“Sé cuán­do hay que de­cir las co­sas”

Ma­ría Jo­sé Gu­tié­rrez (41), se ocu­pa de la vi­da ins­ti­tu­cio­nal de una gran com­pa­ñía ho­te­le­ra. La res­pon­sa­bi­li­dad y el equi­li­brio, en­tre el lobby y el li­ving fa­mi­liar.

Clarin - Mujer - - News - T: Ale­jan­dro Stil­man / Es­pe­cial pa­ra Mau­jer / f: Jo­sé Ma­ría Tra­ver­so

Ma­ría Jo­sé Gu­tié­rrez (41), lle­va unos 20 años en el mundo del tu­ris­mo. “Em­pe­cé muy jo­ven, en un ho­tel de Cór­do­ba y Mai­pú y aho­ra si­go des­de acá”, di­ce en re­fe­ren­cia al más tra­di­cio­nal de los ho­te­les de Re­ti­ro don­de se desem­pe­ña como di­rec­to­ra de Re­la­cio­nes Pú­bli­cas de Star­wood Ho­tels & Re­sorts de Ar­gen­ti­na, a car­go de nue­ve She­ra­ton lo­ca­les y uno de Uru­guay, es­pe­cial­men­te de­di­ca­da al área de la re­la­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les y la RSE (Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­ria). “Mi tra­ba­jo, en­tre otras co­sas, con­sis­te en desa­rro­llar múl­ti­ples ac­cio­nes que an­clan en lo co­ti­diano y que tie­nen efec­tos prác­ti­cos por­que ayu­dan a me­jo­rar si­tua­cio­nes con­cre­tas de la gen­te y la so­cie­dad en la que vi­vi­mos.”

Ma­ría Jo­sé Gu­tié­rrez, “Ma­jo” pa­ra los que más la co­no­cen, tie­ne otra ocu­pa­ción ade­más de la de tra­ba­jar pa­ra la con­so­li­da­ción de la ima­gen de una de las com­pa­ñías ho­te­le­ras más im­por­tan­tes del mundo: “se pue­de de­cir que ten­go mi pro­pia com­pa­ñía –bro­mea– pe­ro en el plano fa­mi­liar, y ahí no soy una ge­ren­ta de Re­la­cio­nes Pú­bli­cas sino una mamá co­mún y co­rrien­te a car­go de tres chi­cos que me co­no­cen bien y sa­ben que mis rit­mos por mo­men­tos son in­ten­sos. Pe­ro tan­to en ca­sa como en el tra­ba­jo, siem­pre in­ten­to que to­do es­té lo más or­ga­ni­za­do po­si­ble, de otra for­ma se­ría muy com­pli­ca­do…”

Em­pe­zar des­de arri­ba

El lla­ma­do “mundo del tu­ris­mo”, un con­glo­me­ra­do glo­bal de ofi­ci­nas en don­de se ad­mi­nis­tra y se con­ci­be to­do eso que aca­ba te­nien­do exis­ten­cia tan­gi­ble o in­tan­gi­ble y que se tra­du­ce tan­to en las ar­qui­tec­tu­ras de los gran­des ho­te­les o las pe­que­ñas po­sa­das como en las sen­sa­cio­nes que pro­po­nen vi­vir los pro­mo­to­res de ca­da des­tino, es hoy uno de los mo­to­res de la economía mun­dial y pa­ra mu­chos paí­ses una de sus prin­ci­pa­les fuen­tes de in­gre­sos. “Ha­ce más de 20 años, cuan­do em­pe­cé a es­tu­diar ho­te­le­ría no mu­chos sos­pe­cha­ban que la in­dus­tria iba a ter­mi­nar con­vir­tién­do­se en una ac­ti­vi­dad tan im­por­tan­te”, ad­mi­te.

Pa­ra en­ton­ces, con 19 años, Ma­jo ya no vi­vía con sus pa­dres y ade­más tra­ba­ja­ba. Y no en cual­quier tra­ba­jo: “Em­pe­cé bien des­de arri­ba –di­ce rién­do­se de ella mis­ma:– Era aza­fa­ta de Ae­ro­lí­neas Ar­gen­ti­nas. Un tra­ba­jo di­ver­ti­do y ago­ta­dor. Siem­pre en vue­los de ca­bo­ta­je o re­gio­na­les. Ha­bía días que iba y ve­nía tres ve­ces a Mar del Pla­ta o a Pun­ta del Es­te y des­pués ter­mi­na­ba dur­mien­do en mi ca­ma. ¡No te­nía­mos un mi­nu­to pa­ra pi­sar la pla­ya! Pe­ro, bueno, los avio­nes, es­tar en con­tac­to con los pa­sa­je­ros, esa tam­bién era una ma­ne­ra de in­ter­ac­tuar con es­te mundo de via­je­ros como es el de los ho­te­les”.

