“El me­jor an­tí­do­to pa­ra la de­pre­sión es el ar­te”

Silvia Nak­kach es musicoterapeuta y pro­mo­to­ra de te­ra­pias re­pa­ra­do­ras a tra­vés de la voz y las prác­ti­cas crea­ti­vas. Con una for­ma­ción psi­coa­na­lí­ti­ca, re­don­deó sus es­tu­dios en la In­dia.

Clarin - Mujer - - En Primera Persona - t: Ma­ria­na Pe­rel / Es­pe­cial pa­ra Mu­jer / f: Gen­ti­le­za SN

Des­de el prin­ci­pio, Silvia Nak­kach, pio­ne­ra en los usos crea­ti­vos y sanadores de la voz, ad­vir­tió que an­tes de res­pon­der pre­gun­tas de la cro­nis­ta de­bía dejar en cla­ro que es erró­nea la idea de que la voz cu­ra; que la sa­na­ción, o lo que se conoce co­mo “trans­for­ma­ción a tra­vés del so­ni­do” tie­ne que ver con to­mar cons­cien­cia de que los pen­sa­mien­tos y emo­cio­nes son pu­ra vi­bra­ción. “Cuan­do los te­ra­peu­tas mu­si­ca­les com­pren­de­mos es­to, agu­di­za­mos la sen­si­bi­li­dad y la ca­pa­ci­dad de mo­di­fi­car las vi­bra­cio­nes de otras per­so­nas. En reali­dad tra­ba­ja­mos co­mo un ra­dar ca­paz de cap­tar on­das in­vi­si­bles.”

Nak­kach es mú­si­ca, com­po­si­to­ra, gra­ba dis­cos y es do­cen­te uni­ver­si­ta­ria. Fun­dó la es­cue­la The Vox Mun­di (con sedes en EE.UU. In­dia, Bra­sil y Ja­pón), don­de en­se­ña el Yo­ga de la Voz; ade­más, fue no­mi­na­da pa­ra los pre­mios Grammy, 2015, en el ru­bro Me­jor ál­bum New Age. “Soy lo más pa­re­ci­do a una re­na­cen­tis­ta”, se de­fi­nió. Ella pien­sa en in­glés, lue­go tra­du­ce sus ideas a un cas­te­llano que sue­na al­go ajeno. Cla­ro, ha­ce 33 años que de­jó la Ar­gen­ti­na. El contacto con su pro­pio idio­ma la lle­vó has­ta el ho­gar don­de na­ció, en Mon­te­vi­deo y Quin­ta­na, pleno ba­rrio nor­te de la Ca­pi­tal Fe­de­ral. “Só­lo ha­bía ca­sas her­mo­sas”, di­ce y se re­cuer­da es­tu­dian­do mú­si­ca, siem­pre: piano y gui­ta­rra clá­si­ca. Al egre­sar del se­cun­da­rio op­tó por psi­co­lo­gía. Se vol­có de lleno al psi­coa­ná­li­sis has­ta que en 1972 des­cu­brió el Tai Chi chuan. “El Tai me ayu­dó a en­ten­der la cir­cu­la­ción de la ener­gía a tra­vés de la res­pi­ra­ción y el mo­vi­mien­to, cam­bió to­tal­men­te mi abor­da­je te­ra­péu­ti­co.” Des­peués, un via­je a la In­dia y el contacto con ver­da­de­ros maes­tros la mar­có pa­ra siem­pre. “Des­cu­brí que la mú­si­ca po­día trans­mi­tir­se a tra­vés de la voz por ser el ter­mó­me­tro de la dis­po­si­ción ener­gé­ti­ca, que el ins­tru­men­to no era ne­ce­sa­rio. Ahí tam­bién des­cu­brí el yo­ga. Com­pren­dí que to­do lo que uno ha­ce, in­clu­si­ve el can­to, pue­de ser yo­ga, Tie­ne que ver con la dis­ci­pli­na, la prác­ti­ca dia­ria. En la In­dia co­no­cí la maes­tría. Y apli­qué lo apren­di­do a la li­be­ra­ción de la voz co­mo puer­ta de en­tra­da y sa­li­da de lo que sen­ti­mos, pen­sa­mos y so­mos.”

