la se­ma­na pa­sa­da. Y ha­bló de to­do.

—¿Se sien­te más có­mo­do con es­te Go­bierno o pre­fie­re al an­te­rior?

—No­so­tros so­mos em­pre­sa­rios, nos adap­ta­mos y po­ne­mos nues­tro es­fuer­zo con la ad­mi­nis­tra­ción que sea. No ele­gi­mos quién nos go­bier­na. Le doy un ejem­plo. En la ac­tua­li­dad, uno de los sec­to­res don­de ge­ne­ra­mos más tra­ba­jo es la pes­ca. Crea­mos ese departamento por la es­ca­sez de di­vi­sas y la exi­gen­cia de que pa­ra po­der im­por­tar in­su­mos de­bía­mos ex­por­tar. En lu­gar de com­prar can­ti­da­des a un ex­por­ta­dor y pa­gar­les -co­mo ha­cían mu­chos- una co­mi­sión, crea­mos Newsan Food y hoy so­mos el prin­ci­pal gru­po ex­por­ta­dor del país. Lo con­cre­ta­mos en po­cos años y va­mos a se­guir cre­cien­do.

—Las ven­tas de elec­tró­ni­cos ve­nían cre­cien­do fuer­te, has­ta la de­va­lua­ción. ¿Qué pro­yec­ta pa­ra 2019?

—Co­mo to­do, de­pen­de de una se­rie de fac­to­res.Hay que ver si des­pués de es­te gol­pe pa­ra con­tro­lar el dó­lar se pue­de re­du­cir las ta­sas. Nues­tro sec­tor es al­ta­men­te de­pen­dien­te de la fi­nan­cia­ción. Ló­gi­ca­men­te que la prio­ri­dad pa­ra el Go­bierno es con­tro­lar el va­lor del dó­lar, pe­ro es­pe­re­mos que pau­la­ti­na­men­te se pue­da ga­nar con­fian­za pa­ra ir ba­jan­do las ta­sas. Por lo cual es­pe­ro un po­co más de ac­ti­vi­dad.

—¿Es una ex­pre­sión de de­seos o es su pro­yec­ción real?

—Creo que las ta­sas van a ir ba­jan­do, con una re­la­ción ta­sas/dó­lar tra­tan­do de en­con­trar un equi­li­brio.

De 70 años, ca­sa­do y con 5 hi­jos, Cherñajovsky se de­fi­ne co­mo un em­pren­de­dor se­rial. Con pa­sión des­or­de­na­da, a los 19 años y mien­tras tra­ba­ja­ba co­mo ven­de­dor in­mo­bi­lia­rio, es­tu­dió va­rias ca­rre­ras (So­cio­lo­gía, Fi­lo­so­fía, Psi­co­lo­gía y Abo­ga­cía), pe­ro “no ter­mi­né nin­gu­na”, di­ce. Re­cuer­da que su abue­lo y su pa­dre ar­ma­ron una pe­que­ña em­pre­sa de im­por­ta­ción de ali­men­tos (“la di­vi­sión Newsan Foods es una re­edi­ción de eso”) y que in­cur­sio­nó en la elec­tró­ni­ca por un tío in­ge­nie­ro, que ha­bía tra­ba­ja­do en BGH.

“Me in­cor­po­ró a su pro­yec­to pa­ra ins­ta­lar una plan­ta de fa­bri­ca­ción de equi­pos de au­dio de al­ta fi­de­li­dad, en Río Gran­de, que pos­te­rior­men­te se la ven­di­mos a Phi­lips”, re­mar­ca. Más ade­lan­te, aso­cia­do con la fu­sio­na­da San­yo y San­sei, en 1991, crea la pri­me­ra plan­ta de Newsan, en Us­huaia, pa­ra ir es­ca­lan­do po­si­cio­nes. Su­mó las plan­tas de Ave­lla­ne­da (don­de fa­bri­ca las he­la­de­ras Siam) y Cam­pa­na (en 2012), y el año pa­sa­do al­can­zó una fac­tu­ra­ción de US$1.719 mi­llo­nes.

Tras ce­rrar un acuer­do con Ves­tas (el ma­yor pro­vee­dor glo­bal de equi­pa­mien­to pa­ra ener­gía eó­li­ca), en ma­yo ini­cia­ron el mon­ta­je de las lí­neas de en­sam­bla­do de ae­ro­ge­ne­ra­do­res. Es la par­te cen­tral de los mo­li­nos, que une el más­til con las as­pas. En prin­ci­pio, la plan­ta tie­ne una ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da pa­ra 200 uni­da­des anua­les, en un so­lo turno de tra­ba­jo. Es de­cir, la mi­tad de la de­man­da es­ti­ma­da pro­ve­nien­te de los 63 pro­yec­tos ad­ju­di­ca­dos pa­ra cons­truir par­ques eó­li­cos, de los cua­les 36 ya es­tán en eje­cu­ción.

