JFK man­tu­vo una pro­mis­cua vi­da amo­ro­sa. ¿ Sus con­quis­tas? Des­de pa­san­tes de la Ca­sa Blan­ca has­ta em­plea­das de su mujer o las eter­nas Ma­rilyn Mon­roe y Mar­le­ne Die­trich.

Clarin - Extras - - PORTADA -

El se­cre­to me­jor guar­da­do de la pre­si­den­cia de John F. Ken­nedy no es­tu­vo re­la­cio­na­do con la Gue­rra Fría, con el Mu­ro de Ber­lín, con la ame­na­zan­te pre­sen­cia de Fi­del Cas­tro y su gi­ro al co­mu­nis­mo en la ve­ci­na Cu­ba, ni en las re­ser­vas nu­clea­res de Es­ta­dos Uni­dos y de su ri­val de en­ton­ces, la URSS, ni en la cre­cien­te tensión en Viet­nam. El se­cre­to me­jor guar­da­do de Ken­nedy fue su vi­da se­xual.

No di­fi­rió mu­cho de la que es­gri­mía en su vi­da an­te­rior a ser pre­si­den­te: fue pro­mis­cuo, im­pru­den­te, desata­do, irres­pon­sa­ble y has­ta ato­lon­dra­do. “Ha­rold, no sé si a vos te pa­sa – le di­jo una tar­de al sor­pren­di­do pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co Ha­rold Ma­cmi­llan– pe­ro cuan­do pa­so más de tres días sin una mujer, su­fro de in­ten­sos do­lo­res de ca­be­za”.

Su frá­gil sa­lud – en­tre otros ma­les pa­de­cía el de Ad­di­son, una in­su­fi­cien­cia su­pra­rre­nal que le pro­vo­ca­ba fa­ti­ga, de­bi­li­dad, anore­xia, náu­seas y vó­mi­tos– ayu­dó a ela­bo­rar una teo­ría jus­ti­fi­ca­ti­va de su con­duc­ta, ci­fra­da en la gran can­ti­dad de me­di­ca­men­tos que re­ci­bía: era la quí­mi­ca la que desata­ba el de­seo se­xual. Pa­re­ce una hi­pó­te­sis des­ca­be­lla­da. Des­de muy jo­ven, cuan­do era un mu­cha­cho sano, Ken­nedy hi­zo ga­la de su atrac­ti­vo fí­si­co y de su éxi­to con el se­xo opues­to: com­pe­tía en eso con su pa­dre y her­ma­nos.

De to­das, la más cé­le­bre aven­tu­ra de Ken­nedy fue su ro­man­ce con Ma­rilyn Mon­roe. Las re­la­cio­nes se ini­cia­ron in­clu­so an­tes del triun­fo elec­to­ral de Ken­nedy, en 1960. El 19 de ma­yo de 1962, en el Ma­di­son Squa­re Gar­den, la Mon­roe ce­le­bró el cum­plea­ños 45 de Ken­nedy de ma­ne­ra muy es­pe­cial. Apa­re­ció en el es­ce­na­rio con un ajus­ta­do ves­ti­do co­lor car­ne en el que lu­cían in­fi­ni­dad de pie­dras co­si­das a mano. Ma­rilyn hi­zo mohí­nes, son­ri­si­tas, se lle­vó la mano a la fren­te pa­ra di­vi­sar en la pla­tea a Ken­nedy y des­pués, en un su­su­rro, can­tó el más cé­le­bre “Happy Birth­day, Mr. Pre­si­dent” de la his­to­ria. “Des­pués de es­to, me pue­do re­ti­rar tran­qui­lo de la po­lí­ti­ca”, di­jo el ho­me­na­jea­do. Fue la úl­ti­ma apa­ri­ción pú­bli­ca de Ma­rilyn: apa­re­ció muer­ta en su ca­sa de Los An­ge­les tres me­ses des­pués, el 5 de agos­to de 1962.

Ken­nedy tu­vo amo­res con va­rias pa­san­tes de la Ca­sa Blan­ca. Una de ellas, Mi­mí Al­ford, te­nía en­ton­ces 19 años, per­dió su vir­gi­ni­dad con JFK y es­cri­bió sus me­mo­rias el año pa­sa­do, con­ver­ti­da en una ma­du­ra abue­la de 68 años. Otras dos chi­cas de la Ca­sa Blan­ca que re­to­za­ron en­tre las sá­ba­nas de Ken­nedy o en la pis­ci­na cli­ma­ti­za­da en la que el pre­si­den­te so­lía nadar des­nu­do pa­ra ali­viar, en­tre otras co­sas, sus do­lo­res de es­pal­da, fue­ron Pris­ci­la Wear y Jill Co­wan, veintea­ñeras las dos, a las que lla­ma­ban “Fidd­le” y “Fadd­le”. Ken­nedy an­du­vo en amo­res con Pa­me­la Tur­nu­re, de 23 años, se­cre­ta­ria de pren­sa de su mujer, con las ac­tri­ces Jay­ne Mans­field, Ge­ne Tier­ney y An­gie Dic­kin­son y con la ac­ti­vis­ta so­cial y pin­to­ra Mary Pin­chot Me­yer, cu­ña­da del pe­rio­dis­ta Ben Brad­lee, di­rec­tor del Was­hing­ton Post y ami­go per­so­nal de Ken­nedy, que se en­te­ró del ro­man­ce va­rios años des­pués.

