De aro­mas y me­mo­ria

Clarin - Mujer - - Sumario -

El fras­co es­ta­ba ahí, al al­can­ce de la mano, y con­fie­so que du­dé an­tes de to­mar­lo: sa­bía qué imp im­pa­ra­ble me­ca­nis­mo se pon­drí en mar­cha si me ani­ma­ba ad a des­ta­par­lo. La ten­ta­ción, sin em em­bar­go, pu­do más que las du du­das, y lo pre­vi­si­ble ocu­rrió: ret re­ti­ra­do que fue el de­li­ca­do ta­po pon­ci­to ro­ji­zo, bas­tó con as­pi­rar ape­nas esa fra­gan­cia, des­pu pués de ca­si vein­te años, pa­ra qu que to­dos los re­cuer­dos flo­re­cie cie­ran co­mo si hu­bie­ran es­ta­do aga aga­za­pa­dos allí, pron­tos pa­ra esc es­ca­par, a la es­pe­ra de es­te se­gu gun­do inevi­ta­ble. De gol­pe y sin anes­te­sia, ese lu­nes a la tar­de se con­vir­tió en aquel vier­nes de no­che­ci­ta, con ai­re pri­ma ma­ve­ral y an­ti­ci­po del re­lax del fin de se­ma­na in­mi­nen­te, y un tax ta­xi re­co­rrien­do, apre­mia­do, las ca­lles del centro a la ho­ra en que to­dos bus­ca­ban la hui­da, y la po­lle­ra de se­da ne­gra, la c chaqueta de un vio­le­ta inigu gua­la­ble, el fou­lard que bien po po­dría ha­ber pin­ta­do Klimt... y el p per­fu­me, ese per­fu­me em­bri bria­ga­dor y em­bria­gan­te, de­li­cio cio­sa mez­cla de no­tas flo­ra­les y fru fru­ta­les, que im­preg­nó mi pa­ñue ñue­lo y su camisa, mien­tras el cor co­ra­zón gol­pea­ba fuer­te en su pe pe­cho y en el mío, im­pa­cien­te, de des­bo­ca­do, con la de­ses­pe­ra­ció ción y la ur­gen­cia que só­lo co­noc no­ce el amor. As As­pi­rar ape­nas una vez, tan­tos año años y tan­tí­si­mas cir­cuns­tan­cia cias des­pués, aque­lla fra­gan­cia de de­rro­tó al tiem­po en un se­gu gun­do y res­ca­tó, de la lar­ga no no­che de es­tos cua­tro lus­tros, yd y de la muer­te, una fi­gu­ra, un no nom­bre, la nos­tal­gia de un mo mo­men­to y una inocen­cia per­did di­dos pa­ra siem­pre. Di­cen qu que, de los cin­co sen­ti­dos, el de del ol­fa­to es el que os­ten­ta el ma ma­yor po­der de evo­ca­ción. Qu Qui­zás por eso el per­fu­me era, pa pa­ra Sar­tre, la for­ma más in­ten tensa del re­cuer­do, y pa­ra Wa Wal­ter Ben­ja­min, el re­fu­gio inacc ac­ce­si­ble de la me­mo­ria.

Sil­via Fes­quet EDI­TO­RA JE­FA DE CLA­RIN sfes­quet@cla­rin.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.