La re­la­ción con la URSS y el in­ten­to por im­po­ner una agen­da pro­gre­sis­ta fue­ron las cla­ves de su go­bierno.

Clarin - Extras - - PORTADA - Gus­ta­vo Sie­rra

La Gue­rra Fría fue la mar­ca en el ori­llo de la pre­si­den­cia de Ken­nedy. Sus tres años en la Ca­sa Blan­ca se mo­vie­ron al rit­mo de la re­la­ción con la Unión So­vié­ti­ca. Ha­cía dos me­ses que es­ta­ba en el Sa­lón Oval cuan­do or­de­nó la in­va­sión de Cu­ba por par­te de agen­tes de la CIA y unos 1.500 di­si­den­tes cu­ba­nos, que fi­na­li­zó en el es­truen­do­so fra­ca­so de Bahía de Co­chi­nos. Lo úni­co que lo­gró fue la con­so­li­da­ción del ré­gi­men de Fi­del Cas­tro y que Ni­ki­ta Krus­chev cre­ye­ra que es­ta­ba an­te un opo­nen­te muy dé­bil.

En ju­nio de 1961, Ken­nedy y Krus­chev se en­con­tra­ron en Vie­na pa­ra tra­tar la cri­sis per­ma­nen­te de la di­vi­sión de Ber­lín, ocu­rri­da tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. El ru­so anun­ció que iba a re­sol­ver el te­ma con ar­mas nu­clea­res si fue­ra ne­ce­sa­rio. Se­sen­ta días más tar­de, los so­vié­ti­cos ini­cia­ron la cons­truc­ción del mu­ro que di­vi­día a Ber­lín en dos. Pe­ro Krus­chev te­nía una ma­nio­bra mu­cho más au­daz: co­lo­car mi­si­les ató­mi­cos en Cu­ba. La CIA des­cu­brió el plan, y co­men­zó la cri­sis más im­por­tan­te de la ad­mi­nis­tra­ción Ken­nedy y el mo­men­to en que el mun­do es­tu­vo más cer­ca de lle­gar a una gue­rra nu­clear. El 22 de oc­tu­bre de 1962, Ken­nedy anun­ció el blo­queo na­val y la ame­na­za de un ata­que si no se des­man­te­la­ban las ins­ta­la­cio­nes de in­me­dia­to. Los ru­sos en­ten­die­ron que es­ta vez no ha­bría “pre­si­den­te dé­bil” y lle­ga­ron a un acuer­do.

Tal vez las me­di­das que más per­du­ra­ron y de las que Ken­nedy es­ta­ba muy or­gu­llo­so fue­ron el lanzamiento del pro­gra­ma es­pa­cial y el im­pul­so a la NASA, que ter­mi­na­ron con el pri­mer hom­bre en la Lu­na seis años más tar­de, y un acuer­do pa­ra re­du­cir las ar­mas nu­clea­res con Gran Bre­ta­ña y la Unión So­vié­ti­ca que fir­mó dos se­ma­nas an­tes de su ase­si­na­to.

En po­lí­ti­ca in­ter­na tu­vo du­rí­si­mas ba­ta­llas con el Con­gre­so pa­ra im­po­ner una agen­da pro­gre­sis­ta. Los pro­pios le­gis­la­do­res de­mó­cra­tas de los es­ta­dos del sur sos­pe­cha­ban de su eli­tis­mo nor­te­ño y se opu­sie­ron a cual­quier nue­va le­gis­la­ción pa­ra me­jo­rar la si­tua­ción de los ne­gros y los de­re­chos ci­vi­les. En su pla­ta­for­ma ha­bía pro­me­ti­do me­di­das pa­ra re­du­cir la po­bre­za y reactivar la eco­no­mía que se en­con­tra­ba en su cuar­ta re­ce­sión des­de el fin de la Se­gun­da Gue­rra. Cuan­do asu­mió ha­bía más de cin­co mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses sin tra­ba­jo, las fa­mi­lias gran­je­ras ha­bían per­di­do un 25% de sus tie­rras y ga­nan­cias, y las quie­bras de las em­pre­sas eran las más al­tas des­de la re­ce­sión del 29. En los pri­me­ros me­ses au­men­tó el sa­la­rio mí­ni­mo y un pro­gra­ma pa­ra el desa­rro­llo de la zo­na de los Apa­la­ches, la de ma­yor po­bre­za. Pe­ro fra­ca­só en im­po­ner un nue­vo se­gu­ro de sa­lud pa­ra los an­cia­nos y se tu­vo que echar atrás con su pro­pues­ta de in­cluir la ayu­da a las es­cue­las pa­rro­quia­les.

Pa­ra ese en­ton­ces el país es­ta­ba con­vul­sio­na­do con las lu­chas de los ne­gros, que se­guían so­por­tan­do las peo­res hu­mi­lla­cio­nes en to­do el sur del país. JFK nom­bró jue­ces an­ti­rra­cis­tas y apun­ta­ló la le­gis­la­ción en de­fen­sa de las mi­no­rías, pe­ro no se atre­vió a pe­dir una gran re­for­ma al Con­gre­so. Fue su her­mano Ro­bert, en­ton­ces en­car­ga­do de la Jus­ti­cia, quien im­pul­só las ma­yo­res me­di­das a fa­vor de los ne­gros. En­vió a la Guardia Na­cio­nal pa­ra de­te­ner va­rios con­flic­tos y ac­tuó di­rec­ta­men­te en el sim­bó­li­co ca­so del ve­te­rano de gue­rra Ja­mes Me­re­dith, a quien le ne­ga­ban la en­tra­da a la uni­ver­si­dad de Mis­sis­sip­pi. Aun­que los mo­vi­mien­tos por los de­re­chos ci­vi­les acu­sa­ban a Ken­nedy de len­to, lo cier­to es que la lu­cha con­tra el ra­cis­mo tu­vo su ma­yor im­pul­so en esos tres años. Mar­tin Lut­her King con­vo­có a la ex­tra­or­di­na­ria mar­cha so­bre Was­hing­ton en ju­nio de 1963 y lan­zó su me­mo­ra­ble dis­cur­so del “Ten­go un sue­ño”. Esa fue la se­gun­da mar­ca im­por­tan­te de los tres años ken­ne­dia­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.