RE­FOR­MAS NA­VI­DE­ñAS

Clarin - Extras - - DECO ESPECIAL PARA LASFIESTAS -

Al­go muy im­por­tan­te es res­pe­tar el es­ti­lo de la ca­sa. Si vi­vi­mos en una ca­sa sú­per mo­der­na, blan­ca y con mue­bles con­tem­po­rá­neos, no po­de­mos re­crear un pa­la­cio ba­rro­co na­vi­de­ño, sino que va­mos a ju­gar jus­ta­men­te a des­ta­car la on­da del lu­gar, y en ese ca­so ha­re­mos arre­glos blan­cos, en cris­tal, pla­tea­do, y con al­gún co­lor co­mo el azul, o los co­lo­res agua co­mo el ce­les­te cla­ro o ver­do­so. En cam­bio, si vi­vi­mos en una ca­sa de co­lo­res os­cu­ros, mue­bles pe­sa­dos de ma­de­ra, con to­ques vin­ta­ge o an­ti­guos, no po­de­mos con­ver­tir­la en un ejem­plo mi­ni­ma­lis­ta, sino que ha­re­mos al­go más tra­di­cio­nal con to­ques do­ra­dos, ver­de, al­go de ro­jo y co­lo­res más os­cu­ros co­mo el cho­co­la­te y el bor­dó. Siem­pre la de­co­ra­ción tie­ne que vi­vir­se des­de la puer­ta de en­tra­da. Si vi­ven en una ca­sa, las de­co­ra­cio­nes ex­te­rio­res co­mo la ilu­mi­na­ción es­pe­cial de la fa­cha­da de la ca­sa, de los ár­bo­les y plan­tas, y ob­via­men­te de la puer­ta de en­tra­da, son fun­da­men­ta­les. Si vi­ven en un de­par­ta­men­to, la puer­ta tie­ne que es­tar in­ter­ve­ni­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.