S

Clarin - Mujer - - News -

i bien Caty y su fa­mi­lia lo­gra­ron adap­tar­se en po­cas se­ma­nas a la pre­sen­cia de Eduar­da, la her­ma­ni­ta me­nor de Si­món, al fi­nal la co­sa no fun­cio­nó. Tal vez el me­nor de los ma­les fue su fa­na­tis­mo por Jus­tin Bie­ber que la hi­zo em­pa­pe­lar to­das las pa­re­des con pós­ters y fo­to­gra­fías del can­tan­te po­san­do y tam­bién sa­lien­do de al­gu­nas de las múl­ti­ples cár­ce­les en las que fue de­te­ni­do por sus múl­ti­ples y es­can­da­lo­sos de­li­tos. Gran pe­na le dio a Caty des­pe­gar los pós­ters del co­me­dor y la ha­bi­ta­ción de ellos, no por el su­so­di­cho Jus­tin, sino por­que arran­ca­ba la pin­tu­ra de la pa­red, y en un abrir y ce­rrar de ojos, la ca­sa que­dó como de­be­ría es­tar en es­te mis­mo mo­men­to la Fran­ja de Ga­za.

Si­món le pi­dió a Caty que hi­cie­ra un es­fuer­zo pa­ra so­por­tar a la cu­ña­di­ta. A Caty las ra­zo­nes por las que de­bía ser ama­ble con una fa­ná­ti­ca lo­ca de Jus­tin Bie­ber, la de­ja­ba to­tal­men­te fría, pe­ro se pro­pu­so to­le­rar­la y dar­le una se­gun­da opor­tu­ni­dad. La ne­na pa­re­ció en­ten­der y se li­mi­tó a ir a la es­cue­la por la ma­ña­na y ayu­dar con los me­lli­zos a la tar­de. Fue en­ton­ces cuan­do, pa­ra acom­pa­ñar­se, em­pe­zó a mi­rar la se­rie pa­ra pú­be­res On­ce upon a ti­me, so­bre cuen­tos de ha­das ac­tua­li­za­dos. To­man­do re­ta­zos de te­las que en­con­tró en el clo­set, (in­clui­do un bro­ca­do que ha­bía per­te­ne­ci­do a una zun­gui­ta de San Ex­pe­di­to, que años atrás hon­ra­ra la ma­dre de Caty Khar­ma), se fa­bri­có un tra­je de rei­na ma­la del cuen­to de Blancanieves, Re­gi­na, en la se­rie. El problema fue que las te­las eran el sotck pa­ra ha­cer la ro­pa de los mu­ñe­cos del ne­go­cio y aho­ra, Caty de­bía sa­lir a bus­car te­las de­ses­pe­ra­da por to­do On­ce, pa­ra res­pon­der a una de­man­da de un vi­drie­ris­ta de gran tien­da que que­ría ador­nar su vi­drie­ra con vein­te Bar­bies con de­lan­ta­li­tos pli­sa­dos. Ha­cien­do aco­pio de bue­na vo­lun­tad, Caty lle­vó a Eduar­da de la ore­ja al On­ce a com­prar te­las pa­ra que le car­ga­ra los pa­que­tes y cuan­do vol­vió se sen­tó de ma­la ca­ra a ver dos epi­so­dios de On­ce upon a ti­me, la se­rie que oca­sio­nó el con­flic­to en­tre ellos, pro­gra­ma­do por Si­món pa­ra que todos hi­cie­ran las pa­ces. Esa no­che mien­tras mi­ra­ban el pro­gra­ma, Eduar­da em­pe­zó a bo­ce­tar sus vi­sio­nes del fu­tu­ro. Específicamente el fu­tu­ro de Caty Khar­ma: Di­bu­ji­to 1, Caty es­tá en un pic nic con su fa­mi­lia, los be­bés ga­tean. Di­bu­ji­to 2, la fa­mi­lia pa­sea por el bos­que. Di­bu­ji­to 3, Caty se pierde en­tre las ¿se­quoias? Di­bu­ji­to 4, cae la no­che en el bos­que, so­bre una co­li­na es­tá la si­lue­ta de la lu­na lle­na y de un lobo au­llán­do­le. Di­bu­ji­to 5, Caty tie­ne frío y mie­do; su piel es­tá ver­de. Di­bu­ji­to 6, se lan­za una osa en­ci­ma de ella. No la de­ja ni un ins­tan­te, por más que Caty lu­cha y se de­fien­de pe­gán­do­le con un mu­ñe­qui­to de Ken. Di­bu­ji­to 7, la osa se co­me al Ken. Di­bu­ji­to 8, no hay como lla­mar al 911 des­de nin­gu­na par­te por­que las ca­bi­nas de te­lé­fono pú­bli­co ya no exis­ten y por otro la­do, la fa­mi­lia no la echa­ba en ab­so­lu­to de me­nos, sino que es­ta­ban fe­liz­men­te ce­nan­do en un res­tau­ran­te de co­mi­da rá­pi­das y mal­sa­nas, don­de por una coin­ci­den­cia del des­tino tam­bién es­ta­ba ce­nan­do Jen­ni­fer An­nis­ton y se enamo­ra­ba lo­ca­men­te de Si­món; Di­bu­ji­to 9, Caty se arras­tra por to­do el bos­que de ¿Ye­llows­to­ne?, du­ran­te me­ses, la ca­ra le que­da tor­ci­da, las pier­nas chue­cas, los bra­zos con pús­tu­las ver­des y los ojos se le po­nen es­trá­bi­cos sin re­me­dio. Cuan­do re­gre­sa a la ci­vi­li­za­ción la lla­man “La Re­na­ci­da” (di­bu­ji­to 10), y triun­fa tra­ba­jan­do en la lim­pie­za de inodo­ros de los sub­tes C y A (di­bu­ji­to 11). A la ma­ña­na si­guien­te, Caty ar­mó la ma­le­ti­ta de Eduar­da y la acom­pa­ñó a Campana, de­vol­vién­do­la al cir­co que jus­to es­ta­ba ha­cien­do fun­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.