El ser­vi­cio se­cre­to vi­gi­la­ba a Ken­nedy. El 8 de mar­zo de 1963, du­ran­te una ce­na y bai­le en la Ca­sa Blan­ca, un agen­te anotó: “A la 1: 30 a. m. el Pre­si­den­te pa­só die­ci­ocho mi­nu­tos con una in­vi­ta­da en el área de la pis­ci­na y, a las 2: 40 a. m. re­tor­nó allí con otra in­vi­ta­da, por es­pa­cio de do­ce mi­nu­tos”.

Ken­nedy tam­bién tu­vo se­xo, va­rias ve­ces, con una chi­ca que al­ter­na­ba ca­mas con asi­dui­dad y li­ge­re­za: era una ha­bi­tué del “Rat Pack” que li­de­ra­ba Frank Si­na­tra y que in­te­gra­ban en­tre otros Pe­ter Law­ford, Sammy Da­vis Jr. y Dean Mar­tin. Fue Si­na­tra quien pre­sen­tó a Ken­nedy a la atrac­ti­va Ju­dith Camp­bell. La his­to­ria no hu­bie­se me­re­ci­do mi­ra­das es­pe­cia­les, a no ser por­que la Camp­bell era, al mis­mo tiem­po, aman­te del ma­fio­so Sam Gian­ca­na y por­que Gian­ca­na es­ta­ba en tra­tos con la CIA pa­ra in­ten­tar ase­si­nar a Fi­del Cas­tro. La Camp­bell, años más tar­de y con­ver­ti­da en la se­ño­ra Ju­dith Ex­ner, con­tó to­do en su li­bro “My Story”.

El pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos tu­vo amo­res con Mar­le­ne Die­trich, cuan­do la ac­triz te­nía 62 años. Fue el 10 de sep­tiem­bre de 1963 y en la Ca­sa Blan­ca, se­gún asen­tó en el dia­rio de vi­si­tas la se­cre­ta­ria de Ken­nedy, Evelyn Lin­coln: “A las 3: 45 de hoy Mar­le­ne Die­trich vino a ver al pre­si­den­te. Lu­ce sus es­plén­di­das y lar­gas pier­nas, a pe­sar de sus 62”. Ken­nedy de­bía ver esa tar­de al em­ba­ja­dor egip­cio y la Die­trich de­bía asis­tir a un ho­me­na­je que le ha­cían los ve­te­ra­nos de gue­rra ju­díos en el Statler Ho­tel de Was­hing­ton. “¿ No te­ne­mos mu­cho tiem­po, no?” pre­gun­tó él. “No, Jack, su­pon­go que no”, di­jo ella, se­gún re­ve­ló años des­pués. Tam­bién re­ve­ló que el en­cuen­tro fue “dul­cí­si­mo y ve­loz”. Ken­nedy se durmió des­pués y la Die­trich dio una mues­tra de ve­te­ra­nía: se vis­tió en si­len­cio y es­pe­ró. Pe­ro Ken­nedy se­guía dor­mi­do. En­ton­ces le gri­tó: “Jack, des­per­ta­te: ten­go a dos mil ju­díos es­pe­ran­do. Sá­ca­me de aquí”.

Ken­nedy se en­vol­vió en una toa­lla y la guió ha­cia el as­cen­sor. “Es­ta­ba allí pa­ra­do, sin pu­dor al­guno, co­mo si fue­se al­go de to­dos los días. Y pro­ba­ble­men­te fue­se así”, re­cor­dó Die­trich. An­tes de des­pe­dir­se, Ken­nedy mos­tró par­te de su es­ti­lo com­pe­ti­ti­vo y el la­do os­cu­ro de sus la­be­rin­tos.

– Hay só­lo una co­sa que quie­ro sa­ber. ¿ Lo hi­cis­te al­gu­na vez con mi pa­dre? – No- con­tes­tó la Die­trich. – Bueno, al me­nos en eso soy el pri­me­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.