A fuer­za de re­pe­tir­se, al­gu­nas frases so­bre lac­tan­cia y crian­za se to­man co­mo cier­tas. Mu­chas de ellas no lo son.

Clarin - Extras - - PORTADA -

ALas ma­dres que mi­man a sus hi­jos de­ma­sia­do y los lle­van siem­pre en bra­zos, los mal­crían.

A los re­cién na­ci­dos hay que dar­les su­ple­men­tos en sus pri­me­ros días por­que la ma­dre aún no tie­ne le­che y llo­ran por ham­bre. No ne­ce­si­tan su­ple­men­tos fue­ra de la le­che de su ma­dre. Es­tá com­pro­ba­do que pa­ra el lac­tan­te sano no son ne­ce­sa­rios lí­qui­dos, ali­men­tos o vi­ta­mi­nas adi­cio­na­les du­ran­te los pri­me­ros 6 me­ses.

Una ma­dre ne­ce­si­ta ama­man­tar úni­ca­men­te ca­da tres ho­ras o 7 ve­ces al día pa­ra man­te­ner una bue­na can­ti­dad de le­che. Los es­tu­dios cien­tí­fi­cos de­mues­tran que cuan­do una ma­dre ama­man­ta fre­cuen­te­men­te, un pro­me­dio de 9,9 ve­ces ca­da 24 ho­ras du­ran­te los pri­me­ros 15 días, su pro­duc­ción de le­che es ma­yor. La pro­duc­ción de le­che es­tá re­la­cio­na­da con la fre­cuen­cia de las to­mas.

Una ma­dre de­be to­mar le­che pa­ra pro­du­cir le­che. Una die­ta sa­lu­da­ble: ver­du­ras, fru­tas, ce­rea­les y pro­teí­nas es to­do lo que ne­ce­si­ta pa­ra nu­trir­se ade­cua­da­men­te y pro­du­cir le­che. El cal­cio se pue­de ob­te­ner de una gran va­rie­dad de fuen­tes no re­la­cio­na­das con los lác­teos, las ver­du­ras ver­des, se­mi­llas, fru­tos se­cos y pes­ca­dos co­mo la sardina y el sal­món con es­pi­na. Nin­gún otro ma­mí­fe­ro to­ma le­che pa­ra pro­du­cir le­che.

Cuan­do una mujer tie­ne es­ca­sez de le­che, ge­ne­ral­men­te es por es­trés, fa­ti­ga o ba­jo con­su­mo de só­li­dos y de lí­qui­dos. Las cau­sas más co­mu­nes de le­che es­ca­sa son to­mas in­fre­cuen­tes y/o pro­ble­mas con la co­lo­ca­ción y pos­tu­ra del be­bé al ama­man­tar. El es­trés, la fa­ti­ga o la ma­la nu­tri­ción ra­ra vez son cau­sas de ese te­ma. El cuer­po hu­mano desa­rro­lló me­ca­nis­mos de su­per­vi­ven­cia pa­ra pro­te­ger al be­bé en tiem­pos de ham­bru­na.

El me­ta­bo­lis­mo del ni­ño se en­cuen­tra des­or­ga­ni­za­do al na­cer y re­quie­re una ru­ti­na u ho­ra­rio. Los ni­ños na­cen pro­gra­ma­dos pa­ra co­mer, dor­mir y te­ner pe­río­dos de vi­gi­lia. No es un com­por­ta­mien­to des­or­ga­ni­za­do, sino un re­fle­jo de las ne­ce­si­da­des úni­cas de ca­da re­cién na­ci­do. Con el tiem­po, y sin ayu­da, se adap­tan.

El be­bé no quiere to­mar más, se au­to des­te­tó. Ge­ne­ral­men­te no es un au­to des­te­te, sino una pe­que­ña huel­ga de lac­tan­cia. Sue­le re­me­diar­se por sí so­la den­tro de los si­guien­tes 4 días.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.