Ve­li­tas

Clarin - Mujer - - News -

Caty Khar­ma só­lo con­si­de­ra­ba que de­bían fes­te­jar­se de ver­dad los cum­plea­ños que ter­mi­na­ban en 0 o en 5. Le ha­bía pe­di­do que na­da de fies­tas, na­da de re­ga­los ca­ros y mu­cho me­nos, con­for­mar­la con re­ga­los pa­ra la ca­sa, que era al­go que odia­ba: que le re­ga­la­ran una ca­fe­te­ra o una as­pi­ra­do­ra, ya que co­sas per­so­na­les no que­ría.

An­te es­to, Si­món asin­tió; de­cla­ró que le da­ría una sor­pre­sa con to­do su amor pe­ro que se­gu­ro le ha­cía po­ner los ojos en blan­co. Caty le ad­vir­tió, que más que los ojos en blan­co, bus­ca­ra que no pu­sie­ra la tar­je­ta en rojo.

El lu­nes 29 de fe­bre­ro em­pe­zó muy tem­prano; y ella cum­plía 37 años. Ha­bía con­se­gui­do un tra­ba­jo pa­ra tres ma­ña­nas a la semana, dan­do cla­ses de cor­te y con­fec­ción en un ta­ller de mo­das, en la ca­lle Santa fe. A las 8 am se des­pi­dió de Si­món, que le pe­lliz­có la me­ji­lla como ca­da vez que ella se iba an­tes que él y se dio vuel­ta pa­ra dor­mir del otro la­do. Tal vez, pen­só Caty, no hu­bie­ra de­bi­do ser tan es­tric­ta con lo de fes­te­jos y re­ga­los no. Los be­bés dor­mían y los de­jó en ma­nos de la pe­que­ña Eduar­da, fe­liz de em­pe­zar el se­cun­da­rio ese mis­mo día. La chi­ca, ig­no­ran­te de que era el cum­plea­ños de su cu­ña­da, le di­bu­jo un día fe­liz, pleno de ve­li­tas. La mi­ró cre­yen­do que Caty Khar­ma iría a la pro­ce­sión de al­gún san­to ese mis­mo día.

Du­dó si ca­mi­nar has­ta el sub­te y to­mar el 39 y ca­mi­nar un po­co al ba­jar. A esa ho­ra po­día ir muy car­ga­do, pe­ro so­lían ve­nir mu­chos co­ches a la vez. To­mó el 39, al su­bir el pri­mer es­ca­lón no­tó que el ta­co de­re­cho del za­pa­to nue­vo se es­ta­ba des­pe­gan­do. In­sul­tó pa­ra sus aden­tros e in­di­có el bo­le­to. El co­lec­ti­ve­ro te­nía pues­to a Mark Ant­hony a to­do vo­lu­men. Jah, pen­só Caty, qué lec­ción tan edu­ca­ti­va me en­vía el cos­mos: Mark y J Lo son su­per exi­to­sos y tam­bién crían hi­jos me­lli­zos. Y no qui­so de­te­ner­se a re­cor­dar ese sí­mil de no­vio que tu­vo en el pa­sa­do que se ha­cía pa­sar por Mark Ant­hony y era un im­pos­tor.

Dos per­so­nas col­ga­das en el 39, ha­bla­ban al la­do su­yo de la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal. Por­que aque­llo que aho­ra so­bre­vo­la­ba el es­pa­cio aé­reo era un pla­nea­dor fu­mi­ga­dor. ¿Es­ta­ban fu­mi­gan­do la ciu­dad? Los ame­ri­ca­nos ha­cían eso en Viet­nam con Na­palm que era su­ma­men­te tó­xi­co … Un so­llo­zo del co­lec­ti­ve­ro atra­ve­só el 39, cuan­do Mark Ant­hony can­ta­ba La co­pa ro­ta. “Dis­cul­pe el pa­sa­je, pe­ro es que ayer mi mu­jer me de­jó y hoy es­to”, di­jo y se­ña­ló el cie­lo. A Caty le pa­re­ció que se re­fe­ría a Dios, por­que el día aun no te­nía nu­bes ni se ha­bía pro­nos­ti­ca­do tor­men­ta.

A las po­cas pa­ra­das, ba­jó. Una mo­to le to­có bo­ci­na a un ado­les­cen­te em­bo­ba­do en la vis­ta del cie­lo. Tal vez al­gún sui­ci­da ame­na­za­ba con ti­rar­se al va­cío.

Caty mi­ró ha­cia arri­ba: un avión a cho­rro es­cri­bía: “Fe­liz cum­plea­ños, Caty de mi vi­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.