Un sue­ño

Clarin - Mujer - - Clarin Mujer -

Re­gre­sa­ron al atar­de­cer de San­ta Co­lo­ma, ob­via­men­te sin la ma­dre de Caty que se que­dó a pa­sar una se­ma­na de amor con su uni­for­ma­do. Vol­vie­ron el pa­dre de Caty, con­du­cien­do, Caty de co­pi­lo­to y atrás su es­po­so y los be­bés, que se que­da­ron dor­mi­dos ape­nas arran­car. Tam­bién Si­món se que­dó dor­mi­do y a Caty le pa­re­ció que ella, en su ca­li­dad de co­pi­lo­to, de­bía ha­cer­le com­pa­ñía a su pa­dre si­guién­do­le la con­ver­sa­ción y ha­blan­do de bue­yes per­di­dos.

Ni ler­do ni pe­re­zo­so y pa­ra evi­tar el te­mi­ta de su ex que se que­da­ba en la re­gión pa­ra apa­pa­char­se con su nue­vo aman­te, el pa­dre lan­zó el te­ma de la vi­da política, en es­pe­cial la in­ge­ren­cia de la co­rrup­ción en los po­lí­ti­cos. Wal­ter Khar­ma no sa­lió con la co­sa de la éti­ca y la jus­ti­cia. Al prin­ci­pio pa­re­ció que sí, por­que se que­jó de su vi­da de tra­ba­ja­dor en la que no pu­do le­van­tar ca­be­za y lle­nar­se de pla­ta co­mo tan­tos otros. Pe­ro al po­co em­pe­zó a ha­blar de que si él tu­vie­ra opor­tu­ni­dad de lle­gar al po­der, arra­sa­ría con to­do. Caty pre­gun­tó tí­mi­da­men­te: “¿En­car­ce­la­rías a los co­rrup­tos, pa? ¿De­cre­ta­rías la pe­na de muer­te?” No: en ab­so­lu­to, acla­ró. Si Wal­ter Khar­ma lle­ga­ra al po­der ven­de­ría to­do: la cor­di­lle­ra, los la­gos, las ca­ta­ra­tas, los gla­cia­res, la An­tár­ti­da, en fin, de­ja­ría só­lo la pam­pa hú­me­da pro­duc­to­ra de so­ja e im­po­nién­do­le al­tas re­ten­cio­nes a los cha­ca­re­ros. Caty nun­ca ha­bía pen­sa­do que su pa­dre po­dría te­ner en su ca­be­za una re­for­ma tal, e ima­gi­nán­do­se qué re­for­mas ha­ría ella si lle­ga­ra al po­der tam­bién, se que­dó dor­mi­da.

En su sue­ño, era una mu­jer ya ma­yor, de buen ver y era se­cre­ta­ria de Es­ta­do. Ha­bía pa­sa­do las pe­nu­rias de to­da mu­jer con un ma­ri­do po­de­ro­so e in­fiel, aun­que aho­ra el ma­niá­ti­co de Do­nald Trump la lla­ma­ra cóm­pli­ce de las in­fi­de­li­da­des de su ma­ri­do du­ran­te la Pre­si­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos. Ella ha­bía de­fen­di­do a su fa­mi­lia, pe­ro so­bre to­do ha­bía de­fen­di­do su ho­nor, por­que si lo sa­ca­ban a él a pa­ta­das en el tras­te de la Ca­sa Blan­ca, di­fí­cil­men­te ella po­dría vol­ver, co­mo pen­sa­ba ha­cer­lo aho­ra y ser la Pre­si­den­ta to­tal de Es­ta­dos Uni­dos y el Mun­do al­re­de­dor. Por suer­te tam­bién, los me­lli­zos ha­bían ga­na­do sen­dos pre­mios No­bel, el ne­ne en Me­di­ci­na por ha­ber des­cu­bier­to la de­fi­ni­ti­va cu­ra con­tra el cán­cer y la ne­na en Li­te­ra­tu­ra por ha­ber crea­do un per­so­na­je mu­cho más ven­de­dor y bo­ba­li­cón que Harry Pot­ter. Hi­la­ria Khar­ma es­ta­ba lis­ta pa­ra ven­cer a su opo­si­tor Trump, y tam­bién a sen­tar­se en el si­llón pre­si­den­cial y aten­der los pe­di­dos de la gen­te hu­mil­de y ne­ce­si­ta­da, uno por uno. Ya sen­ta­da en el si­llón lle­ga­ría el día en que so­lu­cio­na­ría los con­flic­tos ra­cia­les, las di­fe­ren­cias de cla­se y re­li­gio­sas, la po­bre­za y aca­ba­ría con las gue­rras. En ese mo­men­to, su ede­cán la in­te­rrum­pió pa­ra avi­sar­le que te­nía un lla­ma­do im­por­tan­te; ella son­rió be­né­vo­la. Se­gu­ra­men­te era Vla­di­mir Pu­tin des­de la Fe­de­ra­ción Ru­sa, que no le da­ba un mo­men­to de paz. “Aló”, sa­lu­dó Hi­la­ria en el te­lé­fono. “De­cí­me, hi­ja, ¿vos te po­dés fi­jar si en la ga­ve­ta del au­to yo no de­jé unas pas­ti­lli­tas azu­les de sil­de­na­fil mas­ti­ca­ble? ¿Vos sa­bés que mi sar­gen­to con la edad y con el es­trés de la pro­fe­sión an­da con al­gún pro­ble­mi­ta…? “

Caty pre­gun­tó tí­mi­da­men­te: “¿En­car­ce­la­rías a los co­rrup­tos, pa? ¿De­cre­ta­rías la pe­na de muer­te?”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.