Na­ci­da en la Ca­pi­tal Fe­de­ral, a los 13 años se mu­dó con sus pa­dres y su her­mano a la pro­vin­cia de Cór­do­ba. “Hice el se­cun­da­rio en un co­le­gio bas­tan­te li­be­ral en el que te de­ja­ban ma­ne­jar­te con mu­cha au­to­no­mía, y ser res­pon­sa­ble era una con­di­ción que de­fi­ni­ti­va­men­te co­rría por tu pro­pia cuen­ta”. A los 18, si­guien­do los pa­sos de al­gu­nas de sus com­pa­ñe­ras, qui­so ha­cer la ex­pe­rien­cia de un in­ter­cam­bio cul­tu­ral y se fue a vi­vir a Es­ta­dos Uni­dos. “Pa­sé un año en Ohio, pe­ro cuan­do vol­ví ya no fue a la ca­sa de mis pa­dres sino a la de Li­li­na, mi abue­la, que vi­vió has­ta los 102 años, una ta­na bra­va a la que ado­ra­ba (ten­go su fo­to en mi me­sa de luz) pe­ro con la que era muy di­fí­cil lle­var­se. Era muy fron­tal, su­pon­go que por su his­to­ria de vi­da. Apren­dí mu­cho de ella”.

Ob­se­si­va por la per­fec­ción de ca­da even­to que es­tá ba­jo su res­pon­sa­bi­li­dad en la ca­de­na de los She­ra­ton, Ma­jo es un in­ge­nie­ra en el ar­te de or­ga­ni­zar agen­das, con­ge­niar ho­ra­rios, en­con­trar es­pa­cios y fa­ci­li­tar la in­fra­es­truc­tu­ra co­rrec­ta pa­ra ca­da ca­so. Vi­ve en diá­lo­go cons­tan­te con los más di­ver­sos in­ter­lo­cu­to­res. La re­fe­ren­cia de la abue­la Li­li­na dis­pa­ra la pre­gun­ta: ¿En­ton­ces sos de aque­llas que nun­ca se que­dan con na­da a me­dio de­cir, con na­da “atra­gan­ta­do” en­tre tan­ta ne­go­cia­ción y arre­glos de agen­das? Ella res­pon­de con la na­tu­ra­li­dad de una di­plo­má­ti­ca de ca­rre­ra: “Yo nun­ca me ca­llo na­da. Con el pa­so del tiem­po apren­dí a iden­ti­fi­car los mo­men­tos pa­ra sa­ber cuán­do de­cir las co­sas”.

Vi­da de ho­tel

Con tan­tos años en su fun­ción, le to­có ser tes­ti­go ac­ti­va en si­tua­cio­nes sin­gu­la­res. Una, por ejem­plo, cuan­do “a pe­di­do de Pa­va­rot­ti hu­bo que acon­di­cio­nar una co­ci­na es­pe­cial en su sui­te”. No se ol­vi­da del pa­so de los Bee Gees ni del de Bill Clin­ton o de cuan­do, por una cues­tión de pro­to­co­lo, fue la en­car­ga­da de dar­le la bien­ve­ni­da al pre­si­den­te de Chi­na en­tre­gán­do­le un ra­mo de ro­sas ro­jas.

Pe­ro más allá de las ce­le­bri­da­des, Ma­jo di­ce que “no po­dría es­tar sin te­ner con­tac­to con el lobby”, ese te­rri­to­rio en don­de se pal­pi­ta la ver­da­de­ra vi­da del ho­tel, con ese mi­cro­cli­ma sin­gu­lar que lo ca­rac­te­ri­za y que ha­ce que uno siem­pre ten­ga el de­seo de re­gre­sar.

“Pa­ra no­so­tros, lo que se ha­ce en el marco de la Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­ria tie­ne una im­por­tan­cia su­per­la­ti­va y va más allá del de­ber pro­pio, tras­cien­de el plano per­so­nal y ge­ne­ra com­pro­mi­sos ge­nui­nos con los dis­tin­tos ob­je­ti­vos que se pro­po­nen. Pa­ra al­gu­nos, cier­tas ac­cio­nes pue­den ser más con­mo­ve­do­ras, como, por ejem­plo, las que es­tán re­la­cio­na­das con la ni­ñez, pe­ro to­das son tras­cen­den­tes”.

“Hay di­ver­sas ac­ti­vi­da­des que pro­mue­ven el vo­lun­ta­ria­do cor­po­ra­ti­vo a tra­vés de di­fe­ren­tes cau­sas. A to­das las acom­pa­ña­mos a lo lar­go del año y to­das tie­nen un pro­fun­do sen­ti­do so­cial; hoy nues­tro én­fa­sis apun­ta a la di­ver­si­dad y la in­clu­sión la­bo­ral. Por otra par­te, estamos muy aten­tos a co­mu­ni­car to­do lo que es prio­ri­dad pa­ra el via­je­ro ac­tual en cuan­to a con­fort y ser­vi­cio y es­pe­cial­men­te en ma­te­ria tec­no­ló­gi­ca. No po­de­mos des­aten­der esos ejes cen­tra­les”.