La nue­va plan­ta de la alian­za de Newsan y Ves­tas es la úni­ca en su ti­po, por el mo­men­to. Im­p­sa (del gru­po Pes­car­mo­na) fue la pio­ne­ra. Años atrás los fa­bri­ca­ba, pe­ro de­ci­dió tras­la­dar esa ope­ra­ción a Bra­sil.

El im­pul­so ac­tual a la ener­gía re­no­va­ble (eó­li­ca, so­lar y bio­ma­sa) ge­ne­ró un au­ge, en pa­ra­le­lo con la pro­mo­ción de la pro­duc­ción lo­cal de mo­li­nos. Con el fin de cap­tu­rar los be­ne­fi­cios a la in­te­gra­ción lo­cal (des­de un mí­ni­mo del 35%), se su­ma­ría otra plan­ta de ae­ro­ge­ne­ra­do­res. En dos se­ma­nas, la ale­ma­na Nor­dex en alian­za con la cor­do­be­sa FADEA (que fa­bri­ca los avio­nes Pam­pa) inau­gu­ra­rán tres plan­tas, una de ellas de ae­ro­ge­ne­ra­do­res y las otras dos, pa­ra la cons­truc­ción de las to­rres, que in­vo­lu­cró una in­ver­sión de US$10 mi­llo­nes.

—¿Con la pro­duc­ción de ae­ro­ge­ne­ra­do­res, Newsan apun­ta al mer­ca­do lo­cal o tam­bién pre­vén ex­por­tar a otros paí­ses de la re­gión?

—En es­ta pri­me­ra eta­pa la idea es abas­te­cer al mer­ca­do in­terno. De mo­men­to, el pro­yec­to no es­tá pen­sa­do pa­ra la ex­por­ta­ción.

—Co­no­ce el ré­gi­men de pro­mo­ción in­dus­trial de Tie­rra del Fue­go des­de sus orí­ge­nes. Hay mu­chas con­tro­ver­sias por su al­to cos­to fis­cal y los pre­cios de los pro­duc­tos que se fa­bri­can allí. ¿Cree que el ré­gi­men de­be con­ti­nuar?

—Por su­pues­to que tie­ne que se­guir ya que es muy re­le­van­te pa­ra Tie­rra del Fue­go, y hay un pro­fun­do des­co­no­ci­mien­to del apor­te de las em­pre­sas a la pro­vin­cia. Hay mu­chas dis­tor­sio­nes so­bre eso.

—¿Qué es lo que se es­tá dis­tor­sio­nan­do?

—Se ha­cen mal los cálcu­los, por­que hay im­pues­tos in­ter­nos que se crea­ron y lo pa­ga­mos. Y con esa car­ga de im­pues­tos, des­pués, se lo com­pa­ra con la even­tual re­cau­da­ción de im­pues­tos in­ter­nos de las im­por­ta­cio­nes di­rec­tas.

—El otro cues­tio­na­mien­to tie­ne que ver con la com­pe­ti­ti­vi­dad de la pro­duc­ción fue­gui­na. ¿Los elec­tró­ni­cos lo­ca­les no son más ca­ros?

—Eso tie­ne que ver con la es­truc­tu­ra im­po­si­ti­va y con el lla­ma­do cos­to ar­gen­tino. De­je­mos los elec­tró­ni­cos por un mo­men­to y aga­rre­mos otro pro­duc­to de cual­quier ru­bro. En Ar­gen­ti­na te­ne­mos una es­truc­tu­ra in­efi­cien­te, con una car­ga im­po­si­ti­va muy li­ga­da a un apa­ra­to es­ta­tal cos­to­so e in­efi­cien­te. To­do eso es­tá car­ga­do en to­dos los pre­cios. Hay una cas­ca­da im­po­si­ti­va. Aho­ra, si se to­ma un elec­tro­do­més­ti­co, com­pa­ra­do con un pro­duc­to de cual­quier ru­bro, re­la­ti­va­men­te es mu­cho más ba­ra­to. Si se ob­ser­van los pre­cios úl­ti­ma­men­te, ade­más, se pue­de ob­ser­var que me­jo­ra­mos en va­rias cues­tio­nes (adua­ne­ras, fis­ca­les), que va­mos des­tra­ban­do, y que co­rre­gi­mos mu­chas in­efi­cien­cias, lo que per­mi­te una ba­ja en los pre­cios.

La char­la con Cherñajovsky se pro­du­jo an­tes de la ce­re­mo­nia inau­gu­ral de la plan­ta. El em­pre­sa­rio es­ta­ba fe­liz con la pre­sen­cia del pre­si­den­te, Mau­ri­cio Ma­cri, que lle­gó en com­pa­ñía del mi­nis­tro de la Pro­duc­ción, Dan­te Si­ca, y el se­cre­ta­rio de Ener­gía, Javier Igua­cel. En su dis­cur­so, Cherñajovsky ala­bó so­bre to­do a Si­ca: “Un vie­jo ami­go de los em­pre­sa­rios in­dus­tria­les”, le di­jo.

Ru­bén Cherñajovsky. El em­pre­sa­rio re­cor­dó los orí­ge­nes de Newsan pe­ro ha­bló del fu­tu­ro de su com­pa­ñía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.