Clarin - Extras - - LA ERA DEL RUNNING -

Aquel día, sin nin­gu­na ra­zón en par­ti­cu­lar, de­ci­dí sa­lir a co­rrer”, di­jo el en­tra­ña­ble pro­ta­go­nis­ta de Fo­rrest Gump ( in­ter­pre­ta­do por Tom Hanks), so­bre su re­pen­tino an­he­lo de mar­char sin lí­mi­tes, en la pe­lí­cu­la ga­na­do­ra del Os­car ha­ce ca­si 20 años. Esa inex­pli­ca­ble an­sie­dad de co­rrer lo lle­vó en un via­je ha­cia lo des­co­no­ci­do y lleno de aven­tu­ras.

Fue­ra de la fic­ción, en la Ar­gen­ti­na son ca­da vez más los hom­bres y mu­je­res que se aven­tu­ran en la prác­ti­ca del running, una dis­ci­pli­na de­por­ti­va que exi­ge tác­ti­ca y en­tre­na­mien­to, pe­ro que tam­bién es­tá de mo­da. Y que pro­du­ce una can­ti­dad de be­ne­fi­cios fí­si­cos, men­ta­les y emo­cio­na­les.

¿ Có­mo se ex­pli­ca es­te nue­vo fe­nó­meno? La ten­den­cia a la vi­da sa­na, el li­festy­le que es­ta prác­ti­ca de­por­ti­va ins­pi­ra y, ade­más, un mer­ca­do que cre­ció mu­chí­si­mo en la ofer­ta de pro­duc­tos pa­ra run­ners son al­gu­nas de las ra­zo­nes que enu­me­ra Pablo Adriano, pro­duc­tor, pu­bli­ci­ta­rio y run­ner, que ade­más tie­ne un blog en el que alien­ta a a co­rrer.

El running se es­ta­ble­ce so­bre tres pi­la­res esen­cia­les: en­tre­na­mien­to pla­ni­fi­ca­do, ali­men­ta­ción y des­can­so. Los be­ne­fi­cios de la prác­ti­ca son va­rios: co­mo to­da ac­ti­vi­dad fí­si­ca, me­jo­ra el es­ta­do de áni­mo y el hu­mor y dis­mi­nu­ye el can­san­cio y la an­sie­dad. Ade­más, tie­ne una fun­ción muy im­por­tan­te pa­ra la pre­ven­ción de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y el man­te­ni­mien­to de un buen es­ta­do fí­si­co. For­ta­le­ce los hue­sos, pue­de ayu­dar a com­ba­tir do­lo­res de ca­be­za, lim­pia las ar­te­rias y, co­mo si es­to fue­ra po­co, ayu­da a re­la­jar las ten­sio­nes.

Con los cui­da­dos mé­di­cos pre­vios, cual­quier per­so­na pue­de sa­lir a co­rrer. La Ciu­dad de Bue­nos Ai­res po­see una in­fra­es­truc­tu­ra que ca­da vez se adap­ta más a las ne­ce­si­da­des de los in­ci­pien­tes run­ners y el ca­lor del ve­rano pue­de ser una in­vi­ta­ción a in­ten­tar­lo.

“Se ne­ce­si­ta mu­cha vo­lun­tad. A di­fe­ren­cia de otros deportes, don­de hay un apo­yo de equi­po, en es­ta dis­ci­pli­na es uno só­lo el que se en­fren­ta a una dis­tan­cia y a un ob­je­ti­vo. Uno com­pi­te con­tra sí mis­mo”, di­ce Ro­cío Se­ré, de 23 años, que empezó ha­ce 7 a prac­ti­car es­te de­por­te jun­to a su pa­pá.

“Tra­ba­jo todo el día, no vi­vo de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.