“Ha­cer es­cue­la”

Ex­pli­cán­do­se su tra­ve­sía di­ce que “cuan­do uno se mu­da es por­que hay una lla­ma­da.” Cuan­do ate­rri­zó en la Bahía de San Francisco, Ca­li­for­nia, fue di­rec­to des­de el ae­ro­puer­to al Ali Ak­bar Khan Co­lle­ge en don­de la acep­ta­ron co­mo dis­cí­pu­la. Y fue pa­ra to­da la vi­da. En 1988 Nak­kach fun­dó su pro­pia es­cue­la The Vox

Mun­di Pro­ject, que aún di­ri­ge. “Los alum­nos con­for­man una co­mu­ni­dad y tie­nen maes­tros, pue­do ser yo

“Un buen musicoterapeuta, ade­más de una for­ma­ción só­li­da, de­be es­tar muy en contacto con la na­tu­ra­le­za”.

u otros que en­treno. Lo que ha­go es sen­si­bi­li­zar. Un buen musicoterapeuta, ade­más de te­ner una for­ma­ción só­li­da, de­be ser sen­si­ble y es­tar muy en contacto con la na­tu­ra­le­za por­que cuan­do vi­ven­cia­mos que so­mos par­te del uni­ver­so po­de­mos agu­di­zar nues­tra apre­cia­ción so­bre lo que no lle­ga­mos a com­pren­der. A par­tir de esa ma­ne­ra de abor­dar la vi­da se pue­de ser sen­si­ble a có­mo la gen­te vi­bra, qué pa­la­bra uti­li­zar pa­ra que al­guien se sien­ta en­ten­di­do, apre­cia­do.”

Con to­do dis­pues­to, Silvia re­ci­be al que lle­ga a sus se­sio­nes pre­gun­tán­do­le có­mo está su cuer­po y lo ob­ser­va ca­mi­nar. Tra­ba­ja la res­pi­ra­ción con so­ni­dos lar­gos, des­pués pro­po­ne me­lo­días sua­ves con una caja ar­mó­ni­ca, te­cla­do, tam­bo­res. “No hay na­da más po­de­ro­so que la mú­si­ca pa­ra re­la­jar. La per­so­na se­re­na la res­pi­ra­ción, las re­sis­ten­cias, las ex­pec­ta­ti­vas”. En­ton­ces se co­nec­ta y se en­te­ra de lo que está atra­ve­san­do ese ser y ese cuer­po.

Vi­bra­cio­nes

“Una vez que sin­to­ni­za­mos en esa vi­bra­ción se pue­de ha­cer cual­quier co­sa. A par­tir de afi­nar la pro­pia sen­si­bi­li­dad se con­si­guen trans­for­mar sen­ti­mien­tos, vol­ver­los po­si­ti­vos. En una cla­se de yo­ga cor­po­ral el maes­tro ali­nea el cuer­po, lo to­ca. Es lo que ha­go cuan­do en­tono las vo­ces, es­cu­cho. La gen­te ne­ce­si­ta ser es­cu­cha­da, re­co­no­ci­da. Esa es la cla­ve.” Y a eso le su­ma to­do el sa­ber que le dio la for­ma­ción psi­coa­na­lí­ti­ca, re­co­no­ce.

Nak­kach tam­bién es­tu­dió el as­pec­to cien­tí­fi­co del te­ma y des­cu­brió que se pue­den im­par­tir on­das so­no­ras que re­la­jan las on­das del ce­re­bro. “Mu­chas de las aflic­cio­nes men­ta­les, co­mo las adic­cio­nes, tie­ne co­mo ba­se la de­pre­sión. Yo trabajo la ma­ne­ra de pa­sar de lo de­pre­si­vo a lo ex­pre­si­vo. La crea­ti­vi­dad es la me­di­ci­na más efi­caz pa­ra su­pe­rar los es­ta­dos de­pre­si­vos. Ayu­do a que la gen­te ex­te­rio­ri­ce lo re­pri­mi­do a tra­vés de la mú­si­ca y el can­to de­vo­cio­nal. En­se­ño me­lo­días pa­ra que las can­ten en sus ca­sas. Man­te­ner la ener­gía crea­ti­va neu­tra­li­za la de­pre­sión, la ex­pre­sión crea­ti­va se pa­re­ce a un mo­tor en­cen­di­do, pue­de apa­gar­se y pren­der­se. Es co­mo una bue­na ta­za de ca­fé”.

