I

Clarin - Mujer - - TODO LO QUE PASA -

nvi­ta­da pa­ra ver los nue­vos di­se­ños so­bre mu­je­res reales, Caty asis­tió al des­fi­le de Cla­rín Mu­jer acom­pa­ña­da por su ma­dre que no pa­ra­ba de re­fun­fu­ñar. Por qué no la in­vi­ta­ban nun­ca a ella a des­fi­lar, pre­gun­ta­ba in­dig­na­da, aca­ba­ba de po­ner un res­tau­rant chino en Quil­mes y era una per­so­na de con­ti­nuo ho­me­na­jea­da por los man­da­más de una ban­da de Hong Kong que re­co­no­cía en Cla­ra­bel Khar­ma una luz en el ca­mino de los ne­go­cios con Oc­ci­den­te.

En las pa­sa­das de Ali­cia Rei­na, pri­me­ra pi­lo­to ar­gen­ti­na del Da­kar y de Jimena Prie­to pro­fe­so­ra de cros­sfit de al­to en­tre­na­mien­to, la ma­dre de Caty co­deó a la hi­ja. “De­cí­me si esos mo­de­li­tos no me que­da­rían como a ellas. Fi­já­te, sino fue­ra ape­nas por es­tos tres ro­lli­tos en la pan­za, es­toy igual a la pro­fe de cros­sfit”. Caty se re­ser­vó una car­ca­ja­da.

Aplau­die­ron sin pa­rar las pa­sa­das de mu­je­res no só­lo im­por­tan­tes del país, en cuan­to al di­se­ño de mo­das y jo­yas, sino fun­dan­tes de un país me­jor: mé­di­cas que sal­van chi­cos y adul­tos, mu­je­res que lu­chan con­tra el bullyng, con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro, con­tra el cán­cer de ma­ma, que mantienen ho­ga­res pa­ra mu­je­res gol­pea­das, que ayu­dan a las per­so­nas en due­lo, la es­cri­to­ra de no­ve­las ro­mán­ti­cas más ama­da del país, Glo­ria Ca­sa­ñas, la tra­duc­to­ra del ga­la­na­zo tur­co Er­gün De­mir, la ac­triz Vi­via­na Sac­co­ne en es­ce­na con una obra de tea­tro que po­ne en pri­me­ra pla­na la ma­ter­ni­dad des­pués de los 40 años y Carina Ono­ra­to, viu­da del que­ri­dí­si­mo pe­rio­dis­ta To­más Bu­lat. Con las can­tan­tes Gua­da­lu­pe Re­ven­tos y Any Ros­si, y con la chi­ca del uke­le­le, Caty tu­vo que con­te­ner a su ma­dre pa­ra que no se subie­ra a la bu­ta­ca a bai­lar y cuan­do pa­só Marcela La­bar­ca, la Doc­to­ra Amor, la ma­dre de Caty no pu­do re­pri­mir su fu­ria: “¿Qué ne­ce­si­dad tie­nen de lla­mar a des­fi­lar a es­ta mu­jer, es­tan­do YO pa­ra ha­blar de se­xo?”

A pe­sar de la be­lle­za, in­te­li­gen­cia y va­len­tía de to­das las mu­je­res que des­fi­la­ron, el clí­max del des­fi­le fue ver pa­sar jun­tas a Jimena Ar­du­riz y Marcela Mo­re­ra, am­bas ma­más de dos jó­ve­nes ase­si­na­das bru­tal­men­te y cu­yos ca­sos es­pe­ran la jus­ti­cia. Fue en­ton­ces que Caty, con­mo­vi­da has­ta las lá­gri­mas, su gru­ño­na ma­dre y todos los que po­bla­ban el sa­lón del She­ra­ton en ese mo­men­to en pleno, se pu­sie­ron de pie pa­ra aplau­dir­las. Que nun­ca más ha­ya una mu­jer ase­si­na­da, gol­pea­da, mal­tra­ta­da gri­ta­ban esos aplau­sos; que ha­ya jus­ti­cia pa­ra to­das.

Al ter­mi­nar el des­fi­le, to­das las mu­je­res po­sa­ron pa­ra la fo­to fi­nal al son de Li­ke a pra­yer de Ma­don­na, la sen­sa­ción de Caty era que es­te país es­tá re­ple­to de mu­je­res su­per­po­de­ro­sas, mu­je­res que pue­den y ha­cen po­der las de­más. Que te­ne­mos to­do, como mu­je­res y como ar­gen­ti­nas, pa­ra sa­lir ade­lan­te con bri­llan­tes y que na­die nos pa­se por en­ci­ma. Que estamos jun­tas y jun­tas nues­tra ple­ga­ria sue­na más fuer­te, lle­ga a oí­dos de los que se ha­cen los sor­dos, lle­gan me­jor al ves­tí­bu­lo del pro­pio Dios.

Mien­tras te­nía esos pen­sa­mien­tos, Caty per­dió a su ma­dre de al la­do. La en­con­tró en el bar to­mán­do­se una pi­ña co­la­da. “Qué suer­te que lle­gas­te. Ya ha­blé con el di­se­ña­dor, Fabián Me­di­na Flo­res so­bre qué es­tá pa­san­do que no me in­vi­tan a mí. Su­ce­de que no quie­ren que yo des­fi­le, quie­re que con­duz­ca el des­fi­le. Así que el año que vie­ne voy al la­do de Ma­ría Lau­ra San­ti­llán, que se­rá to­do lo di­vi­na que vos quie­ras, pe­ro ne­ce­si­ta a al­guien como yo al la­do. No me mi­res así, Caty. Qué ra­bia me dá cuan­do me mi­rás así, una fal­ta de res­pe­to to­tal, ¡a mí que soy tu ma­dre”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.