Yen­do del lobby al li­ving

Ma­jo tie­ne tres hi­jos, Mar­cos (13), Matías (11) y Pau­li­ne (5). Per­ma­ne­ció ca­sa­da du­ran­te 12 años. El pa­dre de sus hi­jos vi­ve muy cer­ca de su ca­sa y ca­li­fi­ca como un “ver­da­de­ro pa­dre pre­sen­te”. Es­tá todos los días con los chi­cos y más to­da­vía cuan­do ella tie­ne que via­jar a al­gu­nos de los ho­te­les.

“Soy una ma­dre que pue­de te­ner por sus há­bi­tos la­bo­ra­les un fun­cio­na­mien­to es­truc­tu­ra­do, pe­ro que lle­va­do al plano fa­mi­liar fun­cio­na bien. Al me­nos a mí me sir­ve pa­ra fa­ci­li­tar las dis­tin­tas ru­ti­nas. En ca­sa yo no pue­do le­van­tar­me 10 mi­nu­tos an­tes pa­ra te­ner que ha­cer to­do a las co­rri­das, no lo con­si­de­ro una op­ción. Pre­fie­ro dor­mir me­nos, y que los chi­cos se le-

van­ten unos mi­nu­tos an­tes y prio­ri­zar el desa­yuno como un mo­men­to im­por­tan­te del día. Pa­ra mí eso es ne­ce­sa­rio, es un signo de ca­li­dad de vi­da”.

La cal­ma fren­te a las tor­men­tas

¿Los chi­cos sa­ben “qué cla­se” de ma­dre tie­nen? Ma­jo se ríe: “Mis hi­jos me co­no­cen así des­de siem­pre. Sa­ben que soy una mamá de esas a las que le gus­ta su tra­ba­jo. Y como cuen­tan con ese pa­pá que nun­ca fal­ta, no creo que ten­gan mu­chos re­cla­mos ...”. ¡Un psi­có­lo­go ahí! pro­vo­ca el cro­nis­ta, pe­ro la efi­gie –Ma­jo de­be te­ner al­gún an­te­pa­sa­do de esa es­pe­cie: pa­re­ce im­pa­si­ble y la son­ri­sa re­la­ja­da po­cas ve­ces la aban­do­na– ya tie­ne lis­ta una res­pues­ta:

“No, psi­coa­ná­li­sis no. Soy de leer, de leer bas­tan­te y de to­do un po­co. Me gus­ta mu­cho ob­ser­var y es­cu­char. Creo que uno de mis me­jo­res re­cur­sos es la se­re­ni­dad. Disfruto de mis ami­gos, de mi fa­mi­lia, y no veo una cár­cel en los ho­ra­rios, sino la po­si­bi­li­dad de ar­mar lo que es­tá pro­gra­ma­do o de bus­car có­mo in­cor­po­rar eso que a tan­ta gen­te le pro­vo­ca vér­ti­go, ‘los im­pre­vis­tos’, como si fue­ran al­go de otro pla­ne­ta, ajeno a la vi­da”.

Y re­ma­ta: “Una vez, sien­do tri­pu­lan­te, cuan­do tra­ba­ja­ba en Ae­ro­lí­neas Ar­gen­ti­nas tu­vi­mos que ha­cer un si­mu­la­cro de emer­gen­cia. Era uno de esos simulacros im­por­tan­tes como en­tre­na­mien­to, ri­gu­ro­so y muy bien he­cho. Ca­da uno en su rol y no­so­tros en el nues­tro, asu­mien­do nues­tras res­pon­sa­bi­li­da­des y tra­tan­do de ac­tuar como se es­pe­ra­ba que ac­tuá­ra­mos lle­ga­da al­gu­na de esas si­tua­cio­nes. Era de un rea­lis­mo tre­men­do: ha­bía des­ma­yos, cri­sis; era un de­sa­fío afron­tar ese cua­dro en el que to­do em­peo­ra­ba en vez de re­sol­ver­se. Nos es­ta­ban po­nien­do a prue­ba pa­ra ver có­mo reac­cio­ná­ba­mos. Se­gu­ra­men­te ahí, en ese ejer­ci­cio,

. yo ad­qui­rí al­go de es­ta cal­ma, de es­ta se­re­ni­dad que di­cen que ten­go”.

A prue­ba de vér­ti­gos. A la agi­ta­da vi­da de los ho­te­les, Ma­ría Jo­sé Gu­tié­rrez la tran­si­ta con ex­pe­rien­cia y se­re­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.