Von­da

Clarin - Mujer - - En Primera Persona - Por Patricia Suá­rez

Aun­que Caty era una mu­jer de es­pí­ri­tu abier­to y a quien le in­tere­sa­ban las cien­cias so­cia­les, no de­jó de sor­pren­der­se de que su ma­ri­do se mos­tra­ra tan se­du­ci­do por las teo­rías de la Dra Von­da Ad­nov, ve­ni­da di­rec­to de la Ru­sia si­be­ria­na a ex­po­ner sus teo­rías. Tam­bién le sor­pren­dió la amal­ga­ma de co­no­ci­mien­tos que te­nía Von­da Ad­nov, ya que iban des­de el ca­len­ta­mien­to glo­bal al se­xo por la web. El se­mi­na­rio de la doctora du­ra­ba cin­co días en Bue­nos Ai­res, en el sa­lón de un ho­tel cin­co estrellas, y des­pués se iba de gi­ra por Ar­gen­ti­na. Si­món vol­vió el pri­mer día de lo más cam­bia­do: cuan­do Caty le in­cre­pó que sus hi­jos no po­dían vi­vir con los pa­ña­les su­cios, le en­ros­tró una ci­ta de En­gels. El se­gun­do día, él con­tó que la doctora pe­ro­ró so­bre las prác­ti­cas se­xua­les de los pue­blos lla­ma­dos pri­mi­ti­vos y de la re­pre­sión ac­tual en nues­tra vi­da se­xual. Caty se lo que­dó mi­ran­do a Si­món co­mo si le ha­bla­ra en otro idio­ma. Ha­cía tres se­ma­nas co­mo mí­ni­mo que no te­nían se­xo. Ella lo ha­bía de­ja­do pa­sar por­que la reali­dad era que es­ta­ban por de­más de exi­gi­dos con la crian­za de los be­bés. ¡Igual, Si­món era un pa­dre tan aman­te de la fa­mi­lia y de sus hi­jos, y los dos com­par­tían una amis­tad pro­fun­da y bla bla bla, ya que más de una se lle­vó un gran chas­co con eso! De to­das for­mas, era no­to­rio que los an­ti­guos egip­cios prac­ti­ca­ran el se­xo oral ca­si con ale­gría, co­mo ha­bía en­se­ña­do la Dra Ad­nov. Los egip­cios no de­ja­ban de asom­brar a Caty, que se­gún la Dra Ad­nov, has­ta la rei­na Cleo­pa­tra man­dó a fa­bri­car­se un con­so­la­dor. Pe­ro el aca­bó­se de la Dra Von­da Ad­nov fue cuan­do desa­rro­lló el con­cep­to de pros­ti­tu­ción obli­ga­to­ria que te­nían las mu­je­res asi­rias: una vez al año, iban al tem­plo de Afro­di­ta, se sen­ta­ban en la puer­ta a es­pe­rar y lo ha­cían con el pri­me­ro que pa­sa­ra por ahí ¡y gra­tis! Por eso, Von­da Ad­nov in­vi­tó a to­dos los par­ti­ci­pan­tes del se­mi­na­rio a ex­pe­ri­men­tar el ri­to. “¿Y có­mo irán los par­tic­pan­tes del ta­ller a ex­pe­ri­men­tar el ri­to de Afro­di­ta, Si­món?” Si­món tra­gó sa­li­va -al­go den­tro de él le de­cía que a su mu­jer el cul­to asi­rio no le oba a gus­tar-: “Bueno, la Dra Ad­nov se sen­ta­rá ma­ña­na en el bar del ho­tel, con una co­ro­na de cuer­das, e in­vi­ta­rá a pa­sar con ella a la ha­bi­ta­ción 318 a cual­quier ta­lle­ris­ta que se lo pi­da…”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.