Vul­vody­nia

Clarin - Mujer - - Belleza -

Aun ma­ri­do hay que te­ner­lo siem­pre en es­tre­cha vi­gi­lan­cia”, opi­nó Cla­ra­be­lla Khar­ma cuan­do Caty le contó que Si­món an­da­ba fa­na­ti­za­do con una so­ció­lo­ga ru­sa, que da­ba ex­tra­ñas cla­ses de se­xo y que a to­da cos­ta pa­re­cía te­ner­lo a él de alumno di­lec­to. “Hi­ja, a un ma­ri­do re­cién pue­de sol­tár­se­le la rien­da cuan­do una ya es­tá tan can­sa­da que em­pie­za a te­ner cier­tas fan­ta­sías con él. Por ejem­plo, tu ma­ri­do es­tá por ba­jar una es­ca­le­ra y vos ce­rrás los ojos y fan­ta­seás: ‘Que res­ba­le ya mis­mo y se ma­te. Que res­ba­le, que res­ba­le, que res­ba­le’. Fan­ta­sías de abo­rre­ci­mien­to. Mien­tras tan­to hay que con­ver­tir­se en un mons­truo de cien ojos por­que nun­ca se sa­be dón­de sal­ta la des­con­so­la­da y se le echa a tu ma­ri­do a la yu­gu­lar.”

Caty me­cía a los be­bés que pa­re­cían en una mon­ta­ña ru­sa. “Si­món ju­ra que me ama, ma­má”. Cla­ra­bel Khar­ma la mi­ró co­mo si ella ha­bla­ra en otro idio­ma: “¿Y eso a quién le im­por­ta por amor de Dios? Es­ta­mos ha­blan­do de se­xo, no de amor. De se­xo que tu ma­ri­do pue­de te­ner con otra no­más por­que tie­ne una na­riz y dos ojos, ha­ce frío y ella tie­ne bue­na ca­le­fac­ción, es­tá bo­rra­cho o, -co­mo es muy pro­ba­ble- tie­ne unos cuan­tos ki­los me­nos que vos, por­que esa die­ta que ha­cés del gru­po san­guí­neo no te es­tá dan­do re­sul­ta­do. Per­dón, Caty, pe­ro sos mi hi­ja y to­do hay que de­cir­lo.”

Caty tra­gó sa­li­va. “Ba­jé dos ki­los y me­dio”. La ma­dre chas­queó la len­gua: “¿Adón­de, que­ri­da? ¿En la pa­pa­da?” Caty con­tu­vo sus de­seos de es­tran­gu­lar a su ma­dre y en ese mis­mo ins­tan­te, la ma­dre de Caty sa­có de su bol­so una es­co­pe­ta de caño re­cor­ta­do. Caty gri­tó de te­rror.

“Tran­qui­la, no tie­ne ba­las. El ob­je­ti­vo es que vos te pa­res en la co­ci­na, con la es­co­pe­ta col­gan­do del cue­llo, así, co­mo la usa­ba Pan­cho Vi­lla. Y se­guís tu vi­da co­rrien­te, ha­cés la co­mi­da de los me­lli, te pre­pa­rás las vian­das de la die­ta en­gor­dan­te, le ti­rás a él un bi­fe con arsénico, por ejem­plo. Ser­vís la co­mi­da, la­vás los pla­tos. Te po­nés a di­se­ñar la nue­va co­lec­ción de ro­pa pa­ra ju­gue­tes… To­do con la es­co­pe­ta al hom­bro. Cuan­do ves que se acer­ca la ho­ra de la cla­se de la Von­da Ad­nov y él se pre­pa­ra pa­ra ir a to­mar­la, ahí amar­ti­llás el ar­ma. Es­ta es­co­pe­ta que te tra­je es bu­cho­na y el ga­ti­llo ha­ce un rui­do tre­men­do e in­con­fun­di­ble pa­ra quien mi­ra pe­lí­cu­las de ac­ción. Yo creo 99 so­bre 100, que Si­món se que­da du­ro del sus­to. Des­pués se­guís con lo tu­yo, siem­pre sin sa­lir de la ca­sa, con la es­co­pe­ta a cues­ta y pa­san­do cer­ca de él ca­da tan­to… Que­ría traer­te un fu­sil pe­ro me pa­re­ció que no ha­bien­do prac­ti­ca­do ti­ro nun­ca po­días ha­cer un des­con­trol. Me­jor la es­co­pe­ta és­ta, la usa mu­cho la Ma­fia Chi­na.”

Lue­go de to­da la ex­pli­ca­ción la ma­dre se fue y Caty se apre­su­ró a es­con­der el ar­ma ba­jo la ala­ce­na. Ja­más co­me­te­ría un error tan gro­se­ro co­mo vio­len­tar a su es­po­so pa­ra que no se acer­ca­ra a otra mu­jer. Por­que en el amor lo más im­por­tan­te es la li­ber­tad. ¿No ha­bía can­ta­do Sting “Si amas a al­guien dé­ja­lo li­bre”? Fue en ese pre­ci­so mo­men­to cuan­do Si­món en­tró en la ca­sa di­rec­to de las cla­ses de ajedrez. Dio un be­so en la me­ji­lla a Caty y le pe­lliz­có la cin­tu­ra con su usual ca­ri­ño. Ella sin­tió que una olea­da cá­li­da de amor le subía des­de las pan­to­rri­llas. “Pen­sé en pe­dir piz­za pa­ra ce­nar y…” Si­món hi­zo que no con la ca­be­za, mien­tras se anu­da­ba la cor­ba­ta. “Ten­go cla­ses con la Dra. Ad­nov hoy. ¿Te ol­vi­das­te?” Caty em­pa­li­de­ció: “¿Cuál es el te­ma­rio de hoy?”, pre­gun­tó con un hi­lo de voz. “Vul­vody­nia. Do­lor va­gi­nal sin cau­sa apa­ren­te”. Caty asin­tió, fue has­ta la co­ci­na y sa­có el ar­ma de la ala­ce­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.