LA ERA DE LAS MA­DRES 2.0

Clarin - Extras - - PARA MADRES QUE TRABAJAN - Lau­ra Jur­kows­ki

¿Qué se­ría de no­so­tras sin In­ter­net? Re­sul­ta ca­si de no­ve­la pen­sar en una vi­da 100% of­fli­ne. Hoy so­mos ma­dres 2.0, y ayer no­más éra­mos 1.0. La compu­tado­ra y las nue­vas tec­no­lo­gías nos fa­ci­li­tan la vi­da y, si sa­be­mos sa­car­les ju­go, nos ayu­da­rán con las ta­reas ma­ter­nas de di­fe­ren­tes ma­ne­ras. Por un la­do, la compu­tado­ra nos per­mi­te ser más efi­cien­tes con nues­tro tiem­po y, por otro, nos per­mi­te in­ter­ac­tuar de di­fe­ren­tes ma­ne­ras con nues­tros hi­jos. Una ma­dre 2.0 ha­ce sus com­pras on­li­ne. Hoy en día en las prin­ci­pa­les ciu­da­des del país exis­ten va­rias ca­de­nas que ofre­cen es­te ser­vi­cio que nos li­be­ra tiem­po pa­ra no­so­tras. ¿Ir al ban­co? Ca­si to­dos tie­nen he­rra­mien­tas on­li­ne que per­mi­ten con gran am­pli­tud ho­ra­ria pa­gar, trans­fe­rir, con­sul­tar sin te­ner que ir a la su­cur­sal. Ha­cer co­sas on­li­ne nos de­ja tiem­po li­bre pa­ra nues­tros hi­jos, pa­ra cre­cer pro­fe­sio­nal­men­te y te­ner más tiem­po li­bre. Las ma­dres de hoy ne­ce­si­ta­mos sa­ber qué pa­sa on­li­ne con nues­tros chi­cos. Co­mo na­ti­vos di­gi­ta­les, sue­len em­pe­zar a in­ter­ac­tuar con las compu­tado­ras y ta­blets al año, y al­gu­nos pa­dres mo­ti­van co­mien­zos aún más tem­pra­nos. Y los chi­cos apren­den mu­cho más rá­pi­do que sus pa­dres. En es­te te­rreno hay va­rias co­sas que hay que te­ner en cuen­ta. Pa­ra ello de­be­mos sa­ber ma­ne­jar bien la tec­no­lo­gía que ellos uti­li­zan. En pri­mer lu­gar, hay que equi­li­brar el uso del jue­go on­li­ne con el del jue­go tra­di­cio­nal. Los pa­dres de­be­mos en­con­trar tiem­po pa­ra sen­tar­nos a ju­gar con nues­tros hi­jos y sa­car­los al ai­re li­bre. Por su­pues­to, las ma­más tam­bién so­mos usua­rias de los me­ca­nis­mos de co­mu­ni­ca­ción del mo­men­to: an­tes SMS y Mes­sen­ger y aho­ra What­sApp y, en el ra­ro ca­so de que los hi­jos lo per­mi­tan, Twit­ter y Fa­ce­book. Es­to co­la­bo­ra a ha­blar su mis­mo len­gua­je y fa­vo­re­ce la co­mu­ni­ca­ción. En fin, es muy im­por­tan­te ser ma­má 2.0 y es­tar siem­pre ac­tua­li­za­da. Yo, de he­cho, no veo la ho­ra de ac­tua­li­zar­me a 3.0.

Di­rec­to­ra de re­Co­nec­tar­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.