Caty Khar­ma

Clarin - Mujer - - Sumario - Por Pa­tri­cia Suá­rez

Más pro­ble­mas con el pa­dre de sus hi­jos.

El frío bru­to de es­te in­vierno, obli­gó a Caty Khar­ma a ser ella quien lle­va­ba a los me­lli­zos la guar­de­ría. Iban me­nos ho­ras y el en­car­ga­do de re­ti­rar­los, traerlos a ca­sa y que­dar­se con ellos era Si­món. El de­mos­tra­ba ver­da­de­ro cui­da­do ha­cia los chi­cos, y ella no po­día me­nos que com­pen­sar­lo per­mi­tién­do­le dor­mir unas ho­ras más.

Ha­cía ape­nas un mes que los dos ha­bían da­do sus pri­me­ros pa­si­tos, ten­dien­do los bra­zos ha­cia un uni­cor­nio de plás­ti­co que te­nían y al que que­rían más que a su pro­pia fa­mi­lia. Tal vez era lo más ló­gi­co que po­dían ha­cer. Tam­bién sus pri­me­ras pa­la­bras ha­bían si­do de­di­ca­das a Ru­fo, el mu­ñe­co de pe­lu­che. Ru­fo era el pe­rro de Los Mup­pets, de me­dio me­tro de al­to y con pe­los hi­poa­ler­gé­ni­cos, y ellos lo lla­ma­ban Pu­po y Pa­pá. Caty se pre­gun­ta­ba si de­be­ría YA MIS­MO en­viar­los a un psi­có­lo­go in­fan­til o po­dría es­pe­rar has­ta me­dia­da la pri­ma­ria. Con­sul­ta­do Si­món al res­pec­to, en su ca­li­dad de pro­ge­ni­tor, el ti­po no se alar­mó en lo más mí­ni­mo. Ni si­quie­ra ha­bía no­ta­do que sus hi­jos no lo lla­ma­ban Pa­pá a él. “Ca­da per­so­na”, agre­gó con voz ató­na, “es­tá en su de­re­cho de lla­mar pa­pá a quien le pa­re­ce; por­que lo de pa­ter­ni­dad es al­go muy re­la­ti­vo en la sociedad de hoy. Un chi­co pue­de con­si­de­rar a su pa­dre a Do­min­go F. Sar­mien­to y otro a una pro­be­ta. No de­be­ría uno ex­tra­ñar­se de ver­lo be­sar una pro­be­ta”.Caty se que­dó mi­rán­do­lo ató­ni­ta. “¿Me es­tás ha­blan­do en se­rio?”, pre­gun­tó. Si­món se en­co­gió de hom­bros.

¿Ha­bía en­lo­que­ci­do el ma­ri­do de sus hi­jos? Re­vi­só la cer­ve­za que Si­món to­ma­ba, y si la la­ta de to­ma­tes con que hi­zo no ha­bía es­ta­do abo­lla­da o ven­ci­da. A lo me­jor el bo­tu­lis­mo em­pe­za­ba con un hom­bre nor­mal di­cien­do idio­te­ces… Sí, che­queó, la la­ta de to­ma­tes ha­bía es­ta­do abo­lla­da. Ella era in­ca­paz de pres­tar­le atención a esas co­sas en el su­per­mer­ca­do. El pre­cio de los ali­men­tos la ta­ra­ba de tal ma­ne­ra que se ol­vi­da­ba de con­tro­lar fe­chas de ven­ci­mien­to y es­ta­do del pa­que­te.

Ape­nas aca­ba­ron de ce­nar, ella le pre­gun­tó si no se­ría una bue­na idea aho­ra que las co­sas es­ta­ban más cal­mas en la fa­mi­lia y que el Có­di­go Ci­vil ha­bía cam­bia­do, ca­sar­se. A Si­món se le pa­ra­li­zó la cu­cha­ra ca­mino a la bo­ca; des­pués gru­ñó le­ve­men­te. “El ma­tri­mo­nio”, ar­gu­men­tó, “es una sociedad cri­mi­nal cu­yo ob­je­ti­vo es el so­me­ti­mien­to y la do­mes­ti­ca­ción de los se­res que ven­drán en la cé­lu­la lla­ma­da fa­mi­lia. El ma­yor de­li­to del ma­tri­mo­nio, la me­ta del ma­tri­mo­nio, es la in­fe­li­ci­dad. Hay nu­me­ro­sos en­sa­yos so­cio­ló­gi­cos so­bre el asun­to. Has­ta Ju­lia Ro­berts hi­zo una pe­lí­cu­la so­bre el te­ma”.

Caty, ro­ja co­mo un to­ma­te, se aguantó las ga­nas de ma­tar­lo. Y cons­te que no se las aguantó por amor o por el cur­so de au­to­cron­trol de la ira que es­ta­ba tomando, sino que se re­sis­tió a acu­chi­llar­lo no­más pa­ra no dar­le la ra­zón so­bre los efec­tos del ma­tri­mo­nio en el ser hu­mano. Y a lo me­jor tu­vie­ra al­go que ver la so­pa de ca­ma­rón, quién sa­be, que le da­ba aque­llas ideas ex­tra­ñas a él aun­que ella que­da­ba im­per­té­rri­ta. Se fue al dor­mi­to­rio sin co­men­tar una so­la pa­la­bra, y cuan­do en­cen­dió la lám­pa­ra, no­tó un li­bro so­bre la me­sa de luz de Si­món. “Atré­va­se a vi­vir en li­ber­tad”. Por Dra Von­da Ad­nov. A pri­me­ra vis­ta, pa­re­cía esa cla­se de li­bros que es­cri­bi­ría In­dra De­vi. Qui­zá por eso cre­yó que la au­to­ra se­ría una an­cia­na, pe­ro cuan­do lo abrió y vio la so­la­pa, se en­con­tró con una ru­bia de ca­be­llo has­ta las co­la y te­tas es­can­da­lo­sas. Caty sus­pi­ró: “Ay, otra ru­bia más.” Con­tó has­ta tres an­tes de leer la bio de la Dra Ad­nov, que de­cía… (con­ti­nua­rá…)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.