EN PRI­ME­RA PER­SO­NA

Clarin - Extras - - REGALOS PARA UNAVIDA SANA - Flo­ren­cia Rios Fi­gue­roa,

Soy ma­má, eje­cu­ti­va y de­por­tis­ta. Com­bi­nar es­tas ac­ti­vi­da­des es un desafío dia­rio, pe­ro tam­bién un pla­cer. Siem­pre me apa­sio­na­ron los deportes, pe­ro ha­ce 8 años, cuan­do mi hi­jo To­más te­nía só­lo 6, em­pe­cé a en­tre­nar más fuer­te y a com­pe­tir en ca­rre­ras de aven­tu­ras. Al mis­mo tiem­po in­gre­sé a mi ac­tual tra­ba­jo. En­treno tres ve­ces por se­ma­na, pe­ro el rit­mo au­men­ta cuan­do se apro­xi­ma una ca­rre­ra, co­mo el Te­tratlón Cha­pel­co, en el que he par­ti­ci­pa­do por 8 años con­se­cu­ti­vos. Es un desafío que com­bi­na es­quí, tra­mos co­rrien­do, bi­ci­cle­ta y re­mo en el la­go La­car. Du­ran­te esos tiem­pos de en­tre­na­mien­to fuer­te, siem­pre lle­vo un bol­so en el au­to. Si de­jo a mi hi­jo en un cum­plea­ños, apro­ve­cho pa­ra co­rrer has­ta la ho­ra de ir a bus­car­lo. Tam­bién en­treno cuan­do sal­go de la ofi­ci­na. Pe­ro tra­to de lle­gar a casa a las 8 de la no­che, por­que To­más me es­pe­ra pa­ra pre­pa­rar la co­mi­da. Hay una ana­lo­gía en­tre los pro­yec­tos per­so­na­les y la­bo­ra­les y el pro­ce­so de co­rrer una ca­rre­ra. Na­da pue­de ser im­pro­vi­sa­do, hay que eva­luar el tiem­po dis­po­ni­ble y las con­di­cio­nes, ela­bo­rar una es­tra­te­gia y es­for­zar­se pa­ra lle­var­la a ca­bo. Nun­ca aban­do­né una ca­rre­ra, y tam­po­co de­jo nin­gún pro­yec­to sin ter­mi­nar. Esa es la ac­ti­tud que in­ten­to trans­mi­tir­le a mi hi­jo. Uno de los me­jo­res mo­men­tos que me dio el de­por­te fue cuan­do To­más me in­ter­cep­tó al lle­gar a la me­ta en el Te­tratlón y cru­za­mos jun­tos los ar­cos de la lle­ga­da. Com­par­tir con él es­tos mo­men­tos y de­mos­trar­le que uno pue­de al­can­zar ob­je­ti­vos y su­pe­rar desafíos tra­ba­jan­do du­ro es la ma­yor sa­tis­fac­ción que ob­ten­go de la unión en­tre de­por­te, tra­ba­jo y ma­ter­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.