La maes­tría

Ade­más de do­cen­te, Silvia se con­si­de­ra una alum­na afor­tu­na­da. Ad­mi­ra a sus maes­tros: Choeg­yal Namk­hai Nor­bu, Clau­dio Na­ran­jo y Ali Ak­bar Khan. Eli­gió a sus vo­ces co­mo los me­jo­res so­ni­dos co­no­ci­dos y so­bran los por­qués. “Res­pe­tar, nu­trir y se­guir a mis maes­tros me ale­jó de mis con­fu­sio­nes, me sal­vó la vi­da. Sin ellos nun­ca hu­bie­ra en­con­tra­do mi te­so­ro.

¿Y có­mo can­ta, ella, con es­te en­fo­que y 12 ál­bu­mes gra­ba­dos, uno de ellos (The Hea­ling, fo­to) muy uti­li­za­do pa­ra crear at­mós­fe­ras de sa­na­ción en cen­tros de sa­lud pa­ra el abu­so de sus­tan­cias o an­tes y des­pués de in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas. “Con las ma­nos -res­pon­dió mi­rán­do­se­las-. Aho­ra es­toy apren­dien­do a usar los de­dos. Ca­da mi­cro­tono es un mo­vi­mien­to den­tro de una es­ca­la”.

Pa­ra dar­se una idea de has­ta dón­de pue­de sen­tir­se que es­ta dis­ci­pli­na tie­ne efec­tos trans­for­ma­do­res, Silvia fun­da­men­tó su ne­ga­ti­va a re­ve­lar su edad. “La gen­te cal­cu­la que una per­so­na es de tal ma­ne­ra por los años que tie­ne. Pre­fie­ro de­cir que no ten­go edad por­que vol­ví a na­cer; y no una vez, sino varias.”

Esos pri­me­ros y úl­ti­mos so­ni­dos

La téc­ni­ca se apli­ca, tam­bién, al trabajo de par­to. Los mu­si­co­te­ra­peu­tas uti­li­zan el Sh­ru­ti box, un ins­tru­men­to que ofre­ce un so­ni­do con­ti­nuo y de vi­bra­ción ar­mó­ni­ca. Así, quien va a pa­rir “se re­la­ja mien­tras re­pi­te la le­tra ‘ah’, ya que es un so­ni­do que per­mi­te sa­car las emo­cio­nes afue­ra”, ex­pli­ca Silvia. To­dos los que es­tán en la sa­la re­pi­ten es­ta le­tra bus­can­do la mis­ma fre­cuen­cia de res­pi­ra­ción de la mu­jer que está pa­rien­do. A par­tir de esa re­so­nan­cia ella em­pie­za a sen­tir­se más acom­pa­ña­da, su me­ta­bo­lis­mo y el par­to se apu­ran y el so­ni­do atem­pe­ra el do­lor. Si es ne­ce­sa­rio, se bus­ca imi­tar su rit­mo res­pi­ra­to­rio pa­ra au­men­tar el ali­vio. Y no só­lo se re­la­ja quien va a pa­rir, tam­bién las en­fer­me­ras. “¡El llan­to del be­be cuan­do na­ce es tan her­mo­so, su pri­me­ra vi­bra­ción de vi­da!”, di­ce Silvia y se con­mue­ve.

Y sa­be de qué ha­bla, ella, que du­ran­te años ex­pe­ri­men­tó la con­tra­ca­ra de esa mo­ne­da, acom­pa­ñan­do a mu­chas per­so­nas en los pa­sa­jes ha­cia la muer­te. “Tam­bién ahí, con so­ni­dos sua­ves y sin­to­ni­zan­do el rit­mo res­pi­ra­to­rio del que es­ta atra­ve­san­do ese tran­ce. La co­rres­pon­den­cia en­tre el pri­mer y último mo­men­to de vi­da está en los opues­tos. El último mo­men­to es el de ma­yor re­la­ja­ción es­pi­ri­tual; en cam­bio el pri­me­ro es el de ma­yor agi­ta­ción. Los dos ins­tan­tes re­pre­sen­tan lo mis­mo pa­ra mí. Ado­ro la vi­da. Yo bus­co que la gen­te se enamo­re de lo vi­tal”, di­jo y sos­tu­vo de tal ma­ne­ra es­ta úl­ti­ma pa­la­bra, que pa­re­ció que can­ta­ba.

Ab­so­lu­ta cer­te­za. “No hay na­da me­jor pa­ra re­la­jar que la mú­si­ca”, di­ce Silvia Nak­kach.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.